Historia de un sacrificio: Robert, Alice y la IGM

Presentamos hoy al sociólogo e historiador Nicolas Mariot, directeur de recherches en el CNRS y autor de libros como Tous unis dans la tranchée ? 1914-1918, les intellectuels rencontrent le peuple (Seuil, 2013, premio Lucien Febvre de 2014 y reeditado  este mismo año) y, con Claire Zalc, Face à la persécution. 991 Juifs dans la guerre (Odile Jacob, 2010).  En esa misma línea, nos presenta ahora Histoire d’un sacrifice. Robert, Alice et la guerre  (Seuil).

Se trata, pues, de profundizar en la muerte de tanto normalien a través de un ejemplo bien conocido, el de Robert Hertz y el de su correspondencia, difundida ya en Un ethnologue dans les tranchées. Lettres de Robert Hertz à sa femme Alice. Août 1914-avril 191.  (CNRS Éd., París, 2002, con presentación a cargo de Alexander Riley y Philippe Besnard y prefacios de de Jean-Jacques Becker y Christophe Prochasson).

Así reza el paratexto editorial:

“Movilizado en agosto de 1914, Robert Hertz mantuvo con su esposa Alice una correspondencia diaria en la que podemos leer la llama de un compromiso sin límites. Para estar a la altura de sus ideales patrióticos, Robert se ofreció a dejar su primer destino, alejado de los combates, y unirse al frente, donde murió unas semanas más tarde. La guerra del joven sociólogo – el alumno favorito de Durkheim – duró sólo ocho meses.

Las páginas de este libro son un largo paseo por el bosque de las palabras febrilmente arrojadas sobre el papel por Robert y Alice Hertz. Ellos no dan a leer dos el progreso de un sacrificio, la fábrica epistolar de un mártir. “Amado, no creo que gima ni dude. Voy a ir hasta el final, por largo que sea el camino”, escribió Robert a finales de octubre de 1914. Un mes antes de morir, el juramento se repite: “Hemos hecho un voto de ir hasta el final. Sin embargo, será muy largo, muy duro”. La correspondencia ahonda en el torbellino de “si yo no regreso … ”

Esta radicalización íntima es el corazón mismo del libro: se trata de intentar comprender por qué, cada vez que recibe una advertencia, Robert hace caso omiso y decide dar un paso más en su compromiso sin vuelta atrás. Se trata de asumir con decisión el significado de “morir por las ideas”.

Y así empieza el volumen:

“La batalla estaba perdida de antemano. Es el  21 de abril de 1915 cuando Alice se entera de la noticia. Su marido, el subteniente Robert Hertz, de treinta y tres años, murió en un ataque en la semana anterior, a primera hora de la tarde del 13 , “muerto en combate” dirámás tarde el comunicado oficial. Antoinette, esposa del mejor amigo de Robert el las trincheras, el sargento Louis Partridge, acude a anunciar la catástrofe al 106 de la Avenida de Versalles, en el barrio de Auteuil en el distrito XVI de París. En el mes de diciembre anterior, Robert, entonces todavía suboficial, le había pedido a su colega que fuera su mensajero en caso de malas noticias. Louis, al que no les gusta escribir, sugiere que sea Antoinette la que haga el viaje desde su casa en Levallois. Mejor que él, ella hallará las palabras adecuadas. Las dos mujeres se encuentran por primera vez, pero ya se conocen a través de las cartas de sus maridos. Alice le presenta a su hijo Antoine, de seis años. Le pregunta por Yvonne, la pequeña Partridge. Su interlocutora le cuenta que Robert cayó sin sufrimientos, cargando con valor en el asalto una posición enemiga”.

En fin, como ha señalado Mathieu Marly en Le Mouvement Social:

“¿Cómo explicar el sacrificio de un hombre en tiempos de guerra? Esta es la cuestión a la que responde el último libro de Nicolas Mariot basándose en la correspondencia de Robert Hertz, un joven y brillante sociólogo discípulo de Durkheim, muerto en el frente el 13 de abril de 1915. Este estudio amplía las rutas abiertas por el trabajo precedente del autor, dedicado a los intelectuales en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, ofreciendo una reinterpretación de los análisis estructurales dedicados a este grupo, esta vez con la escala de una experiencia singular.

(…)

En este sentido, el trabajo de Nicolas Mariot no es meramente una biografía, ni una reflexión sobre el compromiso de los intelectuales en la Gran Guerra, sino un intento de repensar la biografía y la experiencia de la guerra  desde el lado de las ciencias sociales”.

© Seuil / Le Mouvement Social


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *