La geografía ha vuelto: la nueva geopolítica

Ya lo hemos anunciado en varias ocasiones:  la perspectiva geográfica está de moda, en sus múltiples variantes, pero sobre todo entre quienes se preocupan más por el futuro y por las relaciones internacionales que por el pasado y por la memoria. Algunos dirían que estos últimos ven con incerteza el futuro y discuten sobre lo pretérito, mientras a los otros les sucede lo contrario, pero expresarso tan llanamente sería reduccionista.

influencia-poder-naval-historia

Aquí hemos presentado algunos ejemplos de este revival, con particular atención al interesante y polémico trabajo de Robert D. Kaplan. Pero, por supuesto, hay muchos más. Colin Dueck, profesor en el Department of Public and International Affairs de la George Mason University, nos ofrece en la Claremont Review of Books un recorrido por algunas de las obras más relevantes de los últimos meses, incluida la de Kaplan. A su juicio, "Además de sus útiles diferencias, estos libros presentan ciertos temas comunes en el análisis geopolítico, que podrían resumirse de la siguiente manera: el sistema internacional es un ámbito competitivo en el que las grandes potencias juegan un papel desproporcionado, luchando por (en los términos más suaves de la moderna ciencias sociales) la seguridad, los recursos, la posición e influencia. La fuerza militar es fundamental para que la influencia. Dada su autonomía esencial, Los estados no sin razón tienden a temer ser cercados por otras potencias, y tratar de romperlo a través de las estrategias de lucha contra ese cerco. Las realidades de la geografía y de la capacidad material establecen limitaciones muy definidas sobre los decisores políticos extranjeros, a los que ignoran por su cuenta y riesgo. Al mismo tiempo, hay un amplio margen para la acción humana y el liderazgo político a la hora de responder a estas limitaciones y perseguir fines valiosos con habilidad, coraje y éxito. A pesar de los cambios tecnológicos e institucionales a través de los años, estas características subyacentes de la política mundial nunca han cambiado mucho. Esta es una de las razones por las que el estudio de la historia resulta instructivo para los estadistas".

A continuación, el artículo examina la geopolítica clásica y sus derivaciones actuales, para llegarnos hacia la constatación del peso cada vez mayor que tiene Asia, y China en particular. La idea no es nueva, por supuesto, y la podemos ver también en Europa. Por ejemplo, en el volumen de Gérard Chaliand (en colaboración con el sinólogo Michel Jan): Vers un nouvel ordre du monde (Seuil). Claro que este volumen se diferencia de cierta tradición americana por sus vínculos con la historia global, con la llamada historia conectada o cruzada, de la que también nos hemos ocupado. Para mejor comprensión, reproducimos la entrevista concedida por Chaliand al portal nonfiction:

Chaliand

Nonfiction.fr - Su último libro empieza con la observación de que con el nuevo siglo ibamos a ver un paréntesis cerrarse: el de la dominación occidental en el escenario mundial. Desde este punto de vista, ¿estamos ante un retorno a la normalidad en términos de una historia a largo plazo?

Chaliand - Estamos buscando la multipolaridad que prevalecía antes de la expansión occidental. Para captarla, es necesario aplicar sobre esa historia larga una mirada en la que Occidente en general y Europa en particular ya no ocupan el papel principal. En este sentido, algunas verdades útiles deben ser retiradas. Lo esencial de la historia humana ha jugado sobre la masa de tierra euroasiática, la cual, atravesada pasa por las rutas de la seda, es el verdadero espacio histórico de los intercambios comerciales, y mucho antes que en el Atlántico. Antes de la aparición del comercio triangular, el Mediterráneo, tal como se observa bajo el prisma deformante de la historia de Occidente, ocupa un lugar excesivo. Es el Océano Índico la zona marítima de la primera mundialización, la cual debemos primero a los comerciantes musulmanes que circulan desde España hasta Asia Central e Indonesia a través de la costa oriental de África. Europa es durante mucho tiempo estructuralmente marginal. Si echamos un vistazo al mapa político del mundo en el siglo XVII, hay cuatro estados que cuentan en Europa: Francia, Inglaterra, el Imperio de Austria y Rusia, que aún no ha comenzado su expansión en Asia. Ahora, la mayor parte de la pujanza se encuentra en otro lugar. El Imperio de China se encuentra en la cima de su influencia bajo la dinastía Qing. De Bengala al norte de África, pasando por Europa oriental, tres imperios musulmanes contiguos -el Imperio Mogol en la India, Persia y el Imperio Otomano- forman una gran continuidad territorial irrigada por intensas relaciones comerciales, políticas y culturales.

Nonfiction.fr: ¿El peso de Europa debe ser relativizado?

Chaliand - En efecto, se convierte en hegemónica muy tarde. Rodeados entre los siglos VIII-X, los Estados europeos no proyectan su poder hacia el exterior hasta el paréntesis de las Cruzadas en los siglos XII y XIII. No será hasta finales del siglo XVIII que Europa, que anteriormente era un grupo de potencias entre otras, se distinga gradualmente gracias al haz de innovaciones técnicas y políticas quemás tarde se entenderán bajo el nombre de modernidad. Dejando aparte la conquista de América, su expansión en el mundo eutroasiático se cuela por los canales de la primera mundialización musulmana y se limita a la apertura de factorías en las costas. Se inicia con los portugueses, que se asientan en el Océano Índico a principios del siglo XVI. El interior se controla de manera más gradual y el uso de la tierra no es efectivo hasta finales del siglo XIX. Sin embargo, a medida que se instala el orden colonial se produce un cambio profundo en las mentalidades. Las ideas occidentales se propagan entre los pueblos colonizados y, en especial, el nacionalismo. Sus élites pronto utilizan esta arma, que ya ha eliminado  viejos imperios multinacionales como el Imperio Otomano y el Imperio Austro-Húngaro, contra los imperios coloniales europeos.

Nonfiction.fr: Así, por ese desplazamiento en el poder, por la hegemonía que resulta, Occidente crea, y de forma paradójica, las condiciones para un nuevo equilibrio. Sin embargo, el nacionalismo no se puede aplicar en todas partes de la misma manera. El uso generalizado que se ha hecho en el siglo XX de un concepto surgido de una historia de las ideas políticas singular, la de Europa Occidental, necesariamente da lugar a nuevos desplazamientos ...

 Chaliand - En efecto. Los Estados-nación surgidos del colapso de los imperios, antiguos y modernos, fueron a menudo edificios frágiles donde la construcción de las identidades comunes requería ocultar partes enteras de la historia entera en aras de las narrativas oficiales, la limpieza étnica o religiosa y la sacralización de unas fronteras arbitrarias. La precariedad de algunas de estas estructuras se nos presenta con fuerza y ​​crueldad en Siria, pero los ejemplos en la historia reciente son infinitos. Las fronteras trazadas tardíamente son a menudo porosas, particularmente donde pretendían cortar unos entornos demográficos y culturales coherentes. Este es el caso de la línea Durand que, tras separar la India británica de Afganistán, marca la frontera entre este último y Pakistán, en pleno país pastún, sirviendo de centro de gravedad en AfPak, un foco de  inestabilidad del espacio global.

Nonfiction.fr: Avatar de la modernidad política, ¿la supremacía del Estado-nación está condenada a cesar junto a la dominación occidental que lo ha consagrado?

Chaliand - Las estructuras estato-nacionales son deficientes. Los Estados no son los únicos actores en las relaciones internacionales. Milicias, mercenarios, redes fundamentalistas, grandes grupos industriales, financieros y delincuentes: hay una serie de entidades privadas que compiten empleando las herramientas de la globalización. Sin embargo no hay que subestimar la capacidad de adaptación de las estructuras estatales. Por artificiales que sean, siempre se benefician aquellos que las controlan y que captan los recursos que les son necesarios. Pero aún más, los estados quedan, sin que ante ellos haya una seria oposición de los verdaderos dueños del poder.

 Nonfiction.fr: El análisis clásico de las relaciones internacionales, al que se ha querido enterrar de forma apresurada, ¿tiene futuro?

Chaliand - Por supuesto. No hay más que que ver el juego que se llevan hoy entre Washington y Beijing. Los Estados Unidos se han reposicionado en Asia, donde China es dominante. Pueden contar en su estrategia con actores menos poderosos que, a su vez, temen a la hegemonía china. Esto incluye a Japón, aliado tradicional que se ha derechizado y afirma su poder con más decisión en el plano militar, pero también a Vietnam, que está dispuesto a cooperar con Washington a pesar del peso de la historia, y a Birmania, en plena transición y que no quiere depender más de Beijing. Volvemos en última instancia a estructuras muy clásicas. Cuando un jugador llega a ser demasiado poderoso, los que le rodean buscan el apoyo de una potencia externa que lo compense. Las relaciones internacionales están y siempre estarán impulsadas por los intereses de los Estados. El pragmatismo tiene futuro y para la geopolítica clásica se avecinan buenos tiempos.

 NONFICTION.FR

 


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

Un pensamiento en “La geografía ha vuelto: la nueva geopolítica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">