Diásporas intelectuales en la historia del conocimiento

Tenemos desde hace semanas en las librerías un nuevo volumen del profesor Peter Burke . Se trata de Exiles and Expatriates in the History of Knowledge, 1500–2000 (Brandeis UP).

El volumen aborda, pues, el impacto, digamos que  académico, de las diásporas intelectuales, con esta pretensión:

“En esta amplia consideración de las diásporas intelectuales, el historiador Peter Burke se pregunta por la contribución distintiva al conocimiento que han hecho los exiliados y los expatriados. La respuesta puede resumirse en una palabra: desprovincialización.  Históricamente, el encuentro entre académicos de diferentes culturas fue una educación para ambas partes, exponiéndolas a oportunidades de investigación y formas alternativas de pensar. La desprovincialización fue en parte el resultado de la mediación, ya que muchos emigrantes informaron a las personas de su “tierra anfitriona” sobre la cultura de la tierra natal, y viceversa. El desprendimiento de los exiliados, que a veces veían tanto la tierra natal como la anfitriona a través de ojos extranjeros, les permitió darse cuenta de lo que los académicos de ambos países habían pasado por alto. Sin embargo, al mismo tiempo, el compromiso entre dos estilos de pensamiento, uno asociado con los exiliados y el otro con sus anfitriones, a veces resultó en una hibridación creativa, por ejemplo, entre la teoría alemana y el empirismo angloamericano.  Esta evaluación oportuna está llena de anécdotas y hallazgos fascinantes sobre los activos intelectuales que los exiliados y los inmigrantes traen a su nuevo país, incluso a la sombra de la pérdida personal”.

Yasí empieza el prefacio:

“Como mis padres, tuve la suerte de no tener la experiencia del exilio, pero mis cuatro abuelos nacieron fuera de Gran Bretaña. La familia de mi madre eran exiliados en el sentido de que eran refugiados o, para usar la dicotomía tan frecuentemente empleada en los estudios de migración, “expulsados” del Imperio ruso por miedo a los pogromos. La familia de mi padre, por otro lado, eran expatriados, “arrastrados” desde el oeste de Irlanda hacia el norte de Inglaterra con la esperanza de una vida mejor, eligiendo mudarse a un lugar que ofrecía nuevas oportunidades. Como estudiante y profesor universitario británico desde 1957 en adelante, me resultó imposible no haber conocido a muchos exiliados y expatriados como colegas académicos, haber hecho amistad con algunos y haber participado en discusiones con otros a lo largo de los años. En Oxford, aprendí mucho de los seminarios y de las conferencias de Edgar Wind, mientras que, en el St Antony’s College, János Bak me inició en la historia de Hungría y Juan Maiguashca en la historia de América Latina y mucho más.

Fuera de Oxford, aprendí mucho de los diálogos con Arnaldo Momigliano en una especie de conversación prolongada que se llevó a cabo en tres países y se extendió durante veinte años, así como de encuentros menos frecuentes con Ernst Gombrich y Eric Hobsbawm. De manera similar, treinta años de conversación con David Lowenthal y Mark Phillips me han enseñado mucho sobre la distancia y también sobre la proximidad. En la Universidad de Sussex en sus primeros días, me hice amigo íntimo del sociólogo Zev Barbu, un rumano que se oponía al régimen comunista de posguerra, y del historiador de arte Hans Hess, que dejó Alemania en 1933, además de disfrutar de frecuentes conversaciones con el historiador indio Ranajit Guha, el angloitaliano John Rosselli (hijo de Carlo, un exiliado asesinado por los fascistas en Francia), el filósofo István Mészáros (un antiguo alumno de Georg Lukács) y Eduard Goldoldier, que se convirtió en profesor de literatura comparada en Sussex cuando se vio obligado a abandonar Checoslovaquia en 1968. En Cambridge, llegué a conocer a otros exiliados, incluidos dos checos más, Ernest Gellner y Dalibor Vesely, el eslovaco Mikuláš Teich y el húngaro István Hont, así como el expatriado japonés Toshio Kusamitsu. Otras deudas están más estrechamente relacionadas con la realización de este libro. El catalizador fue la invitación para pronunciar las Conferencias Menahem Stern ante la Sociedad Histórica de Israel en la primavera de 2015″.

(…)

© Brandeis University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *