Los MOOC: colonialismo digital

Estimados amigos, por si no lo han advertido, internet es anglosajona. En mis escritos sobre el asunto, ya he subrayado que, bajo ese manto de la información y el conocimiento disponibles, se cuela irremediablemente la perspectiva analosajona, norteamericana sobre todo (u occidental, por extensión). Hay brechas significativas a ese dominio, mayores incluso que con anterioridad, pero eso no no lo debilita, más bien lo refuerza. Y sobre ese asunto, o algo parecdido, se extiende Philip G. Altbach, profesor y director del Center for International Higher Education en el Boston College, en las páginas de The Chronicle:

mundo_monitores

Los Cursos Abiertos Masivos en Línea (MOOCs: Massive Open Online Course) son el más reciente esfuerzo para aprovechar la tecnología de información en el ámbito de la educación superior. Aunque todavía se encuentran en una etapa incipiente de desarrollo, muchos en el mundo académico están entusiasmados con su potencial por ser una forma económica de proporcionar educación a grandes audiencias.

Sin embargo, uno de los aspectos del movimiento MOOC no ha sido completamente analizado: el de quién controla el conocimiento. Los MOOCs son en gran parte un esfuerzo encabezado por Estados Unidos, y la mayoría de los cursos disponibles hasta el momento provienen de universidades de los Estados Unidos o de otros países occidentales. Universidades y educadores de las las regiones menos desarrolladas del mundo se están subiendo al carro de MOOC, pero es probable que vayan a utilizar la tecnología, las ideas pedagógicas y, probablemente, una parte significativa de los contenidos desarrollados en otros lugares. De esta manera, los cursos en línea amenazan con exacerbar la influencia de la academia occidental en todo el mundo, reforzando su hegemonía en la educación superior.

En su mayor parte, el contenido de los MOOC se basa en la experiencia académica y las ideas pedagógicas americanas. En general, las lecturas requeridas en la mayoría de los cursos son estadounidenses o de otros países occidentales. Muchos de los cursos son en inglés, e incluso cuando las conferencias y materiales están traducidos a otros idiomas el contenido refleja en gran parte el curso original. La gran mayoría de los instructores son estadounidenses. Es probable que en el futuro haya más diversidad, pero el contenido básico seguirá siendo el mismo.

Los enfoques sobre el currículo, la pedagogía y la filosofía general de la educación difieren según las tradiciones y prácticas nacionales, pudiendo no reflejar los enfoques ofrecidos por la mayoría de los instructores Mooc o por sus proveedores. Sin duda, los que están desarrollando MOOCs afirmarán que sus métodos son los mejores y reflejan las últimas ideas pedagógicas. Quizás. Pero hay distintos enfoques de aprendizaje y muchas tradiciones.

¿Por qué es esto importante? Ni el conocimiento ni la pedagogía son neutrales. Son el reflejo de las tradiciones académicas, las orientaciones metodológicas y las filosofías de enseñanza de determinados sistemas académicos. Tal nacionalismo académico es especialmente evidente en muchos campos de las ciencias sociales y de las humanidades, pero no está ausente en las ciencias. Aunque los académicos que desarrollan cursos Mooc estén motivados sin duda por el deseo de hacer el mejor trabajo posible y de atender a una amplia audiencia, están ligados en gran medida a su propia orientación académica.

Dado que la gran mayoría del material utilizado proviene de los sistemas académicos occidentales, los ejemplos utilizados en los cursos de ciencias es probable que procedan de los Estados Unidos o de Europa, ya que estos países dominan la literatura y los artículos en revistas de impacto. Los modos de investigación reflejan la impronta occidental. Aunque este conocimiento práctico y la orientación pedagógica reflejan sin duda las ideas actuales sobre buenas prácticas, no puede ser el único enfoque para la buena investigación o su contenido científicos.

Estos problemas tienen aún mayor relevancia en las ciencias sociales y en las humanidades. En campos como la literatura y la filosofía, la mayoría de los cursos reflejan las tradiciones occidentales de conocimiento, el canon de la literatura occidental y los supuestos filosóficos occidentales. Las ciencias sociales reflejan metodologías occidentales y supuestos básicos sobre los elementos esenciales de la investigación científica. Las ideas y métodos centrales en campos como la antropología y la sociología reflejan las tendencias occidentales, especialmente las de la comunidad académica americana. Las principales revistas académicas y las grandes editoriales académicas se encuentran en los centros globales de conocimiento, como Boston, Nueva York y Londres. Es natural en estas circunstancias que las ideas dominantes de estos centros acaben dominando el discurso académico, y que ello se refleje en el pensamiento y las orientaciones a la hora de fijar la planificación y la docencia de la mayoría de esos MOOCs. Plataformass Mooc, como Coursera, Udacity y otras tratarán de que los estándares se mantengan según su forma de interpretarlos,  y esto fortalecerá sin duda la hegemonía de las metodologías occidentales.

El inglés domina no sólo la erudición académica en el siglo XXI, sino también los MOOCs. El inglés es el idioma de las revistas académicas de circulación internacional; los investigadores en entornos donde no se habla lo están utilizando cada vez más en sus escritos y en la comunicación académicos. Las web académicas importantes tienden también a estar en inglés. Dado que el inglés es el idioma de la comunicación académica, las orientaciones metodológicas e intelectuales de la cultura académica de habla inglesa dominan a nivel mundial.

Las consecuencias para los países en desarrollo son graves. Los MOOC producidos en los centros de investigación actuales son de fácil acceso y de bajo coste para el usuario, pero pueden inhibir el surgimiento de una cultura académica local, de contenido académico local y de cursos adaptados especialmente para el público nacional. Los MOOC tienen el potencial de llegar a un público amplio, no especializado, extendiendo así la influencia de los principales centros académicos.

Los responsables de la creación, diseño y realización de cursos Mooc no tratan de imponer sus valores y sus métodos a otros; su influencia sucede orgánicamente y sin conspiraciones. Una combinación de potentes culturas académicas, ubicación de los principales creadores y difusores de MOOC y la orientación de la mayoría de los que crean y enseñan MOOC son lo que asegura en gran medida el dominio de los sistemas académicos de habla inglesa. Una vez que se sepa cómo hacer dinero con los MOOC, sin duda los intereses corporativos, en gran parte situados en el mundo rico, tratarán de acaparar el mercado.

Los millones de estudiantes que optan por participar en los MOOC de todo el mundo no parecen estar preocupados por la naturaleza de los conocimientos o por la filosofía de la pedagogía de lo que están estudiando. Las Universidades medias en el mundo en desarrollo no parecen preocupadas por los orígenes y orientaciones de los conocimientos proporcionados por los MOOC ni por las filosofías educativas que hay tras la pedagogía MOOC.

No quiero dar a entender que haya motivos ocultos en los creadores de los  MOOC. No estoy argumentando que el contenido o las metodologías de la mayoría de MOOC  actuales sean erróneos porque se basan en los enfoques académicos occidentales dominantes. Pero sí creo que es importante señalar que un poderoso movimiento educativo emergente fortalece la cultura académica dominante en la actualidad, lo que tal vez hace que sea más difícil escuchar voces alternativas.

Copyright © 2013 The Chronicle of Higher Education


2 pensamientos sobre “Los MOOC: colonialismo digital”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *