Historia intelectual de la Revolución Americana y de su influencia, 1775-1848

Los seguidores de esta bitácora recordarán las diversas ocasiones en las que nos hemos ocupado del gran historiador Jonathan Israel. Así que no resultará extraño que demos cuenta de su nueva obra: The Expanding Blaze: How the American Revolution Ignited the World, 1775-1848 (Princeton UP).  Dice el editor:

“The Expanding Blaze es una amplia historia de cómo la Revolución Americana inspiró revoluciones en Europa y el mundo atlántico en los siglos XVIII y XIX. Jonathan Israel, uno de los principales historiadores mundiales de la Ilustración, muestra cómo las ideas radicales de los fundadores estadounidenses, como Paine, Jefferson, Franklin, Madison y Monroe, establecieron el patrón de revoluciones, movimientos y constituciones democráticas en Francia, Gran Bretaña, Irlanda , Holanda, Bélgica, Polonia, Grecia, Canadá, Haití, Brasil y la América española.

The Expanding Blaze nos recuerda que la Revolución Americana fue un evento asombrosamente radical y que no terminó con la transformación e independencia de América. Más bien, la Revolución siguió resonando en Europa y las Américas durante los siguientes tres cuartos de siglo. Esta amplia historia de la influencia internacional de la Revolución traza cómo los esfuerzos estadounidenses por implementar las ideas de la Ilustración Radical -incluyendo la destrucción del Antiguo Régimen y la promoción del republicanismo democrático, el autogobierno y la libertad- ayudaron a impulsar las revoluciones en otros lugares, en tanto los líderes extranjeros siguieron explícitamente el ejemplo estadounidense y apoyaron los valores democráticos estadounidenses.

Siendo la primera gran nueva historia intelectual de la era de la revolución democrática en décadas, The Expanding Blaze devuelve la Revolución Americana a su contexto global”.

Así empieza la introducción:

La revolución americana (1774-83) se cuenta entre los episodios históricos sobre los que más se ha escrito  Supuso la independencia y forjó una gran nación. Pero los historiadores y los lectores la han abordado en su mayor parte como un aislado drama americano, el episodio decisivo de la historia del Estado-nación. Que también ejerciera un inmenso impacto social, cultural e ideológico sobre el resto del mundo, que resultó fundamental para la conformación de la modernidad democrática,  ha atraído muy poca atención desde mediados del siglo XIX hasta épocas recientes. La Revolución Americana, que precedió a la gran Revolución Francesa de 1789-1799, fue la primera y una de las más trascendentales agitaciones de toda una serie de acontecimientos revolucionarios que atraparon el mundo atlántico durante los tres cuartos de siglo. de 1775 a 1848-49. Al igual que la Revolución Francesa, todas estas estuvieron profundamente afectadas por, e impactaron en,  América  de formas rara vez examinadas y discutidas en un contexto amplio”.

Y así concluye:

“Las rebeliones coloniales contra los gobiernos imperiales han ocurrido regularmente desde el siglo XVIII. Los movimientos nacionales a menudo han conseguido la independencia del poder imperial, pero rara vez han logrado reemplazarlo por un orden político y social estable y manifiestamente mejor. En este sentido, la Revolución Americana difirió radicalmente del patrón habitual. A partir de 1775, Estados Unidos se convirtió en el primer modelo, aunque imperfecto, de un nuevo tipo de sociedad, mostrando el camino que el mundo moderno siguió generalmente hacia el republicanismo, los derechos humanos, la igualdad y la democracia. Además de la independencia, introdujo principios igualitarios republicanos que se inculcaron y a los que se apeló ampliamente, forjando una república finalmente democrática en principio, incluso aunque en la práctica a menudo no abarcara la igualdad ante la ley y la igualdad de trato de los intereses de los ciudadanos. El significado global de la Revolución Americana provino de ofrecer un nuevo tipo de política que contrastaba con el antiguo régimen monárquico-aristocrático, ese  sistema político y social que dominó Europa, América Latina, África y Asia entre 1775 y 1850, así como los vastos y explotadores imperios coloniales que entonces, y mucho tiempo después, ensombrecieron el globo. Fue el crisol de la modernidad democrática”.

© Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *