Pan para todos: los orígenes del Estado de bienestar británico

Elegimos para hoy un libro del joven historiador Chris Renwick, un estudioso interesado por las relaciones entre biología,  la ciencia social y la historia, algo que -aunque a primera vista pueda no paracerlo- uno puede encontrar en las páginas de su reciente Bread for All: The Origins of the Welfare State (Allen Lane). Esto nos dice el editor:

“Hoy en día, todo el mundo parece estar de acuerdo en que algo ha ido mal con el Estado de bienestar británico. En medio de la crisis económica, los políticos y los comentaristas hablan de los beneficios como una opción de estilo de vida y de los vagos que viven de los trabajadores mientras discuten qué podría ser un Estado de bienestar para el siglo XXI.

Esta gran nueva historia relata una de las mayores transformaciones en la vida intelectual, social y política británicsa: la creación del Estado de bienestar, desde el asilo para pobres victoriano, donde uno tenía que ser indigente para recibir ayuda, hasta justo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno asumió las responsabilidades sobre la vivienda, la educación, la salud y la vida familiar de la gente, un compromiso que era inimaginable apenas un siglo anterior. Aunque estos cambios fueron impulsados ​​por desarrollos en diferentes y a veces inesperadas corrientes en la vida británica, estaban vinculados por una idea general: que a través de una intervención racional y decidida, el gobierno podía rehacer la sociedad. Era una idea que, a principios del siglo XX, llegó a inspirar a todo el espectro político.

Al explorar esta extraordinaria transformación, Bread for All explora y desafía nuestras suposiciones sobre lo que fue el Estado de bienestar originalmente, y los tipos de personas que participaron en su creación. Al hacerlo, se pregunta qué significa para nosotros hoy esa idea”.

Para los interesados, y confirmando lo ya apuntado al principio, recomiendo la reseña aparecida en Nature este pasado agosto.

© Penguin Books Ltd.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *