El imperio del té y el mundo moderno

Tras el innegable éxito cosechado por Sven Beckert con su libro El imperio del algodón, la historiadora Erika Rappaport lo intenta ahora con otro producto global, con también evidentes resonancias históricas:  A Thirst for Empire: How Tea Shaped the Modern World (Princeton UP). He aquí la publicidad editorial:

“El té ha sido uno de los productos más populares del mundo. Durante siglos, los beneficios de su crecimiento y de sus ventas financiaron las guerras y alimentaron la colonización, y su cultivo provocó cambios masivos -en el uso de la tierra, en los sistemas de trabajo, en las prácticas de mercado y en las jerarquías sociales- cuyos efectos aún están con nosotros. A Thirst for Empire aporta una vasta y profunda mirada histórica sobre cómo los hombres y las mujeres -a través de la industria del té en Europa, Asia, América del Norte y África- transformaron los gustos y hábitos globales y cómo, en el proceso, creó nuestra moderna sociedad de consumo.

Como muestra Erika Rappaport, entre los siglos XVII y XX, los límites de la industria del té y del Imperio Británico se superpusieron pero nunca fueron idénticos, subrayando las fuerzas económicas, políticas y culturales que permitieron al Imperio Británico dominar -sin jamás controlarlo por completo- la producción, el comercio y el consumo mundiales de té. Rappaport profundiza en cómo los europeos adoptaron, se apropiaron y alteraron la cultura del té chino para construir una demanda generalizada de té en Gran Bretaña y otros mercados globales, estableciendo en el sur de Asia y África una economía basada en la plantación. El té estuvo entre las primeras industrias coloniales en las que comerciantes, plantadores, promotores y minoristas usaron recursos imperiales para pagar la propaganda global y la presión política.

En tanto extensa y original historia global del té imperial, A Thirst for Empire demuestra las formas en que esta fluida y poderosa iniciativa ayudó a conformar el mundo contemporáneo”.

Veamos, además, un par de párrafos de la introducción:

“Esta historia comienza en el siglo XVII, en los inicios de un cambio a largo plazo del comercio global,  dominado por China primero, pasando a Europa después y finalizando con el dominio británico. China y otros pueblos de Asia y del Medio Oriente habían producido, comercializado y consumido té mucho antes de que los europeos se encontraran con la bebida. Los europeos modernos tempranos desempeñaron una parte relativamente menor en el comercio comparado con el que jugaron en otras mercancías tropicales tales como azúcar, tabaco, café  y cacao. Sin embargo, en el siglo XVII, holandeses, franceses y portugueses adquirieron un gusto por el lujo raro e introdujeron a los británicos en la bebida. Con el tiempo, un pequeño pero influyente grupo de británicos aristocráticos y cosmopolitas comenzaron a ver y promover el té como una panacea capaz de curar la mayoría de los trastornos mentales, físicos y sociales. La Compañía Británica de las Indias Orientales entró en el comercio y sus esfuerzos, y los de contrabandistas, comerciantes privados, tenderos, expertos médicos y entusiastas de la templanza, permitieron que el té se convirtiera en un rasgo regular de la vida social y las dietas de la gente en Inglaterra, Escocia y Gales, partes de Irlanda, Norteamérica y otras áreas del Imperio y del mundo británicos a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

(…)

A Thirst for Empire: How Tea Shaped the Modern World traza así la historia de varias comunidades transnacionales interconectadas que estaban unidas por una poderosa creencia de que el té no era sólo una planta o una bebida, sino una fuerza civilizadora que sanaba cuerpos, naciones y problemas mundiales. Con un celo misionero, estas comunidades argumentaron que al extender el hábito de beber té estaban terminando con el conflicto social, elevando el intelecto, alimentando el cuerpo cansado y calmando nervios tensos y sobreexcitados. Los chinos y japoneses, los rusos y las gentes del Asia Central han visto el té de esta manera durante siglos, pero a medida que se fue convirtiendo en un artículo de comercio mundial, las propiedades civilizadoras del té se convirtieron en uno de los reclamos propagandísticos más largos y dominantes en la historia. Hubo muchos que no estuvieron de acuerdo con estas ideas, pero sin embargo ayudaron a construir, mantener y, finalmente, destruir un vasto imperio definido por numerosos intercambios y relaciones a larga distancia. Este imperio se encontró inevitablemente con la resistencia de imperios rivales, de pequeñas y grandes insurgencias, de consumidores, de trabajadores y de otros productores. Como todos los imperios, ejerció el poder. El imperio del té ha dado forma al ambiente moderno, a los sistemas alimentarios ya los sistemas agrícolas, a la dieta y a los hábitos del ocio, a naciones, y a otras políticas”.

 © Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *