El gran nivelador social: violencia y desigualdad en la historia

Entre los historiadores multifacéticos que conocemos, uno de los destacados es Walter Scheidel. Amén de Dickason Professor en Humanidades y Catherine R. Kennedy y Daniel L. Grossman Fellow en biología humana, es sobre todo un reputado clasicista que acostumbra a ir más allá de sus confines académicos. De este modo, mientras remata la edición de The science of Roman history: biology, climate, and the future of the past para Princeton University Press, este año nos presenta dos volúmenes de distinto signo. Por un lado, edita junto con John Bodel la obra On Human Bondage: After Slavery and Social Death (Wiley-Blackwell). Por otro, acaba de presentar su trabajo más ambicioso: The Great Leveler: Violence and the History of Inequality from the Stone Age to the Twenty-First Century (Princeton UP).  Veamos lo que este sello nos dice sobre The Great Leveler:

“¿Son la violencia de masas y las catástrofes las únicas fuerzas que pueden disminuir seriamente la desigualdad económica? A juzgar por los miles de años de historia, la respuesta es afirmativa. Rastreando la historia global de la desigualdad desde la Edad de Piedra hasta la actualidad, Walter Scheidel muestra que la desigualdad nunca muere pacíficamente. La desigualdad disminuye cuando dominan la carnicería y el desastre, y aumenta con el retorno de la paz y de la estabilidad. The Great Leveler es el primer libro en trazar el papel crucial de los choques violentos en la reducción de la desigualdad con un barrido completo de la historia humana en todo el orbe.

Desde que los seres humanos comenzaron a cultivar la tierra y tener rebaños, y a transmitir sus bienes a las generaciones posteriores, la desigualdad económica ha sido una característica definitoria de la civilización. Durante miles de años, sólo los hechos violencios han disminuido significativamente la desigualdad. Los “cuatro jinetes” de la de nivelación -la movilización masiva de la guerra, las revoluciones transformadoras, el colapso del Estado y las plagas catastróficas-han destruido varias veces la fortuna de los ricos. Scheidel identifica y analiza estos procesos, desde las crisis de las primeras civilizaciones hasta el cataclismo de las guerras mundiales y las revoluciones comunistas del siglo XX. Hoy en día, la violencia que redujo la desigualdad en el pasado parece haber disminuido, y esto es una buena cosa. Pero arroja serias dudas sobre las perspectivas de un futuro más equitativo.

Contribución esencial al debate sobre la desigualdad, The Great Leveler proporciona nuevas e importantes ideas acerca de por qué la desigualdad es tan persistente y de por qué es poco probable que disminuya a corto plazo”.

Y esto nos dice, entre otras cosas, en la introducción:

“(…) Hay cuatro tipos diferentes de rupturas violentas que han aplanado la desigualdad: la movilización masiva de la guerra, las revoluciones transformadoras, el colapso del Estado y las pandemias letales. Las llamo los cuatro jinetes de la nivelación. Al igual que los de la Biblia, salieron para “eliminar la paz de la tierra” y “matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra”. A veces actuando individualmente y, a veces de manera concertada con otros, produjeron resultados que a los contemporáneos les parecían a menudo poco menos que apocalípticos. Cientos de millones de personas perecieron tras su estela. Y cuando el polvo se hubo asentado, la brecha entre les que tenían y los que no tenían se había reducido, a veces dramáticamente.

Sólo tipos específicos de violencia han forzado a bajar consistentemente la desigualdad. La mayoría de las guerras no tuvieron ningún efecto sistemático en la distribución de los recursos: aunque las formas arcaicas de conflictos que derivaban en la conquista y el saqueo era probable que enriquecieran a una élite victoriosa y empobrecieran a aquellos del lado perdedor, no siempre se producían las consecuencias previsibles. Para que la guerra anivelara la disparidad en ingreso y riqueza, era necesario que afectara a la sociedad en su conjunto, movilizando personas y recursos en una escala que a menudo sólo es factible en los modernos Estados-nación. Esto explica por qué las dos guerras mundiales se encontraban entre los más grandes niveladores de la historia. La destrucción física causada por la guerra a escala industrial, los impuestos confiscatorios, la interferencia del gobierno en la economía, la inflación, la interrupción de los flujos globales de mercancías y capitales y otros factoresse combinaron para acabar con la riqueza de las élites y redistribuir los recursos. También sirvieron como catalizador poderoso para igualar el cambio político, proporcionando un gran impulso para habilitar extensiones, sindicación, y expansión del Estado de bienestar. Los choques de las guerras mundiales dieron lugar a lo que se conoce como la “Gran Compresión”, una atenuación masiva de las desigualdades en el ingreso y la riqueza en los países desarrollados. Concentrada principalmente en el período 1914-1945, costó varias décadas más que completara su curso. Anteriormente,  la movilización masiva de la guerra no había tenido repercusiones generalizadas similares. Las guerras de la época napoleónica o la guerra civil americana habían producido resultados distributivos mixtos, y cuanto más atrás en el tiempo, menos evidencia relevante tenemos. La cultura de la antigua ciudad-estado griega, representada porAtenas y Esparta, podría decirse que nos proporciona el más temprano ejemplo de cómo una intensa movilización militar popular e instituciones igualitarias ayudaron a limitar la desigualdad material, aunque con un éxito desigual”

© Copyright, Princeton University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *