Humanidades y acceso abierto

Hace ya unos meses, en su muy estimable blog y en una de las distintas entradas que a ello ha dedicado, Joaquín Rodríguez se preguntaba: “¿Por qué Open Access?”  La respuesta era presentada de inmediato e incluía 14 meridianas y justificadas razones, que recomiendo repasar.

Dentro de ese movimiento (o como quieran llamarlo), una de las iniciativas a alabar es la de Cambridge Open Access, de la que ya hemos hablado aquí parcialmente.  Y lo hacemos de nuevo  a propósito de la publicación de Open Access and the Humanities Contexts, Controversies and the Future, el libro de  Martin Paul Eve.

Open Access and the Humanities

Como quiera que el volumen se puede descargar en su totalidad, nos limitaremos a presentar unos párrafos del prefacio que ha elaborado Peter Suber, de quien ya hemos hablado en otra ocasión.  Veamos, pues, unos pocos párrafos de esa introducción de Suber:

“El acceso abierto beneficia a las ciencias y a las humanidades por igual, pero su crecimiento ha sido más rápido en ciencias. Eso puede parecer extraño hasta que nos damos cuenta de que los beneficios no son los únicos factores que afectan al crecimiento. La luz del sol beneficia a todas las plantas por igual, pero algunas viven en climas secos, algunas a gran altura, algunas en suelo rocoso.

El acceso abierto (OA) ayuda a los lectores a encontrar, recuperar, leer y utilizar la investigación que necesitan. Al mismo tiempo, ayuda a los autores a ampliar su audiencia y amplificar su impacto. Esos son los principales beneficios. Pero estos beneficios conducen a otros. Si el OA ayuda a los lectores y a los autores en la investigación, entonces ayuda a mejorar la investigación y beneficia a todo lo que depende de la investigación. En el caso de las ciencias, puede significar nuevos medicamentos y tecnologías útiles, y en el caso de las humanidades puede significar enriquecer la educación, la política, la compasión, la imaginación y el entendimiento.

Uno de los argumentos más convincentes para la legislación de las políticas de OA es que los gobiernos deben garantizar el acceso público a los resultados de la investigación financiada con fondos públicos. Este argumento es muy eficaz, ya que tiene como objetivo acelerar la investigación que ya hemos decidido financiar con dinero público, aumentar la rentabilidad de la gran inversión pública en la investigación y ser justos con los contribuyentes. No hay ningún inconveniente para el interés público, solamente una ventaja  incompleta. Hay más fondos públicos para la investigación científica que para la investigación en humanidades. Muchos más. Llamemos a eso el clima seco de las humanidades.

Las revistas de humanidades tienen mayores tasas de rechazo que las revistas de las ciencias. Esto no se debe a que sean más rigurosas, sino a que cubren temas más amplios y reciben correspondientemente más envíos por artículo publicado. En cualquier caso, sus mayores tasas de rechazo afectan a su capacidad para cobrar cuotas para cubrir los costes de producción (las tasas son  el modelo de negocio más conocido, pero no el más común entre las publicaciones de OA). Si alguien, en el lado del autor de la transacción, tales como su empleador o financiador, paga un cargo por el procesamiento del artículo, entonces nadie tiene que pagar del lado del lector, y el trabajo puede llegar a ser de OA. Pero los honorarios de un artículo deben cubrir los costes de evaluación de todos los artículos rechazados por cada uno aceptado. Por tanto, las publicaciones de OA basadas en tartifas con altos índices de rechazo deben cobrar cuotas más altas que otras revistas. El modelo basado en tarifas funciona mejor en campos bien financiados con relativamente bajas tasas de rechazo, y peor en campos como las humanidades. Se trata de un clima seco combinado con la dificultad de trasplantar un cultivo de clima húmedo a otro seco.

(…)

Cambridge Open Access

(…) Algunos mitos y malentendidos acerca del OA son más tenaces y están más extendidos en humanidades que en ciencias. Esto añade obstáculos innecesarios al crecimiento del OA. Por ejemplo, un mayor  porcentaje de humanistas que de científicos cree que la publicación en una revista de prestigio alto (no OA) descarta hacer lo mismo en  OA a través de un repositorio en línea, que incluso un bien implementado OA corre el riesgo de infringir los derechos de autor, que la mayoría de las publicaciones de OA cobran tarifas a los autores (o a quien les financia), que la mayoría de cuotas en revistas de acceso abierto basadas en tarifas las pagan los autores de su propio bolsillo, que la mayoría de editores sin ánimo de lucro temen y evitan el OA y que la mayoría de los editores de OA son laxos con el control de calidad.

(…)

Hubo un tiempo en que el crecimiento del OA en ciencias también fue lento, y se mantuvo lento por un círculo vicioso.  Sin embargo, en menos de veinte años -largo en tiempo de Internet, corto en la historia de la academia- el círculo vicioso de las ciencias se convirtió en un círculo virtuoso. Este reverso no es lógicamente imposible. Se requiere una mejora constante en ejemplos prácticos para alimentar la comprensión, así como una mejora constante en la comprensión para alimentar los ejemplos prácticos.

La buena noticia es que este crecimiento lo vemos hoy en las humanidades. Martin Eve se encuentra entre los líderes que hacen que esto suceda. Es un líder en la provisión de ejemplos prácticos y un líder en la corrección de mitos y malentendidos -sin minusvalorar los problemas- a través de sus artículos, blogs, conferencias y, ahora, mediante este libro”.

© Cambridge University Press 2015. Creative Commons licence on Cambridge Books Online

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *