Prostitución y Revolución en Francia (1789-1804)

Entre las obras aparecidas a finales del pasado año y que, como en otras ocasiones, se nos han quedado en el tintero, recuperamos la de la joven historiadora Clyde Plumauzille, aparecida en Champ Vallon y titulada Prostitution et révolution. Les femmes publiques dans la cité républicaine (1789-1804). Dice su editor:

“Este es el primer estudio histórico jamás realizado sobre la prostitución durante la Revolución Francesa, un periodo clave para entender el lugar de prostitutas en nuestra República. Lo que se revela a través de esta historia de las mujeres públicas durante la revolución son los orígenes de las política contemporáneas sobre la prostitución .
En efecto, la Revolución Francesa marca un hito sin precedentes en la comprensión de la prostitución. Al despenalizar esta actividad, mientras a su vez se mantiene el control policial sobre las mujeres que la ejercen, se hace de las prostitutas, esas “mujeres infames” del Aantiguo Régimen,  ciudadanas disminuidas de la República.
En este rico estudio histórico, donde se combina a las mujeres públicas, los buenos burgueses, los policías y los hombres de leyes, la prostitución viene a revelar los límites morales del proyecto revolucionario, al tiempo que se propone una historia de la sexualidad durante la Revolución Francesa.
Mientras se da el golpe de gracia a los grandes burdeles del antiguo régimen, nos preguntamos que fue de la prostitución entre los siglos XVIII y XIX.  ¿El comercio del sexo fue un problema para los revolucionarios, poniendo la regeneración moral en el orden del día? Especialista en la historia revolucionaria y en la historia de las mujeres y del género, la autora desvela tanto las transformaciones como las paradojas de un período fundamental.
En el cruce entre la historia de las mujeres, del género y de la historia de la Revolución Francesa, pero también con contribuciones de la sociología y la ciencia política, este libro habla de las fantasías y prejuicios que demasiado a menudo se utilizan para resumir la historia de la prostitución revolucionaria, todo ello  con apoyo de la investigación empírica”.

Para calibrar su contenido, podemos acudir a la reseña que el profesor Lilian Mathieu ha publicado en la revista Lectures. Celebra allí dicho académico la aparición del volumen, dado que -nos dice- la historia de la prostitución carecía un libro sobre el período revolucionario, un libro necesario para poder conectar las dos importantes contribuciones clásicas que tratan sendas épocas vecinas. Por un lado, la obra póstuma de Erica Marie Benabou sobre el XVIII (La prostitution et la police des mœurs au XVIIIe siècle) y, por otro, la anterior de Alain Corbin (Les filles de noces: Misère sexuelle et prostitution au XIXe siècle), que cubre la totalidad del siglo XIX y principios del XX.

Para Mathieu, esta laguna era grave, dado que la fase revolucionaria resulta decisiva por lo que respecta a la política de la prostitución, en tanto época de transición entre la prohibición del Antiguo régimen y las regulaciones administrativas sistematizadas de la época napoleónica. Clyde Plumauzille cubre, pues, ese período sumergiéndose en los archivos de la vigilancia policial de la prostitución parisina y aplicando al objeto diversos ángulos de análisis para abordar tanto la realidad práctica de la prostitución como las formas de control y las lógicas de su estigmatización.

Por su parte, en su reseña para Libération, la historiadora Yannick Ripa concluye que  “al rechazar la nueva moral, republicana pero patriarcal, al comerciar libremente con su cuerpo y al circular por la ciudad sin tener en cuenta las llamadas limitaciones naturales a su feminidad, las prostitutas transgreden las asignaciones de género, “prises en flagrant délit d’indépendance”. Lo más sorprendente quizá sea, como se revela en este libro, que esta conciencia de género, por lo innovadora, reivindica los derechos que se supone que la Revolución garantizaba a todos. Las feministas del siglo XIX sacarán poca o ninguna lección, tiñendo de moralismo a menudo culpable su defensa de estas “filles perdues”, un enfoque que les permite entrar en la esfera pública, tan masculina”.

© 2017 Champ Vallon / Lectures/ Libération


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *