David Armitage: las guerras civiles a lo largo de la historia

Como cualquier interesado podrá consultar, en esta bitácora hemos dedicado varias entradas a David Armitage, en su faceta de historiador de las ideas y agitador del panorama historiográfico.  Así, hace ya unos cuantos años, informábamos de su Annual Nicolai Rubinstein Lecture en historia del pensamiento político e historia intelectual impartida en el Queen Mary de la Universidad de Londres.  Allí se tituló “What’s the Big Idea? Intellectual History and the Longue Dure”, pero poco después se editó en castellano (y más tarde en portugués) como “Historia intelectual y longue durée. `Guerra civil´ en perspectiva histórica”, artículo con el que abrió el primer número de  Ariadna histórica. Lenguajes, conceptos, metáforas, la espléndida revista que dirige Javier Fernández Sebastián.

Ese nuego sesgo nos advierte sobre un tema de investigación que Armitage ha venido desarrollando en los últimos años, dentro de su voluntad de hacer y defender una historia intelectual global, y que quedó reafirmado en diciembre de 2015 con su texto “Civil Wars, from Beginning … to End?”, aparecido en The American Historical Review.  Ahora finalmente nos ha llegado el colofón:  Civil Wars. A History in Ideas  (Knopf / Yale UP).

Así empieza el primer capítulo de una obra que el editor describe como “una historia muy original, que traza la menos comprendida y más insoluble forma de agresión humana organizada, desde la Roma Antigua hasta nuestros días” (y si alguien se lo pregunta, sí, hay un buen número de referencias a España, incluida su guerra civil):

“La guerra civil no fue un hecho natural, esperando a ser descubierto. Ha sido un artefacto de la cultura humana que tuvo que ser inventado. Esa invención, de algo más de dos mil años de antigüedad, se puede fechar muy de cerca del primer siglo aC. Los romanos no fueron los primeros en sufrir conflictos internos, pero sí fueron los primeros en experimentarlos como guerra civil. Tal vez al ser los primeros en definir lo que era “civil” -es decir, entre conciudadanos-, inevitablemente entendían sus más desgarradores conflictos en términos definitivamente políticos, como choques entre ciudadanos que alcanzaban al nivel de una guerra. Esos elementos permanecerían en el corazón de los conceptos de guerra civil durante gran parte de su historia.

Así, al concebir lo “civil” y luego unirlo -a regañadientes, paradójicamente, pero irreversiblemente-  a la idea de guerra, los romanos crearon el compuesto inestable y fisible que permanece perturbadoramente con nosotros hoy: “guerra civil”.

El inventor es desconocido. Él -y debió ser un hombre, porque seguramente fue un ciudadano romano- unió dos ideas distintas para hacer una nueva y explosiva amalgama. Nadie antes de ese oscuro romano había juntado estos dos elementos. Los griegos tenían una comprensión clara de la guerra, o de lo que ellos llamaron polemos, de lo que muchas lenguas modernas derivan la beligerante palabra “polémico”. Pero imaginaban que las “guerras” dentro de sus propias comunidades eran “algo completamente diferente” de lo que los romanos tuvieron. Esto no quiere decir que hubiese un abismo infranqueable entre las ideas romanas y griegas de lucha interna. Los escritores romanos atribuían a veces el origen de sus propias divisiones políticas a la importación de peligrosas nociones griegas, como “democracia”.  El primigenio historiador griego Tucídides influyó entre sus sucesores escritores romanos, especialmente Salustio, “el rival de Tucídides” (como otro cronista romano lo llamó). Y en el siglo I dC., los historiadores romanos que escribían en griego usaban términos griegos para describir las guerras civiles de Roma. A pesar de estas continuidades, los romanos estaban seguros de que estaban experimentando algo nuevo, por lo que necesitaban un nuevo nombre: guerra civil, o, en latín, bellum civile.

Para los romanos, la guerra había implicado tradicionalmente algo muy específico. Era un conflicto armado, una causa justa y contra un enemigo externo. La mera agresión no contaba, porque difícilmente podía ser justa. Tampoco la violencia individual se elevaba el nivel de la guerra, porque no podía ser restringida por las leyes de la guerra que los romanos tenían. Y el enemigo (hostis) era por definición extraño, de fuera de Roma o al menos de más allá de la comunidad de ciudadanos romanos libres: los romanos lucharon contra los esclavos, como el gran líder de la revuelta esclava Espartaco, y lucharon contra los piratas en el Mediterráneo; también pelearon contra diversos enemigos en sus fronteras, como los partos y los cartagineses. Lo que hacía que la guerra “civil” fuera tan diferente era que los enemigos eran demasiado familiares e incluso podían considerarse como de la familia: eran sus conciudadanos -o cives– quienes estaban al otro lado. Esa guerra, pues, desafió los criterios romanos estándares para la guerra, la definición misma que de ella tenían, hasta el punto de ruptura. Los enemigos no eran otros; eran, en efecto, los mismos. Y era difícil ver una lucha contra ellos como justa cuando tan obviamente cuestionaba la definición misma de justicia en la guerra, lo que implicaba un enemigo legítimo, así como una causa adecuada para la autodefensa.

La idea resultante de la guerra civil fue deliberadamente paradójica: una guerra que podía ser una guerra, luchando contra enemigos que no eran realmente enemigos. En las batallas de propaganda durante las guerras civiles de Roma, los bandos en competencia clamaron por la justicia de su causa para obtener apoyo y también para asimilar sus conflictos a la comprensión convencional de la guerra como algo hecho por una causa justa. Al hecho de llamar a este tipo de guerra “civil” siguió la práctica de los romanos de nombrar sus guerras posteriores con  el nombre de los oponentes con los que estaban luchando. Esta tradición duró hasta el siglo XIX, con las “guerras napoleónicas” en Europa y las “Guerras Zulú”, las “Guerras Boer” y las “Guerras Maoríes” de los británicos, por ejemplo. Eso no ha persistido en nuestro tiempo; incluso en Estados Unidos, son pocos los que ahora llaman a la Guerra Civil de los Estados Unidos “Guerra de Lincoln“, y nadie allí, ni en cualquier otro lugar para el caso, llamó a las guerras del Golfo “Guerras de Saddam”. En Occidente generalmente damos a las guerras los nombres de los lugares donde se combaten, y así tenemos las guerras de Corea y Vietnam, la primera y segunda guerras del Golfo, e incluso las guerras “mundiales” del siglo XX.

(…)”.

© 2017 Penguin Random House

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *