El derrumbe otomano: la formación del Oriente Próximo, 1908-1923

Cuando todo parecía indicar que los estudios de Eugene Rogan sobre los mundos otomano y árabe cerraban por un tiempo las investigaciones sobre el asunto -sobre todo tras La caída de los otomanos. La gran guerra en el Oriente Próximo-, llega a las librerías The Ottoman Endgame: War, Revolution and the Making of the Modern Middle East, 1908-1923 (Penguin Press), del historiador norteamericano Sean McMeekin, profesor de la Koç University.  El volumen promete, al menos por dos razones, descontando la valía del autor: porque quien lo escribe vive y trabaja en Turquía y porque utiliza archivos rusos y turcos poco transitados. 

The Ottoman Endgame

Dicho lo anterior, veamos unos párrafos de la introducción que nos ofrece el editor:

“Noventa y dos años después de su disolución por Mustafa Kemal Atatürk, el Imperio Otomano cobra de nuevo actualidad. No pasa un día sin que los medios mencionen el impugnado legado de la Primera Guerra Mundial en el Próximo Oriente, con fronteras dibujadas entonces y redibujadas ahora a raíz de la guerra civil de Siria y el surgimiento del Estado Islámico de Irak, Siria y  Levante (o cualquiera que sea su última iteración territorial). “¿Es el fin de Sykes-Picot?”, se preguntaba Patrick Cockburn en la London Review of Books, en el supuesto de que sus lectores hubieran oído hablar de los dos hombres que (se dice) negociaron el acuerdo para dividir el Imperio Otomano entre Gran Bretaña y Francia. Dado que el centenario de la guerra ocurrió en 2014, “Sykes-Picot” pasó de  trivialidad histórica al reino del cliché, una explicación abreviada de la última agitación en el Próximo Oriente que circula fácilmente por doquier.

Desde la ubicuidad de la referencia mediática a ambos, uno podría suponer que Sir Mark Sykes y Georges Picot fueron los únicos actores de importancia en el teatro otomano en la Primera Guerra Mundial, y Gran Bretaña y Francia las únicas partes interesadas en la distribución del territorio otomano, llegando a un acuerdo sobre el asunto (según Google o Wikipedia nos informan) en el año 1916. Como resume con soltura el personaje de Claude Rains en la película de David Lean Lawrence de Arabia, la esencia de la historia tradicional es que “Mark Sykes [fue] un funcionario británico. Monsieur Picot [fue] un funcionario francés. El Sr. Sykes y Monsieur Picot se reunieron y acordaron que, tras la guerra, Francia e Inglaterra compartirían el imperio [otomano], incluida Arabia”.

La resonancia popular de la leyenda Sykes-Picot no es difícil de entender. En nuestra época poscolonial, el imperialismo y los imperialistas, desaparecidos hace mucho tiempo, son un blanco fácil a los cuales se puede asignar de forma segura la culpa por los problemas actuales. Sykes y Picot son sustitutos de los pecados de Gran Bretaña y Francia, cuyo duradero proyecto de expansión colonial alcanzó su apogeo final plantando la Union Jack y la bandera tricolor francesa en el Próximo Oriente árabe, donde todo (por una especie de justicia poética, dirían algunos) empezó a ir muy mal. El respaldo de Gran Bretaña al sionismo en la Declaración Balfour de 1917 fue, en esta dramática historia de arrogancia seguida de némesis, un paso excesivo, que despertó a los árabes de un sueño de siglos y los hizo levantarse contra los nuevos cruzados -europeos e israelíes por igual -que se habían apoderado de sus tierras. El más reciente auge más de los movimientos panislámicos, como los Hermanos Musulmanes, Hamas, Hezbollah, Al Qaeda y el Estado Islámico -grupos todos que se esfuerzan por borrar las artificiales fronteras estatales impuestas por los europeos-, ahora parecen estar dando los últimos clavos en el ataúd de Sykes-Picot.

Es un relato seductor, simple, compacto, elegante y fácil de entender. Pero el resumen de Claude Rains sobre Sykes-Picot se parece muy poco a la historia en la que ostensiblemente se basa. La partición del Imperio Otomano no fue resuelta bilateralmente por dos diplomáticos británico y francés en 1916, sino más bien en una conferencia de paz multinacional en Lausana, Suiza, en 1923, a raíz de un conflicto que había durado casi doce años y que se remonta a la invasión italiana de la otomana Trípoli (Libia) en 1911 y a las dos guerras balcánicas de 1912-13. Ni Sykes ni Picot desempeñaron un  papel digno de mención en Lausana, donde la figura dominante que se cernía sobre las sesiones era Mustafa Kemal, el nacionalista turco cuyos ejércitos acababa de derrotar a Grecia y (por extensión) a Gran Bretaña en otra guerra que duró desde 1919 hasta 1922. Incluso en 1916, el año clara y habitualmente definido como el del  acuerdo de partición secreta, Sykes y Picot desempeñaron papeles secundarios frente al que jugó el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Sazonov, que fue el verdadero motor del reparto del Imperio Otomano, un proyecto ruso por excelencia, y reconocido como tal por los británicos y franceses cuando ya en marzo-abril de 1915 se les pidió que refrendaran los planes de partición rusos. Ninguno de las más notorias fronteras posotomanas -las que separan Palestina de la (Trans)Jordania y Siria, o Siria de Irak o Irak de Kuwait, fueron elaboradas por Sykes y Picot en 1916. Incluso las fronteras que esbozaron ese año, como las que iban a separar las zonas británica, francesa y rusa en Mesopotamia y Persia, se deshicieron tras la guerra (conocido es que Mosul, en el norte de Irak, fue asignada originalmente a los franceses, hasta que los británicos decidieron que querían sus campos de petróleo). Después que los rusos firmaran una paz separada con los alemanes en Brest-Litovsk en 1918, toda la zona asignada a Rusia en 1916 desapareció, siendo posteriormente borrada de la memoria histórica. Para reemplazar a los difuntos rusos, se impuso a los Estados Unidos (en un episodio de la olvidada historia de América) asumir mandatos otomanos más amplios, que abarcan gran parte de la actual Turquía -aunque el Congreso se opuso a ratificar los tratados de la posguerra. Con Estados Unidos y la Rusia Comunista declinando participar, se invitó a Italia y Grecia a que reclamaran su parte del cadéver otomano, si bien ambos renunciaron a sus ganancias territoriales ante Mustafa Kemal sin hacer referencia al Acuerdo Sykes-Picot. Tampoco hubo mención en el acuerdo de partición de 1916 a la dinastía saudí que, tras su conquista de las ciudades santas islámicos de La Meca y Medina, controla desde 1924 la anterior Arabia Otomana.

El Imperio Otomano duró más de seis siglos antes de romperse finalmente contra el yunque de la Primera Guerra Mundial. Desde 1517 hasta 1924 (excepto en el breve interregno de 1802 a 1813 cuando los insurgentes wahabíes les habían relevado), los sultanes habían gobernado sobre los lugares santos islámicos de Arabia, los que les concedía legitimidad a ojos de los fieles musulmanes, en tanto califas del islam. A su vez, los sultanes otomanos dieron a sus millones de súbditos unas comunes identidad y orgullo de pertenecer a un gran imperio, orgullo celebrado sobre todo por los musulmanes, pero también compartido en cierta medida por las grandes minorías judías y cristianas del imperio, que dependían de la protección del sultán. En las guerras otomanas de 1911 hasta 1923, pues,  estaba en juego mucho másque la mera disposición de bienes raíces.

(…)

© 1995 – 2015 Penguin Books Ltd. A Penguin Random House Company


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *