Holodomor: hambre roja

Poco se puede decir a estas alturas de  Anne Applebaum, a la que podemos leer habitualmente en distintos medios, pronunciándose sobre la actualidad y la historia, sobre todo la europea y sobre todo la oriental. Tiene, como se sabe, un Pulitzer y es autora de libros como Gulag y  El telón de acero. En ese sentido, hace unos años fue invitada por el proyecto HREC (Holodomor Research and Education Consortium), del Canadian Institute of Ukrainian Studies   de la Universidad de Alberta, a impartir la Annual Ukrainian Famine Lecture.   Pues bien, tres años después aquella idea inicial se ha convertido en un libro, aprovechando quizá la conmemoración de la revolución rusa y a pesar de que todo lo acontecido en Ucreania es ya de sobra conocido: Red Famine. Stalin’s War on Ukraine (Allen Lane).  Así nos lo presenta el editor:

“En 1932-33, casi cuatro millones de ucranianos murieron de hambre, habiendo sido privados deliberadamente de la comida. Es uno de los episodios más devastadores de la historia del siglo XX. Con una autoridad y un detalle sin precedentes, Red Famine investiga cómo sucedió , quién fue responsable y cuáles fueron las consecuencias. Es el estudio más completo publicado sobre estos terribles acontecimientos.

El libro se basa en una gran cantidad de material de archivo y de testimonios de primera mano que sólo han estado disponibles desde el final de la Unión Soviética, así como en el trabajo de los estudiosos de Ucrania de todo el mundo. Incluye relatos del hambre de quienes sobrevivieron, describiendo lo que los seres humanos pueden hacer cuando se vuelven locos por el hambre. Muestra cómo el Estado soviético utilizó sin piedad la propaganda para volver a unos vecinos contra otros a fin de eliminar elementos supuestamente “antirrevolucionarios”. También registra las acciones de individuos extraordinarios que hicieron todo lo posible para aliviar el sufrimiento.

La hambruna fue seguida rápidamente por un ataque contra el liderazgo cultural y político de Ucrania – y luego por la negación de que eso hubiera sucedido. Los informes del censo fueron falsificados y se suprimió la memoria. Algunos periodistas occidentales se tragaron descaradamente la línea soviética; otros la rechazaron con valentía, y fueron quebrantados y acosados. Las autoridades soviéticas estaban decididas no sólo a que Ucrania abandonara sus aspiraciones nacionales, sino a que la verdadera historia del país fuera enterrada junto con sus millones de víctimas. Red Famine, un triunfo académico y una muestra de simpatía humana, es un hito en la recuperación de esos recuerdos y esa historia. En un momento de crisis entre Rusia y Ucrania, también muestra hasta qué punto el presente está configurado por el pasado”.

En fin, como decía, el asunto es muy conocido y ha sido bien estudiado en el contexto de la colectivización agraria soviética y de las luchas de poder en Europa.  En todo caso, la cuestión que siempre se discute tiene que ver con su catalogación o no como genocidio.

En ese sentido, como ha señalado Donald Rayfield en Literary Review, Applebaum aborda valientemente la cuestión del genocidio, “para rechazarla. El crimen de Stalin contra la humanidad tuvo como daño colateral el exterminio de un número sustancial de ucranianos. El término “genocidio” fue ideado en 1944 específicamente para definir el asesinato de los judíos por Hitler, pero desde entonces se ha utilizado más ampliamente. Algunos historiadores irlandeses definen la gran hambruna irlandesa de 1845-52 como genocida: la insensibilidad británica hacia el campesinado irlandés -prohibendo la importación de maíz, mientras se exportaban carne y mantequilla irlandesas-, podría no haber tenido la intención de matar a un millón de campesinos, pero las consecuencias deberían haber sido previstas y prevenidas. Del mismo modo, los historiadores bengalíes definen la muerte de dos millones de bengalíes por inanición y enfermedad como genocidio, porque los británicos debían haber sabido que confiscar el arroz y destruir todos los medios de transporte de alimentos eran letales. Pero el genocidio, si quiere conservar su significado distintivo, requiere una intención primaria. El asesinato alemán de los hereros, el exterminio británico de los tasmanos y el asesinato de los judíos de Europa oriental por parte de Hitler constituyen un genocidio. El Holodomor (como el hambre aún peor en China que Mao permitió que sucediera en los años 1960) fue un crimen contra la humanidad”.

© 1995 – 2017 Penguin Books  / Literary Review


2 pensamientos sobre “Holodomor: hambre roja”

    1. En efecto, pero como bien dices este es un asunto tan conocido como polémico y prefiero que sea el lector el que curiosee a partir de la noticia. En todo caso, me quedo con Karl Schlögel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *