El libro en la era digital

Un nuevo volumen sobre el libro en la época digital. Esta vez desde otra perspectiva, a cargo de Françoise Benhamou, profesor en la Paris-XIII y especialista en economía de la cultura, con obras como  Économie du star system (Odile Jacob, 2002) y Les Dérèglements de l’exception culturelle. Plaidoyer pour une perspective européenne (Seuil, 2006). El nuevo título es:  Le livre à l’heure numérique. Papier, écrans, vers un nouveau vagabondage (Seuil). Y he aquí el paratexto editorial:

Le Livre  heure numérique

“Nada salió como estaba previsto. Se creía que el mundo de la edición extraería las correspondientes lecciones  de los trastornos de la industria de la música o de los de la prensa. Poco o casi nada. Se pensaba que el libro práctico, el libro de referencia, migraría al soporte digital y que la novela quedaría “al abrigo”. pero por todas partes está creciendo el uso de los libros digitales, y la novela encuentra el favor de los lectores de pantalla. Contábamos con el triunfo del ordenador; la tableta y el teléfono están a punto de suplantarlo. Dijimos que los libreros independientes estaban amenazados. Los canales especiales están quebrando.

En la hora digital, tenemos que reinventarlo todo. Eso es lo que propone este ensayo, que cuestiona las divisiones familiares entre el periódico y el libro, el blog y el artículo, el manuscrito y el texto publicado. La tecnología digital cambia todos los aspectos de la cadena de impresión y replantea el trabajo de los que allí trabajan. (…)”.

En fin, eso y mucho más (las respuestas a tanto desorden) es lo que promete el editor. En realidad, mucho de lo aquí contenido se puede rastrear en los textos que estos últimos años ha venido publicando Benhamou, como “Le livre numérique. Ni tout à fait le même, ni tout à fait un autre“, “Modèles économiques d’un marché naissant: le livre numérique“, “Les métamorphoses numériques du livre” o “Le livre et son double. Réflexions sur le livre numérique“.

En este último, publicado en Le Débat, decía (por ejemplo):

Está de moda argumentar que un medio no sustituye al que le precedió. Televisión se aviene con el DVD como este hizo con el K7 (pero que desapareció …), y el libro ha sobrevivido a muchos competidores. Dudando de las promesas digitales,  los amantes de los libros en papel le inventan un olor que no tiene, e invocan las propiedades que los lectores desconocen. Sin embargo, algunas tecnologías eventualmente suplantan a otras, y los usos pueden canibalizarse. Desde este punto de vista, vivimos en una época marcada por la incertidumbre sobre el futuro de los libros, las prácticas de escritura, la cadena de valor que va desde el autor al lector, las modalidades de prescripción y uso.

La llegada de los libros digitales y el desarrollo de su mercado son parte de un movimiento más amplio que combina una revolución industrial y una revolución cognitiva. La primera se refiere a la tecnología y al cambio radical en los procesos de producción que induce; la segunda remite a las prácticas, a los usos,  a las formas de creación y apropiación de textos y obras. Roger Chartier considera que se cuestiona la relación ternaria entre objetos, tipos de textos y sus usos.

Lanzada en 1998, demasiado pronto en relación con el uso de equipos electrónicos, la tableta Cybook desaparece rápidamente del mercado.  La década de 2000 estuvo marcada por la fuerte entrada de lo digital en las prácticas cotidianas de lectura, compra e intercambio de información, y por el auge de las redes sociales, mientras que la progresión de las compras de libros electrónicos no ocurre hasta 2010. Estos tenían un 0,6% de cuota de mercado en 2008 en los Estados Unidos, y un  9,4% en 2011. En el verano de 2011, Barnes & Noble vende tres veces más libros digitales que libros físicos y Amazon, 242 libros electrónicos por cada 100 libros de papel.

Se podría esperar una migración de los libros de consulta al soporte digital  y la “resistencia” de la novela; pero es en el ámbito de la ficción donde la cuota de la tecnología digital es más grande en los Estados Unidos. Este cambio va acompañado de un descenso en el mercado de libro de bolsillo, que parece proceder de la sustitución del papel por lo digital en un mercado global estancado. Los ingresos de las ediciones en rústica, que alcanzaban 1,28 miles de millones de dólares en 2010, disminuyeron en un 13,8% desde 2008 (y el 16,8% en unidades vendidas). En Europa, y especialmente en Francia, el mercado sigue siendo muy débil, con dos desventajas: los altos precios y el insuficiente catálogo.

(…)

¿Será el papel un subproducto de lo digital, en un mundo centrado en la impresión bajo demanda? ¿Será el libro en papel una pieza de colección? Ese mundo está todavía  lejos y probablemente nunca llegue a ser el nuestro. Debe, sin embargo, completarse el panorama con las enormes contribuciones de la tecnología digital: el intercambio inmediato y permanente de conocimientos y obras, su circulación sin fronteras, programas de digitalización que dan vida al proyecto de la Ilustración, una biblioteca universal y de conocimientos liberalizados, una nueva era en la historia del libro marcada por un acceso más fácil para aquellos que fueron excluidos, de nuevas formas creativas.

Benhamou, Françoise, “Le livre et son double”, Le Débat 3/ 2012 (núm. 170), págs. 90-102.
URL : www.cairn.info/revue-le-debat-2012-3-page-90.htm.
DOI : 10.3917/deba.170.0090


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *