Amor entre mujeres: la historia de Caterina, que se hacía llamar Giovanni

A principios de este año, Marzio Barbagli publicó un nuevo volumen, no del todo extraño en su amplia producción. Se trata de Storia di Caterina, che per ott’anni vestì abiti da uomo (Il Mulino). El asunto central es conocido, al menos en otros lares, y cualquiera puede consultarlo en la red. Ese asunto, por lo demás, quizá en manos de otro investigador, acaso alguien como Carlo Ginzburg, hubiera tenido otro recorrido, pero el que aquí se expone no es menor. Como indica el editor, a partir del relato detallado del caso de Caterina, el libro recorre la historia del amor entre mujeres durante los últimos tres siglos: cómo fue vivido, pero también la forma en que fue interpretado y juzgado por la religión, la ciencia y la ley.

Storia di Caterina

El volumen ha tenido una amplia recepción, incluyendo la elección como libro del mes de mayo por L’Indice dei Libri del Mese y su presentación en el Salone Internazionale del Libro de Turín dentro de la celebración del trigésimo aniversario de dicha revista.

Para aquellos que no conozcan la vicisitud de Caterina, reproducimos unos párrafos de la reseña que Michele Smargiassi publicó en La Repubblica:

A pesar se sus ingenuos dieciséis años de hija de un carpintero de las afueras de Roma, Caterina sabía bien lo que quería: amar a mujeres como ella. También tuvo el valor de hacerlo, y de cómo hacerlo: vistiéndose de hombre, cambiándose de nombre por el de Giovanni. La única cosa que le faltaba era una palabra, la palabra para decirlo, la palabra que decirse: gay, lesbiana, homosexual. Pero esas palabras, a mitad del siglo XVIII, nadie las había inventado todavía, y Caterina-Giovanni murió así, a los veinticuatro años, después de ocho de disfraces, sin la comodidad de una identidad, tal vez porque nunca la había tenido. Un hombre trató de encontrar las palabras para ella, y estuvo muy cerca: un médico, un valiente laico, al que no le importaron los prejuicios y las teorías “científicas” de su época, movido por la piedad, tal vez incluso por la simpatía, hacia una joven mujer que no quiso doblar la cerviz.

La Storia di Caterina (Il Mulino, 243 páginas) nos dice un analista muy cuidadoso y experto en el estudio de la familia contemporánea, Marzio Barbagli, tiene la forma de una clásica case history de la sociología: tomar una vicisitud personal, bien documentada, y hacer de ella el punto focal de un fresco, en este caso sobre la consideración social, moral y cultural del amor entre mujeres en los últimos tres siglos. Pero en la historia que Barbagli ha encontrado y excavado en los archivos, esos dos personajes se adueñan de la escena, no dejándose reducir a símbolos o ejemplos, y sin dejar de ser un ensayo científico el libro se convierte en la novela poética de una reunión entre dos seres humanos contrapuestos a su tiempo, un encuentro no producido en vida, pero realizado en el pensamiento.

Fue tal vez por el remordimiento de no haber corrido inmediatamente a su lecho de muerte por lo que Giovanni Bianchi, distinguido profesor de la Universidad de Siena, sintió curiosidad por el destino de aquel pobre cuerpo de hombre, el tal Giovanni Bordoni, mayordomo, que expiró el 16 de junio 1743 en un jergón del hospital de Santa Maria della Scala en Siena y que, una vez desvestido por los sepultureros, había revelado, sorprendentemente, ser el cuerpo de una mujer joven. Ciertas indagaciones revelaron su historia: había nacido mujer,  Catalina Vizzani, pero siendo apenas una adolescente ya no quiso seguir siéndolo, que fue cuando se enamoró de Margherita, su compañera de costura, y tuvo que huir y disfrazarse para escapar de la ira de su padre. Así, pasó a ser Giovanni, y encontró un trabajo de camarero, excelente y muy experto camarero, de quien sus  aristocráticos patrones estuvieron siempre más que satisfechos, tanto como para perdonarle el único defecto, su vicio de “mujeriego” impenitente. Pero una de sus aventuras donjuanescas, secuestrando a la sobrina del párroco de Montepulciano, acabó siéndole fatal: fuga, persecución y un letal tiro de arcabuz.

(…)

 ©  La Repubblica – Gruppo Editoriale L’Espresso Spa 

Índice del libro:

I. Un fatto che ha dato molto da discorrere
II. Giovanni e Caterina
III. Un medico versatile ed enciclopedico
IV. Una donna «che s’infingeva uomo»
V. Un imene bellissimo e intatto
VI. Un’escrescenza come una fragola
VII. Un piuolo di cuoio rosso
VIII. Lo stato, la chiesa e lo strumento cilindrico
IX. Il nome della specie
Epilogo

APPENDICE. Giovanni Bianchi, Breve storia della vita di Catterina Vizzani Romana Che per ott’anni vestì abito da uomo in qualità di Servidore la quale dopo varj Casi essendo in fine stata uccisa fu trovata Pulcella nella sezzione del suo Cadavero, Venezia, per Simone Occhi, Con Licenza de’ Superiori, 1744.


2 pensamientos sobre “Amor entre mujeres: la historia de Caterina, que se hacía llamar Giovanni”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *