Los historiadores y la historia digital

Reparamos con esta entrada en el interesante sitio ActiveHistory, una iniciativa canadiense dedicada a conectar el trabajo de los historiadores con el público en general. Apoyada por el Social Sciences and Humanities Research Council (SSHRC), la Avie Bennett Historica Chair in Canadian History y la York University, su origen está en la continución delas jornadas “Active History: History for the Future”, celebradas en el Glendon College allá por septiembre de 2008.  La entrada que presentamos se titula “Historians and Digital History: Why Do Academics Shy Away from Digital History?“, de Paul W. Bennett:

Active-History-Header

Finalmente, internet está empezando a penetrar en la práctica histórica. En la reciente North American Society for Sports History (NASSH) Conference , que tuvo lugar entre el 24 y el 26 mayo, en la Universidad de Saint Mary, Douglas Booth y Gary Osmond proporcionaron una fascinante imagen sobre el impacto que la historia digital de está empezando a ejercer en un campo como es el estudio de la historia del deporte internacional. La propia internet, señaló Booth, es – de hecho- “un archivo en infinita expansión, parcialmente mediado”. Explorar la World Wide Web, sin embargo, puede ser aterrador, especialmente para los expertos reconocidos, ya que “perturba las certezas previas”.

La historia digital, según Toni Weller, editora de History in the Digital Age (2013), es el uso de los medios y las herramientas digitales para la práctica histórica, para la presentación, el análisis y la investigación. Los primeros trabajos en historia digital se centraron en la creación de archivos digitales, CD-ROMs, presentaciones en línea, cronogramas, archivos de audio y mundos virtuales. Los proyectos más recientes de historia digital demuestran el potencial de la creatividad, la colaboración, la cartografía de datos y la innovación técnica, todos los cuales son los aspectos de la Web 2.0.

Las iniciativas actuales y futuras buscan aprovechar al máximo Internet para crear sitios dinámicos sobre cómo hacer historia, investigar y debatir. Los blogs historia como activehistory son esencialmente iniciativas de primera generación en esa dirección.

Expertos en historia digital como Daniel Cohen y Roy Rosenzweig, de la George Mason University, han identificado cuáles son las fuentes iniciales del escepticismo. El primer número de la revista Wired en la primavera de 1993, por ejemplo, predijo un futuro digital demasiado optimista. El consultor en gestión Lewis J. Perleman previó una “inevitable” “revolución hyperlearning“, que desplazaría  la milenaria “tecnología” de la clase, que tiene “tanta utilidad en la actual economía moderna de la tecnología avanzada de la información como la carreta Conestoga o la herrería”.

Los historiadores y profesores de historia tenían razón para sentirse amenazado. John Browning, futuro editor ejecutivo de Wired UK, explicó que “libros en tiempo atesorados en depósitos subterráneos serán encaneados para ordenadores y se pondrán a disposición de cualquier persona, en cualquier lugar, casi al instante, a través de redes de alta velocidad”. Louis Rossetto, editor de Wired, fue aún más lejos, vinvulando la revolución digital a “cambios sociales tan profundos que su único paralelo es probablemente el descubrimiento del fuego”.

Los techno-escépticos veían un futuro muy diferente. Debatiendo con Kevin Kelly,  editor ejecutivo de Wired,  en la edición de mayo de 1994 de Harper, el crítico literario Sven Birkerts imploró a los lectores que “rechazaran” el atractivo de “la colmena electrónica”. Los nuevos medios de comunicación, advirtió, representan una grave amenaza para la búsqueda de la “sabiduría “y” profundidad “- “lucha por la que durante milenios ha sido fundamental para la idea misma de la cultura”.

Los estudiantes de hoy son nativos digitales y, en general, mucho más diestros que sus profesores. Para un profesor de historia ya no basta presentar su lección y que los estudiantes tomen notas. Los museos ya no pueden contar con que las exposiciones tradicionales “estáticas” atraigan a los visitantes. Las aplicaciones para la historia digital, ya sean exposiciones virtuales o programas de aprendizaje en línea, trascienden el libro de texto tradicional y ofrecen a los usuarios animaciones dinámicas y auténticas fuentes y experiencias.

La mayoría de los sitios web ofrecen recursos didácticos (en especial fuentes primarias) y consejos sobre cómo hacer historia digital. Sin embargo, la creación de ejercicios interactivos de aprendizaje sigue siendo un reto importante. Un enfoque consiste en proporcionar ejercicios -en forma de misterios- que no tienen una respuesta correcta y donde el aprendizaje viene a través de la exploración.

Who Killed William Robinson? Race, Justice and Settling the Land, desarrollado en 1996, les presenta a los estudiantes el problema de resolver el asesinato de William Robinson, un afroamericano que fue asesinado en Salt Spring Island, en la Columbia Británica en 1868. Se ha transformado en el Great Unsolved Mysteries Series, que consta de 12 “cold cases” diseñados para convertir a los estudiantes en historiadores de la vida real. Aunque exigentes, ahora aparecen fechados ya que ellos tienden a ser estáticos y tradicionales en el uso de los archivos virtuales.

Algunos profesores de Universidad, a nivel de grado, están aceptando poco a poco la historia digital. Pero esto plantea la pregunta: ¿qué pruebas tenemos de que los estudiantes aprendan mejor con la historia digital?

Pocos estudios han documentado científicamente el comportamientos del usuario que usa el ordenador, sobre todo en historia de la educación. Gran parte de lo que está disponible proviene de estudios internacionales/EE.UU., que presentan resultados descriptivos de  investigaciones a pequeña escala con aplicaciones y webquest en línea. Sobre la base de una investigación pionera en la historia virtual, Stéphane Lévesque, de la Universidad de Ottawa, pasó una década investigando cómo los estudiantes canadienses aprenden y pueden mejorar su experiencia de aprendizaje en entornos de historia digital.

En un estudio financiado por el Canadian Council on Learning (2007-2008), Lévesque investigó el papel y el impacto de un programa de historia digital, The Virtual Historian, en el aprendizaje y la alfabetización históricos de los estudiantes. Lo que este estudio sugiere es que la historia digital -con todos sus objetos animados y su andamiaje dinámico- no es un sustituto de la enseñanza en el aula. Muchos estudiantes anhelan y necesitan la interacción y la enseñanza  estudiante-profesor  -y por buenas razones. El aprendizaje es, según Levesque, demasiado complejo y multifacético para reducirlo a juegos y animaciones web.

Sin embargo, la historia digital proporciona a los estudiantes herramientas importantes de aprendizaje, recursos y procesos de pensamiento que los docentes del siglo XXI ya no pueden ignorar. Trabajando con Adam Friedman de La Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte, Levesque ha emprendido un estudio comparativo, entre Canadá y Estados  Unidos, sobre estudiantes preuniversitarios que aprenden con la tecnología, con el objetivo de descubrir las formas en que profesores y estudiantes canadienses y estadounidenses pueden aprender en entornos de tecnologías conectadas.

Los historiadores y los docentes están empezando a tejer una red más amplia. En lugar de limitar su investigación a fuentes escritas, como periódicos, registros deportivos y documentos oficiales, están abordando cómo la historia es representada en forma digital, en  la cultura material y en los museos. La creciente relación entre la wikipedia y la historia demuestra la expansión del campo más allá de sus parámetros tradicionales.

El estudio de la historia se está convirtiendo en algo mucho más integrado con la historia digital, la historia cultural y la historia pública a través de conexiones desbloqueadas por la revolución digital. Todo esto está haciendo posible una participación interactiva más dinámica, actual,  en el estudio no ya de la sociedad contemporánea, sino del pasado.

Los académicos siguen siendo muy reticentes a participar en la historia digital, al igual que muchos de ellos desdeñan abiertamente los medios de comunicación social. Un observador cercano de la Historia Digital, Richard Rinehart, expresó cuál era la reserva principal de los académicos en esta aclaratoria frase:.”Las fuentes digitales resisten cinco años o para siempre, lo que venga primero”. Eso habla de la necesidad de nuevas normas profesionales para garantizar la buena conservación de la inteligencia electrónica histórica. Sin embargo, los temores de que la historia académica sea bastardeada en forma de “mash-up” solo son realmente una extensión de la lucha continua y siempre presente contra los divulgadores.

Los historiadores profesionales tienen que participar como árbitros de lo que distingue a una buena historia digital de la mala. ¡Es hora de que los grandes académicos abandonen su confort y se muevan más allá de usar internet como herramienta, para abrazar realmente la historia digital. Se están perdiendo grandes oportunidades de investigación, mientras queda por descubir un archivo en expansión de historia digital.

***

Una versión anterior de este artículo apareció en el Educatter’s Blog de Paul W. Bennett, que es Founding Director del Schoolhouse Institute y Adjunct Professor of Education en la Saint Mary’s University, Halifax, NS.


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

4 pensamientos en “Los historiadores y la historia digital”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">