Todas las entradas de Anaclet Pons

Europa y el terror cotidiano bajo Hitler

Si han estado atentos a esta bitácora y, entre otras cosas, han repasado la relación de mejores libros del año que acaba de terminar, habrán visto que uno de ellos es An Iron Wind. 
Europe Under Hitler (Basic Books), de Peter Fritzsche, obra que apareció a finales del pasado octubre.  Veamos la presentación editorial:

an-iron-wind

“La Segunda Guerra Mundial alcanzó a los hogares y las vidas de la gente común de  una forma sin precedentes. Civiles, hombres, mujeres y niños, componen la gran mayoría de los muertos por la guerra, mientras el conflicto desplazó a millones de ellos. En el frente interno de Europa, la guerra trajo la guerra relámpago alemana, seguida de largas ocupaciones  y del genocidio racial del Holocausto.

En An Iron Wind, el historiador Peter Fritzsche se basa en los diarios, cartas y otros relatos en primera persona para mostrar cómo los civiles en la Europa ocupada lucharon por entender este caos aterrador. A medida que el Tercer Reich dirigía a los judíos de Europa hacia la deportación y la muerte, la confusión y la desconfianza reinaban. ¿Cuáles eran los objetivos de Hitler? ¿Las rápidos primeras victorias de Alemania marcaban el comienzo de una nueva era perdurable? ¿Fue la colaboración o la resistencia la respuesta más inteligente a la ocupación? ¿Hasta dónde  debían llegar la solidaridad y la empatía? ¿Y dónde estaba Dios? La gente trató desesperadamente de responder a estas preguntas y dar sentido a los horrores que les rodeaban, pero los relatos que se contaban a sí mismos justifican a menudo una indiferencia egoísta sobre el destino de sus vecinos.

Uniendo las quebradas palabras de los testigos y de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial -probando lo que vieron y lo que no vieron-, Fritzsche ofrece una imagen inquietante del conflicto más violento de la historia humana”.

Dado el valor que todos le han dado al libro, el blog de la University of Illinois at Urbana-Champaign, donde se desempeña el autor, le dedicó una entrada que aclara algunas de las ideas ya expuestas. Señala Craig Chamberlain en ese blog  que “el relato de Fritzsche se centra en la vida cotidiana y en las percepciones de los que la vivían: “realmente trato de permanecer a pie  de calle. Trato de entrar en los huecos de las escaleras, trato de ver a la gente mirando a sus vecinos a través de las ventanas, en los patios”.

En el proceso, se encuentra con algunos actos heroicos, pero también mucha desesperación, ensimismamiento y egoísmo, ya que estos civiles se miran a sí mismos, a sus fragilidades, compromisos, traiciones y colaboraciones.

“La gente en ¡conjunto parecía más pequeño en la Segunda Guerra Mundial”, dijo Fritzsche. “Las líneas de confianza se rompieron, se rompió la solidaridad, y la gente reflexionó sobre eso. Era una introspección en el alma propia y de los vecinos de … (preguntándose) quién era amigo, quién un vecino, quién un extraño, en quién se podía confiar y en quién no”.

Gran parte del relato de Fritzsche se extrae de los escritos de los civiles en París y Varsovia, Polonia – incluyendo los guetos judíos de Varsovia, donde “todo el mundo parecía llevar un diario”. Y  proyecta su atención sobre París porque Francia representa la ocupación alemana para muchos estadounidenses.

Se centra en Varsovia porque era “el corazón de la guerra”, el sitio de lo que él denomina un genocidio polaco y, después, el Holocausto judío, y “donde los alemanes aprendieron a hacer todo” lo que harían en otros lugares. Era un país donde “la peligrosidad de los alemanes era una presencia que se filtraba en la textura de la vida cotidiana”, y donde casi uno de cada cinco civiles murieron, y casi todos los judíos.

Los franceses no afrontaron el mismo nivel de brutalidad, pero quedaron más impregnados de lo que significaron la victoria y la ocupación alemanas, señala Fritzsche. Lucharon con la cuestión de si se trataba de una condición a corto plazo o el comienzo de una nueva era.

(…)
An Iron Wind no es la primera obra en la que Fritzsche recurre a los relatos en primera persona de ciudadanos corrientes como una fuente esencial para la comprensión de la historia. Diarios y cartas eran también una parte central de su Vida y muerte en el Tercer Reich, que trataba de rastrear el atractivo del nazismo entre los alemanes.

(…)

“La guerra borra horizontes enteros de empatía a medida que la gente se arrincona dentro de sus propios pequeños mundos de tenue seguridad”, escribe Fritzsche. Adaptándose a las fronteras físicas y mentales establecidas por sus ocupantes, y asumiendo la necesidad de permanecer en silencio, “aceptaron la proposición de que su propia supervivencia dependía en gran medida de las penas de muerte impuestas a los demás”.

“Cada vez que volvemos a los terribles años 1939-1945”, dice Fritzsche, “nos vemos obligados a preguntarnos sobre qué es lo que nos hace humanos y frágiles”.

Y como complemento, puede el lector repasar el  adelanto de su capítulo 5 (“Journey to Russia”) que ofreció The National Interest.

© 2016 Hachette Book Group / University of Illinois Board of Trustees

Charles S. Maier: una historia del espacio político

El profesor Charles S. Maier acaba de publicar finalmente un volumen en el que llevada trabajando largo tiempo y que promete ser una de las novedades destacadas de la temporada que acabamos de concluir: Once Within Borders. Territories of Power, Wealth, and Belonging since 1500 (Harvard UP).

once-within-borders

Veamos la presentación editorial:

“A lo largo de la historia, las sociedades humanas se han organizado preeminentemente como territorios -regiones políticamente delimitadas cuyas fronteras definen la jurisdicción de las leyes y el movimiento de los pueblos. En un momento en que las tecnologías de la globalización están erosionando las barreras a la comunicación, el transporte y el comercio, Once Within Borders explora la evolución de la organización territorial como práctica mundial de las sociedades humanas. El gran historiador Charles S. Maier rastrea los cambios de época que han definido los territorios durante cinco siglos y llama la atención sobre las ideas y tecnologías que contribuyen a la notable resistencia de la territorialidad.

Los límites territoriales transforman la geografía en historia proporcionando un marco para organizar la vida política y económica. Pero las propiedades del territorio, sus significados y aplicaciones, han cambiado considerablemente en el espacio y el tiempo. En Occidente, la territorialidad moderna se desarrolló junto con las ideas de soberanía en el siglo XVII. Los gobernantes soberanos tomaron medidas para fortalecer sus fronteras, cartografiar y privatizar la tierra, y centralizar su influencia sobre las poblaciones y los recursos dentro de su dominio. La llegada de los ferrocarriles y el telégrafo permitió la expansión territorial en el país y en el extranjero, así como la extensión del control sobre grandes espacios. A finales del siglo XIX, la extensión del territorio de una nación se había convertido en un índice de su poder, con las posesiones coloniales ultramarinas aumentando el prestigio y la riqueza y redefiniendo la territorialidad.

Retomando las crisis geopolíticas del siglo XX, Maier presta mucha atención a nuestro momento actual, preguntándose de qué maneras las naciones y economías modernas viven aún dentro de las fronteras y hasta qué punto nuestras sociedades se han movido hacia un mundo post-territorial”.

Y de este modo se inicia la introducción:

“Territorio -una idea que parecía haber caído en elegante desuso- se ha introducido en nuestras vidas con una renovada y amenazante urgencia. Se refiere a un espacio geográfico, apartado de los otros por leyes y límites. Hasta hace poco podíamos dar un territorio por sentado; era protector y ofrecía seguridad y pertenencia, con menos esfuerzo y menos consciente de sí mismo. Tras el final de la Guerra Fría, los europeos y estadounidenses tendían a creer que las prioridades territoriales se habían vuelto anacrónicas, subsistiendo sobre todo entre los obstinados pueblos de los Balcanes o del Próximo Oriente o como apuesta en el Este de Asia. Ahora la seguridad que el territorio ofreció en un tiempo parece precaria por doquier y se mantiene sólo con una vigilancia constante.

La nueva sensación de vulnerabilidad rara vez surge de las rivalidades internacionales tradicionales como antes. Por el contrario, todos nuestros habituales países de origen parecen estar embestidos por tendencias globales que traspasan las fronteras antes tranquilizadoras y la estabilidad espacial -por las amenazas de ataques terroristas, los refugiados desarraigados, los flujos de las mareas del capital internacional, la propagación del miedo a nuevas enfermedades y la amenaza del cambio climático ajeno a las fronteras. Los pueblos que han disfrutado durante mucho tiempo de la seguridad territorial ya no se sienten protegidos. Algunos buscan nuevas y no espaciales defensas; otros se movilizan para reafirmar los límites bajo amenaza. Y, en muchos lugares, grupos que nunca han poseído seguridad territorial están dispuestos a matar y morir por ella. El territorio no es lo que era, pero sigue siendo indispensable.

El territorio no es sólo tierra, ni siquiera grandes extensiones de tierra. Es el espacio global que se ha repartido por el bien de la autoridad política, un espacio en efecto facultado por las fronteras. Los territorios permiten a la gente ser gobernada o gravada o imbuida de lealtad en virtud de su ubicación espacial compartida, no por su raza o sus lazos de parentesco o su fe o su afiliación profesional. El territorio ha sido una importante invención sociopolítica.

(…)

Este libro intenta escribir esa historia del territorio como tal, de su idea y, lo que es igualmente importante, de su práctica y manifestaciones sociales en el último medio milenio. Describe cómo el territorio estaba dotado de atributos críticos, se convirtió en un recurso importante para el desarrollo económico y estatal, más tarde en una obsesión en algunos casos y ahora quizá se haya debilitado irreparablemente en eficacia, dejando a algunos ciudadanos con una gran sensación de melancolía política y a otros con la determinación de revalorizar sus capacidades.

(…)

Pero esta investigación no se refiere a la globalización per se ni a la persistencia de las lealtades étnicas y las pasiones nacionalistas. Más bien se refiere a la capacidad y a los recursos para una gobernanza efectiva que el espacio nacional y las fronteras proporcionaron antaño, pero que ya no parecen ofrecer. Nadie puede pasar por alto los fogonazos de las lealtades comunales, la pasión religiosa y los avances de un populismo global. Pero estas fuerzas no restablecen la industria nacional, la confianza en el crecimiento económico o la homogeneidad cultural familiar. Testifican la búsqueda de vínculos primitivos a medida que las lealtades más abstractas de inclusión territorial se desintegran lentamente.  (…)”

© 2016 President and Fellows of Harvard College

Joel Mokyr: los orígenes de la economía moderna

El reputadísimo historiador de la economía Joel Mokyr acaba de publicar un volumen que se suma a la larga tradición que intenta explicar la razón por la cual el capitalismo surgió en Occidente. Su título: A Culture of Growth: The Origins of the Modern Economy (Princeton UP), obra que el pasado marzo presentó en Lisboa en su “Presidential Address” de la Atlantic Economic Association.

a-culture-of-growth

Veamos la presentación editorial:

“A finales del siglo XVIII, las innovaciones en Europa desencadenaron la revolución industrial y un progreso económico sostenido que se extendió por todo el mundo. Aunque se ha hablado mucho de los detalles de la revolución industrial, lo que sigue siendo un misterio es por qué tuvo lugar. ¿Por qué esta revolución comienza en Occidente y no en otra parte, y por qué continuó, dando lugar a la actual prosperidad sin precedentes? En este libro innovador, el celebrado historiador económico Joel Mokyr sostiene que una cultura de crecimiento característica de la Europa moderna y de la Ilustración Europea sentó las bases de los avances científicos y las invenciones pioneras que instigarían el explosivo desarrollo tecnológico y económico. Aunando economía, historia de la ciencia y la tecnología, así como los modelos de evolución cultural, Mokyr demuestra que la cultura -las creencias, valores y preferencias de la sociedad que son capaces de cambiar el comportamiento- fue un factor decisivo en las transformaciones sociales.

Mokyr observa el período que va de 1500 a 1700 para demostrar que una Europa políticamente fragmentada fomentó un “mercado de las ideas” competitivo y una voluntad de investigar los secretos de la naturaleza. Al mismo tiempo, una comunidad transnacional de brillantes pensadores conocidos como la “república de las letras” hizo circular y distribuir libremente ideas y escritos. Esta fragmentación política y el respaldo de ese ambiente intelectual explican cómo la revolución industrial ocurrió en Europa, pero no en China, a pesar de niveles similares de la tecnología y actividad intelectual. En Europa, los pensadores heterodoxos y creativos pudieron encontrar refugio en otros países y difundir su pensamiento a través de las fronteras. Por el contrario, la versión china de la Ilustración se mantuvo controlada por la élite gobernante.

Combinando ideas de la economía y la evolución cultural, A Culture of Growth  ofrece sorprendentes razones sobre por qué las bases de nuestra economía moderna se pusieron en los dos siglos entre Colón y Newton”.

Así pues, como el lector avezado habrá deducido, Joel Mokyr alude así a las celebérrimas tesis de Kenneth Pomeranz (a pesar de que apenas lo cita en tres ocasiones). De este modo empieza la introducción:

“El mundo de hoy es más rico que nunca. Sabemos mucho sobre las transformaciones económicas que lo hicieron así gracias a una vasta literatura que examina todos los aspectos posibles del crecimiento económico moderno que tiene lugar desde ca. 1800. Sabemos lo que pasó, y sabemos más o menos cómo y dónde sucedió. Lo que sigue siendo un misterio es por qué. Este libro trata de dar una respuesta.

Los hechos básicos no están en disputa. La revolución industrial británica de finales del siglo XVIII desató un fenómeno nunca antes experimentado remotamente por ninguna sociedad. Por supuesto, la innovación ha tenido lugar a lo largo de la historia. Pueden rastrearse más o menos todos los avances de los hitos en épocas anteriores -como los molinos de agua, el collar del caballo y la imprenta- y se pueden evaluar sus efectos económicos. Aparecieron, a menudo transformaron una industria afectada, pero una vez incorporada, el progreso fue más lento y algunas veces se detuvo por completo. No desencadenaron nada parecido a un progreso tecnológico sostenido, y sus efectos sobre los ingresos fueron pequeños y en muchos casos apenas suficientes para compensar el aumento de la población. Tan tarde como en 1754, David Hume resumió la historia económica del mundo hasta ese momento, señalando que “si el sistema general de las cosas y la sociedad humana por supuesto, tienen alguna … revolución gradual, son demasiado lentas para discernirse en ese período corto. … La estatura y la fuerza del cuerpo, la duración de la vida, incluso el coraje y el genio, parecen haber sido hasta ahora en todas las edades casi lo mismo “. Como descripción del pasado, el resumen de Hume es consistente con gran parte del consenso en la historia económica de hoy (dejando a un lado, tal vez, el coraje, sobre lo que poco se ha dicho)”.

Y así concluye:

“En lo que sigue, me centro primordialmente en el único elemento de las creencias culturales que hasta ahora los economistas han descuidado casi por completo, a saber, la actitud hacia la naturaleza y la voluntad y capacidad de aprovecharla para satisfacer las necesidades materiales humanas. Finalmente, las relaciones con el makom o el mundo físico que nos rodea determinan al final el crecimiento del conocimiento útil y, finalmente, el crecimiento impulsado por la tecnología. La tecnología es sobre todo una consecuencia de la voluntad humana de investigar, manipular y explotar los fenómenos naturales y las regularidades y, dada esa voluntad, el crecimiento del stock de conocimiento que sustenta y condiciona la explotación del conocimiento. La voluntad y la habilidad para adquirir, difundir y aprovechar ese conocimiento son parte de la cultura y así determinan la intensidad de la búsqueda del conocimiento de la naturaleza, la agenda de la investigación, las instituciones que gobiernan la comunidad que realiza la investigación, los métodos de su adquisición y de verificación, las convenciones por las cuales se acepta tal conocimiento como válido, y su difusión a otros que puedan hacer uso de él. Es en este ámbito general donde se deben buscar las raíces del crecimiento económico moderno -específicamente en los acontecimientos y fenómenos que preceden a la Ilustración del siglo XVIII ya la Revolución industrial en los siglos que se conocen, para bien o para mal, como “la Europa moderna temprana” , a grandes rasgos entre el primer viaje a América de Colón y la publicación de los Principia Mathematica de Newton. El argumento básico de este libro es que la cultura  y las instituciones europeas fueron moldeadas en esos siglos para ser más conducentes al tipo de actividades que eventualmente llevaron a los cambios económicos marítimos que crearon las economías modernas”.

© Copyright, Princeton University Press.

Identidad: las raíces históricas

Uno de los historiadores italianos más prolíficos e interesantes continúa siendo Adriano Prosperi, emérito de Historia Moderna en la célebre Scuola Normale Superiore di Pisa. Sirva de ejemplo que este pasado año ha publicado dos libros, bien diferentes.  Por un lado,  La vocazione. Storie di Gesuiti tra Cinquecento e Seicento, que ha aparecido en su sello habitual, Einaudi. Por otro, el muy breve  Identità. L’altra faccia della storia, que ha impreso Laterza, volumen al que hoy nos dedicamos. Como siempre, vamos con la presentación editorial:

identita

“¿ Qué es lo que revela la implacable propagación de la retórica identitaria? El hecho de que en nuestro tiempo, mientras los bienes y objetos se globalizan, los seres humanos se tribalizan. Fabricar identidades sirve hoy principalmente para esto, para levantar una barrera de tradiciones y religiones que nos proteja a “nosotros” de los “otros”, haciendo caso omiso a la dimensión del cambio a la que ninguna historia es inmune.

La “barbarie” la encontramos a cara descubierta o escondida bajo sinónimos. Entre ellos está disfrutando de un éxito creciente el de “identidad”. Y al lado de la “identidad”,  “raíces”, pero también “etnicidad”, con los antepasados “nación” y “nacionalidad”. Son palabras que se han convertido en habituales en nuestro idioma, pero que pueden convertirse en piedras porque, como todo lo que sieve para diferenciarse y para tomar conciencia de una separación, contiene una violenta potencial lista para justificar la agresiones civiles y las guerras. Y es tras estas palabras que vemos ponerse en pie individuos colectivos a los cuales se supone una diversidad natural y no asimilable. Si, como escribiera Saul Bellow, la identidad de un ser humano es la definida por la trayectoria de su vida, por extensión la identidad de un pueblo o de una sociedad humana sería su historia. Pero ninguna definición, por aguda y elegante que sea, puede impedirnos advertir que tras esta palabra, aparentemente tan simple e inofensiva, está el eco sordo de las olas de la historia y las relaciones de fuerza que han retomado intensamente su antiguo trabajo:  arrojar a la orilla  diferentes pueblos y personas, cuando no eliminarlos abismándolos en el fondo marino”.

Y así empieza la introducción:

“La emergencia de una palabra como “identidad”, no sólo en el lenguaje de uso cotidiano, sino también en la discusión política y en la cultura escrita, así como su retorno obsesivo en los más diferentes contextos, es un síntoma semejante a la del dolor en una parte del cuerpo: se nota que hay un problema emergente y no resuelto en la cultura y en la sociedad. Y si el problema existe, tenemos que tomárnoslo en serio. Debemos resistir la tentación de exorcizarlo con un rechazo preliminar o refugiándonos en cada momento en la indecibilidad y singularidad  de la propia identidad individual o remitiendo a los muchos hilos que tejen la tela de la que se compone todo ser humano”.

En todo caso, recomiendo la lectura de la reseña titulada “Adriano Prosperi, le ombre dell’identità e la caverna del potere“, de Lelio Demichelis (Alfabeta2).

© Copyright Editori Laterza

Toussaint Louverture: una vida revolucionaria

Una de las recientes biografías que más elogios ha concitado entre los especialistas es Toussaint Louverture. A Revolutionary Life (Basic Books), de  Philippe Girard.

toussaint-louverture-a-revolutionary-life

Dice el editor: “La vida de Toussaint Louverture fue una vida de dificultades, de triunfo y de contradicciones. Nació esclavo en santo Domingo, pero obtuvo su libertad y se estableció en una pequeña plantación. Incluso tuvo esclavos de su propiedad.

Philippe Girard muestra cómo Louverture se transformó de humilde liberto en héroe revolucionario y cerebro de la sangrienta revuelta de esclavos de 1791. En 1801, Louverture fue gobernador de la colonia donde una vez había sido un esclavo. Pero su larga búsqueda en pos de ser aceptado como miembro de la élite colonial terminó en desesperación: pasó el último año de su vida en la celda de una prisión francesa. Su ejemplo inspiró, sin embargo, los movimientos nacionalistas anticoloniales y negros hasta bien entrado el siglo XX.

Basada en una investigación voluminosa de fuentes primarias, llevada a cabo en archivos de todo el mundo y en varios idiomas, Toussaint Louverture es la biografía definitiva de uno de los hombres más influyentes de la historia”.

En fin, como señala Joshua Álvarez en Bookforum, “es una lástima que pocos estadounidenses (y pocos europeos, añadiríamos) conozcan al hombre que ayudó a manifestar el “destino” de su país para expandirse hacia el oeste. Aunque sobre Louverture se ha escrito antes, más notablemente en la obra maestra del historiador trinitario C. L. R. James, The Black Jacobins: Toussaint L’Ouverture and the San Domingo Revolution (1938), sigue siendo un tema difícil para los historiadores. Dos escuelas históricas que compiten entre sí han debatido el legado de Louverture: una lo proyecta como un idealista emancipador y nacionalista negro revolucionario; la otra, que surgió en parte después de que los hallazgos archivísticos revelaran que Louverture poseía esclavos, lo retrata como un cínico operador político cuyo deseo fundamental era simplemente ser aceptado en la sociedad francesa blanca. En Toussaint Louverture: A Revolutionary Life, el historiador Philippe Girard termina en última instancia cercano a la última escuela, pero logra retratar a un hombre que “era todas estas cosas a la vez … un rebelde esclavo y un plantador conservador, un general de sangre fría, un idealista apasionado y un político intrigante. Sobre todo era pragmático”.

La elección de Girard de centrarse en la tensión entre los movimientos idealistas y la política pragmática continúa una tendencia alentadora en las biografías recientes -véase, por ejemplo, la más reciente biografía de Jefferson, “Most Blessed of the Patriarchs”: Thomas Jefferson and the Empire of the Imagination,  que se centra sobre la lucha personal y filosófica de Jefferson con la esclavitud. Libros como estos son particularmente relevantes para el momento político actual, cuando muchos estadounidenses, especialmente los jóvenes progresistas, están luchando por cuadrar sus propias demandas políticas con una realidad compleja y resistente, y están dispuestos a dejar que lo mejor sea enemigo de lo bueno. (…)”.

© 2016 Hachette Book Group / Bookforum

Historia de Europa (1815-1914): el afán de poder

Los grandes sellos editoriales que incorporan colecciones dedicadas a la historia suelen cargar con la árdua y productiva tarea de publicar voluminosas historias de la humanidad, o de parte de ella, en sucesivas entregas (algo que, en particular, es propio de las casas anglosajonas). Es lo que ocurre, por ejemplo, con The Penguin History of Europe, que comanda David Cannadine. Como el lector verá en este precedente enlace, han aparecido ya siete tomos bajo ese rótulo, a la espera de que se concluyan los otros dos restantes: el noveno, Fractured Continent: Europe 1950–The Present, de Ian Kershaw, y el quinto, Renaissance Europe, de  Anthony Grafton.

the-pursuit-of-power

En fechas no muy lejanas han salido al mercado el séptimo y el octavo: The Pursuit of Power: Europe 1815–1914, de Richard J. Evans, y To Hell and Back: Europe 1914–1949, del antecitado Ian Kershaw. Puestos a elegir, nos quedaremos con el primero y, por una vez, obviaremos la presentación editorial, fácilmente accesible. Iremos, en cambio, a repasar algunos párrafos de la introducción de Evans, encabezada con la dedicatoria “Eric Hobsbawm, 1917–2012.. In memoriam”:

“(…) Hablamos habitualmente del “siglo XIX” o “del siglo XX”, pero los historiadores saben que el período que va de 1801 a 1900 o de 1901 a 2000 no tiene un significado real más allá de lo meramente cronológico. La historia está llena de finales imprecisos, e incluso el estallido y la conclusión de grandes guerras que con tanta frecuencia proporcionan las fechas terminales de las historias que cubren segmentos discretos del pasado europeo, incluyendo éste, dejan muchos problemas sin resolver. Diferentes aspectos de la historia tienen diferentes cronologías, y una fecha que tiene un significado en la historia política o militar o diplomática puede tener muy poca importancia en la historia social o económica o cultural. Los historiadores franceses de la escuela de los Annales se han acostumbrado a hablar de una historia inmóvil que persistió hasta bien entrado los tiempos modernos en muchas partes de Europa, de modo que a pesar de la caída del ancien régime en los sistemas políticos europeos a finales del siglo XVIII, el ancien régime económico y social persistió hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX. (…) Algunos historiadores, en particular Arno Mayer en su libro La Persistencia del Antiguo Régimen (1981) han sostenido que el predominio de las élites aristocráticas tradicionales se mantuvo hasta la Primera Guerra Mundial, de modo que no hubo muchos cambios significativos en la esfera política, a pesar de todas las turbulencias de la época. Pero el punto de vista de Mayer no ha sido ampliamente aceptado por los historiadores: hubo cambio ciertamente en la Europa del siglo XIX, no sólo en la política, sino también en otras esferas de la vida.

De hecho, algunos han decidido que el período más significativo aestudiar es la Era de la Revolución, por citar el título del primer volumen del estudio de Eric Hobsbawm de los años 1789 a 1914, publicado en 1962. La periodización de Hobsbawm fue seguida por Jonathan Sperber en Revolutionary Europe (2000), que abarca los años 1789-1848, el mismo período que el primer volumen de Hobsbawm. Sin embargo, hay un precio a pagar al elegir estos años, pues lo que vino luego fue una Europa muy diferente, mucho menos fácil de conceptualizar en un solo marco. No por casualidad, el volumen con el que Sperber lo continuó tiene un título prolijo que transmite, sin duda inconscientemente, la dificultad que encontró para hallar un rótulo unificador: Europe 1850–1914: Progress, Participation and Apprehension (2008). Hobsbawm escribiría dos volúmenes más, La edad del capital (1975) que abarca los años 1848 a 1875, y La edad del imperio (1987), llevando el análisis hasta la Primera Guerra Mundial. Quien intenta escribir una historia de la Europa del siglo XIX tiene que enfrentarse a estos tres magníficos libros que destacan entre la literatura de la época. Hobsbawm pasó a caracterizar todo el período cubierto por su trilogía como “el largo siglo XIX”, un modelo seguido por muchos libros de texto, por ejemplo el Europe 1783–1914 de William Simpson y Martin Jones (2000). El largo siglo XIX es, sin embargo, un siglo débil (broken-backed), dividido en dos mitades muy diferentes por las revoluciones de 1848. No es de extrañar que, como Sperber, muchos historiadores que cubren el período que va de la Revolución Francesa o la derrota de Napoleón a la Primera Guerra Mundial hayan abandonado el intento de encontrar cualquier tipo de unidad conceptual y hayan elegido títulos anodinos como el Europe’s Uncertain Path (2012), por citar el reciente estudio político de R. S. Alexander”.

the-pursuit-of-power-b

Presentado este primer aspecto, aborda el segundo, relativo a la costumbre de tomar “el surgimiento de los estados-nación y los conflictos entre ellos como características centrales de la historia europea en el siglo XIX”.  Este modelo, nos dice “se exportó a todo el mundo en el siglo XX, haciendo que su aparición en la Europa del siglo XIX parezca aún más importante”. Sin embargo, “a medida que las rivalidades nacionales y étnicas se desbordaron en la vasta conflagración de la Segunda Guerra Mundial, el surgimiento del nacionalismo apareció bajo una luz más oscura, una visión subrayada por las guerras balcánicas de los años noventa”. Unido todo ello al fin de la Guerra Fría y a la llegada de la nueva globalización, ocurre que “los historiadores han acabado por mirar cada vez más bajo una perspectiva global”. Se trata de una nueva historia global, de la que Evans reclama varias influencias particulares en su trabajo.

Por un lado, el historiador alemán Jürgen Osterhammel, cuya La transformación del mundo: Una Historia Global del Siglo XIX (2009) “es de hecho una historia verdaderamente global, no una de tipo eurocéntrico, como la trilogía de Hobsbawm”. Por otro,”el difunto Chris Bayly, en su impresionante El nacimiento del mundo moderno (2004), y John Darwin, en su magistral estudio de los imperios globales, El sueño del imperio (2007), han establecido con una abundancia de pruebas comparativas la igualdad aproximada en casi todos los aspectos, de los niveles de vida a los logros culturales, de toda una gama de civilizaciones en todo el mundo a principios del siglo XVIII”. (…) “En 1815 ya no ocurría así; Europa había avanzado, no debido a su superioridad intrínseca, como algunos historiadores han mantenido, notablemente Niall Ferguson en su obra Civilización (2011), sino debido a circunstancias históricas muy específicas. Europa mantuvo y amplió su ventaja en muchos frentes hasta los primeros años del siglo XX, aunque para entonces, como veremos, esa ventaja estuvo cada vez más amenazada. La Primera Guerra Mundial la cuestionó; la Segunda Guerra Mundial la destruyó, derribando los imperios europeos globales una vez concluida. Esta hegemonía global es la principal justificación para tomar los años de 1815 a 1914 como un período distinto y significativo de la historia europea”.

(…)

“La historia global también significa historia transnacional. (…) Europa se ve mejor como una región social, económica, política y cultural que comparte muchas características comunes y que se extiende desde Gran Bretaña e Irlanda en el oeste hasta Rusia y los Balcanes en el este”.

(…).

© 2016 Penguin Random House

Los mejores libros de historia del 2016 (2)

Tras la visita americana, llegamos a Europa, aterrizando en Escocia, donde la Scottish Review Of Books deja que sus ” leading writers and critics” seleccionen dos libros, uno de siempre y otro del año que termina. Pues bien, solo David Torrance se aproxima a nuestro campo y lo hace con motivo del centenario del “Easter Rising” irlandés, escogiendo entre los muchos libros que se han publicado la nueva biografía que Ronan Fanning ha dedicado a la figura de Éamon de Valera, A Will to Power (Faber).

Bajamos a Inglaterra y uno piensa, con fundamento, que esa escasa representación de los libros de historia con la que nos hemos topado por doquier quedará compensada con la elección que realiza History Today, donde todos los libros son de nuestra disciplina. Pero entonces el problema se traslada al campo al que se dedica esta bitácora, el de la historia contemporánea, o la “modern” si quieren ustedes.  En efecto, pocas obras relevantes señalan los diversos autores a los que esta revista londinense cede su selección. Veamos.

Además de los inevitables Luteros con los que las editoriales preparan el 2017, Penny Corfield  recomienda The EU: An Obituary (Verso), de John R. Gillingham, historiador y veterano crítico de las instituciones europeas y de la actual idea de Europa, muy rancia bajo su punto de vista.

organizing-enlightenment_

Peter Burke se decanta por un estudio de historia cultural, el que Chad Wellmon dedica al mundo de las ideas alemanas entre los siglos XVIII y XIX en Organizing Enlightenment. Information Overload and the Invention of the Modern Research University (Johns Hopkins). Un volumen cuyo objeto es el del subtítulo, la historia de la ansiedad cultural y de la ética de la moderna universidad de investigación, siguiendo y discutiendo dos estudios ya de referencia: Academic Charisma and the Origins of the Research University (University of Chicago Press, 2006), de William Clark, y cualquiera de los maravillosos trabajos de Ann Blair, en particular Too Much To Know: managing scholarly information before the modern age (Yale UP, 2010).

Y Peter Mandler, en cambio, nos deja con Thomas Dixon y su curioso Weeping Britannia. Portrait of a Nation in Tears (Oxford), una obra cuyo editor tilda de museo de lágrimas y manual filosófico, en la que se nos dice que los británicos han sido más llorones de lo que su tradición imperial-militarista ha querido transmitir. Y por si a alguien le había pasado inadvertido, el profesor Dixon es un especialista en la historia de las emociones, que dirige el Centre for the History of the Emotions del Queen Mary University of London .

Así que, ya lo ven, por una vez y sin que sirva de precedente, nada de siglo XX ni de tiempo presente.  ¿Pasará en otros medios londinenses? Sí, en términos generales, excepto en dos excepciones que dejaremos para el final. Antes de ellas vayamos con The Guardian, el medio británico generalista más concienzudo en la cosa de los listados, que la cede también a algunas figuras relevantes de la cultura, las cuales se han explayado en dos entregas sucesivas.  Veamos.

El primero en ofrecer algo parecido a historia es el escritor irlandés John Banville, que recomienda: Grand Hotel Abyss: The Lives of the Frankfurt School (Verso), biografía de grupo que el periodista Stuart Jeffries ha dedicado a dicha escuela; y Fools, Frauds and Firebrands. Thinkers of the New Left (Bloomsbury), ese exceso  en blanco o negro del inquieto profesor Roger Scruton.

Antony Beevor, como profesional de la disciplina, echa el ascua a su particular sardina: East West Street: On the Origins of Genocide and Crimes Against Humanity (Weidenfeld & Nicolson), obra de Philippe Sands de la que ya nos ocupamos hace unos meses; y Blitzed: Drugs in Nazi Germany (Allen Lane), el trabajo de Norman Ohler que ya ha llegado a nuestras librería bajo el título de El gran delirio.

the-leveller-revolution

Paul Mason opta por The Leveller Revolution: Radical Political Organisation in England, 1640–1650 (Verso), nueva interpretación que ofrece el muy activo John Rees; entre los muchos que recomienda Pankaj Mishra, destacaría Blood and Sand: Suez, Hungary and the Crisis That Shook the World  (Simon & Schuster), de la joven historiadora/autora Alex von Tunzelmann; Julian Baggini cita una obra que ya hemos visto, At the Existentialist Café de Sarah Bakewell, y otra nueva, The Dream of Enlightenment (Allen Lane), con la que el polifacético Anthony Gottlieb viene a complementar su previa The Dream of Reason; y, finalmente, Bill Bryson se salta la cronología, con razones sobradas, para reafirmar que Andrea Wulf y The Invention of Nature (John Murray, 2015) es una de las grandes sorpresas bibliográficas de los últimos años.

Concluyamos señalando que John Gray decide seleccionar volúmenes de memorias y se queda, en lo que nos afecta, con la traducción de las del escritor satírico Teffi:  From Moscow to the Black Sea (Pushkin Press). Pero, por fortuna, el susodicho periódico ha sacado otra entrega exclusiva para “The best biography and autobiography books of 2016“, que incluye el Martin Luther (Bodley Head)  de la profesora Lyndal Roper y el ya citado At the Existentialist Café (Chatto & Windus) de Sarah Bakewell. En todo caso, viene encabezada por The Vanishing Man (Chatto & Windus), de Laura Cumming,  fascinante historia detectivesca que se desarrolla en en siglo XIX en torno a la obra de Diego Velázquez, volumen que recomiendo curiosear.

Por su parte, el más conservador The Telegraph no ofrece muchas sorpresas. Lo es, por supuesto, que incluya The Artist (Headline),  de Andrés Iniesta, pero su apuesta por la historia no es tampoco excesiva. Hay algunos libros de los que nos hemos ocupado, como The Underground Railroad de Colson Whitehead y East West Street de Philippe Sands. A ellos se añade Mr Barry’s War. Rebuilding the Houses of Parliament after the Great Fire of 1834 (Oxford UP), de la archivera Caroline Shenton, en un listado que encabeza West of Eden (Random House), en el que la sutora y editora Jean Stein realiza una historia oral de Hollywood que continúa el proyecto iniciado con Eddie, el exitoso retrato de Edie Sedgwick.

Y llega el turno de las excepciones, muy distintas. Una es la del TLS, en la que los libros de historia aparecen por la mera razón de que dicho suplemento pregunta a un sinfín de colaboradores sobre sus preferencias. Tantos son y tantos los libros recopilados que es preferible que el interesado visité el enlace para mayores pormenores. Por ejemplo, podrá consultar las preferencias de la clasicista Mary Beard o de otros muchos que aconsejan libros de historia de otros periodos.

Entre los que nos puedan tocar de cerca, hay dos que ya han aparecido en esta bitácora. Empire of Things (Allen Lane) de Frank Trentmann, que escoge Terry Apter, y el Karl Marx de Gareth Stedman Jones, que señala George Steiner.

the-house-of-the-dead

Otro grupo podrá conformarse con los dedicados a Rusia o a la Unión Soviética, preparando el terreno para la conmemoración que se avecina. Nuestro colega Richard J. Evans, por ejemplo, elige The House of the Dead: Siberian exile under the Tsar (Allen Lane), en el que Daniel Beer muestra cómo Siberia cumplió una doble función: de colonización y de castigo. Mientras los exiliados descubrían las virtudes de la autosuficiencia, la abstinencia y el trabajo duro, al hacerlo desarrollaban sus riquezas naturales de Siberia y la unían más firmemente a Rusia. En ultima instancia, era la cuarentena política para prever los contagios de la revolución.

Por su parte, Rachel Polonsky se decanta por el volumen que Dominic Lieven dedica a  Towards the Flame: Empire, war and the end of Tsarist Russia (Penguin), en el que la guerra civil y la revolución se derivan de la catastrófica decisión de participar en la guerra en 1914. Polonsky cita otro libro, The Silk Roads: A new history of the world (Bloomsbury), de Peter Frankopan, pero este apareció a mediados  de 2015.

De la misma época se ocupa el volumen preferido por Roy Foster: el espléndido The Vanquished: Why the First World War failed to end, 1917–1923 (Allen Lane), de su compatriota Robert Gerwarth. Ante todo, hemos de decir que ha sido un libro poco afortunado, pues salió en pleno agosto (cosa que impidió su merecida salida en esta bitácora). En todo caso, lo que su autor argumenta es que no fue la lucha en el frente occidental lo que resultó tan ruinoso para el futuro de Europa, sino sus posteriores consecuencias devastadoras, ya que los países en conflicto fueron destruidos por la revolución, los pogromos, las expulsiones masivas y otros enfrentamientos militares importantes. Si la guerra en sí misma fue una lucha puramente entre soldados respaldados por un Estado, estos nuevos conflictos lo fueron principalmente entre civiles y paramilitares, y millones de personas murieron en Europa central, oriental y sudoriental antes de que la URSS y una serie de raquíticos y agotados nuevos y pequeños Estados entraran en escena.

the-vanquished

El resto de volúmenes seleccionados se adentran en los años cuarenta. Alan Taylor abre el período con el impresionante Hitler: Volume One: Ascent 1889–1939 (Bodley Head),  de Volker Ullrich, aparecido en alemán en 2013.  William Boyd lo continúa con un libro ilustrado, The London County Council Bomb Damage Maps 1939–1945 (Thames and Hudson), de Laurence Ward, de los London Metropolitan Archives.  Frederic Raphael opta por Greece, the Decade of War (I. B. Tauris), de David Brewer. Y  Edmund White prefiere Les Parisiennes: How the women of Paris lived, loved and died in the 1940’s (Orion), de Anne Sebba.

La segunda excepción es más marcada, pues se refiere  a la sección que a nuestra disciplina le dedica el Financial Times. Dejando al margen los que no son de la época contemporánea -entre los cuales se halla por cierto el polémico The Myth of the Andalusian Paradise: Muslims, Christians and Jews under Islamic Rule in Medieval Spain (Intercollegiate Studies Inst.), de Darío Fernández-Morera-, los seleccionados se pueden agrupar por zonas y cronología.

Hay dos volúmenes americanos. Por un lado,  Feeding Gotham: The Political Economy and Geography of Food in New York, 1790-1860 (Princeton UP), del historiador de Columbia Gergely Baics, que aborda la historia de cómo el acceso a los alimentos, un bien público en tiempos, se convirtió en un asunto privado dejado al albur de un mercado libre y no regulado, de modo que  el acceso desigual al suministro de alimentos adecuados y sanos dio lugar a un entorno urbano cada vez más diferenciado a lo largo de ese período histórico.  Por otro, The War on Alcohol: Prohibition and the Rise of the American State  (WW Norton), en el que la historiadora de Harvard  Lisa McGirr desmantela uno de los mitos clásicos del siglo XX americano, tantas veces reiterado en el cine y la literatura. La prohibición, dice esta historiadora, fue el semillero de una expansión fundamental del gobierno federal, en concreto de la génesis de su Estado penal contemporáneo, amén de la coerción que introdujo en la vida cotidiana e incluso en los hogares. En suma, defiende que el modelo americano no se puede entender más que a partir de la mixtura que conforman el New Deal y la Prohibición.

Tenemos a su vez un libro sobre China: The Cultural Revolution: A People’s History, 1962-1976 (Bloomsbury), del inevitable historiador holandés Frank Dikötter, una pareja que no necesita presentación alguna (aunque sen mi modesta opinión sí necesita que le diseñen mejor las portadas). Y otro sobre India: India’s War: The Making of Modern South Asia 1939-1945 (Allen Lane), en el que el profesor Srinath Raghavan concluye que la guerra mundial ha de situarse el el centro mismo de cómo y por qué el dominio colonial terminó en el sur de Asia.

the-cultural-revolution

Y, finalmente, los dedicados a Europa. Por orden cronológico, Lenin on the Train (Allen Lane), en el que la especialista rusa Catherine Merridale recrea extraordinario viaje que Lenin emprendió a primeros de abril de 1917 -justo cuando la ofensiva que daría lugar a la célebre batalla de batalla de Arrás- desde el inofensivo exilio en Zúrich, a través de una Alemania que se caía a pedazos por las privaciones de la guerra, hacia el norte, al borde de Laponia, hasta el éxtasis de su recibimiento por las multitudes revolucionarias en la estación Finlandia de Petrogrado.  Le sigue el ya citado The Vanquished: Why the First World War Failed to End, 1917-1923 (Allen Lane), del joven profesor Robert Gerwarth, del University College Dublin.

Y finalizamios con Radio and the Politics of Sound in Interwar France, 1921-1939 (Cambridge UP), de Rebecca P. Scales, historiadora que se desempeña -algo imposible por estos lares- en el College of Liberal Arts del neoyorquino Rochester Institute of Technology.  El volumen parte de la primera transmisión francesa de la radio pública, en diciembre de 1921, desde un emisor en la Torre Eiffel y examina el impacto de esta cultura auditiva sobre la sociedad francesa, mostrando cómo la radiodifusión se convirtió en una nueva plataforma para la participación política, transformando el acto de escuchar en una importante, y controvertida, práctica ciudadana.

Y este volumen nos permite dejar a los medios británicos para pasar a Francia, donde los libros de historia también escasean en los listados. La revista Lire, que escoge 20 ejemplares, tiene la ventaja de que hay uno para cada apartado.  Pero a veces eso no lo es tanto. Por ejemplo, en historia no han sido nada chauvinistas, pues el galardón ha recaído en L’Europe en enfer, 1914-1949 (Seuil), traducción del trabajo de Ian Kershaw.

simon-leys

Así que solo nos quedan dos opciones indirectas. Por un lado, que en el apartado de “Biographie” ha vencidoSimon Leys (Gallimard), en la que un sinólogo (Philippe Paquet) desmenuza la figura de otro (Leys), muy conocido por ser el primero en denunciar a contracorriente las atrocidades del maoísmo . La otra opción, en cambio , es mucho más problemática.Tendríamos que ir a algo denominado “Enquête”, donde ha vencido Ivan Jablonka con su éxito Laetitia ou la fin des hommes (Seuil). Y, en efecto, Jablonka es un historiador muy interesante, y muy polémico, pero a esta obra su editor (Seuil) la califica de literatura, como debe ser,  y ha obtenido el Prix Médicis, el cual corona “un roman, un récit, un recueil de nouvelles…”. En fin, parece ser que el apartado de “investigación” soluciona el problemá de los géneros, la confusión entre historia y literatura.

les-derniers-libertins

No hay categorías concretas en los “25 livres de l’année” para Le Point y, en consecuencia, el desastre es total. Solo un libro de historia, pero muy alejado del campo habitual en esta bitácora: Mary Beard y la traducción de su exitoso, también entre nosotrosSPQR. Histoire de l’ancienne Rome (Perrin).  Y algo a destacar, el alto número de volúmenes premiados que son traducciones, como lo es el único que desemboca cronológicamente en lo contemporáneo, Les derniers libertins ( Flammarion), de la estudiosa italiana Benedetta Craveri (nieta de Benedetto Croce), que tampoco es exactamente una investigación histórica, sino más bien una investigación/ensayo a cargo, eso sí, de una buena conocedora del tema.

Felices fiestas!

Los mejores libros de historia del 2016 (1)

Un año más, fieles a la cita, ofrecemos a los lectores un vistazo a las selecciones que la prensa de otros lugares ha dedicado a los mejores libros del pasado año. Empezamos con las listas más tempranas, las norteamericanas.

Las enumeraciones empezaron a aparecer a primeros de noviembre, con la relación ofrecida por Publishers Weekly.  Por una vez, y sin que ello signifique mucho pues no parece haber orden jerárquico, las preferencias estaban encabezadas por alguien de nuestra profesión: la historiadora Heather Ann Thompson, con su estudio de una celebérrima rebelión carcelera, analizada en Blood in the Water: The Attica Prison Uprising of 1971 and Its Legacy (Pantheon). Y a ella hay que añadir a su colega Nancy Isenberg, que ha triunfado con White Trash: The 400-Year Untold History of Class in America (Viking).

evicted

Al margen de los propiamente historiadores, destacan dos obras de sendos sociólogos. Por un lado, Evicted: Poverty and Profit in the American City (Crown), obra del joven Matthew Desmond de la que ya nos hemos ocupado y que, como se irá viendo, es una de las triunfadoras del año.  Por otro, Ghetto: The Invention of a Place, the History of an Idea (Farrar, Straus and Giroux), del reputado  Mitchell Duneier.

Junto a ellos, muchos periodistas o authors, con obras variadas. En cuanto a los conflictos del presente, están prepresentados por A Rage for Order: The Middle East in Turmoil, from Tahrir Square to ISIS (Farrar, Straus and Giroux), de Robert F. Worth, y A Kingdom of Their Own: The Family Karzai and the Afghan Disaster (Knopf), de Joshua Partlow.  Tenemos asimismo algunas biografías: de entre todas ellas, sobresale una obra aparecida en 2015 en el Reino Unido, el notable experimento de Ruth Scurr con John Aubrey, My Own Life (New York Review Books), pero también Blood, Bone, and Marrow: A Biography of Harry Crews (Univ. of Georgia), del profesor de periodismoTed Geltner, y Guilty Thing: A Life of Thomas De Quincey (Farrar, Straus and Giroux), de Frances Wilson.

blood-at-the-root

A destacar asimismo, entre otros trabajos, Blood at the Root: A Racial Cleansing in America, del filólogo y poeta Patrick Phillips (Norton); Love for Sale: Pop Music in America (Farrar, Straus and Giroux), del crítico y profesor de periodismo David Hajdu; Their Promised Land: My Grandparents in Love and War (Penguin Press), del polifacético profesor Ian Buruma; y esa suerte de investigación forense que es The Wicked Boy: The Mystery of a Victorian Child Murderer (Penguin Press), con el que a buen seguro Kate Summerscale repetirá el éxito obtenido con The Suspicions of Mr Whicher (2008) y Mrs Robinson’s Disgrace (2012).

Del Publisher podemos pasar a los periódicos tradicionales. Por ejemplo, a los “Notable nonfiction books in 2016” del capitalino Washington Post.

Veremos alí un par de biografías más o menos relevantes, como las dedicadas a Bobby Kennedy (Random House) y George W. Bush (Simon & Schuster). Muy ligados a sus presidentes, otros dos libros a cargo de lo que en los USA denominan “presidential historian”.  Por un lado, Republic of Spin: An Inside History of the American Presidency (Norton), en el que David Greenberg analiza la maquinaria propagandística de la Casa Blanca, de Teddy Roosevelt a Barack Obama. Por otro, Douglas Brinkley examina el legado medioambiental de FDR y el New Deal  en Rightful Heritage: Franklin D. Roosevelt and the Land of America (Harper). En el mismo grupo podríamos añadir a Defenseless Under the Night: The Roosevelt Years and the Origins of Homeland Security (Oxford),  de Matthew Dallek, dedicado al estudio de  Office of Civilian Defense creada en 1941. Y ya puestos, incluyamos asimismo The Firebrand and the First Lady : Portrait of a Friendship: Pauli Murray, Eleanor Roosevelt, and the Struggle for Social Justice (Knopf), de Patricia Bell-Scott, sobre la amistad entre la primera dama y una brillante escritora convertida en activista, nieta de un esclavo mulato.

white-trash   white-rage

Ese último libro nos permite entrar en un segundo grupo, dedicado de desigual manera al tema racial.  De un lado, el volumen ya citado de Nancy Isenberg sobre White Trash (Viking). Por otro, White Rage: The Unspoken Truth of Our Racial Divide (Bloomsbury), en el que Carol Anderson repasa esa “rabia blanca” desde la guerra civil hasta el combustible presente. Finalmente, Stamped from the Beginning: The Definitive History of Racist Ideas in America (Nation), del profesor de historia afroamericana Ibram X. Kendi,  que ha sido el ganador del  2016 National Book Award en “Nonfiction”.

Dicho lo cual, ha de añadirse que el propio periódico realiza una selección más apretada, con sus “The 10 Best Books“, entre los que hay una confirmación y una sorpresa. La primera tiene que ver con la esperada elección de Evicted. Poverty and Profit in the American City (Crown), de Matthew Desmond, tal como barruntábamos aquí el pasado abril.  La sorpresa, si es que lo es,  radica en que no hay ningún historiador, así que como mucho consuélense con Rogue Heroes . The History of the SAS, Britain’s Secret Special Forces Unit That Sabotaged the Nazis and Changed the Nature of War, una historia militar del periodista Ben Macintyre (Penguin).

De Washington pasamos a Nueva York, con los “100 Notable Books of 2016” del Times, cuya mitad recae en la “Nonfiction”. Y, claro está, hay muchos títulos y bastantes reiteraciones.

En cuanto a cuestiones raciales, aprece el ya aludido Blood at the Root (Norton), del poeta y profesor de literatura Patrick Phillips), que aquí se complementa con un texto sobre la época de los fundadores: New England Bound: Slavery and Colonization in Early America, el primer libro de la princetoniana Wendy Warren. (Liveright).  Muy americano es también, al margen del asunto de la raza, Eleanor Roosevelt: The War Years and After. Volume Three: 1939-1962, de la veterana historadora Blanche Wiesen Cook. (Viking).

Hay asimismo dos volúmenes generalistas. Por un lado, The Rise and Fall of American Growth (Princeton University),  obra de Robert J. Gordon y de la que ya nos hemos ocupado.  Por otro, la otra (o misma) cara de la moneda representada por From the War on Poverty to the War on Crime: The Making of Mass Incarceration in America (Harvard University), de la historiadora Elizabeth Hinton.

blood-in-the-water

El asunto de la cárcel conecta con uno de los libros más bien recibidos este año que termina, el ya citado Blood in the Water: The Attica Prison Uprising of 1971 and Its Legacy (Pantheon), de la historiadora de la Universidad de Michigan Heather Ann Thompson.  Y ese lugar enlaza a su vez con el muy oportuno City of Dreams: The 400-Year Epic History of Immigrant New York (Houghton Mifflin Harcourt), de Tyler Anbinder, hisroriador de la George Washington University.

Finalmente, el periódico escoge unos cuantos libros sobre Europa, que podríamos encabezar, aunque este lo sea parcialmente, con el ya aludido GHETTO: The Invention of a Place, the History of an Idea (Farrar, Straus & Giroux), del sociólogo Mitchell Duneier. Luego vendrían dos obras generales como The English and Their History (Knopf),  de Robert Tombs, y The Face of Britain: A History of the Nation Through Its Portraits (Oxford UP), de Simon Schama. Finalmente, An Iron Wind: Europe Under Hitler (Basic), del colega Peter Fritzsche, y la traducción de Hitler: Ascent 1889-1939 (Knopf), de Volker Ullrich.

attheexistentialistcafe

Esos volúmenes y algunos más quedan seleccionados en “The 10 Best Books of 2016“, sin ningún libro de historia. Lo más parecido, dos de las joyas del año: el ya reiterado Evicted de  Matthew Desmond; y At the Existentialist Café: Freedom, Being, and Apricot Cocktails (Other Press), con el que la escritora Sarah Bakewell retrata a los grandes del existencialismo y la fenomenología: Sartre, Beauvoir, Camus, Jaspers, Merleau-Ponty, Heidegger …

No cambian mucho las cosas en las revistas. En Esquire, como novedad, la biografía que la periodista australiana Julia Baird ha dedicado a Victoria: The Queen: An Intimate Biography of the Woman Who Ruled an Empire (Random House) y, cómo no, el Evicted de Matthew Desmond. El Boston Globe tampoco premia a mucho historiador.  Repiten: At the Existentialist Café de Sarah Bakewell, Blood at the Root de Patrick Phillips, Blood in the Water de Heather Anne Thompson, Evicted de Matthew Desmond, Stamped From the Beginning de Ibram X. Kendi y White Rage de Carol Anderson. A ellos se añade el último del afamado divulgador James Gleick:  Time Travel: A History (Pantheon).

Y finalizamos la visita al continente americano con Canadá y The Globe and Mail. Repiten el White Rage de Carol Anderson y White Trash de Nancy Isenbergs, a los que se suma The Return of History: Conflict, Migration, and Geopolitics in the Twenty-First Century (House of Anansi), resultado de las Massey Lectures 2016, en el que Jennifer Welsh, especialista en relaciones internacionales, incide sobre la importancia de nuestra disciplina. Y ya que este no es el lugar para incidir sobre su contenido, les remito a la nota que le dedicó el semanario Maclean’s.

thereturnofhistory

Y, ya que estamos con un país de la Commonwealth, vayamos a otros dos lugares donde aún reina Isabel II. Lo hacemos empezando con Australia y la gran historiadora Sheila Fitzpatrick (de la que se acaba de traducir El equipo de Stalin), que ha escogido sus mejores libros para  la Australian Book Review.

Uno de ellos ha pasado por esta bitácora: Uyghur Nation: Reform and revolution on the Russia-China frontier (Harvard University Press), de David Brophy.  Otros dos son claramente australianos: el de los profesores Kevin Windle y Elena Govor y el ruso Alexander Massov, From St Petersburg to Port Jackson: Russian travellers’ tales of Australia 1807–1912 (Australian Scholarly Publishing);  y The Vanished Musicians: Jewish refugees in Australia (Peter Lang), del musicólogo alemán Albrecht Dümling.  Finalmente, elige también The Great Departure: Mass migration from Eastern Europe and the making of the Free World (W.W. Norton), tercer libro de la historiadora Tara Zahra, y en el que a Australia apenas le dedica unas breves referencias.

the-great-departure

De Australia pasamos a Nueva Zelanda, con los (ahora) llamados Ockham New Zealand Book Awards. En realidad, dado que se conceden en mayo, aún no conocemos los galardonados, pero sí la lista previa de nominados para el premio de 2017, todos los cuales han aparecido en el último año. Cuatro son los volúmenes a los que prestar atención.

El primero es The World, the Flesh and the Devil; The Life and Opinions of Samuel Marsden in England and the Antipodes, 1765-1838 (Auckland University Press), de Andrew Sharp, profesor de estudios políticos en Auckland.  Se trata de lla biografía de Samuel Marsden, fundador de las misiones (Church Mission Society) que trajeron el cristianismo (y quizá las ovejas) a Nueva Zelanda y, por tanto, un personaje fundamental en la historia de las misiones y del imperio.

De un sello universitario es también The Broken Decade: Prosperity, depression and recovery in New Zealand, 1928-39 (Otago University Press), en el que el historador Malcolm McKinnon se dedica a uno de los períodos más intensos y desgarragores de la trayectoria de este joven país.

the-great-war-for-new-zealand_lr

Finalmente, dos libros de una joven y muy cuidada editorial.  Por un lado, The Great War for New Zealand: Waikato 1800-2000 (Bridget Williams Books), en el que Vincent O’Malley aborda el impacto humano de aquella guerra de mediados del XIX, sus orígenes y consecuencias. Un conflicto central, en tanto definió las relaciones entre el poder colonial (y el futuro Estado) con los maoríes.  Por otro, The Big Smoke: New Zealand Cities, 1840-1920 (Bridget Williams Books), en el que Ben Schrader ofrece la primera gran síntesis sobre la historia urbana de aquella nación.

Continuará…

¿Qué es una revolución? (1763-2015)

A medida que se acerca 2017, el mercado editorial se prepara para ofrecer su corona al concepto y la realidad del término revolución. Hace unos días, presentábamos aquí el nuevo trabajo de Jean-Claude Milner a este propósito.  Y previamente había aparecido otro de corte distinto pero de fondo semejante: Qu’est-ce qu’une révolution? (Éditions du Cerf), de la filósofa Gaëlle Demelemestre  y del historiador y politólogo Hamid Bozarslan.

quest-ce-quune-revolution

El volumen me ha hecho recordar algo que expuso Robert Darnton a propósito de las primaveras árabes. Allá por el 2011 decía este historiador norteamericano: “La cuestión ha rondado en todos los artículos y emisiones sobre Egipto, Túnez y los otros países de la región cuyos pueblos se han rebelado: ¿qué constituye una revolución? En la década de 1970, solíamos perseguir esa pregunta en los cursos sobre revoluciones comparadas; y mirando hacia atrás en mis apuntes antiguos, no puedo dejar de imaginar una trayectoria: Inglaterra, 1640; Francia, 1789; Rusia de 1917 … y ¿Egipto, 2011?

No me atrevería a pronunciarme sobre el curso de los acontecimientos en Egipto durante las últimas tres semanas, pero creo que es justo preguntarse si la información que ahora llega cada segundo por todos los medios de comunicación, de Twitter a la televisión, tiene ninguna relación con los modelos clásicos de  revolución. ¿O debería Egipto enseñarnos a abandonar por completo los modelos y tener en cuenta un tipo de trastorno insospechado en nuestras antiguas variedades de ciencia política?”

En parte, solo en parte, es a eso a lo que intentan dar respuesta los autores que hoy traemos a esta bitácora. En el primer capítulo, dedicado a problematizar las revoluciones, señalan que más de dos siglos después de la revolución francesa, la revolución como hecho, pasión o espera, sigue conservando toda su actualidad, pero sigue siendo un enigma tanto para las ciencias sociales como para la filosofía política.

Así pues, como dice el editor, lo que hacen los autores  es reinscribir “este tema en toda su profundidad histórica, filosófica, sociológica. La sociedad democrática nació en el siglo XVIII de dos revoluciones fundamentales: la del pueblo estadounidense sacudiéndose el yugo del poder colonial británico, y la de los franceses, revirtiendo una monarquía mileniaria.

Ese mismo movimiento de desautorización de los sistemas políticos vigentes ha atravesado dos siglos, y la misma dinámica ha animado, de Túnez a Egipto, a los pueblos del Mediterráneo oriental que buscan su autonomía política. Se ha iniciado así un trastorno de estas sociedades que está lejos de haberse completado.

¿Qué es una revolución? Es decir, ¿cómo su irrupción en el tiempo corto se convierte en historia? ¿Cómo se instala el orden nuevo que alla crea?

Las situaciones prerevolucionarias y las trayectorias posrevolucionarias, lo que las revoluciones suponen para las sociedades y la suerte que estas sociedades reservan a sus revoluciones: estos son los objetos de esta obra maestra, erudita y brillante, que representa con vigor el ayer para comprender mejor, críticamente, la actualidad”.

Y, en fin, así se inicia el capítulo introductorio:

“Aunque precedida por una serie de evoluciones que la habían predibujado, la sociedad democrática emerge a la luz después de dos episodios revolucionarios, el del pueblo estadounidense sacudiéndose el yugo del poder colonial británico, y el de los franceses, revirtiendo una monarquía mileniaria. Nuestro mundo no sería lo que es hoy sin estos dos acontecimientos mayores de nuestra historia. Sin embargo, visto más de cerca, lo que parece un transcurso inevitable ha  provocado muchas críticas e incluso muchas veces ha estado amenazada por algún escollo. La Guerra de Secesión estuvo cerca de suponer el fracaso de la Constitución Federal de Estados Unidos, por no hablar de las divisiones internas causadas por el tema de la esclavitud. Del mismo modo, ¿quién no recuerda que casi les costó un siglo a los franceses lograr una Constitución estable y verdaderamente democrática? ¿Y cómo al movimiento revolucionario, marcado por el ambicioso proyecto de defender unos derechos humanos inviolables, vino seguido menos de dos años después por el establecimiento del Imperio Napoleónico? Nada hay escrito de antemano; solo un conjunto de decisiones y actos reiterados permitió que estos movimientos transformaran con el tiempo las bases de la institución política y de la sociedad humana capaces de respetarla”.

© 2016 Les Éditions du Cerf

La utopía del III Reich: un nuevo orden para Europa

Se publican tantos libros y artículos sobre la Alemania nazi, en todas sus múltiples vertientes, que resulta imposible atender las todas. En todo caso, vamos a repasar brevemente dos de esos trabajos, que inciden por otra parte en aspectos más o menos trabajados por otros autores.

la-promesse-de-lest

Por un lado, La Promesse de l’Est.  Espérance nazie et génocide (1939-1943), del historiador francés Christian Ingrao (Seuil), sobre la voluntad de colonizar/germanizar el este de Europa. Dice el editor:

“Cuál era el sueño de los nazis sobre su victoria y el “Reich de Mil Años”? Entre 1939 y 1944, la utopía imperial nazi experimentó un principio de realización en las áreas conquistadas en el Este, brutalmente vaciadas de sus habitantes, desplazados, esclavizados y, en el caso de los judíos,  asesinados. Tenían sus ingenieros, sus organismos y sus pioneros (no menos de 27.000 jóvenes alemanes). Suscita fervor y adhesión. En ese Reich de mil años cuya frontera se ha extendido por conquista, una comunidad racialmente pura pronto vivirá una vida reconciliada de serena prosperidad.

Christian Ingrao examina por primera vez, en su consistencia y en sus tensiones, el trabajo de diversas instituciones, la trayectoria de los hombres y las mujeres que tomaron parte, la amplitud de las planificaciones sucesivamente diseñadas. Propone una antropología social de la emoción nazi y revela, junto al odio y la angustia, lo que tuvo de alegría y expectación, dos caras de una misma realidad.

La esperanza nazi fue la pesadilla de los pueblos. Es lo que revela crudamente el estudio de las violencia desencadenadas en la región de Zamosc, en la frontera de Polonia y Ucrania. Un gran libro que cubre uno de los aspectos más olvidados del nazismo”.

Para mayores pormenores, véase la reseña aparecida en l’Histoire. Pero si esa era la utopía para el este, existía también otro de orden cultural, que es la que analiza Benjamin G. Martin, profesor en Uppsala, en The Nazi-Fascist New Order for European Culture (Harvard UP), que es presentado de esta forma:

the-nazi-fascist-new-order

“Después de la aplastante derrota de Francia en junio de 1940, los nazis avanzaron con planes para reorganizar un continente europeo ahora bajo la bota de Hitler. Mientras la fuerza militar de Alemania establecería la agenda, varios de entre la elite nazi argumentaron que la hegemonía germana permanente requeriría algo más: un imperio cultural paneuropeo que coronaría las conquistas de Hitler en tiempos de guerra. En un momento en que el proyecto europeo de la posguerra está bajo tensión, Benjamin G. Martin pone en foco en un aspecto descuidado de la geopolítica del Eje, trazando el ascenso y caída del “poder blando” nazi-fascista en forma de un nuevo orden de la cultura europea, yde corte nacionalista y antisemita .

Ya en 1934, los nazis comenzaron a tomar medidas para alinear la cultura europea con sus objetivos ideológicos. En cooperación y competencia con los fascistas italianos, cortejaron a cineastas, escritores y compositores de todo el continente. Nuevas instituciones como la Cámara Internacional de Cine, la Unión Europea de Escritores y el Consejo Permanente de Compositores forjaron un bloque continental opuesto al modernismo cosmopolita “degenerado” que dominaba las artes. En su lugar imaginaban una Europa de las naciones, una que exaltaba el tradicionalismo, el antisemitismo y el Volk. Tal visión suponía un poderosa llamada para los intelectuales conservadores que veían una civilización europea en declive, amenazada por el mercantilismo americano y el bolchevismo soviético.

Dirigiendo a los lectores hacia proyecciones de películas, conciertos y banquetes en los que artistas, de Noruega a Bulgaria ,prestaron su prestigio a la visión de Goebbels, Martin sigue el proyecto nazi-fascista hasta su conclusión desastrosa, examinando las contradicciones internas y rivalidades sectarias que lo condenaron al fracaso”.

Y como complemento se puede leer la breve reseña que publica NewStatesman, donde combina este volumen con el recién traducido de Norman Ohler.

En cuanto a An Iron Wind. Europe Under Hitler (Basic Books), obra de Peter Fritzsche, quizá hablemos otro día.

© 2016 Seuil / President and Fellows of Harvard College

La Revolución Alemana de 1918-1919: miedos y violencia

Como se dice en la web del UCD Centre for War Studies, sito en Dublin, uno de más destacados jóvenes historiadores del mundo académico irlandés es Mark Jones. Y prueba de ello, entre otras cosas, es que de su estancia en la Freie Universität Berlin se haya traído de vuelta una sustanciosa investigación y que Cambridge UP haya aceptado publicarla. Se trata de Founding Weimar. Violence and the German Revolution of 1918–1919.

founding-weimar

Veamos la presentación de editor:

“La Revolución Alemana de 1918-1919 fue un momento transformador en la historia europea moderna. Fue tanto el fin del Imperio Alemán como de la Primera Guerra Mundial, así como el nacimiento de la República de Weimar, aquella democracia de corta duración que precedió al establecimiento de la dictadura nazi. Época de gran dramatismo político, la Revolución conoció niveles sin precedentes de movilización de masas y de violencia política, incluyendo el “Spartacist Uprising” de enero de 1919, los asesinatos de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg y la represión violenta de huelgas y de la República Consejista de Baviera. Basándose en la historiografía de la Revolución Francesa, Founding Weimar es el primer estudio que coloca las multitudes y la política de las calles en el corazón de la historia de la Revolución. Cuidadosamente argumentado y meticulosamente investigado, apelará a cualquier persona interesada por  la relación entre la violencia, la revolución y la formación del Estado, así como en la historia de la Alemania contemporánea”.

Dicho lo cual, continuemos con el primer capítulo, titulado “La Grande Peur of November 1918“:

“A media mañana del 9 de noviembre de 1918, los oficiales de la sede del Estado Mayor alemán se temían lo peor. Además de los recientes informes de derrotas militares a manos de los ejércitos británico, francés y estadounidense, las últimas noticias sugerían que la revolución se había extendido a las divisiones alemanas en el frente. Igualmente inquietante, pensaban que una batalla violenta acababa de comenzar en Berlín, donde la sangre de revolucionarios y contrarrevolucionarios corría por las calles. Esta noticia los hizo temer especialmente por la esposa del Kaiser Guillermo II, la emperatriz Augusta Victoria. A finales de octubre, cuando su esposo se dispuso a quedarse con el Estado Mayor en el Großes Hauptquartier [GHQ] en Spa, en la ocupada Bélgica, ella se quedó atrás, en la capital alemana. Ahora los oficiales y el Kaiser pensaban que estaba peligrosamente subprotegida. Algunos incluso temían que los revolucionarios trataran de tomarla como rehén.

La creciente impotencia de la élite real y militar ayudó a alimentar sus temores de una violencia revolucionaria. Durante los últimos cinco días habían advertido que la bandera roja ondeaba sobre más y más ciudades y ciudades a lo largo del Imperio Alemán. El primer signo de problemas se produjo el 4 de noviembre de 1918, cuando la base naval imperial alemana en Kiel cayó bajo el control de los marineros revolucionarios. En cuestión de horas, la revuelta se extendió por toda la costa alemana del norte, donde la autoridad militar se desintegró en una serie de ciudades y pueblos, incluyendo Wilhelmshaven, que estaba junto a Kiel, la base naval más importante de la Alemania Imperial. Manifestantes pro-revolucionarios, incluyendo obreros, mujeres y soldados acuartelados por todo el país, salieron a las calles para exigir la abdicación del Kaiser, el fin de la guerra y la plena democratización del sistema político alemán. El 6 de noviembre, los hombres del GHQ se enteraron de que Hamburgo, estratégicamente clave para contener la revolución en el norte de Alemania, ya estaba bajo el control de revolucionarios. Para el 7 de noviembre, la revolución se había extendido desde el norte de Alemania incluyendo Hannover, Braunschweig y Colonia. Durante la noche del 7 al 8 de noviembre de 1918, los revolucionarios liderados por el radical socialista independiente Kurt Eisner tomaron el control de Múnich y proclamaron Baviera como una república. Al caer la noche del día siguiente, sin enfrentarse a nada más que a actos simbólicos de resistencia, los revolucionarios habían tomado el control de casi todas las principales ciudades alemanas. Las únicas excepciones eran Berlín, Breslau y Konigsberg”.

Tras esa descripción inicial, que sigue unos párrafor más, el autor desgrana el sentido del capítulo inmediato:

“(…) el capítulo siguiente trata de examinar la relación entre la violencia y los temores a la violencia durante los diez primeros días de noviembre de 1918. Nuestra principal preocupación es examinar con la mayor precisión posible qué tipo de violencia revolucionaria y contrarecolucionaria hubo,  preguntando por qué la violencia de la revolución permaneció limitada a este momento. Cuando exploramos las primeras dos semanas de noviembre de 1918 de esta manera, sostengo que de la misma manera que los temores de la violencia fueron centrales en cómo Guillermo II experimentó sus últimos días como emperador alemán, desempeñaron un papel igualmente importante durante el curso de acontecimientos que ocurrieron a medida que la revolución se extendía “desde abajo”. Como este libro revela por primera vez, el pánico a los tiroteos, causado por la expectativa de que los oficiales contrarrevolucionarios abrieran fuego secretamente contra los revolucionarios, fue la forma más letal de violencia revolucionaria. Fue posible gracias a la interacción de una serie de fenómenos históricos estrechamente relacionados; todos los cuales están igualmente ausentes de la historiografía existente de la revolución. Incluyen la poderosa influencia de rumores altamente sugerentes y no verificables, así como las expectativas delirantes de las élites y los actores revolucionarios en las calles. Cuando se examinan juntos estos fenómenos, queda claro que la idea de que la revolución representaba inicialmente un momento de liberación emocional de las tensiones de la guerra es insostenible. En su lugar, un examen detenido de lo que sucedió cuando el Estado Imperial perdió el control de los espacios urbanos clave revela que la revolución fue un breve momento de intenso pánico social, tan aterrador para aquellos que deseaban su éxito como para aquellos que huyeron de sus resultados. Para empezar, el capítulo comienza con un examen de los acontecimientos inmediatos que llevaron a decenas de miles de alemanes a unirse a un movimiento revolucionario que muchos más tarde rechazaron como un horrendo momento de traición nacional”.

© Cambridge University Press

Mark Jones: “Para una introducción más extensa de mi trabajo en español: Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 15, 2016, pp. 43-72. Online:  https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/59613/1/Pasado-y-Memoria_15_02.pdf

Gracias, Mark

La historia del libro: una perspectiva general

Como en ocasiones anteriores, abandonamos las novedades bibliográficas para reproducir un breve texto aparecido en el número de octubre de Perspectives on History.  Se titula “Book History: A Perspectives Quick Study” y se debe a Stephanie Kingsley:

“Un  mapa de Europa se extiende a través de la pantalla del ordenador. . . tierra verde, océano azul , topografía ligeramente enfatizada. . . algo que hemos estado acostumbrados a ver desde la guardería. Una línea de tiempo se cierne sobre el mapa; comienza en 1450. Arrastramos un botón a lo largo de la cronología y de repente un nodo rojo aparece en la pantalla, en Mainz, Alemania: la Biblia Latina, impresa por Johann Gutenberg alrededor de 1455. Seguimos arrastrando y aparecen más nodos rojos, cada uno indicando la primera obra impresa por una imprenta a medida que la tecnología se propaga por la Europa del siglo XV. Otros nodos van apareciendo: azules para las universidades, amarillos para las fábricas de papel, negros para los conflictos, entre otros. Es el Atlas of Early Printing , un proyecto digital de la historia del libro diseñado como herramienta para la enseñanza de la expansión de la imprenta en Europa junto a sus contextos socioeconómicos.

 De NYC Wanderer (Kevin Eng) - originally posted to Flickr as Gutenberg Bible, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9914015

De NYC Wanderer (Kevin Eng) – originally posted to Flickr as Gutenberg Bible, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9914015

En la era digital, puede parecer pasado de moda formarse en un campo llamado “historia del libro.” Pero la comunicación es vital para entender la cultura y la experiencia humanas, sin importar la hora o lugar. En su discurso de apertura en la conferencia de 2015 de la Society for the History of Authorship, Readership, and Publishing (SHARP)), Leslie Howsam define la historia del libro como una “forma de pensar acerca de cómo las personas han dado forma material a los conocimientos y los relatos”, así como sobre “cómo las fuerzas dentro de los medios culturales de una época han actuado sobre… los autores y compiladores”. Durante gran parte de la historia humana, el libro impreso ha sido un importante medio de comunicación, y su estudio ha producido datos valiosos sobre el pasado. Ahora, el interés en las culturas no occidentales y el auge de las tecnologías digitales han complicado el asunto del “libro” y han provocado la expansión del campo para incluir todas las formas de comunicación a través del tiempo y el espacio. Del reciente trabajo de Matthew Kirschenbaum sobre los procesadores de texto a la investigación de Ian Milligan sobre las redes sociales, cada uno de los variados registros que los historiadores deben estudiar presenta su propia y única “materialidad”. Nuestro entorno de comunicaciones-saturadas hace del presente un momento que obliga a participar este campo dinámico.

“La historia del libro” es un concepto ampliamente impugnado y en constante desarrollo. Surgió a partir de dos escuelas de pensamiento, las cuales se centraron en el libro dentro de la cultura occidental: la bibliografía analítica anglo-estadounidense del siglo XIX, que examinaba las características físicas de los libros para sacar conclusiones sobre su producción; y los estudiosos franceses de  la “histoire du livre”, que en la década de 1960 comenzaron a utilizar una lente socioeconómica para estudiar las tendencias generales en la publicación, la escritura y la lectura. En 1982, Robert Darnton argumentó en su influyente ensayo “What Is the History of Books?” [“¿Qué es la historia del lbro?”] que la historia del libro es la investigación que tiene que ver con cualquiera de las etapas de la vida de una obra, del autor al editor pasando por el impresor, el librero y el lector. Desde entonces, los estudiosos han debatido sobre en qué medida centrarse en las características físicas de los libros frente al estudio de las tendencias en el mercado del libro, la autoría y la lectura. Sin olvidar que también ha sido controvertido el asunto del papel desempeñado por el contenido en la historia del libro .

gaceta-2014
“¿Qué es la historia del libro?” Una revisión, La Gaceta nº 526, 2014 (2007).

Muchos historiadores del libro utilizan un enfoque integrado, examinando textos materiales y pruebas externas, tales como la correspondencia autor y los registros del editor. Elizabeth Yale (Univ. of Iowa Center for the Book), por ejemplo, examina los papeles del naturalista inglés del siglo XVII John Aubrey para aprender acerca de su actitud hacia la preservación de materiales manuscritos: él anotaba manuscritos y libros científicos de la temprana modernidad, usándolo para añadir sus propios detalles acerca del mundo natural. Al mismo tiempo, Yale examina la correspondencia de Aubrey para aprender acerca de la forma en que compartía sus propios documentos con otros naturalistas y con el Ashmolean Museum (fundado en 1683). Yale sostiene que los primeros naturalistas modernos, reconociendo el valor póstumo de sus trabajos intelectuales para la ciencia, comenzaron la práctica de dejar los documentos personales en un repositorio institucional, y Aubrey fue uno de los primeros contribuyentes al Ashmolean. Sin embargo, su distribución azarosa de esos papeles entre los amigos y el museo, así como las preocupaciones que expuso por escrito sobre una transferencia segura, demostró tanto entusiasmo como dudas sobre los archivos institucionales.

Susan Allen, de la California Rare Book School, también utiliza un enfoque integrado para investigar la estabilidad económica y política de las imprentas americanas coloniales para comprender mejor su papel en el discurso político colonial. “El coste del papel era el mayor gasto de capital a la hora de dirigir sus negocios”, dice Allen. Sin embargo, dado que han sobrevivido muy pocos registros de editores de este período,  Allen ha tenido que basarse en estimaciones sobre la cantidad de papel que las imprentas utilizaban en sus publicaciones para extraer conclusiones sobre su seguridad financiera. Partiendo de la cantidad de papel utilizado en las copias que se conservan de aquellos periódicos, y del conocimiento acerca de los tamaños de la edición estándar en la época, Allen establece las imprentas que utilizaban más papel y, por tanto, tenían probablemente más capital. Al mismo tiempo, examina el contenido de estos documentos para aprender acerca de las tendencias políticas de las imprentas.

Los historiadores del libro también utilizan cada vez más este enfoque integrado para estudiar textos materiales más allá del mundo occidental. La llegada de las historias globales y transnacionales y de becas para trabajar sobre Asia, África y Europa del Este en los últimos decenios ha cambiado el enfoque de los historiadores sobre la noción de “libro”. En 2012, Elizabeth le Roux escribió en la revista Book History que, aunque la historia de la imprenta en África comienza con el colonialismo, la región tiene “una historia textual que tiene alrededor de un millar de años más”. Ella repasa el trabajo reciente sobre textos Ajami -obras manuscritas en lenguas africanas escritas en árabe se produjeron ya en el siglo XI- para mostrar cómo el examen de la producción textual en África puede desafiar el supuesto estándar de que la sociedad progresa “de la oralidad a la escritura y luego a lo impreso”.

A medida que la idea de libro se expande en términos de medio y geografía, las metodologías de la historia del libro continúan evolucionando. La tecnología digital ofrece todo un conjunto de nuevas herramientas con las que historiadores del libro pueden acercarse a su oficio. El Atlas of Early Printing es un ejemplo de un proyecto de historia del libro digital que implica el cartografiado, una tendencia creciente en el campo. Las herramientas digitales también permiten a los historiadores del libro contestar a preguntas que antes no tenían respuesta. Por ejemplo, la tecnología de imagen visual permitió a los investigadores para leer el texto original del Palimpsesto de Arquímedes, una copia del siglo X de una obra de Arquímedes de Siracusa que los monjes en el siglo XIII borraron y sobre la que sobrescribieron.

La tecnología digital también crea oportunidades para mejorar la forma de catalogar los libros del mundo. Los actuales esfuerzos de desarrollo del English Short Title Catalogue (que permite a los usuarios buscar registros de los libros impresos en el mundo de habla inglesa entre 1473 y 1800) permitirán obtener información de otras bases de datos y permite a los investigadores añadir información a los registros.

La historia del libro es un enfoque académico útil para cualquier disciplina que se haya comunicado usando de textos, es decir, para todas las disciplinas. Para los historiadores, que se ocupan de la recuperación del pasado, la historia del libro ofrece herramientas para comprender cómo las culturas pasadas procesan nuevas ideas y conocimientos. “Te proporciona ciertos tipos de información que no se pueden conseguir de otra manera”, dice Anthony Grafton (Princeton Univ.). “Si uno está buscando intelectuales del pasado que creían que la mayor parte del conocimiento estaba en los libros y puede entender en detalle la forma en que leían sus libros, entonces tiene una ventaja interpretativa.”

También es vital para empezar a ver los libros como artefactos en lugar de simplemente como portadores de contenido. Como David Vander Meulen (Univ. De Virginia) dice, “el mundo se llena de vida” cuando se mira de cerca el libro mismo y dedicas un tiempo a aprender sobre su producción. Los textos materiales acarrean la evidencia de transacciones de intelectuales, no sólo en su contenido sino en la forma en que se construyen, distribuyen y leen. En un mundo en el que las formas materiales del texto y los modos de comunicación están en constante flujo, el conocimiento de lo que hubo previamente, obtenido mediante una mentalidad histórico-libresca, puede ayudar a los historiadores a entender mejor el pasado y el presente”.

Fuente: Stephanie Kingsley, “Book History: A Perspectives Quick Study”, Perspectives On History (Octubre, 2016).

cc   Creative Commons. Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)

El Factor Nobel

Entre los libros de historia económica que han aparecido este año (y es un área en continua ebullición) me permitirán que recomiende sobremanera The Nobel Factor: The Prize in Economics, Social Democracy, and the Market Turn, de Avner Offer y Gabriel Söderberg. Publicado por Princeton UP, la presentación es ya bien sugerente:

the-nobel-factor

“La teoría económica puede ser especulativa, pero su impacto es poderoso y real. Desde la década de 1970, ha estado estrechamente asociada con un cambio radical en todo el mundo el “market turn”. Esto es lo que Avner Offer y Gabriel Söderberg llaman el auge del liberalismo de mercado, un movimiento que, para sustituir a la socialdemocracia, sostiene que comprar y vender es la norma de las relaciones humanas y de la sociedad. Nuestra confianza en los mercados proviene de la economía, y nuestra confianza en la economía se basa en el Premio Nobel de Economía, el cual fue entregado por primera vez en 1969. ¿Fue una coincidencia que ese giro del mercado (market turn) y el premio comenzaran al mismo tiempo? The Nobel Factor, el primer libro que describe el origen y el poder del premio más importante en economía, explora esta y otras cuestiones relacionadas examinando la historia del premio, la historia de la economía desde que el premio empezó a otorgarse y la lucha simultánea entre liberales de mercado y los socialdemócratas en Suecia, Europa y los Estados Unidos.

The Nobel Factor relata cómo el premio, creado por el banco central sueco, surgió de un conflicto entre la ortodoxia del banco central y la socialdemocracia. El objetivo era utilizar el halo de la marca Nobel para fortalecer la autoridad del banco central y el prestigio de la economía favorable al mercado, con el fin de influir en el futuro de Suecia y del resto del mundo desarrollado. Y esta estrategia ha funcionado, a veces con resultados desastrosos para las sociedades que se esfuerzan por hacer frente a los requisitos de la teoría económica y los mercados desregulados”.

Para mayor aclaración, podemos leer el prólogo del volumen, que incluye párrafos como este:

“El Premio Nobel es testimonio del formidable stock de teoría que sustenta la economía. De hecho, sólo una minoría de economistas se unió a la Sociedad Mont Pèlerin o apoyó sus objetivos, pero algunos de los más prominentes entre ellos fueron ganadores del Premio Nobel. El ascenso del liberalismo de mercado comenzó casi al mismo tiempo que la creación del premio. Podríamos decirlo de esta manera: en diciembre de 1967, Milton Friedman pronunció el discurso presidencial de la American Economic Association. El mensaje era incendiario: las políticas económicas keynesianas asociadas a la socialdemocracia ya no mantenían el desempleo o la inflación bajo control. Durante los siguientes siete años, Friedman se convirtió en uno de los economistas más citados, superando temporalmente a Adam Smith, el líder de la citación permanente. Ese discurso marcó un movimiento en la partida de ajedrez histórica entre las dos doctrinas: por un lado, la socialdemocracia, un movimiento político que se propuso reducir las inseguridades y desigualdades para la mayoría de la población, proporcionar asistencia sanitaria, educación, y protección frente a las contingencias del ciclo vital por medio de unos impuestos progresivos. Por otro, una doctrina económica neoliberal (neoliberal en la doctrina, liberal de mercado como movimiento social más amplio), se comprometió a deshacer estas reformas. Durante las décadas siguientes, tanto el neoliberalismo (doctrina) como el liberalismo de mercado (movimiento) han hecho mucho para buscar los defectos de los estados de bienestar de la posguerra, mientras la prosperidad y las perspectivas para la mayoría de las personas en las sociedades occidentales se estabilizaban o disminuían. Durante esas mismas décadas, sin embargo, y en parte como resultado de la globalización preconizada por los neoliberales, la prosperidad en todo el mundo ha aumentado realmente. China, India y Brasil han penetrado en los mercados occidentales sin someterse al dictado del liberalismo de mercado, siguiendo el ejemplo anterior de Japón, Taiwán, Corea del Sur y Singapur”.

Y así concluye la introducción:

“En conclusión, la influencia de la economía no concuerda con sus defectos como filosofía, como doctrina científica y como un conjunto de normas políticas. La mano invisible es el pensamiento mágico, y su repetida refutación ha tenido poco efecto. Por otro lado, la economía contiene un conjunto de disciplinas y logros empíricos, con enclaves de credibilidad técnica e incluso científica. Esto sugiere cierta degradación de la autoridad, pero no lo es todo. La economía no es superior a otras fuentes de autoridad, pero tampoco es necesariamente inferior a ellas; debe ser tomada como una voz entre muchas. A este respecto, es más bien como la socialdemocracia. El comité del Premio Nobel ha sido capaz de mantener la credibilidad del premio solamente al reconocer que la economía no va por buen camino si pretende ser un sistema de pensamiento abarcador. La socialdemocracia ofrece una alternativa que es pragmáticamente exitosa, analíticamente coherente, económicamente eficiente, éticamente atractiva y teóricamente modesta”.

En fin, como complemento a lo anterior recomendaría la lectura del último número de la punzante Hedgehog Review, dedicado a “The Cultural Contradictions of Modern Science”. Al final de la introducción de ese dosier, los editores nos indican:

“Como poco, la forma casi reflexiva en que nos dirigimos a la ciencia para apoyar las agendas políticas o los programas sociales sugiere un problema profundo dentro de nuestra cultura: una renuencia a reconocer que las cuestiones a valorar y de valor final no pueden resolverse apelando al imaginario árbitro que llamamos ciencia. A pesar de todos sus logros, la ciencia no puede desplazar a los diversos depósitos de sabiduría de la humanidad -literarios, históricos, filosóficos y religiosos- que se basan en experiencias que desafían la evaluación mediante métodos y técnicas de laboratorio. Esperar que la ciencia haga más de lo que razonablemente puede, quizá conduzca a una desconfianza aún más generalizada sobre lo que demostrablemente ha hecho”.

© Copyright, Princeton University Press / IASC.

Una historia culinaria de la Gran Depresión

Si hay algo que un aspirante a historiador debe saber es que las etiquetas son flexibles, aunque algunas mucho más que otras. Por ejemplo, la historia cultural: ¿qué no lo es? Pues bien, entre sus practicantes estan los”food historians” que, aunque por aquí no se prodiguen, existen y escriben en otros lares, con aprecio de los lectores. Esto es lo que ocurre con la pareja formada por Jane Ziegelman, que en su último volumen (uno previo lo dedicó al foie-gras), estudió un edificio de viviendas del Lower East Side a través de la comida (97 Orchard), y Andrew Coe, cuya última contribución se dedicó a la cocina chino-americana en Chop Suey. Como suele ocurrir, ambos han decidido plasmar su matrimonio en un interesante volumen (ofrece más de lo que parece) que ha concitado todo tipo de parabienes (abundando los ligeros) y que ha sido señalado como uno de los mejores volúmenes de la temporada (no solo culinaria): A Square Meal. A Culinary History of the Great Depression (HarperCollins).

a-square-meal

Dice el editor que se trata de “una exploración en profundidad de la mayor crisis alimentaria a la que la nación se haya enfrentado jamás -la Gran Depresión- y de cómo transformó la cultura culinaria de América.

La larga década de la gran depresión, un periodo de cambios en el panorama político y social del país, modificó para siempre la manera en la que América come. Antes de 1929, la relación de los Estados Unidos con los alimentos se definía por la abundancia. Sin embargo, el colapso de la economía, tanto en la América urbana como en la rural, dejó a una cuarta parte de los estadounidenses sin trabajo y desnutridos, resquebrajando los supuestos de una despensa nacional ilimitada.

En 1933, mientras las mujeres luchaban por alimentar a sus familias, el presidente Roosevelt invirtió los seculares prejuicios hacia la “comida de caridad” patrocinada por el gobierno.  Por primera vez en la historia de Estados Unidos, el gobierno federal asumió, por un tiempo, la responsabilidad de alimentar a sus ciudadanos. Los efectos fueron generalizados. Enarbolada por Eleanor Roosevelt, los “economistas domésticos” que habían luchado durante mucho tiempo por acercar la ciencia a la cocina adquirieron talla nacional.
Aprovechando la tradicional ambivalencia de los Estados Unidos hacia el disfrute culinario, impusieron su visión de una cocina vigorosa  y utilitaria en la mesa americana. A través de la Bureau of Home Economics, estas mujeres emprendieron una amplia campaña para inculcar recomendaciones dietéticas, precursoras de las actuales Dietary Guidelines for Americans.

Al mismo tiempo, el aumento de los conglomerados de alimentos introdujo los alimentos envasados y procesados que dieron lugar a una nueva cocina estadounidense basada en la velocidad y la conveniencia. Este movimiento hacia una cocina nacional homogeneizada provocó un renacimiento de la cocina regional americana. En las décadas siguientes, la tensión entre las tradiciones locales y la ciencia culinaria ha definido nuestra cocina nacional -una batalla que continúa en la actualidad.

A Square Meal examina el impacto de la contracción económica y el desastre ambiental en cómo los estadounidenses comieron entonces, así como  las lecciones y conocimientos que esas experiencias pueden suponer para nosotros en la actualidad”.

Preguntados en la NPR sobre, entre otras cosas, un ejemplo de comida característica de aquella época, Andrew Coe responde:

“Ahora cuando la gente come espaguetis, la gente sabe que, al igual que en Italia, tienen que estar al dente, es decir,  cocinados unos nueve minutos o algo por el estilo, de modo que todavía estén un poco crujientes. Pero supongamos que estos espaguetis se hierven durante 25 minutos. Si lo hacemos así no hay duda que entramos ya en la textura blanda. Y luego hierves zanahorias hasta que estén increíblemente blandas, y luego haces la salsa blanca, que era la salsa que se vertía sobre cualquier receta económica  durante la Gran Depresión. Es una mezcla de leche, harina, sal y mantequilla o margarina, y tal vez con un poco de pimienta. Así que es como una salsa espesa y cremosa, y se mezclan todos estos ingredientes en una bandeja y se hornean, y obtienes una especie de cazuela espesa, pastosa e insípida. Insípida (Bland) es realmente la palabra clave aquí. No tiene mucho sabor, y realmente no se esperaba que fuera a tenerlo. Pero era un vehículo para nutrir y alimentar, aunque no se supone que hiciera la comida muy atractiva”.

© 2016 HarperCollins  / npr

Revoluciones americanas. Una historia continental (1750-1804)

Sin lugar a dudas, uno de los libros más destacados de la historiografía norteamericana de este 2016 va a ser el reciente American Revolutions: A Continental History, 1750-1804 (Norton), del premiado Alan Taylor.

american-revolutions

El valor de esa obra se puede aquilatar en la reciente reseña de Eric Foner en la LRB. Parte este historiador del racismo, la xenofobia y la violencia que acompañan a la actual campaña presidencial de Donald Trump, señalando que, si bien es visto como una aberración, no faltan precursores (Jim Crow, Joe McCarthy George Wallace, incluso Richard Nixon).  Se pregunta, pues, dónde se origina todo esto y responde que con Alan Taylor ofrece una respuesta sorprendente: en la lucha por la independencia.  Allí están el racismo, la violencia, los groseros ataques contra los oponentes, con lo que Taylor rompe definitivamente con un tropo de la propaganda de la Guerra Fría, que se ha colado en la investigación histórica: la idea de que, a diferencia de las revoluciones malas francesa y rusa,  que degeneraron en violentos conflictos de clases, la americana fue hecha  con moderación y decoro. Pero la revolución americana fue un amargo conflictoque enfrentó a leales contra patriotas y a americanos blancos contra negros e indios. De ahí el plural de su título.

Además -sigue Foner-, Taylor rechaza la visión común que ve la época colonial esencialmente como un preludio de la independencia, cuando la verdad es que los colonos se fueron acercando a la patria, no alejando.  ¿Qué explica entonces el camino hacia la independencia?

La clave de la respuesta nos la ofrece el propio editor en su presentación :

“La revolución americana es a menudo descrita como un evento noble y ordenado, cuya culminación, la Constitución, proporciona el marco ideal para una nación democrática, próspera. Alan Taylor, dos veces ganador del premio Pulitzer, nos ofrece un relato creacional diferente en esta magistral historia de la fundación de la nación.

Con el aumento de las rivalidades continentales entre los imperios europeos y sus aliados nativos, la revolución de Taylor construye como un fuego que se extiende por las colonias continentales de Gran Bretaña, alimentado por las condiciones locales, destructivo, difícil de sofocar. El conflicto se inició en la frontera, donde los colonos reclamaban abrirse paso hacia el oeste en tierras de los indios contra las restricciones británicas, y en las ciudades del litoral, donde las élites comerciales movilizaban disturbios y boicots para resistir las políticas fiscales británicas. Cuando estalló la guerra, una multitud de patriotas acosaron a realistas y no partisanos para que se sumaran a su causa. La violencia brutal de la guerrilla estalló a lo largo de la frontera, de Nueva York a las Carolinas, alimentada por las divisiones internas, así como por el choque con Gran Bretaña. Taylor introduce hábilmente a Francia, España y a los poderes nativos en una narración completa de la guerra que ofrece las principales batallas, generales y soldados con penetración y poder.

Con la discordia latente en la nueva y frágil nación en la década de 1780, líderes nacionalistas como James Madison y Alexander Hamilton trataron de frenar las democracias estatales ingobernables y consolidar el poder en una Constitución Federal. Asumiendo el manto de “Nosotros el Pueblo”, los defensores del poder nacional ratificaron la nueva forma de gobierno. Pero sus oponentes prevalecieron en la presidencia de Thomas Jefferson, cuya visión de un “imperio de libertad” occidental se alineó con las antiguas ambiciones expansivas de los colonos de la frontera. Los asentamientos de los blancos y la esclavitud de los negros se extendió al oeste, preparando el escenario para una guerra civil que casi destruyó la unión creada por los fundadores.”

Para aclararlo un poco más, recomiendo la breve entrevista que le realiza John Fea (Messiah College in Grantham, Pennsylvania) en su blog o la más extensa (sonora) que se puede escuchar en This Is Hell!.

Como se puede comprobar, en el citado blog, Alan Taylor nos expone la tesis central de su obra: “El libro hace hincapié en el papel de la expansión hacia el oeste, la resistencia nativa y los intentos británicos para regular el oeste en la crisis constitucional que perturbó el imperio y condujo a la revolución. En el Oeste, también localizo la consumación de esa revolución a medida que los republicanos jeffersonianos facilitaban  y aceleraban en última instancia esa expansión. American Revolutions  también afirma las múltiples dimensiones de la revolución tal como era experimentada por los pueblos nativos, los esclavos, los canadienses, los hispanoespañoles y los imperialistas franceses. Las diferentes definiciones de la revolución también separaron a jeffersonianos de hamiltonianos en la política de la república temprana. Y nuestras propias divisiones políticas persisten a lo largo de las líneas heredadas de la todavía controvertida revolución”.

© W. W. Norton & Company, Inc. / LRB Limited / John Fea.

Jean-Claude Milner: releer el concepto de revolución

Si hay tema francés por excelencia este es el de su Revolución, en mayúscula. Así que no es de extrañar que cada cual proponga una nueva investigación académica o simplemente haga su lectura, como ocurre este año con el lingüista y filósofo francés Jean-Claude Milner. Aunque bien mirado nos propone eso y algo más, pues es el concepto mismo de revolución lo que se aborda en Relire la Révolution (Verdier).  En efecto, dice su editor:

relire_la_revolution

“Empezamos preguntándonos sobre la revolución.
La palabra viene del pasado, pero es el momento de retomarla a la luz del presente. Imposible no empezar con la Revolución Francesa. Imposible no continuar con la revolución soviética y la revolución china.
Excepto que debería despertar a las sonámbulas: si fueran revoluciones, la Revolución Francesa no lo sería. Si la Revolución Francesa es una revolución, entonces aquellas no lo son.
En tanto existen los derechos humanos; son derechos del cuerpo hablante. También hubo el terror. Por opuestas que sean estas dos memorias, cada una permite interpretar la otra.
La Revolución Francesa se sitúa en su intersección.
Por tanto, nos aproxima a la política real, algo que otros han sustituido por la realidad gris de la toma de posesión. Lo que vemos del siglo XXI está redefiniendo los derechos del cuerpo; la revolución, releída, nos permite entender lo que podemos esperar”.

Y así se inicia la introducción:

“Durante más de dos siglos, este nombre ha orientado los acontecimientos y organizado las representaciones. No sólo en Europa sino en el resto del mundo, marcó la división entre amigos y enemigos. A juicio de algunos, incluso las guerras mundiales pasaron a un segundo plano; acelerando retrasando la revolución, le estaban subordinadas. Estrictamente hablando, el nombre resume una creencia y un léxico; el uso afirmativo de la palabra revolución es ante todo creer en la revolución; creer en la revolución requiere del uso afirmativo de la palabra revolución. Más que una creencia entre otras, es la creencia de las creencias, la que hace posible todas las demás. Durante mucho tiempo, la Revolución Francesa ha ocupado la primera fila. Ha orientado los discursos, de los que le rendían homenaje o la rechazaban. Enconados adversarios o seguidores leales,  de Joseph de Maistre a Victor Hugo, de Taine a Jean-Paul Sartre, nadie se mantuvo indiferente en lengua francesa; en otros idiomas, la pasión se hizo más discreta, pero ha dejado muchas huellas. de este acontecimiento nació una Forma, una Idea, en definitiva: un Ideal. Dictó conductas y organizó visiones del mundo; se la llamaba La Revolución, con el artículo definido y ensingular; ha identificado acontecimientos en todo el mundo. En todas partes, los sujetos fueron movidos por la pasión, entre el amor y el odio, que tal ideal podía despertar. Muchas creencias determinan su calendario y su santoral; que no faltaron. Fija una cronología, donde el siglo XIX se inició con la Revolución Francesa; el siglo XX comenzó con la Revolución Soviética, la Primera Guerra Mundial es mera preparación; muchos relatos se inscribían ern parte en esta temporalidad. A mitad de siglo, la revolución china amplió el espacio donde el Ideal ejerció su empresa; el eje de la historia no pasaba ya por el Atlántico y el Mediterráneo; se desplazaba a Asia. El criptograma de las acciones humanas se descifraba mediante una clave que Mao resumió en un aforismo: “Los países quieren la independencia, las naciones quieren la liberación y sus gentes quieren revolución: ya se ha convertido en una tendencia irresistible de la historia … “. Quirenes querían ir contracorriente sólo podían lograrlo mediante la aceptación del modelo; como sucede a menudo, los contrarevolucionarios creían en la revolución más profundamente que los mismos revolucionarios”.

© Éditions Verdier

Un pueblo fiero y furioso: la violencia en Gran Bretaña

El asunto de la violencia está siempre de actualidad, bien sea por el modo en que se continúa ejerciendo o bien porque subraya determinados procesos históricos de primera magnitud.  Más allá del elemento central que en la historiografía continental ocupa el Holocausto, los colegas anglosajones llevan años analizando el rastro (decreciente) de esas prácticas de agresividad, desafuero, arbitrariedad, tropelía, abuso, desorden, desmán, brutalidad, atropello, exceso, ferocidad, monstruosidad, vandalismo, furia, crueldad, cólera, rabia, furor y violencia.  De ello dan prueba, además de inumerables artículos,  volúmenes señalados como el de Julius R. Ruff (Violence in Early Modern Europe 1500–1800), el editado por Stuart Carroll (Cultures of Violence. Interpersonal Violence in Historical Perspective), los de Jonathan Davies (como Aspects of Violence in Renaissance Europe) u otros más recientes, entre los que destaca el de Richard Bessel (Violence: A Modern Obsession) y, finalmente, el recién aparecido A Fiery & Furious People A History of Violence in England (Penguin), de James Sharpe,.  De él nos ocupamos, acudiendo al resumen que ofrece el editor (aunque el navegante curioso hallará reseñas por doquier):

a-fiery-furious-people

“Desde la trágica historia de Mary Clifford, cuya muerte a manos de su patrón escandalizó al Londres georgiano, a una relación de las actividades violentas de los pandillertos (scuttling gangs) del Manchester victoriano, pasando por un retrato del carácter de aquel caballero obsesionado por el duelo de nombre Sir John Reresby, A Fiery & Furious People explora el lado brutal de la vida nacional en toda su variedad. Y a medida que repasa la letanía de asaltos, asesinatos y disturbios que salpimentan nuestra historia, también traza los sutiles cambios que han tenido lugar tanto en la naturaleza de la violencia como en las actitudes de la gente hacia ella. ¿Por qué, por ejemplo, golpear a la esposa podía ser legal y simultáneamente estar mal visto que los infractores reincidentes acabaran eludiendo ser zambullidos en el estanque del pueblo? ¿Cuando surgió el primer asesino en serie en los anales del crimen inglés? ¿Cómo pudo el fútbol ser considerado en un determinado momento   como un pasatiempo estridente que debía ser prohibido, y pasar a ser un deporte respetable que debía ser alentado? ¿Qué dio lugar a tipos particulares de criminal violento -forajidos medievales, salteadores georgianos, estranguladores victorianos- y qué hizo que fueran disminuyendo y al final desaparecieran?

De principio a fin, el profesor James Sharpe emplea una sorprendente y amplia gama de materiales – registros judiciales y panfletos sobre asesinatos, baladas populares y novelas, sermones y películas- para trazar imágenes nítidas de los criminales de la nación y del sistema penal desde la época medieval hasta la actualidad. Transmite una fuerte sensación de lo que sería estar envuelto en, digamos, una pelea callejera en el Oxford medieval o en una batalla durante la guerra civil inglesa. Y también trata de responder a tal vez la pregunta más fascinante y fundamental de todas: ¿es un país que ha experimentado no sólo la agresión constante a escala individual, sino también la Revuelta Campesina, la revueltas de Gordon, las protestas contra los impuestos y los disturbios urbanos del verano de 2011 naturalmente propenso a la violencia o estamos, de hecho, convirtiéndonos gradualmente en una nación más apacible?”

© 1995 – 2016 Penguin Books Ltd.

Paul Claval: la aventura occidental

Anonadados aún con la victoria de Trump, se nos permitirá obviarla y detenernos mínimamente en la figura de Paul Claval, con quien acaso podamos escarbr en las razones del triunfo de estas nuevas figuras.

Recordemos que Claval es profesor emérito de la Universidad de París-Sorbona y que es considerado unánimemente como uno de los padres de la llamada geografía cultural, con un libro sobre el particular (La geografía cultural. Eudeba, 1999) y varios artículos de referencia.  Pues bien, su último libro se titula L’Aventure occidentale. Modernité et globalisation (Sciences Humaines) y su contenido es el siguiente:

l-aventure-occidentale1000

“Comprender las transformaciones sin precedentes que caracterizan al mundo contemporáneo, ese es el propósito de este ensayo de “geo-historia”. Para ello, el autor traza en un fresco denso y estimulante la aventura de Occidente desde la época moderna hasta la actualidad, a través de los dos movimientos principales que la caracterizan desde el siglo XVII: la modernización -utopía modernista, triunfo de la Ilustración, afirmación de los Estados-nación, marcha del progreso y sus replanteamientos- y la globalización, iniciada con la era de los descubrimientos, que ahora altera la distribución de hombres y actividades económicas que la revolución industrial había modelado.

En la visión que hasta hace poco dominaba en Occidente, los cambios eran bienvenidos porque eran la demostración del progreso a la que aspiraba todo el mundo. La situación actual es diferente. El movimiento se ha convertido en una fuente de aprensión porque tenemos miedo de que conduzca a una vida más difícil y a desastres. Para el autor, un aggiornamento de la aventura occidental es esencial para que la tradición utópica creada hace ya cuatro siglos en Occidente se conserve y se extienda a toda la humanidad”.

Y, en efecto, de ese mismo modo se inicia la introducción:

“Nunca el mundo se ha transformado  tan rápidamente como en el último medio siglo. La población se ha más que duplicado, de 2 mil millones en 1930 a 3 en 1960 y a 7 en 2011. Las distancias se han sido acortando; las mercancías viajan a costes más bajos, el movimiento de la gente se está acelerando, la información pasa casi instantáneamente de un lugar a otro. A pesar del aumento de gente a alimentar, el número de personas que padecen hambre disminuye. Para comprender estos cambios, partimos de la hipótesis de que se combinan dos conjuntos de mutaciones :

– La modernidad se pone en cuestión. Occidente la había hecho su principal objetivo en el siglo XVII; detener el proceso afecta a la vez a los países que habían puesto en marcha el movimiento, a los que habían participado de mala gana porque estaban dominados por las potencias coloniales y a aquellos a cuyas elites y gobiernos había engañado -casi todos los del planeta.

– La globalización, iniciada en el momento de los grandes descubrimientos, altera la distribución de hombres y actividades económicas que la revolución industrial había modelado. Es en estos dos procesos, y en los problemas que de ello se derivan, en los que se fija el libro”.

© Éditions Sciences Humaines

La crisis de Suez y sus consecuencias

Como podrán leer en cualquier parte, “La crisis del Canal de Suez (o Campaña de Suez, Guerra de Suez u Operación Kadesh) fue una guerra que estalla en 1956 en territorio egipcio”, así que les propongo que echen cuentas. En efecto, se cumplen 60 años, y como muchos editores y estudiosos trabajan a golpe de efemérides y hay otros que solo pueden ver publicadas sus investigaciones cuando el mercado es favorable, resulta que este año aparecen dos obras sobre el evento en cuestión.

ikes-gamble

Por un lado, tenemos a Michael Doran, experto en relaciones internacionales y, entre otras cosas, antiguo consejero de la defensa en el gobierno de George W. Bush. Su libro lleva por título Ike’s Gamble. America’s Rise to Dominance in the Middle East (Simon & Schuster) y se presenta del siguiente modo:

“Este importante repaso de la crisis de Suez de 1956 -uno de los eventos más importantes en la historia de la política estadounidense en el Oriente Próximo- presentacómo el presidente Eisenhower llegó a darse cuenta de que Israel, no Egipto, era el más fuerte aliado regional de Estados Unidos.

En 1956 el presidente Nasser de Egipto decidió tomar posesión del canal de Suez, con lo que el Próximo Oriente quedó al borde de la guerra. Los británicos y los franceses, que operaban el canal, se unieron a Israel en un plan para volver a tomarlo por la fuerza. A pesar de la relación especial entre Inglaterra y Estados Unidos, Dwight Eisenhower intervino para detener la invasión.

En Ike’s Gamble, Michael Doran muestra cómo Nasser jugó con los EE.UU., invocando la oposición de Estados Unidos al colonialismo europeo para abrir una brecha entre Eisenhower y dos primeros ministros británicos, Winston Churchill y Anthony Eden. Mientras tanto, buscando convertirse en el hombre fuerte del mundo árabe, Nasser estaba firmando acuerdos armamentísticos con la URSS y desestabilizando otros países árabes que los EE.UU. habían estado cortejando. La crisis de Suez fue su triunfo final. Con el tiempo, Eisenhower llegaría a la conclusión de que Nasser le había engañado, que los países árabes eran demasiado rebeldes para anclar allí los intereses de Estados Unidos en el Próximo Oriente, y que los EE.UU. debían volverse hacia Israel.

Con un conocimiento profundo de Eisenhower y su política exterior, esta historia fascinante y provocativa ofrece una nueva y rica comprensión de cómo los EE.UU. se convirtió en agente poder en el Próximo Oriente”.

blood-and-sand

Por otro lado, contamos con la joven historiadora y author Alex von Tunzelmann, que nos ofrece su Blood and Sand: Suez, Hungary, and Eisenhower’s Campaign for Peace (HarperCollins).  Veamos su resumen:

Un viva y reveladora historia popular que aúna el relato de la crisis de Suez y de la revolución húngara de 1956 -una historia de conspiración y revoluciones, espías y terroristas, secuestros y planes de asesinato, de la caída del Imperio Británico y del ascenso de la hegemonía estadounidense bajo el liderazgo heroico del presidente Dwight D. Eisenhower- que conforman el Próximo Medio y la Europa que hoy conocemos.

El año 1956 fue un punto de inflexión en la historia. Durante dieciséis extraordinarios días de octubre y noviembre de aquel año, las crisis gemelas que afectaron a Suez y Hungría empujaron al mundo al borde de un conflicto nuclear y a lo que muchos en el momento llamaban la Tercera Guerra Mundial. Blood and Sand ofrece un relato minuto a minuto de todo ello  a través de un fascinante elenco internacional de personajes: Anthony Eden, el primer ministro británico, atrapado en una trampa de su propia creación; Gamal Abdel Nasser, el intrépido joven líder populista de Egipto; David Ben-Gurion, el maduro héroe sionista de Israel; Guy Mollet, el belicoso primer ministro francés; y Dwight D. Eisenhower, el presidente de Estados Unidos, dividido entre un viejo orden mundial y uno nuevo, en la misma semana en que su propio destino como presidente debía ser decidido por el pueblo estadounidense.

Esta es una historia reveladora de estos dramáticos eventos y e individuos, que por primera vez ajusta ambas crisis en el contexto de la Guerra Fría mundial, el conflicto árabe-israelí y el traicionaero poder político del imperialismo y el petróleo. Blood and Sand resuena con fuerza con los problemas de control del petróleo, el fundamentalismo religioso y la unidad internacional a la que se enfrenta el mundo hoy en día, y es una lectura esencial para cualquier persona relacionada con el estado del moderno Oriente próximo y de Europa”.

Bien. Les recomiendo, como va de suyo, que no se tomen los reclamos comerciales de los editores al pie de la letra, sobre todo en lo tocante a las bondades de los libros. En todo caso, uno y otro tienen la amabilidad de permitirnos leer algunos extractos de sendos volúmenes. Y si eso no les basta, acudan a la reseña del NYT o a otros volúmenes y artículos que han ido apareciendo este año.

© 2016 Simon & Schuster / HarperCollins Publishers

Vijay Prashad: sobre la muerte de la nación y el futuro de la revolución árabe

Vijay Prashad, uno de los estudiosos más conocidos en el mundo de las relaciones internacionales y en el ámbito de la izquierda, acaba de presentar su nueva obra: The Death of the Nation and the Future of the Arab Revolution, publicada a un tiempo por la americana University of California Press y por la india LeftWord. La presentación es, por supuesto, idéntica:

the-death-of-the-nation1

“Este libro vertigionoso y oportuno de Vijay Prashad es el mejor texto crítico para el Próximo Oriente hoy en día en conflicto, de Siria y Arabia Saudita al caos en Turquía. Mezclando anécdotas emocionantes de informes a pie de calle que dan a los lectores una idea de lo que está en juego con una visión general sobre la geopolítica de la región y del mundo, Prashad nos guía a través de los cambios dramáticos en cuanto a actors, política y economía en el Próximo Oriente durante los últimos cinco años. “La primavera árabe no fue derrotada ni en la plaza Tahrir ni en el zoco de Alepo”, explica. “Fue rotundamente derrotada en los palacios de Riad y Ankara, así como en Washington DC y París”.

El corazón de este libro explora la agitación en Irak, Siria y Líbano -países donde surgió el ISIS y está prosperando. Es aquí donde descansa la historia de la región. ¿Cómo sería un Oriente Próximo post-ISIS? ¿Escuchará las demandas del pueblo? ¿Hay un futuro para la región que no sea el retorno a un estado de seguridad o la continuación de las monarquías? The Death of the Nation aborda estas preguntas críticas situando los acontecimientos de Oriente Próximo en el contexto más amplio de la historia revolucionaria”.

Y para comprobar todo ello, nada mejor que ver unos párrafos de la introducción -que retoman (no textualmente) algunos de sus escritos previos, algo nada extraño en un autor tan prolífico:

the-death-of-the-nation2

“Abu Bakr al-Baghdadi dio la bienvenida en 2014 al Ramadán declarando la formación del Califato, con él como Califa – es decir, el sucesor del profeta Mahoma. era el primer retorno de un Califato desdeque la Asamblea Nacional de Turquía de Kemal Atatürk lo aboliera en 1924. Al-Baghdadi, el nombre de guerra para el líder del Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS),  anunciara que las fronteras interiores dar al-Islam, el mundo del Islam, ya no eran  aplicables. Pudo hacer este anuncio porque sus combatientes habían tomado grandes extensiones de territorio en el norte de Siria y en el norte y centro de Irak, echándole el aliento a  Bagdad, la capital del califato abasí (750-1258).

La declaración de Al-Baghdadi se produjo tras la amenaza del ISIS de hacer sentir su presencia fuera del territorio que ahora controla. Las explosiones de bombas en Beirut, Líbano, dan a entender el alcance de ISIS. Las autoridades jordanas se apresuraron a acabar con las “células durmientes” del ISIS, tan pronto como la conversación en las redes sociales sugirió que habría una ofensiva en Zarqa y Ma’an. La financiación privada de Kuwait había ayudado al ISIS en sus primeras etapas, pero ahora Kuwait daba a entender que también le preocupaba que las células ISIS pudieran golpear el rico emirato petrolífero. Cuando el ISIS tomó los puestos fronterizos entre Jordania y Siria, Arabia Saudita entró en estado de alerta.

Muchos de los implicados en la rebelión en Siria habían sugerido que el ISIS fue alentado por el gobierno de Bashar al-Assad para facilitar su escenario preferido en la guerra de Siria -que la suya es una guerra contra el terrorismo y no contra una rebelión cívica. Si bien es cierto que el gobierno de Assad liberó un buen número de yihadistas en 2011, no hay evidencia que sugiera que él creó el ISIS. El ISIS es un producto de la guerra de los EE.UU. contra Irak, formado inicialmente como al-Qaeda en Irak por el militante jordano Abu Musab al-Zarqawi. Una política profundamente sectaria -a saber, una agenda anti-chií-  caracteriza a al-Qaeda en la región. Financiada por dinero árabe privado del Golfo, el ISIS entró en la guerra de Siria en 2012 como Jabhat al-Nusra (Frente de Apoyo). Sin duda, mutó una rebelión cívica en una guerra terrorista. El apoyo político de Occidente y el apoyo logístico de Turquía y los estados del Golfo Pérsico le permitió prosperar en Siria. Se convirtió en un centro para la yihad internacional, con veteranos de Afganistán y Chechenia nutriendo a los seguidores de al-Baghdadi. A principios de 2014, el ISIS tomó dos grandes ciudades iraquíes (Ramadi y Faluya) y dos ciudades de Siria (Raqqa y Deir Ezzor). A finales del año, ISIS se apoderaría de Mosul, la segunda ciudad en importancia en Irak, y más tarde Palmyra, una ciudad histórica al borde del desierto sirio.

(…)

The Death of the Nation  es un alegato sobre la lenta muerte política de la idea de nacionalismo árabe en los fuegos de la guerra sectaria y el caos que se extiende desde Irak a Libia, de Yemen a Palestina. Pero trata también de la revolución árabe que, a pesar de todas las apariencias de futilidad, permanece viva y coleando en los corazones de las masas árabes. Ellos quieren algo mejor, algo que no sea la guerra sin fin y la ocupación, una condición que produce una incertidumbre neurológica. Otros sueños se incuban aquí y allá. “Ellos esperan”, escribió el poeta palestino Mahmoud Darwish, “y esperar es constancia y es resistencia”.

© The Regents of the University of California/ Naya Rasta Publishers Pvt Ltd.