La crisis del multiculturalismo en Europa

La historiadora norteamericana  Rita Chin aborda un tema de acuciante actualidad en su The Crisis of Multiculturalism in Europe:
A History (Princeton UP).  Veamos la presentación editorial:

“En 2010, los líderes de Alemania, Gran Bretaña y Francia declararon que el multiculturalismo había fracasado en sus países. En la última década, ha había un creciente consenso en Europa con declaraciones similares. Pero, ¿qué significan estas ominosas proclamaciones, de todo el espectro político? Desde la afluencia de inmigrantes en la década de 1950 a las preocupaciones contemporáneas sobre los refugiados y el terrorismo, The Crisis of Multiculturalism in Europe examina el desarrollo histórico del multiculturalismo en el Continente. Rita Chin argumenta que hubo pocos esfuerzos para instituir políticas estatales de multiculturalismo, y las que surgieron fueron fracasos clamorosos prácticamente desde su inicio. Ella muestra que la crisis actual de apoyo al pluralismo cultural no es nueva, sino que tiene sus raíces en los años ochenta.

Chin examina las claves  el multiculturalismo europeo, desde la urgente necesidad de trabajadores tras la Segunda Guerra Mundial hasta el furor público por la publicación de Los versos satánicos y la cuestión de las jóvenes francesas que usan el pañuelo en la escuela. Si bien muchos inmigrantes musulmanes habían vivido en Europa durante décadas, en la década de 1980 empezaron a ser definidos por su religión y por la preocupación pública por las relaciones de género. La aceptación de la igualdad sexual se convirtió en el indicador crítico de la compatibilidad de los musulmanes con los valores occidentales. La convergencia de izquierda y derecha en torno a la defensa de tales libertades personales contra un Islam supuestamente iliberal ha amenazado con socavar el compromiso con el pluralismo como ideal central. Chin sostiene que la renuncia a los principios de la diversidad trae consigo costes sociales, sobre todo para la izquierda, y  se plantea cómo Europa podría construir un compromiso político efectivo con su variada población.

Desafiando la creciente oposición a una sociedad diversa,The Crisis of Multiculturalism in Europe ofrece una investigación histórica sobre la relación conflictiva de un Continente con la diferencia cultural”.

Veamos, además, algunos párrafos de la introducción:

“Lo que sigue aquí es una serie de marcos específicos para dar sentido al multiculturalismo europeo. Por encima de todo, este libro ofrece una historia crítica del presente, adoptando un enfoque comparativo e insistiendo en un arco temporal de medio siglo. Parte de la constatación de que, al menos desde los años cincuenta, la mayoría de las democracias europeas occidentales se han topado con la cuestión de qué hacer con las minorías étnicas, raciales y religiosas dentro de sus fronteras. Esta historia compartida atraviesa múltiples grupos de inmigrantes -los que llegaron como trabajadores reclutados, los colonos poscoloniales y los solicitantes de asilo de diversos tipos. Incluye a personas del Caribe, India, Pakistán, Bangladesh, Argelia, Marruecos, Túnez, Senegal, Malí, Turquía y la ex Yugoslavia. Abarca a gentes que se consideran cristianas, ortodoxas, musulmanes, hindúes y sikhs. E implica a todos los países importantes de Europa Occidental: desde Gran Bretaña, Francia y Alemania hasta los países del Benelux y los escandinavos.

Como forma de abordar este complejo terreno, examino los esfuerzos de dirigentes y funcionarios políticos europeos por aprehender y gestionar estas transformaciones demográficas radicales que tienen lugar sobre el terreno. Pero también rastreo las múltiples formas en que los europeos debatieron la diversidad -y especialmente cómo los términos de estos discursos cambiaron con el tiempo. En lugar de exponer exhaustivamente el multiculturalismo país por país, reúno los tres mayores casos nacionales -Gran Bretaña, Francia y Alemania- que conforman los amplios contornos del debate europeo. A veces, incluyo Suiza y los Países Bajos como casos útiles para mis historias primarias. En virtud de mi propia experiencia de investigación, doy cuerpo a los argumentos británicos y alemanes mediante fuentes de archivo, mientras que confío más en la literatura secundaria para desarrollar el análisis francés. A pesar de estas limitaciones, creo que el enfoque comparativo es absolutamente crucial para nuestra comprensión del multiculturalismo europeo. Esta perspectiva nos permite comprender las claras diferencias en los patrones migratorios, los legados coloniales (o su ausencia) y las concepciones de ciudadanía, pero también la consolidación del discurso político en Europa en los años ochenta, que ha sido menos visible en el marco de la historia nacional individual. Una cuestión clave del libro es la siguiente: ¿cómo damos sentido a los distintos contextos históricos, ideologías y políticas de cada país para hacer frente a la diversidad, por un lado, y al hecho de que estos esfuerzos convergen en gran medida en un discurso a escala europea sobre multiculturalismo, por otro? Si estos Estados abordaron inicialmente la cuestión de los inmigrantes desde diferentes puntos de partida,  ¿cómo terminaron en el mismo lugar?”

© Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *