La historia contemporánea en la era digital

El pasado mes de mayo se estuvo presentando en distintos lugares el volumen L’histoire contemporaine à l’ère numérique / Contemporary History in the Digital Age (Peter Lang, 2013), editado por Frédéric Clavert y Serge Noiret. Dado que la introducción da detallada cuenta de los pormenores del libro, paso directamente a ofrecer los primeros y los últimos párrafos de la misma:

574048_Cover

Este libro es una recopilación de las contribuciones al simposio sobre “Contemporary history in the digital age”, celebrado en Luxemburgo los días 15 y 16 de octubre de 2009. Dos instituciones se juntaron para generar el evento: el Centre virtuel de la connaissance sur l’Europe y el Master’s in Contemporary European History de la University of Luxembourg.

Como Marianne Backes y René Leboutte explican en su prefacio, cada una de estas instituciones -el CVCE como resultado de su misión básica y el programa de máster a través de un estudio de las prácticas de los estudiantes, profesores e investigadores- ha descubierto cuán extendido está el uso de los recursos digitales y ,más específicamente, lo que en estos momentos suponen las humanidades digitales en la historia contemporánea. Hasta ahora, la historia contemporánea ha tendido a permanecer algo al margen con respecto a la utilización de los recursos digitales. Los historiadores de la época contemporánea están en realidad en una posición cómoda: tienen suficientes archivos para poder trabajar, pero sin que la masa de documentos sea mayor de lo que pueden trabajar solos o en equipo, siempre que el tema de la investigación esté correctamente definida e identificada y el historiador sea capaz de elaborar una estrategia para la selección de estos archivos.

Esta situación, sin embargo , es probable que cambie para los historiadores de lo contemporáneo y se introduzca el patrón de la evolución digital en la disciplina de la historia y en las humanidades en general. Con la digitalización de los archivos existentes y la llegada de grandes cantidades de fuentes primarias “de origen digital”  -solo hay que pensar en la gran cantidad de mensajes de correo electrónico que probablemente se intercambiaron en los años previos a la adhesión de diez países europeos a la Unión Europea Unión en 2004-, la historia contemporánea tendrá que comenzar a utilizar nuevas herramientas. En diez o veinte años es posible que algunos de nuestros trabajos  dependan únicamente de fuentes digitales. En el mejor de los casos,  si estamos listos a tiempo, hay que diseñar ahora las herramientas que utilizaremos entonces.

Lo que este libro pretende hacer, a través de contribuciones que describen experiencias positivas y negativas, es reunir a la gente que reflexiona sobre el trabajo del historiador en la era digital y hacer un balance de las nuevas herramientas disponibles para los historiadores y las formas en que pueden ser utilizadas. Ello, ante todo, para que sirva como introducción a los historiadores se preguntan por la  tecnología digital y, para nuestros colegas más experimentados, para compartir experiencias que puedan serles de utilidad.

El segundo objetivo de este libro es ser parte del movimiento de las humanidades digitales y de la historia digital. Las humanidades digitales, una disciplina altamente estructurada en los países de habla inglesa, también están presentes en Europa, como muestran las contribuciones a este libro: la mayoría de sus autores son de la Europa continental. Nos parece que estas contribuciones forman hoy parte de una creciente ola de conciencia sobre las humanidades digitales en Europa, que continuó en París en mayo de 2010, luego en Florencia (marzo de 2011) y en Lausana (noviembre 2011), y que ha dado lugar a la aparición de las asociaciones nacionales de humanidades digitales, como, por ejemplo, en Italia en mayo de 2011. Algunos seminarios -como los talleres francoitalianos ATHIS- muestran la vitalidad de las humanidades digitales en Europa.

Estos esfuerzos han continuado y, de hecho, el simposio de 2009 fue el primero de una serie llamada Digital Humanities Luxembourg (DHLU). Un segundo simposio se celebró en la Abadía de Neumünster, en Ciudad de Luxemburgo, en marzo de 2012 junto con un THATCamp, seguido en septiembre por un evento similar en París; Europa se está preguntando si es necesario crear una asociación transnacional sobre el asunto.

(…)

La gama de temas tratados dará a los lectores con poca experiencia en la historia digital un amplio panorama de las actividades y los temas involucrados actualmente en el campo, así como de los desafíos que presenta, cuyos elementos más significativos hemos tratado de dilucidar arriba. Los expertos ya familiarizados con el tema y con las humanidades digitales podrán sin duda apreciaciar más claramente el dinamismo de esta emergente “subdisciplina” de la historia digital. Esperamos que esta publicación contribuya a unir a los entusiastas de la Web y a los escépticos, al menos alrededor de una idea: la de que el fundamento de nuestra disciplina, en la Web y en otras partes, sigue siendo una prerrogativa de nuestra facultad crítica.

A la luz de esta breve reseña histórica de las humanidades digitales, este libro está dirigido a investigadores de humanidades y ciencias sociales, especialmente a los historiadores del mundo contemporáneo que o bien están practicando las humanidades digitales sin darse cuenta o bien sienten curiosidad por este nuevo campo y buscan pistas sobre los usos que podrían hacer.

Esperamos que los historiadores de la contemporánea, y otros, tomarán clara consciencia de la contribución que las humanidades digitales pueden ofrecer y de las ventajas que pueden aportar a su práctica de la historia y al futuro del “hacer historia” .

© 2010 Peter Lang Publishing Group


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *