Historia de la historiografía italiana

El pasado año, el veterano historiador italiano Giuseppe Galasso dio a la imprenta dos volúmenes de signo semejante. El primero de ellos, aparecido a finales de 2016, llevaba por título Storiografia e storici europei del Novecento (Salerno) y repasaba la obra y el impacto de estudiosos como  Braudel, Furet,  Vernant, Le Goff, Namier, Hobsbawm, Palmer, Popper, Arendt, Berlin, Mosse, Nolte o Maravall. El segundo, que llegó casi un año después, se centra en el país transalpino, Storia della storiografia italiana. Un profilo (Laterza), obra con la que completa su anterior Storici italiani del Novecento (Il Mulino). El editor dice:

“Desde las crónicas hasta las escrituras históricas medievales más exigentes, Italia demuestra ser un laboratorio de innovaciones y reflexiones de gran profundidad en el contexto europeo. La historiografía humanística e historiadores como Maquiavelo y Guicciardini no surgen, por tanto, como novedades extemporáneas, ni el magisterio italiano en la Europa renacentista es casual. Este alto perfil se pierde en parte con la “decadencia” italiana, hasta que Vico, Muratori y Giannone reabren una nueva gran época. Del Risorgimento a la República, el curso de la historiografía italiana se vuelve múltiple y diferenciado, en conexión creciente con desarrollos europeos paralelos. En el siglo XX, la historiografía italiana es siempre más rica en voces y experiencias, por lo que es un documento notable de la cultura contemporánea, manteniendoi siempre su originalidad en cuanto a métodos e intereses.

Un retrato de autor de la apariencia mutable de la historiografía italiana. Un perfil que define la fisonomía y la metodología de la escritura de la historia en nuestro país, enfatizando su relación orgánica con toda la vida civil y cultural”.

Galasso pasa por ser un “croceano ortodoxo” y sus opiniones sobre la situación de la disciplina son las propias de tal adscripción. Por ejemplo: “Hoy existe un gran interés en hechos, cifras y procesos históricos. Pero la historia como aspecto general de las cosas humanas, como valor en sí mismo, ya no tiene mucho crédito”. O bien: “mientras que antes, en las representaciones históricas generales, Europa ocupaba un lugar central, ahora hablamos sobre todo de  world history. El papel del Viejo Continente se reduce drásticamente, en contra de toda evidencia histórica. Y a Europa se le culpa, por ejemplo, del colonialismo, sin tener en cuenta la parte general de Europa en la historia del mundo”.  Y, en cuanto al tema de su reciente libro: “La característica dominante de la historiografía italiana es la importancia particular del conocimiento histórico en la vida civil y cultural y la gran sensibilidad hacia los elementos políticos”.

Además de todo ello, resulta bastante curiosa la nómina de historiadores que desfilan por el volumen, así como su intensidad. Por ejemplo, visto desde fuera, extraña, y mucho, lo poco o nada que se detiene en la figura y la obra de Carlo Ginzburg, siendo como es el historiador italiano de mayor impacto historiográfico nacional e internacional.

Sea como fuere, así empieza la introducción:

“La oportunidad de hacer una sintética pero plena reflexión sobre la historia de la historiografía italiana me la ofreció el Instituto de la Enciclopedia Italiana (vulgo: Treccani), encargándome la dirección de un volumen dedicado, precisamente, a la historiografía en el Apéndice VIII de aquella Enciclopedia italiana, que no está lejos de cumplir ahora un siglo de vida y que sigue siendo, desde todo punto de vista, un importante monumento de la cultura italiana en la primera mitad del siglo XX. Este Apéndice tenía como tema Il contributo italiano alla storia del pensiero. La historiografía no podía faltar. En un segundo momento, el Instituto decidió flanquearla con la política, y no era posible prescindir de ella, como hubiera sido preferible. A efectos del tratamiento historiográfico, sin embargo, hubo algún beneficio. En la tradición cultural y civil de Italia, desde el principio, la relación entre el pensamiento histórico y la reflexión política ha sido constante y, a menudo, incluso orgánica. Algunos de los mejores historiadores italianos desde el humanismo hasta nuestros días también han sido importantes pensadores políticos. Los acontecimientos del país siempre han estimulado un interés no limitado de la dimensión estrictamente histórica, y esto incluso cuando no era solo historia política y social: basta pensar en la obra maestra de Francesco De Sanctis, quien a través de la literatura ha establecido uno de los retratos históricos más memorables de Italia y de los italianos”.

© Editori Laterza


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *