El género y las humanidades digitales

Hoy reparamos en un blog, en una de sus entradas. La bitácora pertenece a Jennifer Redmond, directora de The Albert M. Greenfield Digital Center for the History of Women’s Education del Bryn Mawr College. La entrada en cuestión se titula “Thoughts on feminism, digital humanities and women’s history” y dice más o menos así:

JenniferRedmond

He estado explorando mis pensamientos sobre la historia de las mujeres, las humanidades digitales y el feminismo en dos presentaciones por separado de los últimos meses, la primera en la conferencia organizada por el Albert M. Greenfield Digital Center for the History of Women’s Education, Women’s History in the Digital World (March 2013), y la segunda para una conferencia en Five Colleges, Mediating Public Spheres: Genealogies of Feminist Knowledge in the Digital Age (April 2013). En una presentación para la última conferencia, titulada Open Source Technology and Feminist Perspectives: Translating Sources on the History of Women’s Education to the Digital Age, expliqué mi enfoque feminista en mi trabajo en el Digital Center, centrándose en una exposición digital sobre M. Carey Thomas que está en marcha y se presentará pronto. Este blog presenta una síntesis de ambos documentos, basada en el trabajo y los pensamientos en curso … todas las observaciones y comentarios son bienvenidos, ya que trabajo con algunos de los conceptos que he estado tratando de adaptar.

Mis pensamientos sobre la tripleta del feminismo, las humanidades digitales y la historia de las mujeres vienen en gran parte de mis experiencias en el uso de la plataforma de software de código abierto, Omeka, y de nuestra versión institucional de WordPress para popularizar diferentes áreas de la web del Digital Center, además de mi formación como becaria postdoctoral CLIR. Aunque supongo que ninguno de estos instrumentos fueron diseñados con las ideas feministas en mente, he llegado a creer que tienen un gran potencial para ser utilizados para obtener resultados feministas, particularmente Omeka, como explicaré más adelante en este post. En primer lugar, la web del Center tiene como objetivo contar historias sobre la historia de la educación de las mujeres desde diferentes perspectivas. Como ha dicho Hermione Lee  en su recopilación  Virginia Woolf’s Nose: Essays on Biography: “Todos quieren relatos”, y la demanda de tales relatos en la era digital no es menor(posiblemente más, de hecho) que antes.

La era digital y las herramientas que ofrece permiten una mediación del conocimiento diferente de las formas estándar de comunicación académica. Como señaló Abby Smith Rumsey, estos nuevos métodos han traído “cambios organizativos fundamentales y desafíos epistemológicos [que] generan nuevas posibilidades para el análisis, la presentación  y para llegar a nuevas audiencias”. El formato de exhibición en Omeka está diseñado para permitir una presentación fácil de material histórico original, tal como imágenes, transcripciones y archivos de audio. Esto permite un mayor intercambio de fuentes primarias, lo que en sí mismo es una forma de descolonizar y eliminar las barreras a la investigación y al acceso a materiales raros. Hemos creado una serie de exposiciones en nuestro sitio, algunas de las cuales se han generado como resultado de trabajos de los alumnos de una clase que yo daba sobre la historia de la educación de las mujeres, algunas provienen de colaboraciones con otras universidades y algunas proceden de nuestras propias colecciones y han sido creadas por mí y por mi equipo (véanse aquí).

Nuestro esfuerzo para producir material de origen digital proviene de un deseo de transmitir el conocimiento y la conciencia de la historia de las mujeres a una audiencia lo más amplia posible: colegas investigadores, estudiantes, profesores, exalumnos, humanistas digitales y aquellos que simplemente desean aprender más sobre el tema -en suma, la esfera pública se ha ampliado en la era digital, aunque todavía hay retos que afrontar para que un mayor acceso en línea no se transforme en otra forma de “brecha digital“.

Al enterarse de la nueva plataforma de software y familiarizarse con sus características, posibilidades y limitaciones, me di cuenta de que el formato de exhibición de Omeka permite que un asunto se presente en una narración deconstruida, debido a la forma libre que ofrece para la creación de la exposición digital. Me pareció que esto tenía un gran potencial feminista: mientras que la estructura que permite el formato de Omeka es coherente en cuanto a la forma y el flujo, seccionar un relato biográfico permite la fragmentación del relato y, tal como me esfuerzo en hacer,  el desarrollo de un visión caleidoscópica o, parafraseando a Henry James, para que emerja el “enjambre de posibilidades” que constituyen vagamente la biografía de una persona, y no unas “pocas cosas estimadas y apreciadas”.  Este es, en mi opinión, uno de los sentidos fundamentales por los que incorporar dichos medios digitales en los estudios y la práctica feminista.

En una tradición feminista posmoderna, este enfoque plantea que no hay UNA única persona a estudiar, ni UNA única verdad que podamos atribuir a una persona o a la historia de vida. En este caso, M. Carey Thomas, nacida en Baltimore, Maryland, el 2 de enero 1857 en el seno de una prominente familia  cuáquera. Thomas fue la primera decana y, más tarde, la primera mujer en presidir el Bryn Mawr College, además de una líder nacional en la lucha de las mujeres para el acceso a la educación superior y del movimiento sufragista. Mi enfoque feminista de su biografía tiene que ser consciente del privilegio de historias como la suya: la historia del acceso de las mujeres a la educación superior es una historia de élite y reconocerlo es necesario para que las historias que contamos no sean meramente celebrativas sin ser interrogativas.

Aquí me estoy centrando en Thomas tal como fue vista, desde diferentes perspectivas: la suya (por ejemplo, sus ambiciosas articulaciones para su educación y su carrera en las cartas y diarios que abarcan su estancia en un internado cuáquero, en Cornell, Johns Hopkins, y  finalmente su doctorado summa cum laude de la Universidad de Zurich), las de sus contemporáneos, amantes, amigos y familiares, el público y la forma en la que fue conmemorada después de su muerte en 1935. Me centro aquí, sin embargo, no en los detalles de su biografía (aunque esto estará en la exposición), sino más bien en examinar el potencial de una herramienta de software de código abierto para presentar un análisis crítico de la historia de esta fascinante persona. La capacidad de yuxtaponer diferentes opiniones colocándolas en la misma página es  más impactante visual y exhaustivamente en un formato de exposición digital de lo que sería el efecto de un párrafo escrito: en los relatos biográficos tradicionales como un artículo o monografía, las convenciones editoriales y estilísticas harían parecer ese salto de una perspectiva a otra como incoherente y, sin embargo, puede ser transparente en una presentación en línea.

Asegurarse de que nuestros metadatos son trabajados por motores de búsqueda y por bases de datos y por las redes sociales para llegar a un amplio público, tanto de académicos como no, son aspectos cruciales en la construcción de un nuevo cuerpo de genealogías feministas y para el seguimiento de los trabajos feministas en la era digital. Los metadatos en sí también tienen que ser conscientes de los principios feministas en la descripción de las identidades de las mujeres en las bases de datos digitales, como ha mencionado la profesora Laura Mandell en su discurso de apertura en la conferencia sobre Women’s History in the Digital World.

También es imprescindible que cuando trabajamos sobre esa mediación de la esfera pública en la era digital pensemos sobre su conservación a largo plazo. Para ello son necesarias determinadas elecciones, que haya financiación y se formulen algunas políticas ahora -la tragedia más grande de todas sería que fuéramos  incapaces de rastrear los emocionantes avances en el trabajo feminista que se han producido en los espacios públicos en línea. El mantra académico familiar de “publicar o perecer” podría adaptarse de modo útil en este contexto como “archivar o perecer”. Y, como ya comenté en la conferencia sobre Women’s History in the Digital World que se celebró en el Bryn Mawr College, creo fundamentalmente que la idea de “añadir mujeres y agitar el modelo” para cualquier tipo de iniciativa, la educación política o social o cualquier otra cosa, rara vez funciona.

En la nueva era de las humanidades digitales, las mujeres necesitamos un lugar en la mesa mientras todavía nos estamos sentando, no después de que el plato principal haya sido servido. Mientras investigaba para este artículo, he descubierto que otros miembros de la comunidad de las humanidades digitales también han utilizado la “mesa” para describir la necesidad de colaborar, criticar y participar en nuevos desarrollos. Alan Liu ha argumentado que los humanistas digitales tienen que ser iguales en la mesa, no sólo criados, cuando hay conversaciones críticas sobre el camino a seguir para las humanidades y las precauciones que los humanistas digitales necesitan para uncorporar una  crítica más cultural en su trabajo.

Moya Bailey extiende las preocupaciones de Liu al territorio más explícitamente feminista con sus argumentos de que los “modos en que las identidades informan tanto la teoría como la práctica de las humanidades digitales han sido pasados por alto en gran medida” y  el paso del “margen al centro” da la oportunidad de “introducir un nuevo conjunto de cuestiones teóricas que expongan las limitaciones estructurales explícitas que son el inevitable resultado de unas políticas identitarias (whiteness, masculinity and ablebodiness) que están sin examinar”. Para Alan Liu, la cuestión era que las “humanidades digitales tienen un papel especial que desempeñar hoy en día para ayudar a que las humanidades se comuniquen a través de las redes sociales”.  Yo extendería este argumento diciendo que las feministas tienen un papel especial mediando en las esferas públicas presentes y futuras, a través de su investigación, la pedagogía y el activismo. Las palabras de M. Carey Thomas son adecuadas en este sentido: reflexionando sobre el provecho que las mujeres habían obtenido de la educación en los primeros veinticinco años de la Association of Collegiate Alumnae, declaró “Los temibles sapos de esas primeras profecías se están convirtiendo en perlas resplandecientes ante  nuestros propios ojos “. Esperemos que sea igual para nosotras, a medida que las feministas navegamos por los nuevos espacios públicos y creamos nuestras propias genealogías de conocimiento.


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

Un pensamiento en “El género y las humanidades digitales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">