Historia mundial de Francia: contra la estrechez identitaria

Tan dados a las polémicas como son nuestros vecinos franceses, y dadas las circunstancias del momento, no es extraño que el volumen Histoire mondiale de la France (Seuil), dirigido por Patrick Boucheron, haya suscitado debates de todo tipo, poco edificantes en algún caso, con descalificaciones severas.

Se entiende cuando lo que “aparentemente” se propone, a contracorriente, es un análisis que rompe las costuras de lo puramente nacional. Bucheron lo ha expuesto en una entrevista concedida a l’Humanité: “El mundo es nuestra preocupación, nuestro trabajo, nuestro esfuerzo constante, es nuestra historia en su conjunto la que se vuelve global. Este libro no ofrece más que una historia de Francia a la que la globalización de nuestra mirada ha transformado. No se reduce a la historia global de Francia, a una historia imperial, de conquistas o de influencias. Es una historia transnacional: una historia larga de Francia, que no puede reducirse al prisma nacional”.

histoire-mondiale-de-la-france

Se trata, por lo demás, de una obra colectiva, con un diseño muy particular y en la que participan más de un centenar de estudiosos, bajo el impulso del citado Patrick Boucheron y la coordinación de  Nicolas Delalande, Florian Mazel, Yann Potin y Pierre Singaravélou. Veamos lo que nos dice Seuil:

“He aquí una historia de Francia, de toda Francia, y una muy amplia, que va desde la cueva de Chauvet a los acontecimientos de 2015.

Una historia que no aborda  la cuestión de los orígenes o de la identidad, sino que considera en un sentido amplio el destino de un país que no existe separado del mundo, aunque a veces pretenda encarnarlo por completo.  Una historia que no abandona la cronología ni el placer del relato, puesto que es la datación el modo en el que se organiza, tratando cada fecha  como una pequeña trama.

Conciliando una aproximación crítica y una narración animada, el libro reúne, bajo la dirección de Patrick Boucheron, a un conjunto de historiadores e historiadoras, todos ellos empeñados en hacer accesible un discurso comprometido y académico. Su desafío es claro: se trata de tomarle la medida a una historia mundial de Francia, es decir, contar la misma historia – no hay contrarrelato-, revisitando todos los  lieux de mémoire del relato nacional, pero para moverlo, desorientarlo y expandirlo. En una palabra: simplemente hacerlo más interesante!

Este libro es felizmente polifónico. Esperemos que un poco de esa alegría sirva para afrontar las tristes pasiones del momento”.

También podemos ojear las páginas de la introducción, que empieza así:

“¿Realmente se trata de introducir una historia de Francia? A uno le gustaría pasar página e ir a zambullirse directamente en lo más profundo de los relatos recopilados. E ir a ver sin demorarse, al azar de acontecimientos, deseos y recuerdos; recorrer a veces en largas travesías el océano de las historias, siendo sorprendidos en ocasiones por corrientes inesperadas, agitados por alguna asociación de ideas o por la reminiscencia, arrojados de una orilla a otra del tiempo. Pero siempre sin sujetarse a ciertos pesos previos, esos que inevitablemente implica el intimidante género de la introducción a la historia de Francia. Tantos siglos acumulados, tantos predecesores graves y solemnes, tantas controversias, como tan a menudo se requiere a los historiadores que asuman, solos o casi, las obsesiones de su tiempo: sería cansado de entrada. Nos contentaremos simplemente con decir brevemente lo que nos unió – brevemente, pues se trata de dar cuenta de la la vivacidad de una ilusión  colectiva y del sentido de urgencia que la acompañaba.

Una obertura, pues, más que una introducción, por aquello de lo que este término evoca desde el punto de vista moral y político, y pensando menos en el preludio majestuoso  de una obra musical que en el foco de un fotógrafo que permite ajustar la profundidad de campo. Los autores de este volumen tienen una ambición compartida que se puede decir en pocas palabras: escribir una historia de Francia accesible y abierta, que ofrezca a la mayor audiencia posible  un libro innovador, pero en la forma familiar de una colección de fechas, a fin de conciliar el arte de la narración y la exigencia crítica.

Esta ambición es política, en la medida en que pretende movilizar una concepción pluralista de la historia contra la estrechez identitaria que ahora domina el debate público”.

© 2017 Éditions du Seuil


Un pensamiento sobre “Historia mundial de Francia: contra la estrechez identitaria”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *