¿Qué es una revolución? (1763-2015)

A medida que se acerca 2017, el mercado editorial se prepara para ofrecer su corona al concepto y la realidad del término revolución. Hace unos días, presentábamos aquí el nuevo trabajo de Jean-Claude Milner a este propósito.  Y previamente había aparecido otro de corte distinto pero de fondo semejante: Qu’est-ce qu’une révolution? (Éditions du Cerf), de la filósofa Gaëlle Demelemestre  y del historiador y politólogo Hamid Bozarslan.

quest-ce-quune-revolution

El volumen me ha hecho recordar algo que expuso Robert Darnton a propósito de las primaveras árabes. Allá por el 2011 decía este historiador norteamericano: “La cuestión ha rondado en todos los artículos y emisiones sobre Egipto, Túnez y los otros países de la región cuyos pueblos se han rebelado: ¿qué constituye una revolución? En la década de 1970, solíamos perseguir esa pregunta en los cursos sobre revoluciones comparadas; y mirando hacia atrás en mis apuntes antiguos, no puedo dejar de imaginar una trayectoria: Inglaterra, 1640; Francia, 1789; Rusia de 1917 … y ¿Egipto, 2011?

No me atrevería a pronunciarme sobre el curso de los acontecimientos en Egipto durante las últimas tres semanas, pero creo que es justo preguntarse si la información que ahora llega cada segundo por todos los medios de comunicación, de Twitter a la televisión, tiene ninguna relación con los modelos clásicos de  revolución. ¿O debería Egipto enseñarnos a abandonar por completo los modelos y tener en cuenta un tipo de trastorno insospechado en nuestras antiguas variedades de ciencia política?”

En parte, solo en parte, es a eso a lo que intentan dar respuesta los autores que hoy traemos a esta bitácora. En el primer capítulo, dedicado a problematizar las revoluciones, señalan que más de dos siglos después de la revolución francesa, la revolución como hecho, pasión o espera, sigue conservando toda su actualidad, pero sigue siendo un enigma tanto para las ciencias sociales como para la filosofía política.

Así pues, como dice el editor, lo que hacen los autores  es reinscribir “este tema en toda su profundidad histórica, filosófica, sociológica. La sociedad democrática nació en el siglo XVIII de dos revoluciones fundamentales: la del pueblo estadounidense sacudiéndose el yugo del poder colonial británico, y la de los franceses, revirtiendo una monarquía mileniaria.

Ese mismo movimiento de desautorización de los sistemas políticos vigentes ha atravesado dos siglos, y la misma dinámica ha animado, de Túnez a Egipto, a los pueblos del Mediterráneo oriental que buscan su autonomía política. Se ha iniciado así un trastorno de estas sociedades que está lejos de haberse completado.

¿Qué es una revolución? Es decir, ¿cómo su irrupción en el tiempo corto se convierte en historia? ¿Cómo se instala el orden nuevo que alla crea?

Las situaciones prerevolucionarias y las trayectorias posrevolucionarias, lo que las revoluciones suponen para las sociedades y la suerte que estas sociedades reservan a sus revoluciones: estos son los objetos de esta obra maestra, erudita y brillante, que representa con vigor el ayer para comprender mejor, críticamente, la actualidad”.

Y, en fin, así se inicia el capítulo introductorio:

“Aunque precedida por una serie de evoluciones que la habían predibujado, la sociedad democrática emerge a la luz después de dos episodios revolucionarios, el del pueblo estadounidense sacudiéndose el yugo del poder colonial británico, y el de los franceses, revirtiendo una monarquía mileniaria. Nuestro mundo no sería lo que es hoy sin estos dos acontecimientos mayores de nuestra historia. Sin embargo, visto más de cerca, lo que parece un transcurso inevitable ha  provocado muchas críticas e incluso muchas veces ha estado amenazada por algún escollo. La Guerra de Secesión estuvo cerca de suponer el fracaso de la Constitución Federal de Estados Unidos, por no hablar de las divisiones internas causadas por el tema de la esclavitud. Del mismo modo, ¿quién no recuerda que casi les costó un siglo a los franceses lograr una Constitución estable y verdaderamente democrática? ¿Y cómo al movimiento revolucionario, marcado por el ambicioso proyecto de defender unos derechos humanos inviolables, vino seguido menos de dos años después por el establecimiento del Imperio Napoleónico? Nada hay escrito de antemano; solo un conjunto de decisiones y actos reiterados permitió que estos movimientos transformaran con el tiempo las bases de la institución política y de la sociedad humana capaces de respetarla”.

© 2016 Les Éditions du Cerf


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *