Archivos de la categoría Historia Digital

Wikipedia en el aula

Elliot Brandow (@ebrandow), “senior reference librarian/bibliographer” de historia en el Boston College, lanza una proclama en el blog de la Historical Society sobre: Wikipedia en el Aula. Así se expresa:

Wiki_I_Want_You_For_Wiki

La Wikipedia es ubicua. Encabeza los resultados que ofrece Google, por supuesto. Y desde el año 2012 se encuentra en la barra lateral derecha de los resultados que ofrece Google, conocida también como  Knowledge Graph. Con la reciente actualización del Apple iOS7, cuando uno le hace preguntas fácticas a Siri, ofrecerá como respuesta las entradas de la Wikipedia. Incluso algunos sistemas de bibliotecas, como el nuevo Summon 2.0 de Serials Solutions, pueden incluir las entradas de la Wikipedia junto a su lista de libros y artículos.

También es nuestro pequeño secreto, inconfesable. Sabemos que los estudiantes la usan, pero también lo hacen los profesores y los bibliotecarios, todos la usamos. ¿Por qué? Nos gusta por las mismas razones que siempre nos han gustado las enciclopedias: es un rápido acceso a la información básica sobre un tema del que no sabes nada. Te da una visión general en una lengua escrita para un novato, ofrece los términos clave que son útiles cuando procedes a buscar más recursos académicos, y cada vez cita más material académico en las referencias y enlaces a secciones externas. Pero son su amplitud sin igual y su aceptación lo que hace que la Wikipedia sea inestimable: entradas sobre asuntos muy diversos  -a menudo esotéricos o técnicos-, y  actualizaciones casi instantáneas en respuesta directa a los acontecimientos y noticias del mundo.

Entonces, ¿por qué le decimos a los estudiantes que no usen la Wikipedia (lo que no los disuade) y por qué torcemos el gesto cuando admitimos que hemos encontrado tal fantástico recurso consultando la entrada de la Wikipedia y no buscando en el catálogo o en las bases de datos de la biblioteca, como si nuestro encuentro perdiera valor por la forma escandalosa en que lo descubrimos? Porque son artículos nacidos en internet, elaborados por desempleados, por vagos vestidos con ropa interior! Nadie comprueba su exactitud y cualquiera puede agregar y eliminar lo que le guste!

Por supuesto, esto no es cierto -hay directrices claras sobre la edición en Wikipedia, hay métodos humanos y automatizados para detener a quienes ignoran de forma negligente y deliberadamente destructiva  estas políticas, y todo el sito está construido sobre un software diseñado para registrar todos los cambios, lo que permite fácilmente comparar versiones y revertirlos si es necesario.

Sin embargo, la Wikipedia tiene otros problemas. Algunos de ellos han aparecido recientemente en las noticias. Pero tienen que ver con la necesidad de más editores, no con menos. Wikipedia se basa en un modelo idealista de colaboración abierta distribuida. Las primeras críticas se centraron en la creencia de que el conocimiento especializado era más valioso que la sabiduría de la multitud. Sin embargo, la reciente preocupación sobre el declive de la Wikipedia se centra en el hecho de que no participan suficientes expertos, especialmente expertos que no sean hombres blancos de mediana edad. Wikipedia necesita más editores, más diversidad de pensamiento, y necesita más gente dispuesta a desplazarse por las a veces intimidantes filosofía y etiqueta del sitio.

Wikipedia ha hecho recientemente varios esfuerzos para ampliar su comunidad, especialmente para aprovechar la experiencia de la academia. Han alentado editathons centrados en áreas específicas infrarrepresentadas en la enciclopedia. Ha creado programas y tareas ofreciendo el apoyo voluntario de sus embajadores para hacer frente a los obstáculos técnicos, y ha diseñado plantillas de cursos en un esfuerzo por fomentar la capacidad de hacer trabajos de clase sobre cómo mejorar la enciclopedia.

Estos trabajos ayudan a hacer frente a los déficits que tiene la Wikipedia sobre determinados temas, al aprovechar artículos cortos o inexistentes sobre temas académicos de interés. Pero también ofrecen a los estudiantes una oportunidad maravillosa para un trabajo escrito que perdure más allá de un semestre y del par de ojos de sus profesores, ofreciendo a los profesores una alternativa a la recepción de los mismos trabajos semestre tras semestre. También ayudan a los estudiantes a mejorar un tipo muy específico de escritura, valioso en cualquier campo de estudio: la escritura colaborativa para la web.

Y continúen o no los estudiantes editando la Wikipedia, estas tareas les ofrecen una nueva comprensión de lo que hay debajo del capó cuando van a la enciclopedia. Wikipedia es desmitificada – ya no es una fuente monolítica de todo el conocimiento fáctico, ni un pantano horrible de conjeturas no verificadas y de vandalismo por motivos políticos. Es un sitio web construido y controlado por una comunidad de voluntarios. Puede ser editado o revertido con unos pocos clics, para lo bueno y para lo malo. Y uno puede explorar con la misma facilidad la historia de los cambios en la página o su justificación.

Como bibliotecario, me encantaría ver que nos olvidáramos del estigma de utilizar la Wikipedia como modo cuando resulta útil emplearla y enseñar a utilizarla de manera eficaz junto con los recursos tradicionales -movernos sin problemas entre los dos. No puedo pensar en una mejor manera de empezar que aceptando la oferta de la Wikipedia para hacer trabajos de clase con el fin de mejorar determinadas entradas. Numerosos profesores ya están adoptando esta idea, con la creación de atractivas clases en el portal [en Boston, California, Rice, Oklahoma, Rochester o Georgia]. La enciclopedia más grande y más ubicua jamás creada está aquí para quedarse. Queremos que sea más precisa y completa, y nos necesitan a nosotros(y a nuestros estudiantes) para que sea posible.

 

 

¿Deben los historiadores usar Twitter?

Qué pregunta!, dirían algunos; ¿para qué?, contestarían otros; según, concluirían los menos reticentes. En cambio, Heather Cox Richardson da una respuesta rotundamente afirmativa en el blog de la Historical Society. He aquí sus razones (la primera parte y parte de la segunda):

tweet

Sí.

Pero como todavía me quedan más de 137 caracteres [uno menos en su inglés], aquí está mi opinión sobre la cuestión Twitter:

He tenido muchas conversaciones últimamente con historiadores radicados ​​en los Estados Unidos acerca de si deben o no utilizar Twitter. Hay tres quejas al respecto. En primer lugar, existe la impresión general de que los usuarios de Twitter son narcisistas que se sienten obligados a informar al mundo cada vez que se comen una rosquilla. En segundo lugar, hay una sensación de que es una pérdida de tiempo valioso. En tercer lugar, los académicos más jóvenes están preocupados por si la presencia en los medios sociales puede hacerles daño en el mercado laboral.

Estas son preocupaciones válidas, pero en mi opinión quedan ampliamente superadas por las ventajas de Twitter, tanto para cada historiador como para la profesión en su conjunto.

Vamos a empezar con la profesión. Sí, hay un montón de personas que utilizan Twitter para poner un resumen de sus actividades más mundanas. Pero no hay ninguna ley que diga que esa sea la única forma de utilizar el medio. Twitter funciona mejor para los historiadores cuando los participantes lo usan para dirigir a los seguidores a un contenido. Esto funciona de dos maneras. Los tweets puede hablar de un nuevo archivo o de una fuente recién descubierta o del significado de una fecha. También pueden ser utilizados para llamar la atención sobre una entrada de un blog o sobre un artículo o incluso sobre un libro de tema histórico. Los enlaces que se incluyen hacen sea más fácil de seguir.

Llama la atención que muy pocos historiadores radicados en los Estados Unidos usen de Twitter de esta manera. Los historiadores de Canadá y el Reino Unido están en Twitter, alegando que la historia es cosa de los profesionales, ya sea de dentro o de fuera de la academia, mientras que los historiadores de Norteamérica simplemente no están reclamando su territorio. Hay excepciones, por supuesto. William Cronon pone buenos enlaces. Lo mismo ocurre con Henry Louis Gates, Jr., David Armitage, Tera Hunter, Kevin Levin, y sin duda muchos otros que he olviado. Pero estas heroicas filas no se pueden comparar con el gran número de usuarios de Twitter en Canadá y el Reino Unido.

Si los historiadores ​​estadounidense no dedican más energía a los espacios públicos, su experiencia va a seguir siendo ignorada, y la importancia de su trabajo, reducida. Una buena manera de combatir esa denigración es simplemente aparecer.

Un segundo beneficio para la profesión es que Twitter ofrece un lugar donde la gente de ambos lados de la brecha [con y sin plaza fija] pueden intercambiar ideas. Otra cosa de la que me he dado cuenta en Twitter es la de la sorprendente cantidad de académicos juniors que son activos allí, y los pocos seniors que hay. Siguiendo a tantos jóvenes investigadores como yo he encontrado que tienen un conjunto de inquietudes y habilidades completamente diferente al de las personas enquistadas con seguridad en la academia. Los historiadores que empiezan su carrera están encima de las tecnologías digitales y de los nuevos archivos. Están muy preocupados por el aumento de los asociados (adjunct) y los MOOCs. Y no tienen idea de cómo van a encontrar un empleo permanente en el mundo académico. . . o incluso si lo desean. Por mi experiencia, no se trata de conversaciones que se produzcann a menudo entre personas con plaza. Nos preocupamos mucho más acerca de la investigación, las técnicas narrativas y hacer frente a los administradores. La gente de ambos lados de esta división tiene mucho que ofrecerse mutuamente y, de hecho, me parece fatal que no estemos  hablando del impacto de esta rápida evolución para el oficio de historiador.

Por último, Twitter ofrece a los historiadores la perspectiva de fuera. Es una oportunidad de estar en el mismo mundo virtual que un montón de gente muy inteligente y de escuchar lo que ellos piensan que es importante. Aparte de los mensajes que vi ayer sobre los problemas de la historia transnacional, la enseñanza de la historia americana en un aula diversa, Bruce Bartlett me señaló un resumen de Bloomberg de los cinco años de la crisis financiera de Estados Unidos y NPR anunció que el archivo de Alan Lomax está en línea. Toda esta información contribuye a mejorar mi docencia y mi trabajo, y nada de esto habría llamado mi atención si no lo hubiera seguido en Twitter.

****

Twitter-Istock

Los académicos sin plaza fija están en un lugar divertido: en esa brecha entre el mundo antiguo y el nuevo. Hace diez años, sí, los blogs convencerían a muchos académicos senior de que un junior no era un académico serio porque se estaba dirigiendo a un audiencia popular. Desde entonces, el viejo mundo de la academia se está desmoronando, y aunque muchos departamentos aún no se han visto salpicados, otros son conscientes de que deben moverse hacia el siglo XXI.

Así que ¿las entradas de un blog y los tweets dañarán su carrera? Puede ser. Pero también pueden ayudar a su carrera de manera muy concreta.

La primera tiene que ver con la publicación. la primera regla para conseguir empleo y para conseguir una plaza fija sigue siendo tener un libro publicado. Cuando los académicos senior terminaron su doctorado era casi seguro que sus tesis encontraran editoriales académicas. En esos días, las editoriales universitarias tenían contratos con las bibliotecas universitarias que garantizaban ventas automáticas de unos pocos miles de copias de cada monografía que salía de una editorial acreditada. Los recortes presupuestarios de los últimos veinte años han acabado con este sistema. Una editorial académica ya no puede estar segura de que las bibliotecas vayan a comprar sus monografías. Esto significa que no pueden aceptar todo lo que les llega, haciendo más difícil que nunca conseguir un contrato para un libro.

Pero todavía se necesita uno para conseguir plaza fija (tenure).

Una de las maneras de mejorar sus posibilidades de conseguir ese contrato es asegurarse de que se ha escrito un libro que es de interés general, que sobrepasa su inmediato campo de interés, uno que una editorial piense que será capaz de vender. ¿Cómo se puede hacer eso? Comprometerse con un público más amplio en línea. Viendo las cuestiones que se plantean. Viendo qué mensajes obtienen una buena respuesta. ¿Se escriben diferente a tus otros trabajos? ¿Están planteando preguntas diferentes ? ¿Qué te dice esto acerca de tu idea y de tu estilo de escritura? ¿Cómo se puede hablar con más claridad a lo que es, después de todo, un público auto-seleccionado de interesados?

Los contratos también dependen cada vez más de las propias redes. ¿Tienes fama porque contribuyes a un blog popular? ¿Hay un montón de gente a la que le gusta seguir lo que tienes que decir? Eso ayudará a convencer a un editor de que tienes audiencia.

Una presencia en línea puede hablarle a un empleador más directamente. Blogear da la oportunidad de presentarse en tus propios términos. Cualquier comité diligente te buscará en Google. Una serie de entradas interesantes sobre la enseñanza, por ejemplo, no hará daño a tu perfil.

Hay trampas en la presencia en línea, por supuesto. En primer lugar, y por encima de todo, es importante recordar que el acto mismo de trabajar en línea  significa que tus oponentes no pueden responder, y es antideportivo, como mínimo, lanzar una diatriba contra alguien que no puede responder. Para el mercado de trabajo, significa que es una locura escribir de forma desmedida sobre cualquier persona o cosa. Esta es una profesión muy pequeña, y aunque el trabajo de XYZ nos enfurezca, no hay ninguna razón para pasarse. XYZ sin duda tendrá buenos amigos en cualquier institución en la que nos puedan entrevistar, y no olvidems que hemos disparado primero (te googlearán, ¿recuerdas?).

Eso no excluye, por supuesto, que si sentimos claramente que hemos de tomar una posición en favor o en contra de algo, en principio, lo hagamos con orgullo y abiertamente. Y que estemos preparados para defender nuestra postura en contra de los opositores. Eso sí, no peleemos gratuitamente.

En Twitter, las reglas son como en Facebook. No seas un idiota. No se debe publicar lo mucho que odias a tus alumnos, o a tus compañeros de trabajo, o cualquiera de las diatribas obvias que te arruinarán ante un comité. No se debe publicar un sinfín de piezas ensimismadas sobre lo que estás comiendo o bebiendo, o diciendo o pensando. Pero Twitter y Facebook no son solo zonas de peligro, también pueden reflejarte bien. Sigo a un número de jóvenes investigadores en Twitter que obviamente están estrechamente vinculados a sus comunidades y a nuevos trabajos, y que están luchando con problemas intelectuales realmente interesantes. Si uno de ellos se postula para mi centro, su presencia en Twitter le haría destacar.

El otro gran escollo es que no se puede dejar que la presencia en línea menoscabe la producción más tradicional. Blog y Twitter, sí, pero asegándonos de que esas contribuciones al conocimiento reflejan y/o remitan a tu trabajo en conjunto. Ningún comité va a considerar que un blog sea equivalente a un manuscrito, pero muy bien podría gustarle ver un blog que redondea el resto de lo que haces. Pero no dejes que el trabajo en linea  te chupe todo tu tiempo.

Y hay una noticia de última hora: internet está aquí para quedarse. La profesión aún no se ha puesto al día con sus implicaciones, pero debe hacerlo, y pronto. Los jóvenes investigadores de hoy en día están en una zona imprecisa entre el pasado y el presente, pero esa misma vaguedad les ofrece una gran oportunidad para dar forma a la manera en que los historiadores utilizan esas nuevas tecnologías revolucionarias.

© The Historical Society

Las tesis en tiempos digitales: ¿acceso abierto?

Interesante debate el que ha generado la AHA al difundir un comunicado sobre las tesis (ya todas en formato digital) y los límites de su difusión libre.  Tras las críticas recibidas, William Cronon ha salido en defensa del organismo que presidiió no hace mucho con un texto titulado “Why Put at Risk the Publishing Options of Our Most Vulnerable Colleagues?”. Veamos su posición, si bien es extensa y resulta reiterativa en algunas de sus partes:

oatd2

Debo confesar que me descorazona ver que tantos miembros de la comunidad histórica hayan atacado el comunicado, que me parece  afable y totalmente razonable, de la División Profesional de la American Historical Association. Ha sido elaborado en nombre de los historiadores que inician su carrera y que están preocupados por el impacto potencial que los mandatos institucionales sobre la colocación digital de su tesis pudieran tener sobre su eventual capacidad de publicar tales tesis en forma de libro.

Esto no es ni remotamente faltarle al respeto al trabajo académico digital ni supone una defensa de la extensa monografía como única forma legítima de investigación histórica. Y, quiero enfatizarlo, no se trata de negarse a compartir los frutos de la investigación histórica en el futuro.

Se trata de preservar para los historiadores neófitos toda la gama de opciones de publicación y de darles un cierto grado de control sobre cuándo y cómo ofrecen su trabajo al mundo.

Como historiador practicante que ha trabajado en estrecha colaboración con un buen número de editores durante más de tres décadas, puedo dar fe de que es muy real la preocupación por la competencia entre las tesis en línea y los libros. De hecho, sé al menos de un exestudiante de posgrado cuyo editor se negó a permitir la publicación de un artículo en una de las revistas más prestigiosas de nuestra disciplina por temor a que pudiera mermar las ventas del que estaba a punto de publicar. Desde la editorial le amenazaron con cancelar el contrato para el libro si aparecía el artículo, así que puedo imaginar lo que habría ocurrido si toda la tesis hubiera estado disponible en línea. En otra ocasión, tuve que intervenir ante una agencia gubernamental para solicitar la eliminación de una versión en línea de una de las tesis de mis alumnos, que había sido publicada sin permiso del estudiante y que el editor dijo que probablemente pondría en peligro el contrato para un libro si permanecía disponible para su descarga gratuita. Varios editores de distinguidas editoriales me indican (extraoficialmente, como era de esperar) que a pesar de que sin duda considerarían la publicación de una versión revisada de una tesis que se hubiera publicado en línea, el efecto general de tal publicación en línea sería elevar la exigencia respecto a si fueran a mirarla por primera vez o, eventualmente, a ofrecerle un contrato. Y he oído de las bibliotecas universitarias ahora ahorran dinero decidiendo sistemáticamente no comprar libros de editoriales universitarias basados en tesis que estén disponibles en línea.

Esta es la mera evidencia anecdótica, lo sé, pero ya que he experimentado estas anécdotas de primera mano y que he sido mentor de estudiantes que tratan de navegar en estas alarmantes circunstancias, estoy preocupado por los que parecen asumir alegremente que este tipo de situaciones son tan inconcebiblemente improbables que no les debemos dedicar ni un minuto de nuestro tiempo. En cambio, estamos pidiendo a nuestros colegas más vulnerables que salten al vacío del acceso abierto en el mismo momento en que el acceso inmediato y libre a los frutos de su trabajo intelectual podría tener un impacto más negativo, en las primeras etapas de sus carreras. Si los historiadores veteranos quieren empezar a hacer que sus propios libros estén disponibles en línea para la descarga gratuita, seré feliz y aplaudiré su generosidad y su coraje por hacerlo, pero parece algo más que injusto exigirlo a otros estudiosos que todavía no han tenido éxito en la publicación de su primera gran monografía si todavía esperan hacerlo.

Un libro es una cosa muy grande que suele costar más de una década. Dada la enorme inversión de tiempo y energía que se dedica a la creación de uno bueno, me parece erróneo forzar su publicación -que es lo que realmente significa el libre acceso en línea-, antes de estar totalmente listo para su presentación.

Es cierto que la edición de libros está siendo transformada por la revolución digital, e igualmente cierto que todos los historiadores tenemos que trabajar promoviendo formas alternativas de comunicar las ideas de nuestras investigaciones más allá de las portadas de las monografías impresas. Espero que cualquiera que estudie mi web o mi CV, o que lea las columnas presidenciales de la AHA que escribí el año pasado sobre “la práctica pública de la historia en y para la era digital” reconocerá el grado de compromiso con el que apoyo y participo en todo lo referente a esta transición digital.

openaccess1

Pero, me pregunto si a los entusiastas del acceso abierto les apasiona realmente tanto su causa como para obligar a sus colegas más jóvenes y vulnerables a una liberación prematura de un trabajo al que le han dedicado lo mejor durante parte de una década, y ello aunque 1) los colegas sienten que su trabajo aún no está listo para su publicación, o 2) se oponen a ofrecer de forma gratuita años de trabajo académico, o 3) si temen correr el riesgo de que otros investigadores más establecidos recojan posiblemente sus hallazgos antes de que ellos mismos pueden llegar a la imprenta; o 4) si hay incluso una modesta probabilidad de que una tesis en línea pueda afectar a su capacidad de atraer a la mejor editorial posible para una versión revisada de esta obra en forma de libro.

En los feroces tweets y entradas de blogs que han estado circulando alrededor de la declaración de la AHA durante la semana pasada, se ha hablado mucho de un artículo de Marisa L. Ramírez, Joan T. Dalton, Gail McMillan, Max Lee y Nancy H. Seamans titulado “Do Open Access Electronic Theses and Dissertations Diminish Publishing Opportunities in the Social Sciences and Humanities? Findings from a 2011 Survey of Academic Publishers” publicado este mes en la revista College & Research Libraries. Los entusiastas del acceso abierto advierten de que en la encuesta de 2011 que aborda este artículo, solo el 7,3% de los directores de editoriales universitarias encuestados rechazarían imprimir un libro que ya estuviera disponible como tesis doctoral electrónica en acceso abierto -lo que indica que solo a un puñado de editoriales antediluvianas les preocuparía este problema o que se interpondrían en el camino de los recientes doctores que desearan publicar sus tesis en línea en forma de libro.

Pero si nos fijamos en los resultados de la encuesta desde un ángulo diferente, es fácil llegar a conclusiones mucho más preocupantes. En primer lugar, un adicional 7,3% dijo que consideraría la publicación sólo si la versión digital de la tesis fuera accesible únicamente en el campus donde se originó el doctorado. Así que casi una sexta parte de todas las editoriales universitarias se negarían a publicar tesis digitales de libre acceso, esas que tantos parecen ansiosos en forzar para los doctores de nuevo cuño.

Más preocupante aún, cuando se les preguntó si siempre considerarían la publicación de un artículo basado en una tesis electrónica de acceso abierto, el 65,7% de los editores de revistas respondió afirmativamente -algo que prueba lo que siempre hemos sabido, y es que este impulso hacia el acceso abierto emanaprincipalmente de las disciplinas basadas en revistas. Cuando a los editores de libros se les hizo la misma pregunta, sólo el 9,8% respondió afirmativamente.

Si uno quisiera ejercer la mayor cautela fiduciaria posible en nombre de los escritores de tesis no publicadas a principios de su carrera, se podría por tanto concluir de este estudio de 2011 que, en 9 de cada 10 casos, existe al menos la posibilidad de que la publicación en línea de una tesis electrónica pueda reducir las posibilidades de que esa tesis se convierta eventualmente en libro.

Esta precaución es afirmada en la declaración extrañamente optimista de los autores de este estudio de que “más de la mitad de los directivos de editoriales universitarias (53,7%) indicaron que su empresa consideraría una  ETD [tesis o disertación electrónica] acceso abierto para su posterior publicación”. Eso parece constatar que poco menos de la mitad (46,3%) estaban bastante menos seguros a la horar de considerar tales disertaciones, y mucho menos publicarlas. Los lectores cuidadosos también advertirán que el verbo “considerar” es enormemente ambiguo en todo este análisis, ya que un gran número de tesis en línea podrían ser rechazadas con facilidad para su publicación después de haber recomendado que se la tomara en consideración. 

Repito que no me opongo a distribuir el conocimiento histórico en todos los formatos imaginables. Lo celebro. Estoy profundamente comprometido en ayudar a que las monografías hagan su transición a los formatos de libros electrónicos digitales, y de hecho creo que esto debe suceder si los relatos de largo alcance y los argumentos que han supuesto una tradición intelectual tan importante para la disciplina histórica desean sobrevivir en la era digital. No soy de ninguna manera hostil a la historia digital o a la publicación digital en todas sus múltiples formas. Antes al contrario, me considero un entusiasta de ambas.

Sólo creo que los historiadores que pasan muchos años trabajando en un manuscrito voluminoso deben tener la opción de tratar de publicar su trabajo en forma de libro, si así lo desean. La declaración de la AHA sólo articula la esperanza de que los últimos destinatarios de la tesis doctoral tengan cierto grado de control sobre el momento y la forma en que su trabajo se dará a conocer al resto del mundo.

La razón por la que los amantes del libre acceso estarían tan terriblemente ansiosos de negarles esta oportunidad -o incluso de correr el riesgo posible de negársela a sí mismos- es profundamente desconcertante para mí. No puedo imaginar que pudiéramos llegar a aprobar una ley que exigiera que los escritores no académicos publicaran en línea el primer borrador de sus manuscritos; ¿por qué entonces  habríamos de exigir esto a los doctores de nuevo cuño incluso antes de que sus carreras se hubieran iniciado correctamente?

embargo

El nuevo patrón único para las políticas sobre el libre acceso de las tesis se ha desarrollado casi en su totalidad a favor de las disciplinas basadas ​​en revistas, donde los escandalosos precios impuestos por el poder monopolístico de un puñado de editores europeos han generado una violenta reacción entre los científicos y bibliotecarios que creen (y estoy de acuerdo con ellos) que las revistas no estaban añadiendo suficiente valor como para justificar los exorbitantes costes que estaban aplicando a un trabajo que no está financiado por ellos mismos, sino por becas y universidades.

Estos asuntos no tratan principalmente de la protección de las necesidades tradicionales de la promoción académica (tenure). La AHA ha estado durante mucho tiempo preocupada por asegurar que la investigación digital reciba pleno reconocimiento en el proceso de la promoción, y continúa trabajando en ese sentido. Esta reciente declaración simplemente busca reconocer el papel que los libros han desempeñado en la vida intelectual de disciplinas como la historia, que valoran las exposiciones y los argumentos extensos. Creo que no estoy solo entre los historiadores que esperan,  desesperadamente,  que todavía sea posible publicar amplias monografías en el futuro, incluso aunque hagamos la transición a la era digital y disfrutemos de esas otras formas innumerables de investigación y la comunicación, que están cada vez más a nuestra disposición.

A aquellos de nosotros que nos preocupamos por la supervivencia a largo plazo de los libros -por favor noten que digo la supervivencia de los libros, no su dominación hegemónica- nos preocupa que las nuevas políticas que imponen las bibliotecas universitarias (y las disciplinas basadas en revistas para las que los libros ya no tienen mucha utilidad) tengan como consecuencia no deseada una mayor erosión de los mecanismos de edición, revisión, diseño, comercialización y distribución de libros, en un momento en que esos mecanismos ya están masivamente bajo la amenaza de los aspirantes a monopolistas como Amazon.

En el caso de la distribución gratuita en línea de las tesis, estamos potencialmente erosionando la capacidad de los historiadores de publicar libros en el momento más vulnerable de sus vidas profesionales. Eso es lo que a la AHA le preocupa y a lo que trata de responder con este comunicado. No estamos tanto tratando de proteger el proceso de promoción tradicional cuanto la defensa de los propios libros como una forma de comunicación, algo que la mayoría de los miembros de nuestra disciplina continúan defendiendo, sin importar lo grande que al mismo tiempo sea nuestro entusiasmo por otras formas.

En la historia en particular (y en humanidades en general) prácticamente no hay subvenciones, por lo que el capital de riesgo de los editores ha jugado un papel vital en el apoyo de los muchos servicios involucrados en llevar un libro al mercado. Históricamente, los editores han mejorado mucho la calidad e incrementado el acceso a un trabajo que de otro modo sería mucho menos visible y llegaría a un público mucho más pequeño. Por lo general arriesgan un mínimo de 10 -20.000 $  de su propio dinero en cada libro que imprimen. El curso de acción promovido por los creyentes del acceso libre -esencialmente, liberar todo este trabajo de forma gratuita y esperar alegremente que los editores sigan haciendo este tipo de inversiones o tal vez que acaben desapareciendo por completo y vayamos a compartirlo todo digitalmente de forma gratuita- parece probable que acelere los cambios ya en marcha, lo que puede significar el fin de la edición de libros tal como la conocemos. Eso, en mi opinión, sería una tragedia.

Una característica crucial de la edición de libros que los miembros de las disciplinasbasadas en revistas no parecen entender es que las revistas tienen un público garantizado (y una fuente de ingresos) entre sus abonados y las bibliotecas, y que su principal objetivo es transmitir información a una nueva audiencia tan eficientemente como sea posible. Ningún libro tiene un público comparable garantizado, por lo que los editores trabajan con los autores para que su trabajo sea tan interesante y agradable como sea posible, para que los lectores quieran gastar realmente su propio dinero en la experiencia de leer el libro. He editado del orden de 70 libros en mi carrera, y asesorado a más de 50 tesis doctorales, y gran parte de mi trabajo con los autores -al igual que mi trabajo con los estudiantes de posgrado- tiene que ver con hacer que su trabajo sea lo suficientemente accesible y atractivo para que los lectores estén dispuestos a pagar un buen dinero para leerlo.

También hay un problema de derechos de propiedad intelectual del que me sorprende que la gente no se preocupe más. Mis estudiantes de posgrado suelen pasar 5-8 años trabando en voluminosos manuscritos que esperan les reporte su primer trabajo académico (si ese es su objetivo) y que, una vez publicado, justifique obtener una plaza (suponiendo que la promoción sobreviva a todos estos cambios -lo que abre un conjunto completamente diferente de preguntas). El trabajo de mis alumnos es muy particular. A diferencia de lo que ocurre en las ciencias, no les doy trabajo en proyectos financiados mediante donaciones que superviso como investigador principal. La gran mayoría nunca reciben dinero federal, y la mayoría ni siquiera reciben subvenciones más allá de becas de posgrado (principalmente para servir como TAs), que por lo general no llegan a cubrir las mínimas necesidades vitales. Se mantienen principalmente con la enseñanza, lo cual es una de las razones de que les cueste más tiempo completar sus titulaciones de lo que suele suceder en las ciencias.

No es tan obvio para mí por qué las universidades de investigación puedan desear correr el pequeño riesgo de socavar el futuro profesional de los estudiantes, ofreciendo su trabajo de forma gratuita a través de descargas en línea al instante. Una cosa era que la gente tenga acceso relativamente lento a las disertaciones en calidad de préstamo interbibliotecario o leyéndolas en microfilm de pago, pero otra cosa muy distinta es poder descargarlas en pocos segundos como libros electrónicos gratuitos. Estos últimos son compiten más con los libros publicados que los primeros. En los viejos tiempos (hace unos años), para acceder a una tesis uno esperaba un par de semanas pidiéndola en préstamos interbibliotecarios, lo que producía la suficiente fricción en la circulación de la información como para mitigar cualquier riesgo significativo de cara a la publicación impresa. Aquellos que realmente querían leer una tesis todavía podían hacerlo, solo tenían que esperar un poco. El acceso universal libre e instantáneo en la web abierta es otra cosa, y constituye una diferencia en la cantidad que representa una diferencia radical en la calidad (especialmente en tanto los mismos libros se vuelven más electrónicos).

 openaccess2

Otra posible consecuencia no deseada de estas políticas de acceso abierto para las tesis podría ser que los estudiantes (y, probablemente, sus mentores también) podrían comenzar a sentir un incentivo para reducir la calidad de la tesis mediante la retención de las principales conclusiones y tolerando un trabajo más seco con el fin de cumplir con los requisitos mínimos, maximizando la diferencia entre el texto de descarga gratuita en los archivos de las bibliotecas y la muy diferente versión final disponible como libro publicado. No me gustaría comenzar a sentir un incentivo para fomentar este tipo de comportamiento, pero estoy bastante seguro de que pensamientos como estos estarán más en mi mente en un mundo de disertaciones de descarga gratuita. Cuanto más áspera sea la tesis, menos va a competir con el libro final. Irónicamente, serán las mejores tesinas -las más cercanos en calidad a los libros impresos- las que serán más susceptibles a estos incentivos perversos hacia la reducción artificial de la calidad. Después de haber asesorado a un buen número de tesis doctorales que han acabado ganando algunos de los premios más destacados a libros en nuestra disciplina, me preocupa que tantos colegas parezcan tener tan poca comprensión o respeto por el trabajo duro y los complejos procesos de edición y publicación que han dado lugar a estas importantes obras académicas.

En pocas palabras: no se trata solo de la carrera profesional. Tampoco se trata de una falta de compromiso por parte de la AHA son las diversas formas de investigación. Se trata más bien de la defensa de toda la gama de opciones que implica tal diversidad, intentando dejar que los estudiosos individuales tengan tantas opciones como sea posible sobre cómo prefieren compartir su trabajo. Y también se trata de las muy complejas y tradicionales relaciones culturales y político-económicas que han sostenido las esquinas de la publicación de libros académicos durante al menos los últimos tres cuartos de siglo.

Me cuento sin duda entre los que en la profesión historia creen firmemente que la revolución digital cambiará y debe cambiar la forma en que los historiadores hacen su trabajo, y he abrazado con entusiasmo muchas de las transformaciones que estamos discutiendo. Pero una de mis mayores preocupaciones tiene que ver con que las narrativas  y los argumentos de largo alcance que los historiadores también apreciamos sobrevivan a la transición a un mundo digital donde el público carece cada vez más de la paciencia para leer textos largos. Mucho me temo que los argumentos aparentemente técnicos sobre la edición y la promoción académica que están en juego en estas políticas de libre acceso gratuito para disertaciones en línea será un clavo más en el ataúd de la escritura, la edición y la lectura de libros tal como los conocemos.

Estoy totalmente de acuerdo en que las tesis en línea gratuitas son casi el único desafío (o el mayor) al que se enfrentan los libros en esta nueva realidad, pero me pregunto por qué las universidades -entre todas las instituciones- están tan ansiosas por socavar el mundo de la edición de libros que ha sido parte tan vital de su empresa intelectual, un mundo en el que ellos mismos han jugado un papel tan importante en su mantenimiento durante tanto tiempo.  Y me pregunto cómo tantos de mis colegas historiadores han llegado a estar incondicionalmente comprometidos con el absolutismo del acceso abierto como un bien puro, tanto que están alegremente dispuestos a adoptar políticas que podrían hacer más difícil que los colegas que inician su carrera  encontrararan editores para esas tesis que aún esperan ver algún día convertidas en libros.

© 2012–2013 American Historical Association

En fin, me sumo al tweet de Dan Cohen:

“I’m fine w/ giving grad students the choice to gate their work. But @ahahistorians should also be creative & proactive about future of pub”

Catalogar (pensando en el futuro)

Al menos por estos lares, los ciudadanos andamos preocupados, cuando no patidifusos, al observar algunas de las costumbres en determinadas esferas de la administración pública, o en sus aledaños. Por ejemplo, nos enteramos de que se formatean ordenadores o se destruyen discos duros cuando alguien abandona su cargo y es sustituido por otra persona. Los historiadores añadimos a lo anterior otra desazón adicional, la que supone ver esfumarse determinados documentos, de modo que a quienes nos sucedan en la disciplina les aventuramos un arduo trabajo para reconstruir determinados comportamientos y acciones, algo que solo harán indicialmente, en caso de que sea posible. Parece ser, pues, que nuestros gobiernos desean que lo archivado sea solo lo políticamente correcto y aseado. Y uno se pregunta cómo manejan nuestros responsables toda la documentación digital que generan, qué y cómo preservan.

Viene esto al caso al leer un reciente informe del Information and Privacy Commissioner de Ontario, Canada. En aquel alejado país, alguien tuvo a bien quejarse de que el responsable de la Oficina de un antiguo ministro, de la energía, tenía por práctica diaria eliminar sus mensajes de correo electrónico.  Si se tiene en cuenta que dicha persona participaba en la cancelación y reubicación de las plantas gasísticas se entenderá quizá su comportamiento y lo improcedente del mismo. En fin, de ello ha resultado un excelente informe, conocido a principios de nuestro verano, el cual recomienda revisar las prácticas de gestión de correo electrónico en los ministerios y el gobierno en general.  Es decir,  existen polìticas sobre cómo preservar determinados documentos digitales, dada su fugacidad.

En fin, conecto todo lo anterior con la interesante noticia que publica Vanessa Varin (“Cataloging for the Future: NARA on Archiving Federal E-mail Records) en el blog de la AHA. Interesante y alejada de lo que se hace por aquí. Veamos:

Hemos recorrido un largo camino desde que Raymond Tomlinson enviara el primer e-mail  exploratorio en el año 1971. Jugando con ARPANET, un subproducto del Departamento de investigación para la  Defensa en las redes informáticas, Tomlinson quería ver si podía enviar un mensaje de texto básico entre distintas computadoras. Al elegir el signo “@” para conectar un nombre de usuario a la dirección de destino, Tomlinson fue capaz de enviar lo que se considera uno de los primeros mensajes de correo electrónico de la red. El resto, como dicen, es historia.

email archiving1

En unas pocas décadas, el correo electrónico se ha convertido en fundamental para la forma en que nos comunicamos, tanto personal como profesionalmente. Según Mashable, a diario se envían en todo el mundomás de 144 mil millones de e-mails, de los que 89 mil millones son considerado de negocios y 55 mil millones, personales. El correo electrónico ha dejado una marca indeleble en cómo los seres humanos se comunican, y ahora es el momento de considerar cómo vamos a preservarlos.

A finales de agosto, los National Archives and Records Administration (NARA) publicaron un boletín de orientación con una guía para los jefes de las agencias federales que administran registros de correo electrónico. La propuesta “Capstone” es un esfuerzo de los NARA por “evaluar cómo las agencias han utilizado diversos repositorios de correo electrónico para gestionar los registros de correo electrónico”. Capstone está diseñado para crear un sistema universalmente aplicable por parte de los jefes de las agencias para determinar cómo filtrar y finalmente preservar los documentos de correo electrónico. Tal como está ahora, las agencias federales manejan sus propios sistemas de correo electrónico, y establecen sus propias normas de preservación. La adopción del enfoque Capstone permitirá a las agencias federales  cumplir con una directiva de la Casa Blanca de 2012 que exige que  gestionen electrónicamente los registros de correo electrónico antes del 31 de diciembre de 2016.

Actualmente, la gestión de los registros federales se basa en estrategias de archivo del tipo de “print and file” o “click-and-drag” (donde un correo electrónico se mantiene en forma electrónica). Según Arian Ravanbakhsh de la Office of the Chief Records Officer, “estas soluciones, especialmente la de print and file, donde las personas tienen que imprimir el email (una metadato asociado) y archivar ese papel con sistemas apropiados de mantenimiento de registros  obviamente está sujeto a gran variedad de errores de los usuarios”. Por el contrario, el enfoque Capstone solicita a las agencias federales que identifiquen al personal clave y designa cuentas Capstone (que utilizan los sistemas de correo electrónico existentes dentro de la agencia), que captarán los correos electrónicos como registros permanentes. Capstone captura no solo los registros permanentes a archivar, sino también los metadatos y adjuntos pertinentes. En resumen, el enfoque de NARA no sólo liquidaría los registros de correo electrónico impresos que se emplean actualmente, crearía una estrategia más uniforme para archivar los registros de correo electrónico en todo el gobierno federal.

Corresponde a cada agencia federal adoptar la opción Capstone. Según Ravanbakhsh, es demasiado pronto para decir cuántos organismos aplicarán la estrategia. Indica que los NARA han percibido un considerable interés en el asunto por parte de muchos organismos, algunos de los cuales han firmado para la formación  adicional patrocinada por los NARA.

Nuevas fronteras presentan nuevas oportunidades y nuevos retos para los historiadores. Si NARA es capaz de poner en práctica una estrategia de amplia aplicación para gestionar y conservar los registros de correo electrónico ¡hoy, el historiador del futuro podrá aprovechar los beneficios de un tesoro de nuevos registros, en los que se podrá buscar. Por supuesto, esto requiere nuevas metodologías para manejar cantidades tan grandes de conjuntos de datos, lo que podría significar una confianza aún mayor en las nuevas bases de datos y las técnicas de software asociadas con el movimiento de los datos masivos.

Pero hay muchas preguntas que aún siguen sin respuesta. ¿Cómo cada agencia federal determinará quiénes y cuántos administradores tendrán cuentas Capstone? ¿La estrategia Capstone finalmente filtrará los niveles inferiores del personal federal? El modelo Capstone es una estrategia de arriba hacia abajo para registrar y preservar, que considera dignas de preservacióncon unas pocas cuentas administrativas de correo electrónico. Este enfoque, si bien es una opción más manejable para los archiveros con exceso de trabajo, ignora el valor potencial de los registros producidos por el personal de nivel inferior. Para los historiadores que valoran el enfoque de abajo hacia arriba en  historia, esta estrategia de archivado tiene algunas ramificaciones potencialmente dañinas.

Es por estas razones que los historiadores deben estar involucrados desde el principio en el proceso. El material de archivo es el lazo que une al archivero y al historiador, y es importante mantener una línea abierta de comunicación entre los dos grupos para superar la “archival divide“. En particular, en proyectos como Capstone que tienen consecuencias a largo plazo para nuestra investigación, los historiadores tienen que estar al tanto de la labor de los archiveros y de cómo se están formulando las estrategias de archivo. NARA solicita con frecuencia comentarios del público y comentarios sobre estrategias como la de Capstone, y es vital que los historiadores se unan  de inmediato con los archiveros en esta fase del proceso y dejen su sello. (…).

© 2012–2013 American Historical Association

Los historiadores y la historia digital

Reparamos con esta entrada en el interesante sitio ActiveHistory, una iniciativa canadiense dedicada a conectar el trabajo de los historiadores con el público en general. Apoyada por el Social Sciences and Humanities Research Council (SSHRC), la Avie Bennett Historica Chair in Canadian History y la York University, su origen está en la continución delas jornadas “Active History: History for the Future”, celebradas en el Glendon College allá por septiembre de 2008.  La entrada que presentamos se titula “Historians and Digital History: Why Do Academics Shy Away from Digital History?“, de Paul W. Bennett:

Active-History-Header

Finalmente, internet está empezando a penetrar en la práctica histórica. En la reciente North American Society for Sports History (NASSH) Conference , que tuvo lugar entre el 24 y el 26 mayo, en la Universidad de Saint Mary, Douglas Booth y Gary Osmond proporcionaron una fascinante imagen sobre el impacto que la historia digital de está empezando a ejercer en un campo como es el estudio de la historia del deporte internacional. La propia internet, señaló Booth, es – de hecho- “un archivo en infinita expansión, parcialmente mediado”. Explorar la World Wide Web, sin embargo, puede ser aterrador, especialmente para los expertos reconocidos, ya que “perturba las certezas previas”.

La historia digital, según Toni Weller, editora de History in the Digital Age (2013), es el uso de los medios y las herramientas digitales para la práctica histórica, para la presentación, el análisis y la investigación. Los primeros trabajos en historia digital se centraron en la creación de archivos digitales, CD-ROMs, presentaciones en línea, cronogramas, archivos de audio y mundos virtuales. Los proyectos más recientes de historia digital demuestran el potencial de la creatividad, la colaboración, la cartografía de datos y la innovación técnica, todos los cuales son los aspectos de la Web 2.0.

Las iniciativas actuales y futuras buscan aprovechar al máximo Internet para crear sitios dinámicos sobre cómo hacer historia, investigar y debatir. Los blogs historia como activehistory son esencialmente iniciativas de primera generación en esa dirección.

Expertos en historia digital como Daniel Cohen y Roy Rosenzweig, de la George Mason University, han identificado cuáles son las fuentes iniciales del escepticismo. El primer número de la revista Wired en la primavera de 1993, por ejemplo, predijo un futuro digital demasiado optimista. El consultor en gestión Lewis J. Perleman previó una “inevitable” “revolución hyperlearning“, que desplazaría  la milenaria “tecnología” de la clase, que tiene “tanta utilidad en la actual economía moderna de la tecnología avanzada de la información como la carreta Conestoga o la herrería”.

Los historiadores y profesores de historia tenían razón para sentirse amenazado. John Browning, futuro editor ejecutivo de Wired UK, explicó que “libros en tiempo atesorados en depósitos subterráneos serán encaneados para ordenadores y se pondrán a disposición de cualquier persona, en cualquier lugar, casi al instante, a través de redes de alta velocidad”. Louis Rossetto, editor de Wired, fue aún más lejos, vinvulando la revolución digital a “cambios sociales tan profundos que su único paralelo es probablemente el descubrimiento del fuego”.

Los techno-escépticos veían un futuro muy diferente. Debatiendo con Kevin Kelly,  editor ejecutivo de Wired,  en la edición de mayo de 1994 de Harper, el crítico literario Sven Birkerts imploró a los lectores que “rechazaran” el atractivo de “la colmena electrónica”. Los nuevos medios de comunicación, advirtió, representan una grave amenaza para la búsqueda de la “sabiduría “y” profundidad “- “lucha por la que durante milenios ha sido fundamental para la idea misma de la cultura”.

Los estudiantes de hoy son nativos digitales y, en general, mucho más diestros que sus profesores. Para un profesor de historia ya no basta presentar su lección y que los estudiantes tomen notas. Los museos ya no pueden contar con que las exposiciones tradicionales “estáticas” atraigan a los visitantes. Las aplicaciones para la historia digital, ya sean exposiciones virtuales o programas de aprendizaje en línea, trascienden el libro de texto tradicional y ofrecen a los usuarios animaciones dinámicas y auténticas fuentes y experiencias.

La mayoría de los sitios web ofrecen recursos didácticos (en especial fuentes primarias) y consejos sobre cómo hacer historia digital. Sin embargo, la creación de ejercicios interactivos de aprendizaje sigue siendo un reto importante. Un enfoque consiste en proporcionar ejercicios -en forma de misterios- que no tienen una respuesta correcta y donde el aprendizaje viene a través de la exploración.

Who Killed William Robinson? Race, Justice and Settling the Land, desarrollado en 1996, les presenta a los estudiantes el problema de resolver el asesinato de William Robinson, un afroamericano que fue asesinado en Salt Spring Island, en la Columbia Británica en 1868. Se ha transformado en el Great Unsolved Mysteries Series, que consta de 12 “cold cases” diseñados para convertir a los estudiantes en historiadores de la vida real. Aunque exigentes, ahora aparecen fechados ya que ellos tienden a ser estáticos y tradicionales en el uso de los archivos virtuales.

Algunos profesores de Universidad, a nivel de grado, están aceptando poco a poco la historia digital. Pero esto plantea la pregunta: ¿qué pruebas tenemos de que los estudiantes aprendan mejor con la historia digital?

Pocos estudios han documentado científicamente el comportamientos del usuario que usa el ordenador, sobre todo en historia de la educación. Gran parte de lo que está disponible proviene de estudios internacionales/EE.UU., que presentan resultados descriptivos de  investigaciones a pequeña escala con aplicaciones y webquest en línea. Sobre la base de una investigación pionera en la historia virtual, Stéphane Lévesque, de la Universidad de Ottawa, pasó una década investigando cómo los estudiantes canadienses aprenden y pueden mejorar su experiencia de aprendizaje en entornos de historia digital.

En un estudio financiado por el Canadian Council on Learning (2007-2008), Lévesque investigó el papel y el impacto de un programa de historia digital, The Virtual Historian, en el aprendizaje y la alfabetización históricos de los estudiantes. Lo que este estudio sugiere es que la historia digital -con todos sus objetos animados y su andamiaje dinámico- no es un sustituto de la enseñanza en el aula. Muchos estudiantes anhelan y necesitan la interacción y la enseñanza  estudiante-profesor  -y por buenas razones. El aprendizaje es, según Levesque, demasiado complejo y multifacético para reducirlo a juegos y animaciones web.

Sin embargo, la historia digital proporciona a los estudiantes herramientas importantes de aprendizaje, recursos y procesos de pensamiento que los docentes del siglo XXI ya no pueden ignorar. Trabajando con Adam Friedman de La Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte, Levesque ha emprendido un estudio comparativo, entre Canadá y Estados  Unidos, sobre estudiantes preuniversitarios que aprenden con la tecnología, con el objetivo de descubrir las formas en que profesores y estudiantes canadienses y estadounidenses pueden aprender en entornos de tecnologías conectadas.

Los historiadores y los docentes están empezando a tejer una red más amplia. En lugar de limitar su investigación a fuentes escritas, como periódicos, registros deportivos y documentos oficiales, están abordando cómo la historia es representada en forma digital, en  la cultura material y en los museos. La creciente relación entre la wikipedia y la historia demuestra la expansión del campo más allá de sus parámetros tradicionales.

El estudio de la historia se está convirtiendo en algo mucho más integrado con la historia digital, la historia cultural y la historia pública a través de conexiones desbloqueadas por la revolución digital. Todo esto está haciendo posible una participación interactiva más dinámica, actual,  en el estudio no ya de la sociedad contemporánea, sino del pasado.

Los académicos siguen siendo muy reticentes a participar en la historia digital, al igual que muchos de ellos desdeñan abiertamente los medios de comunicación social. Un observador cercano de la Historia Digital, Richard Rinehart, expresó cuál era la reserva principal de los académicos en esta aclaratoria frase:.”Las fuentes digitales resisten cinco años o para siempre, lo que venga primero”. Eso habla de la necesidad de nuevas normas profesionales para garantizar la buena conservación de la inteligencia electrónica histórica. Sin embargo, los temores de que la historia académica sea bastardeada en forma de “mash-up” solo son realmente una extensión de la lucha continua y siempre presente contra los divulgadores.

Los historiadores profesionales tienen que participar como árbitros de lo que distingue a una buena historia digital de la mala. ¡Es hora de que los grandes académicos abandonen su confort y se muevan más allá de usar internet como herramienta, para abrazar realmente la historia digital. Se están perdiendo grandes oportunidades de investigación, mientras queda por descubir un archivo en expansión de historia digital.

***

Una versión anterior de este artículo apareció en el Educatter’s Blog de Paul W. Bennett, que es Founding Director del Schoolhouse Institute y Adjunct Professor of Education en la Saint Mary’s University, Halifax, NS.

La investigación digital

Sin mayores concreciones, el portal Implications Philosophiques publica un texto que responde a “Compte-rendu de l’atelier culture numérique – Florian Forestier, Chloé Girard, Nolwenn Picoche, Thibaud Zuppinger”.  Su título es ”     Les nouvelles situations de recherches numériques” y dice lo siguiente:

Implications philosophiques

Introducción

La herramienta digital ha cambiado las prácticas de la investigación y la docencia. Lo digital está cada vez más presente. Pero esta ubicuidad no nos lo hace más familiar. Es arriesgado buscar unidad en un fenómeno que es múltiple y por sí mismo cambiarnte. Por otra parte, no siempre fecta a los mismos temas en todas las disciplinas y los objetos estudiados. Como parte de las sesiones de este taller de cultura digital, decidimos centrarnos en los profundos cambios que se están empezando a sentir en el mundo de la investigación.

La formación digital entraña dos grandes tendencias que no se superponen, aunque mantienen fuertes vínculos entre sí. Por un lado, es posible distinguir entre el uso por parte de los investigadores de documentos digitales (en su propio trabajo de investigación o al crear nuevos documentos digitales) y la emergencia de otras investigaciones que tienen como objeto específico las prácticas y usos digitales.

Dominio de los usos digitales en la investigación.

Por la idea de dominio nos referimos a una habilidad (o un saber utilizar) relativa tanto a los contenidos digitales como a los contenidos digitalizados. Por supuesto, el dominio de las habilidades y de las interfaces de acceso a los contenidos es también un punto importante, que abordaremos en una próxima sesión.

El desarrollo de Internet y de los recursos digitales han influido en la manera en que buscamos a diario la información. Para el investigador, cuyas demandas son más específicas, es importante controlar tanto las herramientas digitales como los contenido (digitales y digitalizados). Los contenidos digitalizados no se refieren al contenido de origen digital, sino a los contenidos que, estando en papel, en microfilm,en fichas, etcétera,  han sido digitalizados. Los contenidos digitalizados muestran de una cierta manera que el contenido no es dependiente de la forma, y ​​que la disyunción fondo/forma no plantea un problema insoluble. Para el investigador, esta mutación da lugar a menudo al uso de herramientas informáticas allí donde antes consultaba en papel. Entre los ejemplos está localizar un libro en una biblioteca o  saber de los números digitalizados de las revistas.

Cuando se trata del trabajo de investigación, debemos dedicar el tiempo necesario para entender las prácticas específicas, según las disciplinas y los asuntos. La práctica del trabajo de investigación ha evolucionado, la propia búsqueda de la información ha cambiado.

Pero a este desarrollo hay que añadir la ampliación del campo de la investigación con  los datos específicamente digitales, que no tienen contraparte física. Estos objetos han obtenido una legitimidad que los hace ser importantes, incluso ineludibles,  en el marco de una investigación.

Sin embargo, sus aspectos innovadores implican una metodología y epistemología diferentes. En efecto, la ontología de este tipo de contenido es particularmente incierta, fluctuante. Un artículo en línea puede así ser modificado,  sin datación y sin referencia a su actualización. La estabilidad de las referencias y de las citas es de una naturaleza distinta a la de un libro. Por último, en relación con los contenidos digitales, nos encontramos frente a una tecnología relativamente nueva, al menos en comparación con el invento y la dominación casi indiscutibles de los soportes en papel en el contexto de la investigación. Los contenidos inmateriales demandan un nuevo tipo de investigación, un tratamiento diferente de la información y sobre todo un conocimiento detallado de sus medios de producción y distribución.

El estudio de las prácticas digitales

Es importante conocer los procedimientos de fabricación. Esto ayuda a saber lo que podemos esperar de este tipo de conocimiento, pero también a interrogarse las decisiones tomadas y sobre el hacer. De ello surge una pregunta: ¿hasta qué punto los investigadores tienen que invertir en la elaboración de los contenidos y las herramientas digitales que tendrán que utilizar?

Metamorfosis de la investigación y de los investigadores

Hay una seria dificultad para hacer emerger las diferencias y la jerarquía ante una acumulación de datos que se obtiene a partir de una simple palabra clave y con un clic. ¿Acaso no nos arriesgamos a dar la misma importancia a todo, y que por el mito del análisis en tiempo real, se pierda de vista la selección y la jerarquización de la información?

De manera provocativa, incluso nos podemos preguntanr si lo digital no será estúpido. Por un lado, es innegable que las nuevas herramientas exigen que los investigadores desarrollen nuevas competencias, a ampliar el campo de sus investigaciones, a tratar más materiales, con nuevos procesos; por otro, eso no supone asumir que, de manera simétrica y necesariamente correlacionada, tenga la capacidad de producir ideas nuevas.

El investigador se ha convertido, o está en trance de convertirse, en un experto en demanda: cómo hacer las preguntas precisas con los criterios correctos en la base de datos adecuada, pero una vez que la masa de información está disponible, la labor fundamental de la investigación no ha cambiado en nada .

Sin embargo, cabe preguntarse si la proliferación de herramientas y habilidades a dominar no puede llegar a interponerse entre el investigador y su actividad primera. Por supuesto, la dificultad parece relacionada principalmente con una generación de transición, que ha de apropiarse de un entorno y un modo de funcionamiento en los que no se ha formado, cuando no es imposible pensar que la complejidad de estas herramientas acabe no solo por modificar, sino también por alterar la actividad de investigación. La aceleración de la temporalidad del cambio técnico no siempre deja tiempo para que estas herramientas se adapten a la morfología y la cognición humanas. El libro impreso, por ejemplo, se modeló gradualmente sobre unas dimensiones y una organización que lo hacían lo más manejable posible. En este caso, continúa el debate entre aquellos para los que la herramienta modela la cognición, dado que el cambio tecnológico crea nuevas habilidades cognitivas, y aquellos para los que la plasticidad de la cognición humana tiene sus límites, ya que el tiempo de asimilación no está necesariamente acompasado con los cambios tecnológicos (a saber, el apoyo a la importancia de la ergonomía, el éxito de Apple, y la importancia cada vez mayor del internet de los objetos, de los objetos inteligentes, cuando la interfaz genérica ya no parece necesaria y lo digital se funde, por el contrario, con el espacio concreto).

Un interesante estudio, desarrollado en el LUTIN (MédiaLab de Science Po) bajo la dirección de Thierry Baccino, ha mostrado que los movimientos oculares no son en absoluto lo mismo en un libro y en una página web. Por supuesto, estos movimientos probablemente no sean los mismos en una revista que en un libro académico, en un PDF o en un sitio de publicidad. La pregunta es si se se trata solo de un uso diferenciado de las capacidades cognitivas, o de si esta falta de fijación tiene consecuencias más serias. Para Stiegler, el cerebro humano necesita ejercitar la atención y la concentración: es a través de ello que lo real se da en la forma de un mundo (el sentido de Heidegger), que nos sobrepasa y en el seno del cual somos, y no a través de una gran cantidad de percepciones que desaparecen las unas en las otras. La ausencia de fijación desde una edad temprana impediría la entrada en funcionamiento correcto de los centros de atención.

Stiegler habla, por ejemplo, de una proletarización generalizada que afecta particularmente a las profesiones tradicionalmente intelectuales, y sobre todo a la investigación, el arte y la creación. Esta proletarización es un fenómeno de pérdida de los saberes: no solo del saber hacer, sino del saber vivir, de todo lo fundamental, de la diferencia propia de cada existencia individual. Esto llevó a pasar de la adopción a la adaptación como modo de relacionarse con las cosas. La infidelidad constitutiva del medio técnico, escribe Stiegler, ha aumentado y ya no permite la meta-estabilización de una normatividad psico-social y de su transmisión. La técnica se hace autónoma en el sentido de que ya no es tanto útil como adictiva.

Uno puede preguntarse si estas nuevas técnicas, si las nuevas competencias no tienen como objetivo principal facilitar el trabajo del investigador, permitirle hacer mejor lo que ya estaba haciendo, pero sobre todo halagar ese gusto tan humano por la desmesura, donde lo cuantitativo sustituye a lo cualitativo.

El individuo es constantemente llamado -y motivado por un proceso mantenido artificialmente- a adaptarse y a ajustarse a los ambientes artificiales donde la resistencia de lo real ya no de fenomenaliza, donde la finitud no encaja en ninguna parte, donde lo real ya solo encaja como disponibilidad sometida a  reconfiguraciones constantes y, en una perspectiva muy heideggeriana, donde el individuo niega su propia inscripción en el medio transindividual en el que solo es lo que es.

Es interesante reemplazar esta idea con el concepto de cierre. Un libro marca el cierre de un pensamiento. Llega un momento en que el autor admite que debe fijar su pensamiento, sellarlo entre dos tapas. Lo digital e Internet han transmitido el mito de que este cierre era un límite. Lo digital tenía que ser una liberación de la obra encerrada en un libro impreso. De ahí las fantasías sobre el libro líquido, donde la obra no tendría necesidad de empezar de nuevo e incesantemente, ya que no se abandonaría nunca.

La idea de fondo es la de luchar, una vez más, contra la finitud humana. Pero si el libro se difunde como lo ha hecho durante tanto tiempo, eso es porque  correspondía a una necesidad humana, a su naturaleza, porque existe una correlación más fuerte de lo que se sospechaba entre el libro y la naturaleza humana.

Una legibilidad adaptada al hombre, que tiene en cuenta los límites fisiológicos.

Para Michel Melot, por ejemplo, el libro es, por su cierre, una forma para crear trascendencia. Hay mucho que lo distingue tanto del pergamino enrollado como de la pantalla indefinida. Uno puede preguntarse por el sentido que tiene la mayor o menor solidaridad del texto y de la página, la mayor o menor materialidad del texto. No se puede separar el texto de una página impresa, pero se puede cerrar un documento PDF: el texto se puede separar de su soporte de aparición.

¿Qué nos gusta del libro en papel?: ¿su sacralidad, o más bien su manejabilidad, el hecho de que uno pueda pasar las páginas, que podamos acarrearlo, beberse el café encima, dejarlo caer, en suma, apropiárselo hasta de una forma irrespetuosa?  El libro electrónico se nos presenta como un objeto tecnológico complejo; en el caso extremo, el del iPad, veo entre mis manos una maravilla tecnológica, con un valor de 500 euros, que admiro como tal y que temo estropear, etcétera. El objeto se apropia del fetichismo. En efecto, el libro originalmente era también el resultado de una tecnología (en su momento) de ruptura. Pero su difusión, su popularización ha hecho olvidar su valor. Es necesario que la tecnología del soporte del texto digital se eclipse a su vez. En ese sentido, uno puede depositar cierta esperanza en el desarrollo de tecnologías relacionadas con el papel y la tinta electrónicos.

Esta es la razón por la que es un problema importante combatir la falta de conocimiento de los procesos de fabricación de los contenidos digitales. Es importante saber cómo se hace, ya que con ello viene la cuestión del por qué. De hecho, eso implica también unas determinadas elecciones y nos corresponde a nosotros tomar a estas opciones -para considerarlas como alternativas y no como hechos.

Esto requeriría el desarrollo de procesos de fabricación que no obedecieran a la lógica fantástica de la omnisciencia o el culto a la novedad. De hecho, los impulsores del libro digital, al igual que muchos pioneros, conocen la tentación de elaborar normas y procesos sin finalidad, embriagados por la espectacular innovación y olvidando lo que es el verdadero propósito de estas producciones.

Solo la labor educativa a hacer en esta área es enorme, y las finalidasdes son vagas, lejanas y difusas. Tal vez sería una opción crear lo que podría llamarse cuerpo intermedio. Sería delegar la selección, restaurar una cadena del libro, que tomaría prestado su modelo, sin imitarlo, del libro impreso. El papel de los editores se podría extender a los bibliotecarios, que trabajarán en colaboración con los investigadores. Al frente de sus prioridades, podríamos colocar la interoperabilidad entre sistemas, la sostenibilidad de los recursos, para asegurar la extracción del conocimiento de los contenidos digitales y de una manera general, para asegurar una mejor comprensión de los diferentes roles de los actores de esa cadena.

A modo de introducción

El contenido digital es, obviamente, una forma nueva de creación, transmisión y utilización del conocimiento. A este respecto, obedece a dos lógicas de despliegue. Hay una lógica interna, que impulsa a crear y a explorar: las oportunidades específicas para este tipo de contenido. Al margen de eso, nada está escrito, queda en manos de la imaginación humana.

Pero también queremos prestar atención a la dinámica externa. No debemos, en nombre de la novedad, rechazar la lógica externa de despliegue del libro digital. Hay tanta novedad como en lo antiguo. El contenido digital se comprende, al menos hoy, estrechamente relacionado con el libro en papel. No hay que fetichizar este último, pero hay que retener esta pregunta: ¿qué podemos trasponer de uno al otro? ¿A qué debemos renunciar? ¿Es un desperdicio?

 

ISSN 2105-0864 – Copyright © 2009-2013 Implications philosophiques

El polvo del archivo en la era digital

En ocasiones, este blog retrasa la aparición de sus entradas, pudiendo ocurrir que alguien adelante otra traducción del mismo texto. Esto es lo que ha sucedido con la de hoy, que aparece por estar confeccionada tiempo ha, pero que ya tiene versión previa en el excelente blog de José Ragas. Se trata del texto que el reputado periodista John Markoff publicó en su periódico de costumbre, The New York Times,un interesante artículo titulado “New Research Tools Kick Up Dust in Archives“. (Nada que ver con esa pequeña maravilla que sigue siendo Dust. The Archive and Cultural History (Rutgers UP), de Carolyn Steedman). He aquí su contenido:

servers

Sentado no hace mucho en la Sala de Colecciones Especiales de la biblioteca del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Anders Fernstedt revisaba una imponente serie de textos amarillentos.

Algunos años atrás, Fernstedt, un académico sueco que estudiaba la obra del filósofo Karl Popper y de varios de sus colegas, hubiese tenido que tomar apuntes o apartar determinados documentos para fotocopiarlos.

Sin embargo, ahora puede echar mano de la cámara de alta resolución de su iPhone. Cuando encuentra un documento de interés, rápidamente toma una foto y la comparte al instante con un colega que trabaja a miles de kilómetros de distancia. De hecho, Fernstedt, que investiga en varios continentes, acarrea su propia biblioteca digital de Popper, almacenada en el disco de su ordenador MacBook Air -más de 50 mil archivos en pdf que puede explorar rápidamente.

En solo unos años, los avances tecnológicos han transformado los métodos de los historiadores y de otros investigadores. La productividad ha mejorado radicalmente, los costes han bajado y aquel mundo de profesionales solitarios se ha vuelto colaborativo. Como respuesta a todo ello, los programadores están desarrollando diversos métodos computerizados de análisis, creando así una nueva ciencia cuantitativa.

No obstante, esta transformación también ha alterado muchos de los archivos existentes en todo el mundo, considerados durante mucho tiempo como lugares adormilados con amplias y a menudo mohosas colecciones de documentos que rara vez veían la luz del día. Eso también ha creado nuevos retos que afectan a la protección de la propiedad intelectual y ha amenazado el constante flujo de ingresos de la reprografía, generando problemas financieros a algunas instituciones.

“Me estremece un poco”, dice Henry Lowood, responsable de las colecciones  History of Science and Technology y Film and Media de la Universidad de Stanford. “No es tanto que queramos controlar las cosas, es que tenemos acuerdos con quienes nos ceden sus documentos y, para poder cumplir esos acuerdos, necesitamos controlar las cosas a cierto nivel”.

El giro en la investigación archivística fue documentado en un informe del pasado diciembre (Supporting the Changing Research Practices of Historians), financiado por la National Endowment for the Humanities.

Schonfeld

“Un incremento de la capacidad de búsqueda y el hallazgo de otras herramientas han transformado la academia en la pasada década”, dice Roger C. Schonfeld, director de programa en Ithaka S+R, un grupo de consultoría e investigación educativa, y uno de los autores del informe.

El informe muestra que el amplio uso de cámaras digitales y otros aparatos de escaneo “quizá sea el giro más importante en las prácticas de investigación de los historiadores”, añadiendo que dicho cambio tiene un gran abanico de implicaciones para la disciplina.

En uno de los casos descritos en el informe, un profesor de una Universidad norteamericana pudo dirigir el trabajo de un estudiante de doctorado que investigaba en archivos europeos. Al final del día, el estudiante podía subir las fotografías que había obtenido, permitiendo que el profesor le asignara tareas para la jornada siguiente.

Los investigadores dicen que estas nuevas mejoras han transformado sus prácticas. “He usado diversas estrategias con mi cámara digital para reducir mis viajes al archivo”, escribió en su website Shane Landrum, estudiante de doctorado en Historia en la Brandeis University. “En vez de disponer de un enorme presupuesto de investigación que finance meses de estancia en un archivo distante, he reunido pequeñas becas de viaje y con ello he podido acopiar  materiales de investigación, algo que de otro modo no me hubiese sido fácil hacer”.

El informe también indica que los beneficios se extienden a los archivos, así como a futuros investigadores. Se cita el caso de un investigador que escaneó documentos en un archivo local que nunca antes habían sido digitalizados, cediéndolos luego a los archivos, con la esperanza de que fueran más accesibles para otros en el futuro.

A pesar de las bondades en cuanto a potencial académico y beneficios, hay quien ve en esta apertura de los archivos una bendición ambivalente. Los archiveros que custodian documentos que en el pasado raramente habían sido estudiados, salvo por un puñado de historiadores, están preocupados por el daño que algunos investigadores descuidados puedan causar a las encuadernaciones de los libros, al aplanarlos para obtener buenas imágenes. También les preocupa la pérdida de control, lo que en ciertos casos puede llevar a que se violen los acuerdos que los archivos tienen con los donantes de materiales históricos.

lowood

Las bibliotecas han tenido que adaptar sus normas a la nueva tecnología de la copia, algo en lo que ahora están trabajando, dice el Dr. Lowood. Por ejemplo, inicialmente los archivos de Stanford cobraban a los usuarios cuando usaban su propio equipo para copiar material, pero este pago se eliminó hace un año. Con ello se ha dejado de percibir ese ingreso, aplicándose nuevas normas: ahora se permite que los investigadores lleven su propio equipo para copiar documentos. Sin embargo, se les exige que demuestren que pueden usar el equipo adecuadamente.

Puede que Stanford esté un paso por adelante, dice Robert G. Trujillo, encargado de las colecciones especiales de la biblioteca. Indica asimismo que muchas colecciones aún cobran a los investigadores, aunque sea una cuota fija, por el privilegio de hacer sus propias copias digitales.

Más allá del asunto de la propiedad intelectual, la nueva tecnología ha creado un exceso de material para los investigadores, lo cual a su vez ha generado nuevos desafíos;  sobre todo el de cómo manejar la riqueza de fondos que ahora están disponibles.

“La rapidez con la que la tecnología te permite copiar es un desafío sobre qué hacer con todo este material y cómo contextualizarlo”, dice Francis Blouin, historiador y director de la Bentley Historical Library de la Universidad de Michigan.

Pero estos avances tienen también consecuencias ambivalentes: el rápido auge de las “humanidades digitales” también ha impulsado la innovación, y los historiadores tienen a su disposición nuevas herramientas de minería de datos diseñadas para tratar el conjunto de documentos textuales no estructurados, transformando así las posibilidades de análisis.

“Esto abre nuevas categorías de investigación”, dice Joanna Guldi, historiadora que se dedica a Gran Bretaña y que es Assistant Professor en la Brown University. Por ejemplo, puede usar herramientas de análisis textual y de datos con Google Libros para determinar los cambios en la forma en la que los extraños interactuaban en las calles inglesas antes del siglo XX. Ella es una de las diseñadoras de una herramienta de análisis textual llamada Paper Machines, con la que los historiadores pueden examinar visualmente amplias colecciones digitales para percibir cambios en el lenguaje y otras pistas sobre el comportamiento social, político y económico.

Para algunos investigadores, sin embargo, supone un osado nuevo mundo de tecnologías y métodos especializados. “Yo me formé en unos métodos que me hacían ir a un archivo, pedir las cajas, sacar los documentos y revisarlos, así como solicitar las copias y llevármelas a casa”, dice Leslie Berlin, “Project Historian” del Sillicon Valley Archives de la Universidad de Stanford. Ahora suele comenzar con los documentos electrónicos. “Ahora mi metodología ha cambiado para bien en términos de eficiencia. Lo que se ha perdido con el cambio, en caso de que hubiera ido al archivo, es aquella sensación de chiripa por lo que pudiera haber en los materiales de una caja”.

© 2013 The New York Times Company

La correspondencia de Darwin, en la red

Presentamos en la bitácora el Darwin Correspondence Project. Se anuncia como  un portal en el que leer y buscar los textos completos de más de 7,500 de las cartas de Charles Darwin, y encontrar información sobre otras 7,500. Ofrece, pues, las transcripciones completas de todas las cartas conocidas que Darwin escribió y recibió hasta el año 1869. Y aumenta sin parar.

carta_darwin_hooker

Para mayor aclaración, he aquí la noticia difundida por la BBC a finales de marzo sobre una parte de la colección (con alguna ligera enmienda):

La pena de ver a su hijo destruido tras la muerte de su nuera y la comparación de su teoría de la evolución con “la confesión de un asesinato” son algunas de las joyas que se pueden encontrar en una colección de cartas inéditas escritas de puño y letra por Charles Darwin.

La colección de más de 1.400 cartas pronto estará disponible online, publicadas por el Darwin Correspondence Project de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.

Éstas tienen un alto contenido emocional y están dirigidas a su mejor amigo, el botánico Joseph Hooker. De las muchas cartas que Darwin escribió y recibió en su vida, algunas de las más importantes forman parte precisamente de la correspondencia mantenida con Hooker durante 40 años.

Aparte del seguimiento del desarrollo de las ideas científicas de Darwin, las misivas dan una visión íntima de una amistad victoriana. Lo que más llama la atención de los documentos es el tinte personal que contienen. En una conmovedora carta, escrita en 1876, Darwin escribió sobre la muerte en el parto de la esposa de su hijo Francis:

“La pobre Amy tuvo convulsiones severas debido a un fallo en sus riñones. Después de las convulsiones, se dejó caer en un sopor del que nunca se recuperó.  Es un consuelo inefable el que no haya sufrido ni sabido que dejaba para siempre a su amado esposo. Ha sido un golpe muy amargo para todos nosotros”.

Carta de Darwin a Hooker. Cortesía de Darwin Estate y Cambridge University Library.
Carta de Darwin a Hooker. Cortesía de Darwin Estate y Cambridge University Library.

Unos años antes, Hooker le había escrito sobre la muerte de su propia hija, dirigiéndose a él como “Querido viejo Darwin”, y diciendo: “Acaban de enterrar a mi niñita querida y vi tu nota”.

Darwin recuerda los sentimientos de su amigo a partir de su dolor compartido.

“Te agradezco tu amable y sentida carta. Cuando te escribí desde Glasgow (carta que entiendo llegó demasiado tarde) no había olvidado tu antiguo dolor, pero no quise referirme a él ya que sabía que no sería bueno de mi parte hacerte revivir estos antiguos sentimientos, pero no me pude resistir a escribirte”.

La misiva también revela la cercanía de los lazos familiares de Darwin, en particular su preocupación por su hijo.

“Nunca he visto a nadie sufrir tanto como al pobre Frank. Ha ido al norte de Gales para enterrar el cuerpo en una pequeña iglesia entre las montañas (…) Me alegro de saber que está decidido a hacer un esfuerzo y seguir trabajando ¿Hasta dónde será capaz de mantener esta sabia resolución? No lo sé”.

Darwin y Hooker se conocieron en su juventud, después de que ambos viajaron extensamente como botánicos: Darwin a las Islas Galápagos a bordo del Beagle, Hooker a la Antártica.  Luego siguieron carreras científicas muy diferentes. Hooker se convirtió en director del Real Jardín Botánico de Kew Gardens –al sur de Londres-, mientras que Darwin desarrolló sus ideas sobre la evolución por selección natural que resultaron completamente innovadoras. Los dos hombres se veían de vez en cuando, pero su amistad floreció principalmente por correspondencia. Según Paul White, editor e investigador asociado en el Proyecto, las cartas ofrecen una ventana íntima a la vida emocional de Darwin.

“Es un maravilloso conjunto de documentos no solo sobre la ciencia victoriana sino sobre los vínculos sociales que se podían forjar por correspondencia, y los lazos emocionales que podían cultivarse entre dos hombres”, dice White.

Darwin también usa a Hooker como caja de resonancia de sus ideas científicas. Debido a su posición en Kew Gardens, Hooker le puso en contacto con una amplia red de contactos científicos. Esto fue vital para Darwin. “Fue muy importante, porque había decidido vivir una vida bastante solitaria. No tenía una posición institucional, por lo que Darwin utilizó las cartas, más que la mayoría de la gente de su época, como una ventana al mundo”, comenta White.

Fue con Hooker con quien primero compartió Darwin sus ideas radicales sobre la evolución. Según White, el hecho de que confiara tanto en Hooker como para confiarle esta información, que había mantenido privada durante varios años, era una señal de lo cercanos que estaban. Aun así, la comunicación de sus pensamientos no estuvo exenta de temor.

“Por fin vinieron los destellos de luz y estoy casi convencido (contrariamente a mi opinión inicial) de que las especies no son (esto es como confesar un asesinato) inmutables”

Está claro que Darwin era consciente de la naturaleza revolucionaria de sus ideas. Y Hooker le defendió con tesón en el debate religioso que siguió. Gran parte del debate se llevó a cabo por correspondencia, con Darwin respondiéndo personalmente a muchos de sus críticos.

White sugiere que las cartas ayudan a “dar una imagen diferente de Darwin y de la actividad científica, al mostrar que fue hecha en colaboración y no separada de la vida privada”.

Esto se debió, en parte, a las personalidades bastante distintas de ambos hombres, dice White. “Hooker parece bastante irascible, muestra mal genio y es chismoso, y a Darwin realmente le encantaba eso -había algo liberador en las cartas. Él era más reservado, actuaba con formalidad y cortesía. Pero probablemente fue gracias a eso que expresó cosas que no habría expresado de otra manera”.

Es la luz que arrojan sobre la obra de Darwin lo que hace estas cartas tan fascinantes.

BBC © 2013

Apps: aplicaciones (no solo) para historiadores

Nunca te acostarás sin saber una cosa más, se dice por estos pagos. Y cierto es, como se verá de inmediato. Aprenderemos al menos dos cosas. Una ya sabida, la distancia tecnológica con nuestros colegas americanos. La otra, más bien barruntada, las infinitas posibilidades del mundo de los teléfonos móviles, los celulares. Para tal fin, remito a la entrada que Vanessa Varin incluye en el blog de la AHA. Su título lo dice todo: “History- There’s an App for That?!”  Y, sí, esta es solamente una entrega, la segunda, de una serie sobre este desconocido mundo de las aplicaciones. Añadamos que no todo tiene que ver con la historia, como se deducirá, pero que hay muchísimo más de lo que aquí se enumera. Vayamos con lo que expone Varin:

Después de un largo paréntesis [muy largo, dos años], nuestra serie “History- There’s an App for That?!” está de vuelta, justo a tiempo para mostrar una amplia gama de nuevas y útiles aplicaciones para los historiadores con hambre tecnológica. Si bien hay algunas aplicaciones relacionadas con el estudio de la historia en general, la mayoría tienen el propósito de ayudar al profesional  en una gran variedad de espacios, sea en el aula, en el archivo o en la ciudad.

¿Qué nos hemos dejado? Hágannos llegar comentarios lo que les gusta utilizar y lo añadiremos a la lista!

Historia

morethanamap

* Louvre  (Gratuito), disponible para Apple. La aplicación oficial del museo del Louvre.

* American Presidents for iPad ($ 3.99), disponible para Apple. Una visión general de la historia de América a través de las biografías de todos los presidentes de Estados Unidos.

* More Than a Map (Gratuito), disponible para Apple y Android. Un mapa interactivo que permite a los usuarios “localizar, experimentar y contribuir a la Historia Afro-Americana.”

* Environmental History Mobile (Gratuito), disponible para Apple. Permite a los historiadores mantenerse al día con las últimas noticias y actualizaciones de la comunidad de la historia ambiental, incluidos “anuncios, blogs y podcasts”.

En el trabajo

HandyScan_0

* HandyScan (Gratuito), disponible para Apple y Android. Un escáner y archivador de documentos. Se digitaliza un documento en el teléfono y luego se guarda en el aparato, se envía por correo o se sube a la nube. En la versión de pago, los usuarios pueden exportar el documento en PDF.

* CARROT (99 centavos), disponible para Apple y Android. Dirigido a los historiadores que tienden a procastinar  (sin juicio), CARROT es una aplicación de tareas con “personalidad”, quer almacena y realiza un seguimiento de las tareas diarias. Cada vez que un usuario lleva a cabo una tarea, se pone azul, y el usuario es recompensado con puntos que pueden canjear luego por premios (incluyendo chistes, piropos y citas). Si no, se pone en rojo.

* Sunrise (Gratuito), disponible para Apple. Una aplicación de calendario que se sincroniza con el calendario de Google, con Facebook y LinkedIn, lo que permite al usuario integrar eventos de múltiples plataformas en un calendario principal.

* LogMeIn (Gratuito), disponible para Apple, PC y Android. Una aplicación que permite el acceso remoto desde cualquier lugar. ¿Olvidaste guardar tu trabajo más reciente en el ordenador de la oficina? LogMeIn te permite acceder a tus archivos desde casa.

* LibriVox (Gratuito), disponible para Apple y Android. Descarga y escucha una serie de audiolibros gratuitos (disponibles en dominio público). Por ejemplo, los historiadores podrían utilizar esta aplicación como recurso en el aula para los estudiantes con discapacidades.

* Flipboard (Gratuito), disponible para Apple y Android. Comercializado como una “Revista Social”, Flipboard es una combinación de lector de RSS y  un panel de medios de comunicación social que permite a los usuarios leer y compartir noticias diarias y sus blogs favoritos en una sola plataforma.

* Pages (19.99 $), disponible para Apple. Pages es un procesador de texto simplificado que permite a los escritores componer, editar y compartir documentos. Perfecto para el estudioso que viaja y necesita un procesador de texto mejorado en su iPhone o iPad.

* Layar (Gratuito), disponible para Apple y Android. Layar permite a los usuarios hacer “clickable el mundo impreso”, dando contenido digital al contenido estático e impreso, mediante una simple cámara.

De viaje

gateguru

* Simple Money (Gratuito), disponible para Android. Un administrador del dinero para que los usuarios puedan detallar los gastos y generar informes personalizados. Perfecto para el historiador que necesite una manera sencilla de controlar sus gastos de viaje.

* GateGuru (Gratuito), disponible para Apple y Android. Comercializado como tu “base de operaciones durante un día de viaje,” GateGuru presenta “toda la información de alto nivel que necesitas conocer, como tiempo en el aeropuerto, terminal de facturación, salida del vuelo, situación del mismo y mucho más”.

* FieldTrip (Gratuito), disponible para Apple y Android. Una guía de “cosas buenas, ocultas y únicas” a tu alrededor, perfecta para el historiador viajero que busca explorar una nueva ciudad.

* Find.Eat.Drink (Gratuito), disponible para Apple. Una guía de viajes a cargo de “chefs de primer nivel, sommeliers, camareros, baristas” para los historiadores que deseen probar la mejor comida de la ciudad.

Divirtiéndose

songza

* Winston (Gratuito), disponible para Apple. Winston es una aplicación que utiliza inteligencia artificial para poner voz (como el Alfred de Batman) a los hilos de Twitter, Facebook y RSS.

* Songza (Gratuito, para USA-Canadá), disponible para Apple y Android. Alternativa a Pandora, Songza es un servicio gratuito de streaming de medios que despliega listas de reproducción musical ofrecida por expertos. ¿Lo mejor? No hay anuncios.

* Oregon Trail: American Settler (Gratuito), disponible para Apple y Android. Un reboot del clásico juego con más funciones.

* Haze (99 centavos de dólar), disponible para Apple. Una aplicación de hermoso diseño para los amantes del tiempo.

La National Digital Public Library empieza su andadura

Tras largos meses de espera, la idea por la que lleva batallando tanto tiempo Robert Darnton empieza a ver la luz: la Biblioteca Pública Digital de América.  El director ejecitivo es desde hace poco Dan Cohen, pero es el propio Darnton el que la presenta en las páginas de la NYREV. Desafortunadamente, la festiva inauguración ha sido aplazada, dado que el evento tenía lugar en la ciudad de Boston, afectada por el reciente atentado. Así que las palabras de Darnton sirven solamente como anticipo de la postergada presentación al público. Leamos los primeros párrafos:

DPLA_launch

La Digital Public Library of America (DPLA), que será [iba a ser] inaugurada  el 18 de abril, es un proyecto para poner los fondos de las bibliotecas de investigación, de los archivos y los museos de Estados Unidos a disposición de todos los estadounidenses -y, a la postre, de todo el mundo-, ofreciéndolos en línea  y gratuitos. ¿Cómo es eso posible? Para responder a esa pregunta, me gustaría describir los primeros pasos y el futuro inmediato de la DPLA. Pero antes de entrar en detalles, creo que es importante dar un paso atrás y presentar una amplia visión de cómo una empresa tan ambiciosa se inscribe en el desarrollo de lo que comúnmente llamamos sociedad de la información.

Hablando en términos generales, la DPLA representa la confluencia de dos corrientes que han dado forma a la civilización americana: la utopía y el pragmatismo. La tendencia utópica marcó la República en su nacimiento, lo que en los Estados Unidos fue producido por la revolución, y las revoluciones utópicas liberan energía, es decir, la convicción de que la manera en que las cosas funcionan no es la que debería ser. Cuando las cosas se desmoronan, con violencia y por la acción colectiva, crean la posibilidad de volver a reunirlas de una manera nueva, de acuerdo con principios superiores.

Los revolucionarios americanos se inspiraron en la Ilustración y también en otras fuentes, incluidas diferentes variedades de experiencia religiosa no ortodoxa y sanguinarias convicciones acerca de su derecho de nacimiento como ingleses nacidos libres. Tomemos estos ingredientes, mezclémoslos bien, y obtendremos la Declaración de Independencia y la carta de Derechos – afirmaciones radicales de principio que el actual Congreso nunca harían.

Sin embargo, los revolucionarios eran hombres prácticos que tenían un trabajo que hacer. Cuando los Artículos de la Confederación resultaron insuficientes para lograr lo propuesto, se dispusieron a construir una unión más perfecta, y comenzaron de nuevo con una Constitución diseñada para potenciar un Estado eficaz y, al mismo tiempo, mantenerlo a raya. Los equilibrio y contrapesos, los Documentos Federalistas (Federalist Papers), abriéndose paso en una lucha por la riqueza y el poder, sin importar si era la esclavitud o los salarios de miseria. Los fundadores fueron duros y tenaces.

¿Cómo convergen estas dos tendencias en la Biblioteca Pública Digital de América? A pesar de su tecnología futurista, la DPLA se remonta al siglo XVIII. ¿Qué podría ser más utópico que un proyecto para poner el patrimonio cultural de la humanidad a disposición de todos los seres humanos? ¿Qué podría ser más pragmático que el diseño de un sistema para vincular millones de megabytes y entregarlos a los lectores en forma de textos de fácil acceso?

Por encima de todo, la DPLA expresa una fe ilustrada en el poder de la comunicación. Jefferson y Franklin -el campeón de la Biblioteca del Congreso y el impresor convertido en filósofo y estadista- compartían una creencia profunda en que la salud de la República dependía de la libre circulación de las ideas. Sabían que la difusión de las ideas dependía de la imprenta. Sin embargo, la tecnología de la impresión apenas había cambiado desde la época de Gutenberg, y no era lo suficientemente potente para difundir el mensaje a una sociedad con una baja tasa de alfabetización y un alto grado de pobreza.

Gracias a Internet y a un generalizado aunque imperfecto sistema de educación, ahora podemos hacer realidad el sueño de Jefferson y Franklin. Contamos con los recursos tecnológicos y económicos para hacer que todas las colecciones de todas las bibliotecas sean accesibles a todos nuestros conciudadanos, y en todas partes con acceso a la World Wide Web. Esa es la misión de la DPLA.

Tanta audacia suena demasiado grandiosa. Fácilmente podemos dejarnos llevar por la retórica utópica sobre la biblioteca de las bibliotecas, la madre de todas las bibliotecas, la Biblioteca de Alejandría moderna. Para construir la DPLA, debemos aprovechar la actitud del sí se puede, ser prácticos, aplicar el pragmatismo cotidiano de la tradición americana. Aquí voy a describir lo que es la DPLA, lo que ofrecerá al público estadounidense en el momento de su lanzamiento, y lo que será en un futuro próximo.

(…)

El desorden digital

Sin que sirva de precedente, me permito anunciar un libro de quien se encarga de esta bitácora: El desorden digital. Guía para historiadores y humanistas (Siglo XXI).

desordendigital

El volumen intenta fijar los perfiles de lo que denominamos la historia digital (y de las humanidades digitales en general), mostrando algunos de los ejemplos más sobresalientes y de los lugares en los que se practican. Entre una cosa y la otra, analiza el impacto de lo numérico en algunos aspectos fundamentales de la disciplina: los soportes, la lectura, la escritura o la difusión del conocimiento, dedicando especial atención a la forma en la que altera los archivos y los documentos.  He aquí el paratexto editorial:

No es sólo la historia o las humanidades, es el mundo el que está cambiando, en ocasiones de forma estimulante; en otras, de una manera que nos sobresalta. Muy pocos son los que pueden presumir de comprender esa mutación. En medio de la transformación digital, zarandeados por el remolino del cambio, la sensación de confusión y desconcierto es inevitable.  Este volumen se ofrece como ayuda, como guía para comprender algunos de los fenómenos que acompañan «el desorden digital» en el que estamos inmersos: los cambios en los soportes, en la lectura, en la escritura, en el documento y el archivo mismos, en la condición y la función de autor, en los modos de colaboración y en la difusión del conocimiento. El autor nos muestra una mutación que afecta a procesos con los que captamos el mundo, que utilizamos para conocerlo, muchos de los cuales pasan inadvertidos precisamente por su obviedad, por su familiaridad, cuando lo que hacen es modificar nuestro trabajo de una manera profunda. De ahí la necesidad de sobreponerse a la confusión, al extravío, y la exigencia de pensar lo que supone ese entorno digital, de aquilatar lo que sucede a nuestro alrededor“.

ÍNDICE:

Introducción: sin esperar a mañana

I. Las humanidades digitales: en tierra de nadie
II. Los nuevos soportes de lo escrito. ¿Es tranquilizador mirar hacia el pasado?
III. Lecturas en pantalla: fragmentadas y superficiales
IV. La poética de la colaboración: no hay nadie que de sabio no presuma
V. ¿Dónde está el archivo? Documentos que no se ven ni se tocan
VI. Escrituras: infinitas historias, infinitamente ramificadas
VII. Comunicar, difundir y publicar: ¿cómo?
VIII. Panorama de la historia digital: algunos lugares y unas pocas cosas

Conclusión: estudiamos el pasado, proyectamos vivir en el futuro

En fin, espero que les guste y aproveche!

El pasado, cartografiado

Ojeaba no hace mucho un volumen de los que entrecruzan la geografía y la historia, algo cada vez más de actualidad. Se trata de Mapping the Nation: History and Cartography in Nineteenth-Century America (University of Chicago Press), de Susan Schulten.

mapping-the-nation

De este volumen se ha dicho, por ejemplo, que “complementa el de las Comunidades imaginadas de Benedict Anderson, que también traza el concepto de nación a finales del siglo XVIII y la circulación pública de los documentos impresos. Mientras que el trabajo de Anderson se centra en el papel de las novelas y los periódicos en la creación de un ethos nacionalista, Schulten sostiene que los textos no bastan para proporcionar una perspectiva epistemológica accesible para los ciudadanos que tratan de reconocer la nueva nación. Ella afirma que `los mapas y planos se diseñaron porque transmitían lo que las palabras y las estadísticas no podían …. Satisfacían las necesidades de una sociedad interesada por la identidad nacional´ a través de unas imágenes, los mapas, que podían comprenderse de inmediato”.

Y, si se me permite, me parece una perspectiva muy atinada, como lo viene siendo el uso de los mapas y de la cartografía por parte de los historiadores. De los de antes y de los de ahora, con las viejas técnicas y con las nuevas. De esto último nos habla precisamente, aunque con muchas menos pretensiones, “Mapping the Past Roundup“. Es el título de una entrada del blog de la Historical Society en el que nos ofrecen algunos ejemplos, unos más notables que otros, del uso de las herramientas digitales para estos fines. Veámoslos:

LINCOLN_LOGARITHMS

Maureen McGavin, “Digital project focuses on Lincoln-based sermons,” Emory News Center, , 22 de febrero de 2013

Un grupo de estudiantes de posgrado de la Universidad de Emory, especializados en la investigación en las humanidades digitales, han creado un nuevo sitio web que utiliza herramientas digitales para analizar y comparar el texto de los sermones pronunciados tras el asesinato de Abraham Lincoln.

Su proyecto utiliza diversas herramientas digitales de texto para cartografiar los patrones geográficos y temáticos de la colección de 57 sermones, conservados en la Manuscript, Archives and Rare Book Library de la Emory Robert W. Woodruff Library. Los estudiosos titulan su proyecto “Lincoln Logarithms: Finding Meaning in Sermons” y esperan que se convierta en un modelo para la próxima ola de  investigación en humanidades.

National_Days_map

Max Fisher,  “A surprising map of the world’s national holidays (only two countries have no national day)“, Washington Post, 26 de febrero de 2013

Este mapa, inspirado en un hilo de Reddit con un mapa similar, muestra la fiesta nacional de los diversos países del mundo. Como se puede ver, el mundo está dividido principalmente entre países que celebran el día de la independencia nacional y los que celebran el de la unificación nacional o el de la Revolución. Los casos atípicos [adivinen cuál] son una pequeña minoría, y sólo dos países no tienen fiesta nacional formal.

mapyork

Mike Laycock, “Historical mapping project nears completion“, The Press,  30 de enero de 2013

Un proyecto de investigación, con 40 años a sus espaldas, para cartografiar el pasado histórico York está finalmente a punto de concluir. Una serie de mapas que muestran cómo la ciudad se desarrolló desde la época romana hasta nuestros días está lista para ser publicads, junto con ensayos de destacados académicos. El Dr. Peter Addyman, presidente de York Civic Trust, tuvo la idea de crear el estudio cartográfico del desarrollo de la ciudad cuando fundó el York Archaeological Trust en 1972.

ratestravel 1857

James Hamblin, “A Mapped History of Taking a Train Across the United States“, The Atlantic, 21 de febrero de 2013

El primer trean a vapor de viajeros empezó a rodar hace hoy 209 años. Aquí, la historia de cómo la Guerra Civil impidió, y luego aceleró, la marcha de los trenes en los Estados Unidos. . . . antes de que pudiéramos construir el ferrocarril transcontinental, la Guerra Civil estalló, lo que temporalmente paralizó las cosas. En última instancia, sin embargo, la guerra aceleró la ubicuidad de los trenes. Vías y puentes fueron destruidos, y los estadounidenses aprendieron a reconstruirlos mejor y de forma más rápida.

Strachey_Secota_at_Roanoke-cropped

Mark Syp, “Exhibit at Princeton University Library showcases American History from 1607 to 1865“, Times of Trenton,  22 de febrero de 2013

En su nueva exposición, “A Republic in the Wilderness: Treasures of American History from Jamestown to Appomattox“, la Princeton University Library muestra que la muerte de Lincoln no se marca no solo el final de la Guerra Civil, sino el final del primer capítulo de la historia americana. La exposición presenta más de 100 objetos que trazan el curso de la temprana historia americana. Los artículos abarcan más de dos siglos, desde la fundación de Jamestown en 1607 hasta el final de la Guerra Civil en 1865. . . . Los artefactos incluyen mapas, manuscritos, libros impresos, fotografías antiguas, obras de arte, monedas e incluso una bola de cañón. Varios se exhiben por primera vez.

Tuiteando en los congresos. Normas de conducta

Vanessa Vari, estudiante de la Louisiana State, asistió al último congreso de la AHA y nos relata una particular experiencia. De su exposición se desprende lo diferentes que son nuestras reuniones académicas, pero no ya en volumen y trasiego, sino en la aplicación de las nuevas tecnologías. Su breve se titula “The Dos and Don’ts of Live-Tweeting at an Academic Conference: A Working Draft” y apareció en el blog de dicha AHA:

Live-tweeting

Crece en popularidad la costumbre de tuitear en directo (Live-tweeting) mientras se asiste a un congreso. Pero ¿debe haber límites? En la reunión anual de este año tuve la oportunidad de hablar con blogeros y con autodenominados “Twitterstorians” que expresaron su preocupación por la falta de la etiqueta live-tweeting. No está claro lo que es eso ni por qué debe preocupar a los historiadores. He aquí un rápido resumen de la cuestión:

* ¿Qué es el live-tweeting? Live-tweeting es una serie de tuits específicos. En el caso de la AHA de 2013, los historiadores lo utilizaron en las diferentes sesiones, ofreciendo minuto a minuto breves sobre lo que decían los conferenciantes y sobre las preguntas del público, todo en tiempo real.

* ¿Por qué los historiadores lo hacen? Porque es divertido y fácil. Vivimos en una época en que muchos tenemos teléfonos inteligentes y tenemos la capacidad de promover la historia en una plataforma internacional con sólo un clic.

* ¿Qué aporta? Algunos académicos se preocupan por lo que supone éticamente  resumir el trabajo de otro académico en un formato de 140 caracteres que podría ser fácilmente malinterpretado. Debido a la naturaleza de la plataforma Twitter, cada tweet no sigue necesariamente un orden secuencial, lo que hace difícil al seguidor medio de Twitter leer una discusión de principio a fin, y es muy fácil pasar por alto el contexto vital.

Durante los últimos meses he leído docenas de entradas en blogs de estudiosos que se preocupan por las implicaciones del live-tweeting en los congresos académicos. Esto incluye la reciente pieza de  Ryan Cordell en The Chronicle, y el blog de ​​Claire Potter para Tenured Radical. Si bien el medio añade una nueva y emocionante forma de participar en el debate académico durante un congreso académico, también plantea nuevas preguntas sobre la ética profesional. No estamos necesariamente proponiendo un conjunto de directrices formales, pero como el asunto es motivo de preocupación para algunos de nuestros miembros, queremos iniciar un diálogo. A continuación se muestran una serie de pros y contras para iniciar el debate:

twitterstorians

Cosas que conviene hacer:

Escucha con atención. Si vamos a tuiterar en directo (live-tweet) la presentación de un académico, es justo citar sus palabras correctamente. Por supuesto, el problema es que la gente habla rápidamente, especialmente si están nerviosos, pero si uno toma la decisión de poner su trabajo en una plataforma internacional como Twitter, es justo hacer un esfuerzo para tomar notas de forma metódica y poner las palabras de forma correcta.

Usa #hashtags. Si vamos a tuiterar en directo (live-tweet), creemos y promovamos un hashtag que lo acompañe. De esta manera nuestros tuits llevarán la misma etiqueta y los usuarios podrán seguir el hashtag como una propia y distintiva conversación, interrumpida por otros mensajes de twitter no relacionados.

Prueba Storify. En la misma línea del hashtag, usemos Storify para reunir cualquier conversación relacionada con el hashtag. Storify permite a los usuarios crear una cronología de las interacciones de las redes sociales (en este caso una conversación de Twitter). Esta plataforma es particularmente útil para agregar contexto a los tweets, y organizarlos en un hilo único y común para que los usuarios los lean.

ETC

Cosas que no debemos hacer:

Insultar a un panelista o participante. Twitter es una forma distinta pero igualmente importante de debate académico y, en este orden de cosas, los seguidores de Twitter deben seguir el mismo código de conducta que rige la conducta profesional. Reconociendo el formato único de las redes sociales, a finales de 2012 el departamento de publicaciones de la AHA publicó sus “Policies on Letters to the Editor and Comments on the AHA Website and Social Media”  para ayudar a orientar el debate académico.

Manipular el registro. Uno de los muchos aspectos valiosos de Twitter es su capacidad para documentar y archivar el debate en la disciplina. Por tanto, los Twitterstorians deben ser justos y equilibrados en la forma en que cubren una mesa de debate y describen a un participante, independientemente de si comparten o no lo que se está diciendo.

ETC

(…) Espero que este post provoque que Twitterstorians, seguidores de Facebook y lectores de la AHA ofrezcan sus propios pros y contras. En la AHA estamos profundamente interesados ​​en saber qué piensan sobre el asunto los seguidores de nuestras redes sociales, y esperamos que esta entrada inicie un diálogo continuo sobre cómo los medios de comunicación social no sólo se adaptan a la comunidad intelectual, sino cómo la realzan.

[El listado fue actualizado a principios de marzo).

*****

En fin, otro mundo…

Llega Omeka 2.0

A finales del pasado enero, Sharon Leon anunció una esperada noticia. Omeka, la plataforma de publicación web para compartir colecciones digitales había sacado su última y notable actualización, la 2.0.

omeka

La novedad ha sido muy bienvenida, como era de esperar, y distintos portales se han hecho eco de la misma, entre ellos The Chronicle, donde Konrad Lawson se pronuncia más o menos en estos términos:

Con un software relativamente simple y usable, este proyecto de código abierto, desarrollado en el Roy Rosenzweig Center for History and New Media at George Mason University, ha estado sirviendo a muchos museos, bibliotecas, y otros archivos grandes y pequeños. The Chronicle ya ofreció una introducción a este progama, hablando también sobre su uso docente, además de señalar algunas formas útiles para personalizarlo y hacerlo más accesible.

Omeka-Dashboard

Acabo de actualizarme Omeka desde la versión 1.3 en una instalación que uso como una especie de archivo familiar, que almacena antiguas cartas de Navidad, historias familiares y anécdotas acerca de objetos que han pasado de generación en generación. Aunque echo de menos la actualización del navegador incorporado que se nos ha echado a perder en el mundo de los blogs de WordPress, el proceso de actualización de Omeka es placentero en comparación con gran parte de lo que hay por ahí fuera, gracias a las sencillas instrucciones disponibles. Mis plugins se han actualizado directamente en el navegador, lo cual es genial. Teniendo en cuenta lo bien que han ido las cosas, pronto pasaremos a actualizar A Shoebox of Norwegian Letters, otro proyecto de Omeka que comparto con mi madre sobre el transcurso de unos diez días de vacaciones navideñas de hace dos años. Para proyectos como Shoebox, que supone más personalización y perder algo de tiempo con el código de Omeka, la actualización puede exigir un poco más de atención. Esta guía para desarrolladores sugiere que van a tener que trabajar duro para lograr que sus plugins funcionen con la 2.0.

Esperemos que al menos algunas de las personalizaciones que tuve que hacer ya no sean necesarias en futuras actualizaciones, pues una de las grandes novedades de la versión 2.0 es la capacidad, en el panel del administrador del nuevo Appearances, para personalizar la estructura de navegación de la instalación y determinar la página de inicio predeterminada. Otras mejoras respecto a la versión 1.3 que estaba usando hasta el momento son una sensación general más agradable para el panel de control del administrador, una interfaz mucho más agradable para la adición de etiquetas que permite la edición directa, y una mejor interfaz de búsqueda, tanto en la entrada del sitio como en el panel de control. La edición de ítems es también más ágil, con la posibilidad de reordenar los archivos adjuntados a los ítems (desde 1,5), y la capacidad de seleccionar rápida y fácilmente una colección para ítem que se esté agregando. Por último, las propias colecciones son ahora más que simples marcadores de posición de los objetos, con el nuevo soporte para toda la gama de metadatos de Dublin Core. Encuentre la nueva versión aquí.

****

Añadamos algunos ejemplos entre los muchos proyectos basados en Omeka:

* Lincoln at 200

* Making the History of 1989: The Fall of Communism in Eastern Europe

* Hurricane Digital Memory Bank

* Gulag: Many Days, Many Lives

* Inventing Europe

La revolución de la lectura digital

A principios del pasado mes de diciembre, Roger Chartier visitó Chile para participar en el seminario internacional “¿Qué leer? ¿Cómo leer? Perspectivas sobre la lectura en la infancia“, organizado por la Universidad Diego Portales. Aprovechando dicha circunstancia, fue nombrado miembro honorario del Observatorio del Libro y la Lectura, organismo creado por la Cámara Chilena del Libro y la Universidad de Chile para investigar, promover y difundir el estudio sobre índices de lectura, comportamiento lector y flujo editorial en Chile, entre otras materias.Invitación-Roger-Chartier2

Así pues, Chartier impartió varias conferencias: dos en la Universidad de Chile, sobre  “Educación y cultura: entre prácticas y representaciones”  y “¿Qué es un libro?  ¿Qué es leer? Una doble genealogía”, en sesiones de mañana y tarde; y otra magistral en ese citado seminario de la Universidad Diego Portales.

Concluidos los anteriores eventos, el periódico La Tercera reproduce una breve entrevista que concedió Roger Chartier a Pablo Marín:

“Si se le hubiera perdido el kindle, habría perdido una biblioteca. A mí sólo se me habría perdido un libro”. Regañando amistosamente a su entrevistador, por dejar olvidado un lector electrónico, Roger Chartier (Lyon, 1945) aprovecha de ironizar sobre los desafíos de la lectura: mientras podría no ser gran cosa el eventual extravío del libro de papel que llevaba consigo esa mañana -su obra Cardenio entre Cervantes y Shakespeare-, el de un aparato capaz de almacenar cientos de textos suena más trágico.

De los orígenes intelectuales de la Revolución Francesa a la historia de las obras literarias, este profesor del Collège de France es un clásico de la historia cultural. Y a través de Historia de la vida privada y El mundo como representación, entre otros, se ha hecho indispensable. Recientemente de vuelta en Chile, estuvo en el seminario Mineduc-UDP “¿Qué leer? ¿Cómo leer?” y dictó en la Casa Central de la U. de Chile la conferencia “¿Qué es un libro? ¿Qué es leer?”

Las mutaciones revolucionarias que los soportes lectores viven hoy son un tema. Y Chartier, sin estampa de profeta, es de quienes interrogan la evidencia y la pone en perspectiva, como para recordarnos que ni las cosas ni las prácticas existen desde siempre.

En la U. de Chile, por ejemplo, recordó que “el desafío y la incertidumbre del porvenir se remiten a la capacidad del texto descuadernado del libro digital de superar la tendencia al derrame que lo caracteriza”.

¿Cómo percibe este derrame?

En el mundo digital existe una continuidad textual que borra la inmediata diferencia entre géneros visible en periódicos, revistas, cartas, libros. Como consecuencia, hay una yuxtaposición de fragmentos no necesariamente referidos a la totalidad textual a la cual pertenecían. A partir de ahí, el libro como creación, como identidad intelectual y estética, se desmorona. La antigua percepción de una entidad textual coherente y lógica, incluso cuando no se leen todas sus páginas, es reemplazada por una serie de datos, de fragmentos desvinculados. De ahí la idea de los tablets de indicarle al lector si está al comienzo, a la mitad o en las últimas páginas del texto. De dar una cierta percepción de totalidad textual, sabiendo que el lector busca o recibe fragmentos derramados.

Y el lector, ¿abre mentalmente muchas ventanas?

Ante una lógica de cercanía temática, de palabras claves, de tópicos, una continuidad física como la del libro ya no importa. Las unidades textuales no son consideradas en su identidad, sino como un banco de datos que se puede organizar, recomponer, asociar. No es un juicio de valor ni digo que el mundo de Gutenberg era un paraíso y hoy estamos en el infierno. Digo que las posibilidades son inmensas y que el problema es identificar las formas de discontinuidad y las prácticas de la lectura. La relación entre posibilidades nuevas y características heredadas.

Vía revolucionaria

El coautor y coeditor de Historia de la lectura en el mundo occidental tiene un iPad, pero lo usa para los mails y no como e-reader. Y sólo eso revela de sus hábitos lectores. Los gestos y prácticas de los lectores de hace siglos, las marcas en los libros, las lecturas en voz alta, la relación con la materialidad de lo leído, le siguen interesando. También las formas y soportes de lo escrito.

Ud. ha recordado que las obras unitarias son una invención tardía en el desarrollo del libro. Que alguna vez la norma fue la miscelánea, un poco como hoy.

El libro es el resultado de una construcción histórica. A partir de la invención del códice, que reemplazó a los rollos de papiro, los textos que correspondían a esta unidad eran misceláneos. Un libro medieval, por ejemplo, no es una obra, sino una serie de textos que pueden tener relación entre sí porque el propietario del libro quería tenerlos juntos, pero que pueden ser de lenguas, fechas o autores muy diferentes. Entre los siglos XIV y XV, con Dante, con Boccaccio, empieza haber sólo una obra dentro de un tipo de encuadernación. Es una herencia que tal vez sea hoy desafiada por la tecnología digital. Evidentemente, un computador no corresponde a una obra, pero también es el resultado de una evolución histórica.

¿Cómo cotejar las actuales revoluciones lectoras con las del pasado?

A menudo se compara la revolución digital con la invención de la imprenta, en el siglo XV, lo que no me parece adecuado. Gutenberg inventó una nueva técnica para reproducir textos, pero su invención no transformó la forma del libro: antes y después estuvo compuesto por pliegos, hojas y páginas, definiendo gestos y prácticas de lectura que son los mismos desde los comienzos de la era cristiana. Ahora, ¿se debe comparar la revolución digital con la invención y la difusión del códice, que sustituyó a los rollos? Acá, es el soporte de los textos lo que cambia: no se puede hojear un objeto sin hojas, no se puede hacer índices para un libro sin páginas. Todo esto no puede existir sin la invención del códice. La técnica digital revoluciona al mismo tiempo el soporte de lo escrito, las relaciones con los textos y su inscripción y difusión. Por ende, ninguna comparación histórica supone una revolución semejante a la revolución digital, que propone nuevos soportes de lo escrito y nuevos modos de lectura.

El futuro de los libros (de historia) en la era digital

“How Long Will People Read History Books?”, es el título de una de las columnas presidenciales de William Cronon en Perspectives, la revista en línea de la AHA. Aunque el eco de Nicholas Carr (y de otros) sea evidente, conviene recordar de nuevo la posición predominante dentro de la academia frente al reto digital.  A caballo entre el inmovilismo y la experimentación, se asienta esta posición intermedia en la que (dada la brevedad) predomina la queja:

Al reflexionar sobre el futuro de la historia en esta era digital, hay pocas cosas que me preocupen más que el destino de los libros -y, con ellos, el tipo de lectura que los libros permiten y requieren.

Por difícil que sea de creer, en la moderna academia la historia es una de las pocas disciplinas basadas en los libros. Las ciencias naturales hace mucho tiempo que se comprometieron con las revistas como su principal forma de comunicación. Las ciencias sociales han hecho lo mismo, e incluso las humanidades confían cada vez más en los artículos de revistas para transmitir sus ideas más importantes.

No es que los colegas de otras disciplinas no publiquen libros de vez en cuando, y sin duda no es que los historiadores no publiquen artículos de revistas. Pero los libros no cuentan tanto en las disciplinas donde la propia productividad está ahora medida por el número de artículos que un autor principal publica cada año con altos índices de citas en revistas de alto factor de impacto. (Si algunas frases de la oración anterior le parecen abstrusas, necesita ponerse al día para apreciar cuán profundamente se ha transformado la investigación académica  desde que Eugene Garfield publicara su artículo pionero sobre “Citation Indexes for Science” en 1955 . Hay un muy importante trabajo en historia -un libro, espero- esperando ser escrito sobre las consecuencias intencionales y no intencionales que Garfield puso en marcha a mediados del siglo pasado).

En cierta ocasión escuché con horror considerable como un distinguido colega de alto nivel en una disciplina vecina impartía un taller para estudiantes de posgrado en el que les instaba a planificar su investigación de tesis a fin de generar lo que él llamó “unidades menos publicables” (least publishable units: LPUs) con el fin de maximizar el número de artículos que estas generaban. Luego explicó cómo deberían implementarse estas LPUs en revistas específicas cuya importancia aumentaría el impacto de los índices de citas, que se podrían manipular de otras maneras. Cuando la promoción y la obtención de una plaza dependen de las LPUs, de las citas y de los factores de impacto (por no hablar de la propia capacidad para obtener financiación y becas), como ahora se puede hacer en las disciplinas basadas en revistas, los jóvenes académicos y científicos no promocionan sus carreras con la publicación de libros y, en consecuencia, sus mentores les disuaden de perder el tiempo con este tipo de publicaciones.

En la historia, por otro lado, los artículos de revistas todavía sirven principalmente como peldaños en el camino de las monografías tipo libro, que coronan proyectos de investigación que requieren muchos años para ser completados. En nuestra disciplina, a menudo los mentores advierten a los jóvenes investigadores de que no publiquen demasiados artículos no sea que arruinen el meollo del libro que está por venir. En muchos centros, un libro publicado aún es la condición sine qua non para la promoción y la obtención de una plaza, y los artículos no son más que la guinda en esa indispensable tarta. Como resultado de ello, los historiadores les parecen bastante extrañas bestias a sus colegas en la mayor parte de la academia, donde tienen serias dudas sobre si los libros son algo digno de publicarse.

El antiguo compromiso de la historia con los libros es en parte un riesgo, porque las normas culturales de la academia han ido apartándose de las monografías desde hace décadas. Cuando los decanos y los comités contratan y evaluan al profesorado,  los historiadores han de ofrecer ahora todo tipo de explicaciones sobre sus expectativas de publicación, ya que son ajenas a la mayoría de nuestros colegas. Las muchas formas en las que se retroalimenta agravan el problema al traducir esas normas culturales a presiones políticas económicas. Los mismos decanos que ya no comprendena disciplinas librescas como la historia también tienen problemas para entender por qué sus instituciones deben seguir apoyando a las editoriales universitarias o a los libros que publican. Ahora todo el mundo sabe que las astronómicas tasas de suscripción, que exigen miles de dólares por el acceso a una sola revista científica, están ejerciendo una enorme presión sobre los presupuestos de las bibliotecas, obligando a las instituciones a reducir sus compras de otras publicaciones (como los libros). Pero no siempre reconocemos que las condiciones monopolísticas que permiten a las revistas cobrar tasas tan altas son expresiones del poder que ahora ejercen sobre el conjunto del proceso  investigador. Las reformas destinadas a poner fin a la influencia de los editores de revistas comerciales, exigiendo la publicación gratuita en línea de artículos de código abierto, no hacen nada para frenar el movimiento que nos aleja de los libros, los cuales requieren que haya ventas si queremos que sobreviva  las infraestructuras editorial y de marketing necesarias para crearlos. Con menos bibliotecas comprando menos libros y menos editoriales universitarias publicándolos, el reto de publicar hace que para la historia cada vez sea más difícil sostener su compromiso con esta forma de comunicación.

Por desafiantes que puedan ser estos cambios académicos, es la revolución digital más allá de los muros de la academia lo que representa, con mucho, la mayor amenaza para los libros y su lectura -así como su salvación más probable. Como señalé en la primera de estas columnas, Internet representa una transformación en el conocimiento humano no menos radical que la invención de los tipos móviles de Gutenberg. Así como la imprenta hizo obsoletos los manuscritos en la Europa medieval, también así hemos visto cómo los “viejos medios” daban paso a los “nuevos medios” con asombrosa rapidez.Las primeras afectadas fueron las enciclopedias, con la Britannica perdiendo terreno frente a Encarta, y ambas perdiéndolo luego frente a la Wikipedia, mucho más rápidamente de lo que nadie hubiera creído posible. La industria discográfica no se ha recuperado totalmente de la invención del MP3 y el intercambio de archivos en línea. Los periódicos están sufriendo la competencia de las empresas de noticias en línea y luchando por sobrevivir a la pérdida de ingresos publicitarios en manos de Craigslist y eBay. (¿Alguien se da cuenta de la importancia de los humildes anuncios para sostener el periodismo local en los Estados Unidos?)

El resultado neto de estos múltiples cambios es que el estadounidense medio, incluyendo el historiador medio, está gastando cada vez una mayor cantidad de tiempo absorbiendo información de las pantallas en lugar de las páginas. No estoy seguro de en qué porcentaje ha disminuido la lectura -estamos dedicando muchas horas a leer palabras en las pantallas, hasta el punto de que incluso el uso la televisión  parece estar disminuyendo-, pero la naturaleza de lo que leemos ha cambiado radicalmente. Imágenes, sonidos y videos están cada vez más estrechamente integrados con textos en un grado inconcebible antes de la aparición de las herramientas digitales. El lenguaje HTML y la Web han creado vínculos entre unos casi infinitos textos que ya no son atrapados dentro de los límites estáticos de la página impresa. Ahora se da por supuesto que podemos saltar de un texto a otro según nuestra curiosidad, con muchos clics por minuto que nos llevan de aquí para allá en busca de nuestros siempre cambiantes intereses.

El movimiento sin fricción ni interconexión que permite la Web han hecho de la lectura una experiencia mucho menos lineal de lo que una vez fue, tal como previeron los inventores del hipertexto. Los lectores llegan a una página web a través de millones de posibles corredores asignados por los algoritmos del motor de búsqueda. Exploran rápidamente su contenido, para responder a preguntas, buscar productos o encontrar enlaces de interés y, luego, corren a la siguiente parada en sus divagaciones textuales. El tiempo que pasan en cualquier página en particular se mide en segundos no en minutos, lo que supone primar no el contenido sino lo que es deslumbrante, eficiente y, sobre todo, conciso. La tendencia en Internet ha sido en general hacia unidades de discurso cada vez más pequeñas. Los blogs más eficaces ocupan normalmente de uno a tres párrafos, y Twitter -con sus 140 caracteres, sus “tweets”- es actualmente el símbolo extremo de este movimiento hacia la brevedad.

El reto para los libros, pues, no es sólo que la mayoría estén todavía impresos en papel cuando el mundo se mueve muy rápida e irresistiblemente hacia píxeles en pantallas. Imperfectos como todavía son, los lectores de libros electrónicos (sobre los que voy a tener mucho más que decir en mi próxima columna) aún pueden permitir que los libros sobrevivian en la era digital. Un problema mucho máyor es que las largas exposiciones y narraciones de las que siempre ha dependido la mejor escritura histórica siempre requieren muchas páginas -muchas pantallas- para ser absorbidas, comprendidas y apreciadas. Más importante aún, necesitan mentes bien surtidas de la paciencia y la disciplina necesarias para prestar atención durante muchas horas a complicadas redes de actores y acciones, causas y efectos, acontecimientos y contextos, ideas y significados, sin lo cual no se puede esperar dar sentido a lo que sucedió en el pasado o a por qué importaba. La buena historia necesita tiempo y espacio para ser captada en toda su riqueza. Si los artículos de revistas no son lo suficientemente largos para hacer el trabajo, entonces ¿qué vamos a hacer si los blogs y los mensajes de texto y tweets son los medios que nuestro público prefiere leer?

Por favor, no me malinterpreten. Abrazo y celebro la era digital. Creo que los historiadores deberían utilizar los blogs y los tweets, las entradas de Wikipedia y los videos de YouTube, las páginas web y los mensajes de Facebook, y cualesquiera otras herramientas de los nuevos medios para compartir nuestro conocimiento con el resto del mundo. Pero también celebro los argumentos complicados que necesitan espacio para desarrollarse y paciencia para entenderlos. Y me encantan las historias largas que sólo se despliegan a través de cientos de páginas o pantallas. Lo que más me asusta de esta nueva era es su impaciencia y su distracción. Si la historia tal como la conocemos  sobrevive, son estas las que más necesitamos para resistir al tiempo que practicamos y defendemos la larga, lenta y reflexiva lectura.

-William Cronon (Universidad de Wisconsin-Madison) es el presidente de la AHA.

Copyright © American Historical Association

La historia del capitalismo (divertimento sobre Adam Smith)

Lo dicen los amigos de Edudemic, que son algo exagerados: hay una nueva herramienta que es perfecta para profesores de finanzas, economía, matemáticas e historia por igual. Es un mapa interactivo en la web que muestra la expansión del capitalismo siguiendo la ubicación en la que ha sido publicada la Investigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones, el libro de Adam Smith .

Si alguna vez han seguido un curso de economía o de finanzas (o de cualquier otra cosa, añadiríamos), habrán oído hablar de este libro. En metalab de Harvard se dieron cuenta de ello y se dedicaron a rastrear la ubicación de su publicación, con el fin de desarrollar una mejor idea acerca de la expansión del capitalismo. Genial!

Para usar el mapa, sólo hay que utilizar la barra vertical de la izquierda y pasar el ratón  para subir y bajar la línea temporal. Se ven los puntos que localizan los lugares de publicación y se puede extrapolar lo que significan. El primer año es 1776 y llega hasta 2001. En la barra inferior, se puede ver el número total de ediciones publicadas antes del año elegido. Los círculos rojos indican que el libro ha sido publicado. Los azules, que  la primera edición se publicó en esa ciudad.

Es fácil de usar (lo que es ideal para clase), aunque el asunto es complejo. La expansión del capitalismo es  importante de entender para cualquier estudiante a punto de emprender una cierta carrera. Pude ver que sea útil utilizar este mapa interactivo como punto de partida para una discusión sobre Adam Smith y el capitalismo en el inicio del año escolar.

El Archivo de Babel: cómo encontrar los documentos

En The Chronicle, Jennifer Howard nos informa de un nuevo proyecto, la construcción de un “hub” en línea para los materiales de archivo. Esto dice:

En la muerte, como en la vida, la gente no siempre deja sus papeles en orden. Cartas, manuscritos y otras piezas testimoniales terminan dispersos entre diferentes archivos, haciendo que los investigadores vayan a la búsqueda de esos papeles  intentando conseguir lo que necesitan para su trabajo.

“Puede ser muy frustrante, especialmente cuando uno se traslada  a un archivo y luego descubre que el documento que realmente quería debe estar en otra parte (o, Dios no lo quiera, pudriéndose en un vertedero)”, dice Robert Townsend, director adjunto de la American Historical Association en una entrevista por correo electrónico. Perseguir registros históricos diseminados es tan común que “si un historiador no ha sufrido ese problema es que no ha trabajado duro”, señaló.

Internet ha hecho más fácil la caza, a medida que más archivos oftrecen  ayudas para la búsqueda en sus colecciones en línea. “Los investigadores han conseguido al menos poder buscar en internet estos materiales”, dice Daniel V. Pitti,  director asociado del Institute for Advanced Technology in the Humanities (IATH), de la Universidad de Virginia. Pero lo que él llama “cazar y recoletar” persiste para los buscadores de documentos, que ” a priori, tienen que tener alguna idea, alguna corazonada de a dónde ir, porque los sistemas de acceso son distintos y no están integrados de ninguna manera. ”

Ahora imaginemos un centro de información para esos registros, un nodo (hub) en línea que los investigadores puedan consultar para encontrar los materiales de archivo.

Esta visión impulsa un proyecto de Pitti llamado Social Networks and Archival Context Project (SNAC). Es una colaboración entre investigadores y desarrolladores en el IATH, la School of Information de la Universidad de California en Berkeley y la California Digital Library. El proyecto acaba de terminar su etapa piloto con la ayuda de una beca de la National Endowment for the Humanities. Otra subvención, de la Fundación Andrew W. Mellon, apoyará el proyecto durante otros dos años mientras se  añade varios millones de registros y comienzan las pruebas beta con los investigadores.

Algunas personas ya han visto el prototipo , que está en marcha pero aún no se promociona ampliamente. El sitio permite a los visitantes buscar por nombres de personas entidades corporativas o familias para encontrar “”archival context records”  sobre ellos.

“Así que si estoy interesado en una persona en particular”, indica Pitti,  “puedo encontrar dónde están todos los registros que se requerirían para entenderla”. Por ejemplo, una búsqueda para Robert Oppenheimer se convierte en un enlace a una colección de trabajos del físico en la Biblioteca del Congreso, además de enlaces a otras colecciones en las que se le menciona, una línea de tiempo biográfica y una lista de las ocupaciones y temas relacionados con su vida y su obra.

Un investigador puede explorar el entorno social y cultural de una persona con el gráfico radial, una función que ofrece el SNAC . Se crea una red, que pueden ser manipulada, de las conexiones de un sujeto tal como revelan los documentos de archivo. El gráfico radial de la red de Oppenheimer, por ejemplo, incluye a George Kennan, Linus Pauling, Bertrand Russell y Albert Schweitzer, entre muchos otros nombres representados como nodos en el gráfico.

[Este sería el resultado para el historiador Daniel J. Boorstin]

Todavía no ha sido completamente desarrollado, pero esa característica proporciona uno de los objetivos principales del proyecto: visualizar las redes sociales dentro de las cuales fueron creados los documentos de archivo. “Lo que estamos tratando de hacer es armar el rompecabezas, la trama de la vida de alguien, las personas que le influyeron y las personas en las que influyó”, afirma Pitti. “Se podría ciertamente reconstruir eso mismo en un contexto analógico,  pero tendrían que pasar años y años de trabajo. Lo que estamos demostrando es que podemos salir y reunir toda esa información y presentarla, lo que ahorraría trabajo a los académicos”. Conectar datos de archivo puede revelar patrones de asociación ocultos en colecciones diferentes.

Para que funcione bien, el SNAC requiere buenos datos. Su primera fase se basó en miles de instrumentos de descripción (finding aids) -codificados con un estándar conocido como Encoded Archival Description o EAD- de la Biblioteca del Congreso, el  Northwest Digital Archives, el Online Archive of California y el Virginia Heritage. Un nuevo estándar para la codificación de información de archivo, conocido como EAC-CPF, por Encoded Archival Context-Corporate Bodies, Persons, and Families, se aplicó después a los registros, haciéndolos más fáciles de encontrar y conectar.

Los archivos son idiosincrásicos, y no siempre es fácil saber si un nombre se refiere a un individuo en particular o a diferentes personas con nombres idénticos o similares. Uno de los principales colaboradores de Pitti es Ray R. Larson, profesor en la School of Information de la Universidad de California en Berkeley. Se dedica a lo que   Pitti llama “matching and merging”, algo necesario para aventar los nombres duplicados, buscar variantes del mismo nombre, y así sucesivamente. Para hacerlo, Larson ha probado varios métodos, incluyendo el aprendizaje de la máquina, en la que se programa una computadora para reconocer, por ejemplo, las variaciones comunes en el deletreo.

El trabajo será aún mucho más duro, porque el SNAC va a ser mucho más grande. Como parte de la segunda fase del proyecto, apoyado por la beca Mellon, 13 consorcios archivísticos estatales y regionales y más de 35 universidades  y repositorios nacionales de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia contribuirán con sus registros. La British Library “me está dando 300.000 nombres relacionados con sus colecciones de manuscritos”, que se remontan a antes de la era cristiana, dice Pitti.

El proyecto también asumirá algo así como dos millones de registros bibliográficos normalizados, en el ampliamente utilizado formato MARC, de la OCLC (Online Computer Library Center), una colaboración en línea en la que las bibliotecas intercambian servicios bibliotecarios computarizados y de investigación. OCLC cuenta con su propia función centralizada de búsqueda de archivos, llamada ArchiveGrid, que Pitti describe como un complemento del SNAC. A diferencia del SNAC, sin embargo, “ArchiveGrid no resalta los datos biográficos e históricos, ni tampoco revela las redes sociales que interrelacionan los recursos de archivo”, dice.

Los investigadores quieren ser capaces de hacer esas conexiones, según Rachael Hu, directora de diseño (user-experience design manager) en la California Digital Library.  Hu es parte del equipo de construcción del prototipo del SNAC, basado en parte en el trabajo bibliotecario realizado en el Online Archive of California. “Una de las cosas que había oído de los usuarios era la necesidad de buscar y encontrar las colecciones relacionadas”, dice  Hu.

Están tratando de hacer eso con el SNAC. Una cosa que el nuevo estándar EAC-CPF  “hace muy bien es proporcionar conexiones a esa gran cantidad de material que hay ahí fuera”, dice ella. Si el SNAC puede demostrar a gran escala que el método funciona bien, la norma podría ser adoptada ampliamente por los archivos.

Un SNAC exitoso también podría convertirse en un pilar básico para una cooperativa nacional dedicada a velar por la autoridad de los documentos de archivo. A finales de mayo, Pitti y sus colaboradores se reunirán en los National Archives and Records Administration en Washington para hablar sobre eso. Se unirán a un grupo de bibliotecarios, académicos, patrocinadores y  representantes de organismos nacionales con competencias en documentos de archivo, incluyendo la Biblioteca del Congreso, la  Smithsonian Institution, el Institute of Museum and Library Services, la National Endowment for the Humanities, la National Science Foundation y el National Park Service. La reunión tratará de lograr un consenso sobre la idea de establecr una cooperativa para una “national archival authorities infrastructure”.

Incluso es posible imaginar que el resultado de este trabajo, dependiendo de la forma que tenga, podría un día ensamblarse con el proyecto de la Digital Public Library of America. Podría ser “algo natural”, dice Larson, de la Universidad de California-Berkeley. En estos días, las bibliotecas y los archivos “están viendo la ventaja de agrupar y compartir información en vez de hacer sus propias pequeñas cosas”.

Cómo citar un Tweet

Sí, puede que a algunos les parezca increíble, pero los Tweets también puden ser susceptibles de aparecer en una lista de referencias.  Para abordar este asunto, la MLA (Modern language Association) nos propone un modelo estandarizado:

Se empieza con el nombre real del autor y, entre paréntesis, el de usuario, si ambos difieren. Si solo conocemos este último, lo ofreceremos. Luego pondremos el texto completo del tweet entre comillas, sin modificar las mayúsculas. Concluimos con la fecha, la hora y el medio:

Athar, Sohaib (ReallyVirtual). “Helicopter hovering above Abbottabad at 1AM (is a rare event).” 1 May 2011, 3:58 p.m. Tweet.

Se entiende, además, que la fecha y hora de un mensaje en Twitter refleja los usos horarios del lector. Los lectores de diferentes zonas horarias lo ven en distintos momentos y, posiblemente, la fecha en el tweet sea la misma. La fecha y hora que regían para el autor del tweet al transmitirlo normalmente no se conocen. Por tanto, la fecha y la hora que se muestran en Twitter son solo aproximadas en relación al tweet. Sin embargo, permiten a un investigador comparar con precisión el tiempo de los tweets cuando están todos ellos en una sola zona horaria.

En el texto de un documento, se cita un tweet en su totalidad:  Sohaib Athar señaló que la presencia de un helicóptero a esa hora era “un caso raro”;  o   la presencia de un helicóptero a esa hora era “un caso raro” (Athar).

Dicho lo cual, esa advertencia de la MLA no siempre puede ser seguida al pie de la letra. Ello se debe a que la fecha y la hora, tan importantes para un historiador, no pueden ser siempre determinados con exactitud en estos casos. Tales condicionantes suponen un problema para nuestra disciplina y generan un buen número de dudas, de las que resultan a menudo la decisión de no utilizar estas fuentes digitales. Existe un breve artículo que puede servir de guía a este respecto.

Por otra parte, la procedencia de un texto digital es algo que cada vez inquieta más en términos generales. Un reciente artículo trata la cuestión:  sus autores indican que esta falta de procedencia es particularmente evidente cuando la gente y los sistemas tratan con información de la web o con cualquier entorno donde la información proviene de fuentes de diversa calidad. Es decir, la procedencia no es algo que por lo general podamos determinar en los sistemas de información. Existen importantes obstáculos técnicos, sociales y económicos que se interponen en el uso efectivo de la procedencia. Por tanto, su texto sintetiza los requisitos para fijar la procedencia en la web para una serie de dimensiones, centrándose en tres aspectos clave: el contenido, la gestión de los registros y los usos de la información. Para ilustrar estos requisitos, se utilizan tres escenarios sintéticos que abarcan los problemas a los que se enfrentan los usuarios con el asunto de la procedencia.

Lo que la Wikipedia entiende por “verdad”

Este es el relato que publicó en The Chronicle Timothy Messer-Kruse, profesor en la School of Cultural and Critical Studies de la Bowling Green State University. Expresa a la perfección lo que es y cómo funciona la Wikipedia, para bien y para mal:

Durante los últimos 10 años me he sumergido en los detalles de uno de los eventos más famosos de la historia del movimiento obrero norteamericano, el motín de Haymarket y el juicio de 1886. Por el camino he escrito dos libros y un par de artículos sobre el episodio. En algunos círculos se me concede cierto dominio sobre el tema. No obstante, eso no ocurre en la Wikipedia.

La bomba lanzada durante una manifestación anarquista en Chicago provocó el primer Temor Rojo en América, un juicio de altos vuelos y un movimiento en todo el mundo en favor de otorgar clemencia a los siete hombres condenados. Hoy en día las tumbas de los mártires son un monumento histórico nacional, en el lugar del atentado hay una escultura pública y el evento se relata en la mayoría de los libros de historia de América. Su entrada en la Wikipedia es elaborada y detallada.

Un par de años atrás, en un día de poco trabajo, decidí experimentar con la edición de una afirmación engañosa cincelada en el artículo de la Wikipedia. La descripción del juicio decía: “La fiscalía, encabezada por Julius Grinnell, no aportó pruebas que conectaran a ninguno de los acusados con el atentado ….”

Casualmente, es la afirmación que en un principio me enganchó al tema. En 2001 yo estaba enseñando un curso de historia del trabajo, y nuestro manual contenía casi el mismo texto que aparecía en la Wikipedia. Uno de mis estudiantes levantó la mano: “Si el juicio se prolongó durante seis semanas y no se presentaron pruebas, ¿de qué hablaron todos esos días?” He estado trabajando para responder a su pregunta desde entonces.

No he resuelto todos los misterios que rodean el atentado, pero he buscado lo suficiente como para estar seguro de que la afirmación de que en el juicio no se presentaron pruebas está totalmente equivocada. Ciento dieciocho testigos fueron llamados a declarar, muchos de ellos no acusados de co-conspiradores, que detallaron las reuniones secretas donde se elaboraron los planes para atacar las comisarías de policía, los mensajes codificados que fueron publicados en los periódicos radicales y las bombas que se montaron en una de las habitaciones de los acusados.

En lo que fue uno de los primeros usos de la química forense en un tribunal estadounidense, los químicos más importantes de la ciudad pusieron de manifiesto que el perfil metalúrgico de una bomba hallado en una de las casas de los anarquistas era distinto de cualquier metal comercial, pero similar en composición a un pedazo de la metralla extraído del cuerpo de un oficial de policía asesinado. Tan abrumadora era la evidencia en contra de uno de los acusados que sus abogados incluso admitieron que su cliente pasó la tarde previa a la manifestación de Haymarket montando bombas, con el argumento de que estaba actuando en defensa propia.

Así que quité la línea sobre lo de “ninguna prueba” y ofrecí una explicación completa en el registro de edición de la Wikipedia, en la trastienda.  A los pocos minutos mis cambios se revirtieron. La explicación: “para cambiar esas líneas del artículo usted debe proporcionar fuentes fiables que sustenten sus afirmaciones”.

Eso fue curioso, ya que había citado los documentos que demostraban mi punto de vista, incluyendo el testimonio literal de la prueba publicado en internet por la Biblioteca del Congreso. También uno de mis propios artículos publicado en una revista arbitrada. Una de las personas que había asumido el papel de guardián de este trozo de historia en la Wikipedia citó su política de “peso excesivo“, que establece que “los puntos de vista minoritarios no tienen por qué tener el mismo espacio que los más extendidos. Debemos evitar que se dé la misma atención a un punto de vista minoritario que a otro mayoritario”. Luego me regañó. “Usted no debe borrar la información apoyada por la mayoría de las fuentes para reemplazarla con un punto de vista minoritario”.

La política de “peso excesivo” plantea un problema. Los investigadores han estado publicando las mismas ideas sobre el caso de Haymarket durante más de un siglo. La última bibliografía publicadas de títulos sobre el tema tiene 1.530 entradas.

“Explíqueme, entonces, cómo una fuente minoritaria con los hechos de su parte podría emerger en contra de una errónea pero mayoritaria”, le pregunté al Wiki-portero. Me respondió: “Usted es más que bienvenido para discutir aquí sobre las fuentes fiables, para eso es la página de discusión. Sin embargo, es posible que desee echar un vistazo rápido a la política de civismo de Wikipedia”.

Traté de modificar la página de nuevo. En 10 segundos se me informó de que mis citas de ocumentos primarios no eran suficientes, ya que Wikipedia exige a sus colaboradores que se basen en fuentes secundarias, o, como mi crítico me informó, en “libros publicados”. Otro editor alegremente me instruyó sobre lo que esto significa: “Wikipedia no es  la “verdad “, Wikipedia es “verificabilidad” de fuentes fidedignas. Por tanto, si la mayoría de las fuentes secundarias que se toman como fiables repeten una idea o descripción errónea de algo, la Wikipedia se hará eco de eso”.

Tentado de imponerme simplemente por tenacidad, edité la página de nuevo. Mi triunfo fue aún más efímero.  En cuestión de segundos la página se cambió de nuevo. La razón: “revertir el posible vandalismo”. Temoroso de estar condenado a lucir siempre la letra escarlata de vándalo de la Wikipedia, cedí no sin advertir con cierto consuelo de que, a raíz de mi protesta, los editores hicieron un ligero gesto de reconciliación -añadieron la palabra “creíble”,  de modo que ahora decía: “La fiscalía, encabezada por Julius Grinnell, no ofreció pruebas creíbles que conectaran a los acusados con el atentado ….”. A pesar de que todavía era incorrecto, decidí no intentar corregir la entrada de nuevo hasta que pudiera salvar la obstáculos que mis interlocutores anónimos habían puesto ante mí.

Así que esperé dos años, hasta que fue publicado mi libro sobre el juicio. “Ahora, por fin, tengo un buen pilar de la Wikipedia sobre el que sostenerme”, pensé cuando abrí la página y encontré al menos una docena de afirmaciones que eran errores de hecho, incluyendo algunas que contradecían las propias fuentes allí citadas. Dudé si escribir, extrañamente consciente de que los autodenominados protectores de la página me leerían por encima del hombro, con ganas de revertir mis ediciones y vigilando mi  Wiki-decoro. Hice una edición leve, tanteando el terreno.

Mi mejora duró cinco minutos antes de un Wiki-policía me regañara: “Espero que usted esté familiarizado con algunas de las políticas de la Wikipedia, como la verificabilidad y el peso excesivo. Si todos los historiadores salvo uno dicen que el cielo era de color verde en el año 1888, nuestras políticas requieren que escribamos “La mayoría de los historiadores dicen que el cielo era verde, pero uno dice que el cielo era azul. … Como editores individuales, no nos dedicamos a las reclamaciones sobre lo que pesa más o menos, sólo informamos sobre qué  fuentes fiables escribir”.

Supongo que esto me da un atisbo de esperanza de que algún día, quizás antes de que pase un siglo, bastantes de mis colegas académicos adoptarán mis puntos de vista y podré cambiar esa entrada de la Wikipedia. Hasta entonces tendré que seguir gritando que el cielo era azul.

*****

Nota: Dada la vitalidad de la Wikipedia, lo que expone Timothy Messer-Kruse ya no es exacto. Él mismo aparece citado en varias ocasiones como fuente “fiable” en el texto que ahora podemos leer. Por otra parte, la controversia que ha generado tiene su propio apartado. En fin, eso es la Wikipedia.