China y la dominación oiccidental

Uno de los grandes especialistas en la historia comtemporánea de China es el profesor Robert Bickers, que desempeña su labor en Bristol.  Aunque es poco conocido en el mercado hispano, tiene una larga trayectoria en la que destacan sus volúmenes sobre Britain in China (1999), Empire Made Me: An Englishman adrift in Shanghai (2003), The Scramble for China: Foreign Devils in the Qing Empire, 1832-1914 (2011) y Getting Stuck in for Shanghai: Putting the Kibosh on the Kaiser from the Bund (Penguin, 2014).  A ellos se une ahora How the Chinese Ended the Era of Western Domination (Penguin / Harvard UP).

Su editor británico lo presenta del siguiente modo:

“Incluso en el apogeo de los imperios europeos, China logró ser uno de los pocos países que no sucumbieron. Invadida, humillada y saqueada, China mantuvo su soberanía. El nuevo y destacado libro de Robert Bickers es el primero en describir completamente lo que ha demostrado ser una de las historias más importantes de la era moderna: el largo y a menudo agonizante proceso por el cual los chinos recuperaron o el control de su propio país a finales del siglo XX .

Out of China utiliza una brillante gama de fuentes inusuales, extrañas y vívidas para recrear un mundo ahora fantásticamente remoto: la corrupta y espeluznante modernidad del Shanghai de preguerra, los a menudo minúsculos pedazos de zonas “extraterritoriales” controladas por las potencias europeas (uno de los cuales, desapercibido, cayó casi todo al río), los entrepôts de Hong Kong y Macao, y la miríada de medios, a través de amenazas armadas, tecnología y vericuetos legales, por los que China se mantuvo subordinada.

Hoy en día, el nacionalismo chino se mantiene firmemente arraigado en los recuerdos de su degradado pasado: la búsqueda de la autosuficiencia, la determinación de afirmar la posición de China en el mundo, sus destacadas  reivindicaciones territoriales y la voluntad de no ser nunca vulnerable a un nuevo ataque. La historia importa profundamente a los actuales gobernantes de Pekín, y Out of China explica el por qué”.

Esa breve descripció se puede completar con las notas que ofreció hace unas semanas su alma mater:

“Descrito por el Sunday Times como `nuestro preeminente historiador de los británicos en China´, el profesorde  la Universidad de Bristol se basa en una fantástica variedad de fuentes para producir un relato vivo de las interacciones de China con el mundo exterior durante el siglo XX.

En Out of China, el profesor Bickers ha tratado de descubrir los muchos y variados relatos de las relaciones sino-occidentales, a partir de fuentes tan diversas como los expertos extranjeros, loa humanitaristas y los evangelistas que viajron a China en el siglo XX. El resultado es una historia rica y matizada sobre cómo los chinos lucharon por mantener su identidad -con éxito- y explica por qué la historia importa tanto a los actuales gobernantes de Pekín.

El profesor Bickers  señala:. “la actitud de China ante su históricamente compleja relación con Occidente necesita ser comprendida más ampliamente en el extranjero. Tiene la segunda mayor economía del mundo y su nacionalismo es una fuerza importante en la política global. Quería contar las muchas historias que hay tras la creciente dificultad de China sobre esta posición, y su relación ambivalente y quebradiza con las potencias extranjeras que alguna vez la dominaron. El pasado de china sigue siendo una fuerza en su presente, y lo que importa en China es importante para todos nosotros”.

Y, en fin, como ha señalado Julian Gewirtz en el FT, el libro “derriba muchos de los elementos favoritos de la historia oficial en China. Por ejemplo, presenta las vertientes más favorecedoras del a menudo ridiculizado gobierno nacionalista, mientras que también revela cómo el nacionalismo del régimen comunista se remonta a su predecesor. `El calendario fue salpicado de ‘días de humillación’ oficiales,. . . y estos crearon un ritmo nacionalista anual´, escribe Bickers. `Nadie en la vida pública podía permitirse el lujo de no alinearse con el consenso nacionalista´. Los observadores de la China actual encontraran que, de hecho,  esta observación resulta familiar´”.  Así pues, “entretejiendo historia política y cultural, los detallados análisis de este libro son esenciales correctivos a la historia tejida por los actuales gobernantes de Pekín. Cada uno de los regímenes analizados en este libro trató de retorcer la historia para que sirviera a sus propósitos, y lo que ocurre hoy con Xi [Xi Jinping] no es una excepción, promulgando su propia versión del pasado y vigilando todas las interpretaciones alternativas, que pueden ser tachadas de `nihilismo histórico´”.

© 2017 Penguin Books Ltd. / University of Bristol / The Financial Times Ltd.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *