La sombra del comunismo

Los politólogos Grigore Pop-Eleches y  Joshua A. Tucker se suman a la conmemoración de la revolución rusa con su particular versión de la herencia dejada por el comunismo en: Communism’s Shadow: Historical Legacies and Contemporary Political Attitudes (Princeton UP). Así se nos presenta la obra:

“Durante mucho tiempo se ha supuesto que el legado histórico del comunismo soviético tendría un efecto importante en los Estados poscomunistas. Sin embargo, la investigación hasta ahora realizada se ha centrado principalmente en el legado institucional del comunismo. Communism’s Shadow, en cambio,  sitúa el foco en las personas que habitan en los países poscomunistas, presentando una evaluación rigurosa de la herencia del comunismo sobre las actitudes políticas.

Los ciudadanos poscomunistas tienen opiniones políticas, económicas y sociales que difieren sistemáticamente de los individuos en otros países. Grigore Pop-Eleches y Joshua Tucker introducen dos marcos distintos para explicar estas diferencias, el primero de las cuales se centra en los efectos de vivir en un país poscomunista  y el segundo en vivir en el comunismo. Basándose en una investigación a gran escala que abarca los Estados poscomunistas y otros países de todo el mundo, los autores demuestran que vivir en el comunismo tiene una influencia clara y coherente sobre por qué los ciudadanos en los países poscomunistas son, en promedio, menos favorables a la democracia y a  los mercados y más favorables a la asistencia social proporcionada por el Estado. A medida que los ciudadanos han vivido más tiempo en el comunismo, especialmente en edad adulta, mayor es su apoyo a las creencias asociadas con la ideología comunista -la única excepción son las opiniones con respecto a la igualdad de género.

Examen completo y matizado de influencia duradera de los legados comunistas en la opinión pública, Communism’s Shadow pone de relieve cómo las creencias políticas pueden durar más que los propios regímenes institucionales”.

Y así empieza la introducción:

“Más de un cuarto de siglo después de la extinción leninista en el antiguo bloque soviético, el espectro -o por lo menos la memoria- del comunismo sigue obsesionando a la región. En el discurso político de Rusia y Ucrania destacan los recuerdos del estalinismo (tanto brillantes como amargos), mientras que los nuevos regímenes nacional-populistas de Polonia y Hungría justifican su táctica política, al menos en parte, en la lucha contra el comunismo, incluso sus opositores les acusan de haber adoptado gran parte de la mentalidad y táctica de los comunistas. Incluso aunque gran parte de este lenguaje sea simplemente algo retórico, sugiere una verdad más profunda sobre la política de la región: la sombra del comunismo está siempre presente en los corazones y las mentes de los ciudadanos poscomunistas.

De hecho, al analizar una amplia gama de datos de la opinión pública de las dos primeras décadas posteriores al colapso del comunismo, encontramos que los ciudadanos poscomunistas son, en promedio, menos favorables a la democracia y a los mercados y más favorables a la asistencia social proporcionada por el Estado -pero no a la igualdad de género- que los ciudadanos de otras partes del mundo. ¿Por qué?…”

(…)

“Finalmente, queremos destacar el rompecabezas central que nos motiva en la escritura de este libro. A medida que el comunismo se derrumbó en 1989, el entusiasmo por la democracia en la región parecía tan fuerte y vibrante como en cualquier parte de la historia humana. El hecho de que unos cuantos años más tarde un déficit de apoyo a la democracia surgió en la región es un rompecabezas importante para ser resuelto por derecho propio. La cuestión de si el comunismo tuvo éxito en la creación del “hombre socialista” -una posible solución a este rompecabezas- también nos parece una pregunta importante que debemos responder antes de cerrar los libros sobre el experimento comunista en Eurasia y Europa del Este”.

© Copyright, Princeton University Press.


2 pensamientos sobre “La sombra del comunismo”

  1. Mi pregunta sería porqué sería antagónica la idea de democracia (muy amplia, por cierto), con la asistencia social promovida por el Estado? Es, más, en muchos países, el Estado es garantía de lo público.

    1. Interesante pregunta. Bueno, eso tiene que ver con el concepto (y la percepción que se tiene) de democracia. El modo en que las “democracias” han evolucionado en Occidente les parece poco acorde, incluso contrario, con ese peso del Estado que han conocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *