Archivos de la categoría Libros

Anthony Grafton: “Codex in Crisis”, el mundo del libro tiembla.

A finales de 2007, el historiador de Princeton Anthony Grafton publicó un artículo en The New Yorker sobre la digitalización y sus descontentos. En este blog dimos cumplida cuenta de todo ello, traduciendo parte de esa reflexión a los pocos días. Quienes deseen conocer aquella contribución al completo están, por otra parte, de suerte, pues la revista Pasajes publicará ese mismo ensayo después del verano en un número dedicado a internet, número que editaremos mi compañero Justo Serna y un servidor de ustedes.

Lo que no apareció en la anterior entrada sobre el asunto, ni podremos calibrar en esa revista, es el éxito que Grafton consechó con ese breve texto, como tampoco las discusiones suscitadas con posterioridad. Quede, pues, constancia de ello. Sólo así se entenderá que este historiador haya decidido ampliar aquellas digresiones hasta convertirlas en un libro, cuyo título es el mentado Codex in Crisis (Nueva York, The Crumpled Press, 2008). Además, es una rareza. Grafton apenas ha aumentado su escrito, pasando de cuatro mil a dieciséis mil palabras que caben en unas escasas 53 páginas, pero el volumen se ha beneficiado de una edición exquisita, cosida a mano, y con una tirada única y definitiva de 250 ejemplares. La casa editorial, de nombre elocuente, jura y perjura que ahí se acaba todo y que la obra no gozará de posteriores reimpresiones o reediciones.

Dice Grafton en ese volumen hablando de las grandes bibliotecas y la digitalización:

Durante la última década, más o menos… las ciudades del libro han sido de todo excepto tranquilas. El ordenador e internet han transformado la lectura de forma más profunda que cualquier otra cosa desde la aparición de la imprenta. En las grandes bibliotecas, de Stanford a Oxford, se pasan las páginas, los escáners resuenan, las bases de datos crecen -y el mundo de los libros, el de la información protegida por los derechos de autor y el de los depósitos de ejemplares, tiembla.

Quienes deseen más tienen tres opciones. Una (dejemos al chiquilicuatre al magen), adquirir el nuevo libro por unos escasos treinta dólares. Dos, reservar un ejemplar del número sobre intenet que publicará Pasajes a la vuelta del verano. Y tres, seguir la columna quincenal que el propio Grafton escribe para el periódico de su Universidad, el Daily Princetonian.

Edward Said perdura, sus críticos renacen

Parecen malos tiempos para el discurso que nos legó Edward Said. Su integridad moral y la honrosa lucha por los derechos de su pueblo no se discute, pero sus ideas se ven contaminadas por la deriva del presente, tan dado a la confusión interesada. Es significativa, por ejemplo, la reseña que aparece el siete de mayo en el TLS a propósito de dos obras que analizan al autor palestino: Reading Orientalism: Said and the Unsaid, de Daniel Martín Varisco (University of Washington Press, 2007) y Defending the West: A Critique of Edward Said’s Orientalism, del conocido como Ibn Warraq (Prometheus Books, 2007)

Martín Varisco es un antropólogo especializado en la agricultura yemení, de modo que su punto de partida parece ser reprochar que Said no hubiera tenido en cuenta los discursos de la etnología, la sociología o la psicología para armar sus ideas. Pero ese no es el problema fundamental de Orientalismo, lo es estar lleno de trucos retóricos:

“Before teasing out the meaning of this passage, it is important to look at Said’s rhetorical style. Beyond the working definitions outlined at the start, this distinction here is what he “really” means, the heart of the matter. Notice how this passage sidesteps a totalizing sense by qualifying “unconscious” with “almost”, “found” with “almost exclusively”, and “unanimity, stability, and durability” with “more or less”. This trope of the adverbial caveat dangled like catnip before the reader allows Said to speak in round numbers, so to speak, rather than giving what might be called a statistical, and thus potentially falsifiable, sense to his argument. As a result, any exceptions pointed out by a critic are pre-mitigated. The caveats appear to flow from cautious scholarship, but the latent intent is that of a polemicist.”

Y habría cosas peores, como su uso incorrecto o parcial de los autores clásicos que cita.

Pero, si eso les parece crítico (pero dentro de los cauces habituales), más lo es Ibn Warraq, pseudónimo de un antiguo musulmán que ha de ocultar su verdadero nombre por razón de su abandono confesional. Más aún, haber leído Orientalismo sería uno de los motivos por los que el autor habría abrazado Occidente, su cultura, su racionalidad y su objetividad, cosas todas ellas que Said habría asaltado sin compasión. Y lo habría hecho de mala manera, con lecturas erróneas de textos inocentes y desconociendo los principales hechos históricos: Said no dominaba la cronología de la expansión árabe ni la de los imperios occidentales. En fin, el ataque llega al punto que el autor de la reseña, Robert Irwin, se ve en la necesidad de defender al desaparecido Said. Pero eso es en el Times londinense, porque en otros lugares el volumen de Warraq ha sido la excusa perfecta para decir “basta”. De hecho, David Pryce-Jones tituló su reseña en The New Criterion con esas mismas palabras: “Enough Said“. Del autor palestino dice que “was an outstanding example of an intellectual who condemned the West root and branch while taking every advantage of the privileges and rewards it has to offer. In its dishonesty and exercise of double standards, his was truly a cautionary tale of our times”. Por oposición:

Defending the West might seem a specialist book with a narrow focus on someone who made a spectacle of himself by absorbing uncritically the Third Worldism of his day, a lost soul who perhaps ought to be pitied rather than exposed. That would be quite wrong. The purpose here is to reinvigorate the humane and universal values without which there is no civilization worth the name. Ibn Warraq is anxious because these are bad times for the West: its culture is in decay, its achievements denigrated, its citizens everywhere demoralized, and therefore in a weak position to defend themselves against militant and mindless Islamism. It is a source of hope, and some sort of historic milestone as well, that a Muslim by birth should now be the free spirit calling on the West to be true to itself.

Edward Said, con sus muchos errores, no necesita defensa académica, pero por si acaso les dejo con un par de párrafos que cierran el prefacio de 2003 a su Orientalismo:

Los terribles conflictos que pastorean a los pueblos con consignas tan falsamente unificadoras como “América”, “Occidente” o “Islam” e inventan identidades colectivas para una enorme cantidad de individuos que en realidad son bastante diversos, no deben permanecer en la potencia que ahora mantienen y debemos oponernos a ellos. Aún contamos con habilidades interpretativas racionales que son un legado de la educación humanista, no piedad sentimental que clama por que retornemos a los valores tradicionales o a los clásicos, sino una práctica activa del discurso racional, secular, en el mundo. El mundo secular es el de la historia como la construyen los seres humanos. El pensamiento crítico no se somete al llamamiento a filas para marchar contra uno u otro enemigo aprobado como tal. En vez de un choque de civilizaciones manufacturado, necesitamos concentrarnos en el lento trabajo de reunir culturas que se traslapen, para que se presten unas a otras, viviendo juntas en formas mucho más interesantes de lo que permite cualquier modo compendiado o no auténtico de entendimiento. Pero este tipo de percepción ampliada requiere tiempo, paciencia e indagación escéptica, y el respaldo que otorga la fe en las comunidades de interpretación, algo difícil de mantener en un mundo que demanda acción y reacción instantáneas.

El humanismo se centra en la individualidad humana y la intuición subjetiva, no en ideas recibidas o autoridades aprobadas. Los textos deben leerse como producidos y vividos en el ámbito histórico de todas las posibles formas del mundo. Pero esto no excluye el poder. Por el contrario, he tratado de mostrar las insinuaciones, las imbricaciones del poder inclusive en el más recóndito de los estudios.

A la vista de las anteriores críticas, nos podríamos preguntar si  acaso vuelve esa forma de comprensión y de dominación que Said tildó de orientalista. Lo dudo, pero lo que sí puedo mencionar es la exposición que la Tate londinense acaba de abrir para este verano (4 de junio-31 de agosto) con el título de The Lure of the East. A ella se ha referido hace unos días Àngel Duarte en su Tinglado, blog que les recomiento.

Así pues, la Tate ofrece puro lujo asiático para pensar social y culturalmente el poder del imperio: “British Orientalist Painting will explore the responses of British artists to the cultures and landscapes of the Near and Middle East between 1780 and 1930, offering vital historical and cultural perspectives on the challenging questions of the ‘Orient’ and its representation in British art”. 

N.B.: Le Monde se ocupó también de Said no hace mucho. La razón en este caso es la tardía traduccion francesa de sus Reflexiones sobre el exilio (Debate, 2005)

Eurocopa: Fútbol e identidades

No es la primera vez que hablamos de fútbol, pero ahora será desde otra perspectiva. En mi descargo diré que tenía pensado un extra blogero para atender a lo que se avecina en los próximos días, pero mis colaboradores más cercanos han huido despavoridos. Así las cosas, esto es lo que hay.

Tras su Sport, politiques et sociétés en Europe centrale et orientale (Éditions de l’Université de Bruxelles, 2005), los belgas Jean-Michel De Waele y Alexandre Husting editan ahora en la misma editorial un nuevo volumen titulado Football et identités. El libro recoge las aportaciones más relevantes presentadas al coloquio “L’adhésion identitaire aux clubs sportifs” que tuvo lugar en Bruselas hace ahora tres años en el Institut d’Etudes Européennes de la Université Libre de Bruxelles.

La obra se plantea problemas tales como qué hemos de entender por “identidad deportiva” y cuáles son hoy los resortes de los procesos de identificación deportiva. Las respuestas a estas cuestiones son a menudo superficiales y lo habitual es que se use el concepto de identidad deportiva de manera reductora o partidaria, pero sabemos que la identificación del espectador con un equipo no sólo es un componente clásico del espectáculo deportivo sino también un fundamento del “nacionalismo deportivo”. Así pues, señalan los autores, la adhesión a un equipo o a un deportista tiene múltiples implicaciones. ¿Los hinchas se mueven exclusivamente por el arraigo local de su equipo? ¿cuentan otros parámetros como el estilo de juego del equipo, sus resultados, sus orígenes sociales o históricos, sus afinidades ideológicas, su composición o incluso su localización? En épocas de globalización, dónde se supone que se borran las fronteras nacionales, los referentes identitarios tradicionales se debilitan y se impone el deporte-espectáculo ¿cómo entender las identificaciones individuales y colectivas de los hinchas con un club? La adhesión a un equipo de fútbol ¿constituye un sustituto a los referentes identitarios tradicionales en declive (iglesias, sindicatos,…)?

Estas cuestiones son las que abordan los distintos autores. Unos, desde una perspectiva teórica, explorando la dialéctica entre lo particular y lo colectivo, intentando entender los mecanismos por los cuales un colectivo de once jugadores materializa esa entidad imaginaria que es la nación, encarnando lo invisible. Otros son más descriptivos y abordan casos concretos, distintas formas de expresar esa identificación. Aparecen así ejemplos opuestos, como el modelo portugués (con adhesiones arbitrarias) y el corso o el argelino (muy complejos y asociados en parte al nacionalismo).

En fin, la lástima es que nadie se haya ocupado del caso español.

Índice:

Introduction. Football et identités du «Je» au «Nous» en passant par «les Autres», de Jean-Michel DE WAELE y Alexandre HUSTING (Université libre de Bruxelles); Composants de l’identité, mécanismes de l’identification, de Paul YONNET; Le supportérisme: identification, distinction et égotisme, de William NUYTENS (Université d’Artois); La bataille pour la reconnaissance : le soutien des supporters après la fusion de deux équipes de football, de Filip BOEN y Norbert VANBESELAERE (Katholieke Universiteit Leuven); «De quel club êtes-vous ?»: identité footballistique au Portugal, de Emmanuel SALESSE (Université de Paris IV); Football corse et identitarisme, de Didier REY (Université de Corse) y Thierry DOMINICI (Université de Bordeaux IV); Sport postcolonial algérien et résistance des «supporters» au changement des marqueurs identitaires des clubs de football, de Youcef FATÈS (Université de Paris X-Nanterre); L’Union européenne contre les identités du football ?, de Alexandre HUSTING (Université libre de Bruxelles); «Fiers d’être… »: la mobilisation d’une identité locale ou régionale dans la construction d’une cause par les supporters ultras français, de Nicolas HOURCADE (Ecole centrale de Lyon): Le supportérisme à distance. Réflexions sur les attachements territoriaux et les formes de l’apparence communautaire dans le football contemporain, de Ludovic LESTRELIN (Université de Caen):

 

Y, en fin, a quienes mi particular contribución al evento futbolístico les parezca escasa, les recomiendo:

“Joga Bonito”, la reseña del crítico televisico (y futbolístico) del periódico canadiense  Globe and Mail a propósito del volumen de su multifacético colega Alan Twigg: Full-Time: A Soccer Story  (Ramdom House). Se puede consultar en la Literary Review of Canada, vol. 16, núm. 5, junio de 2008.

“Murder in Mexico”, del periodista Brian Glanville, en Index on Censorship, vol. 37, núm. 2, mayo de 2008, que trata sobre la olimpiada mexicana y las protestas estudiantiles (la masacre de Tlatelolco)

El texto que Benedict Seymour, editor de la revista Mute, publica en su último número: “Blurred Boundaries: Sport, Art and Activity“, sobre la convergencia de arte y deporte, así como su potencial utópico.

Para quienes, deseando mantenerse en el terreno deportivo, deploren la pelota, tienen al teórico del arte Max Ryynänen, que alaba las virtudes estéticas del hockey sobre hielo en el suplemento literario Kontur.  Claro que, y el que avisa no es traidor, el texto está en sueco. A ver quién se atreve !

Pues eso, que el “fútbol es así”. De nada…

Europa y el islam, otra vez (Eickhoff y Belting)

Cosas del destino. Hemos dedicado dos entradas a este asunto con motivo de un polémico volumen francés de Sylvain Gouguenheim, pero resulta que algunas de las novedades más destacadas del mercado alemán abordan ese mismo objeto, aunque desde perspectivas distintas.

Por un lado tenemos a Ekkehard Eickhoff, que ha remozado completamente su clásico Venedig, Wien und die Osmanen. Umbruch in Südosteuropa 1645 -1700 (Stuttgart, Klett-Cotta Verlag, 2008), en el que describe las relaciones euro-islámicas durante la segunda mitad del siglo XVII. Digamos que el volumen ha sido recibido con grandes parabienes por el Frankfurter Allgemeine Zeitung, que celebra la obra como un magnífico y brillante ejemplo de historia narrativa, cuya extinción ya daba por asegurada.

Por otro lado, de nuevo el azar. Hablábamos hace días de Hans Belting y resulta que a este autor se debe la otra novedad: Florenz Und Bagdad. Eine westöstliche Geschichte des Blicks (München, C. H. Beck, 2008), un libro en el que este historiador del arte descubre las raíces árabes del concepto de perspectiva central, una idea que se creía típicamente occidental. Para el Süddeutsche Zeitung, ese análisis es nada menos que la marca de un genio y, además, debería leerse como una llamada en favor de una historia comparada más profunda de las dos culturas. Die Zeit, entre otros, destaca que es un libro repleto de ideas y hechos.

Tony Judt: revisando el reciente siglo XX

Reappraisals. Reflections on the Forgotten Twentieth Century (Penguin Press). Este es el título del último trabajo del célebre historiador, que recopila 24 ensayos breves aparecidos en la New York Review of Books y en New Republic entre 1994 y 2006. Al parecer, los mejores textos son los dedicados a figuras emblemáticas (como Albert Camus, Arthur Koestler, Primo Levi, Hannah Arendt o Leszek Kolakowski) o a determinados episodios históricos, pero a algunos críticos norteamericanos no les convencen aquellas partes en las que aborda la política interior o exterior de la gran potencia occidental (la presidencia Bush le parece una verdadera catástrofe).

Más bien, lo que ocurre es que nadie puede alejarse de su sanbenito y Judt tiene uno bien evidente y, en ciertos ámbitos, mal visto: una posición crítica respecto al sionismo y en lo tocante a las relaciones USA-Israel. Sucede que hay dos textos relativos a este asunto, uno que revisa un volumen de Michael Oren sobre la guerra del 67 y otro (“The Country That Wouldn’t Grow Up”) que le encargo el prestigioso rotativo israelí Haaretz. En el primero viene a señalar que aquel conflicto fue un desastre para Israel, pues alteró gravementel la cultura del estado judío, hasta el punto que desde entonces su política e incluso su demografía han ido a peor. En el segundo concluye que futuro de Israel es más bien triste, un objeto de desconfianza y de resentmiento universales, a causa de sus propios actos y por su relación infantilizante con los Estados Unidos. y eso que no se ha incluido su artículo más polémico, el publicado en 2003 en el NYRB en el que abogaba por un Estado binacional y, por tanto, por la reconstitución del actual Israel.

Así pues, no es extraño que en Los Angeles Times se concluya que: “There’s an oddly jejune thread that runs through these essays — the true-believing young Labor Zionist, disenchanted with the normalization of Jewish life in a Jewish state, becomes an anti-Zionist”.

Desde Europa, el volumen se ve de forma distinta. Los británicos, por ejemplo, señalan lo anterior, pero inciden más en su devastadora crítica de la vida intelectual de las dos últimas décadas, con mención especial para los aguijonazos que se llevan algunos de sus iconos (como Hobsbawn y E.P. Thompson, por ejemplo, como ya hemos analizado aquí mismo). Ahora bien, como dice John Gray en The Guardian: “Even when he is wrong, however, Judt writes with fearless integrity and moral seriousness. Like Raymond Aron, the subtle and relentless French polemicist whose spirit breathes through these pages, Judt is a liberal thinker dedicated to demystifying liberal illusions. Reappraisals is an indispensable tract for the times by one of the great political writers of the age”.

Otras críticas: New York Times; The Spectator,

Entrevista a Jacques Rancière: “El maestro ignorante”

El suplemento cultural (adncultura) del rotativo argentino La Nación ha ofrecido a sus lectores una entrevista con este pensador francés, del que ya hemos hablado en alguna que otra ocasión:


Por Luisa Corradini

Corresponsal en Francia – París, 2008

En 1818, la teoría de un extravagante pedagogo francés provocó una revolución en el rígido universo de la educación europea: “Quien enseña sin emancipar embrutece”, predicaba Joseph Jacotot. Todo hombre, todo niño, postulaba, tiene la capacidad de instruirse solo, sin maestro. El papel del docente debe limitarse a dirigir o mantener la atención del alumno. Jacotot proscribía a los maestros “explicadores” y proclamaba como base de su doctrina ciertas máximas paradójicas con las que se ganó virulentas críticas: todas las inteligencias son iguales. Quien quiere puede. Es posible enseñar lo que se ignora. Todo existe en todo.

Un siglo y medio después, el filósofo marxista Jacques Rancière consagró un libro, El maestro ignorante (Libros del Zorzal), a ese personaje singular, alternativamente revolucionario, capitán de artillería, profesor de química, latinista y fundador de un corpus teórico bautizado “la educación universal”.

El tema no podía ser más apropiado para Rancière que, a partir de la experiencia de Jacotot, analiza los principios de su teoría y los compara con el sistema educativo y social moderno, basado en la admisión de la desigualdad entre saber e inteligencia.

Alumno de Louis Althusser, Rancière participó en la redacción de Para leer El Capital (1965), antes de alejarse y cuestionar la doctrina de su maestro en La lección de Althusser (1974). A partir de 1970, se lanzó de lleno en lo que sería desde entonces su línea de investigación: los lazos entre política y estética.

En más de treinta libros, ese hombre discreto y tímido de 68 años, apasionado cinéfilo, dueño de una inmensa cultura y de una temible complejidad intelectual, analizó las representaciones tradicionales de lo social y los procesos de emancipación de la clase obrera.

Ante la aparición en la Argentina de El maestro ignorante, Jacques Rancière recibió a adn CULTURA en París [recordemos que hay versión castellana de 2003 en Laertes; lo contrario que con Los nombres de la historia, publicado en Nueva Visión allá por el 1992, en Argentina, y vertido entre nosotros al catalán en 2005 por la Universitat de València-PUV]

Para el neófito, la única forma posible de enseñar es explicando. ¿Cómo hacer para que, sin explicaciones, un niño, o un adulto entiendan lo que no conocen?

-Joseph Jacotot consiguió demostrar que el método de la explicación constituye el principio mismo del sometimiento, por no decir del embrutecimiento.

¿Podemos recordar el comienzo de esa aventura singular?

-La historia comenzó cuando Jacotot, un apreciado filósofo y pedagogo en Francia, se instaló en Bélgica por razones políticas durante la Restauración (1814-1830). Allí fue contratado por la Universidad de Lovaina para enseñar francés. Jacotot, que no sabía una palabra de holandés, distribuyó a sus alumnos una versión bilingüe del Telémaco de Fénelon y los dejó solos con el texto y con su voluntad de aprender. Sorprendentemente, pocos meses después todos eran capaces de hablar y de escribir en francés sin que el maestro les hubiese transmitido absolutamente nada de su propio saber. Jacotot dedujo entonces que sus alumnos habían utilizado la misma inteligencia que usa un niño para aprender a hablar. ¿Qué hace un niño pequeño? Escucha y retiene, imita y repite, se corrige, tiene éxito gracias al azar y recomienza gracias al método. Todo sin ningún maestro.

Y así nació la teoría de la “educación universal” o “método Jacotot”. En el nivel empírico, ¿podríamos decir que el maestro ignorante es aquel que enseña lo que él mismo ignora?

-Así es. Según Jacotot, es posible enseñar lo que uno ignora si uno es capaz de impulsar al alumno a utilizar su propia inteligencia.

Esa osadía hizo temblar a toda la Europa intelectual, desde Bruselas hasta San Petersburgo.

-Porque la osadía de Jacotot consistió en oponer la “razón de los iguales” a la “sociedad del menosprecio”. En realidad, el objetivo de ese apasionado igualitarista era la emancipación. Jacotot pretendía que todo hombre de pueblo fuese capaz de concebir su dignidad humana, medir su propia capacidad intelectual y decidir cómo utilizarla. En otras palabras, se convenció de que el acto del maestro que obliga a otra inteligencia a funcionar es independiente de la posesión del saber. Que era posible que un ignorante permitiera a otro ignorante saber lo que él mismo no sabía; es posible, por ejemplo, que un hombre de pueblo analfabeto le enseñe a otro analfabeto a leer. Y aquí llegamos al segundo sentido de la expresión “maestro ignorante”.

¿Cuál es?

-Un maestro ignorante no es un ignorante que decide hacerse el maestro. Es un maestro que enseña sin transmitir ningún conocimiento. Es un docente capaz de disociar su propio conocimiento y el ejercicio de la docencia. Es un maestro que demuestra que aquello que llamamos “transmisión del saber” comprende, en realidad, dos relaciones intrincadas que conviene disociar: una relación de voluntad a voluntad y una relación de inteligencia a inteligencia.

Pero usted dice que no hay que equivocarse sobre el sentido que tiene esa disociación.

-Hay una forma habitual de interpretarla: como una disociación que intenta destituir la relación de autoridad magistral para remplazarla solo por la fuerza de una inteligencia que ilumina otra inteligencia. Ese es el principio de innumerables pedagogías antiautoritarias.

¿Como la mayéutica socrática, en la que el maestro finge la ignorancia para provocar el saber?

-Así es. Pero en la teoría de Jacotot, el maestro ignorante opera la disociación de una forma totalmente diferente. En realidad, haciendo creer que su objetivo es suscitar una capacidad, la mayéutica busca demostrar una incapacidad. Sócrates no solo demuestra la incapacidad de los falsos sabios, sino también la incapacidad de todo aquel que no es llevado por el maestro por la buena senda, sometido a la buena relación entre inteligencia e inteligencia. El “liberalismo” mayéutico no es más que la variante sofisticada de la práctica pedagógica ordinaria, que confía a la inteligencia del maestro el trabajo de llenar la distancia que separa al ignorante del saber.

¿Y Jacotot invierte el sentido de la disociación?

-Sí. Para él, el maestro ignorante no establece ninguna relación de inteligencia a inteligencia. El maestro es solo una autoridad, una voluntad que ordena al ignorante que haga su camino. Es decir, echa a andar las capacidades que el alumno ya posee, la capacidad que todo hombre demostró logrando sin maestro el más difícil de los aprendizajes: aprender a hablar.

Pero volvamos a los defectos del método explicativo. ¿Por qué la explicación es “el principio mismo del sometimiento”?

-El problema reside en la lógica misma de la razón pedagógica, en sus fines y sus medios. El fin normal de la razón pedagógica es el de enseñar al ignorante aquello que no sabe, suprimir la distancia entre el ignorante y el saber. Su instrumento es la explicación. Explicar es disponer de elementos del saber que debe ser transmitido en conformidad con las capacidades supuestamente limitadas de los seres que deben ser instruidos. Pero muy pronto esta idea simple se revela enviciada: la explicación se acompaña generalmente de la explicación de la explicación. Hay que recurrir a los libros para explicar a los ignorantes lo que deben aprender. Pero esa explicación es insuficiente: hacen falta maestros para explicar a los ignorantes los libros que les explicarán el conocimiento.

Un proceso que podría volverse infinito

– si la autoridad del maestro no pusiera un punto final, transformándose en el único capaz de decidir dónde las explicaciones ya no necesitan seguir siendo explicadas. Jacotot creyó poder resumir la lógica de esta aparente paradoja: si la explicación puede llegar a ser infinita es porque su función esencial es la de volver infinita la distancia misma que ella está destinada a reducir.

¿Se podría decir entonces que la utilización de la explicación es mucho más que un medio práctico al servicio de un fin?

-Es un fin en sí misma. Es la verificación de un axioma primario: el axioma de la desigualdad. Explicar algo a un ignorante es, ante todo, explicarle que no comprendería si no se le explicara. Es demostrarle su incapacidad. La explicación se presenta como el medio para reducir la situación de desigualdad en la que se hallan los que ignoran en relación a los que saben. Explicar es suponer que hay, en el tema que se enseña, una opacidad específica que resiste a los modos de interpretación y de imitación mediante los cuales el niño aprendió a traducir los signos que recibe del mundo y de los seres hablantes que lo rodean. Esa es la desigualdad específica que la razón pedagógica ordinaria pone en escena.

Usted va más lejos en su libro y afirma que esa desigualdad específica, ese axioma “desigualitario” es el modelo con el que funciona el sistema social. En consecuencia, la oposición filosófica se transforma también en oposición política.

-Exactamente. Esa oposición no es política porque denuncia un saber ejercido desde arriba en beneficio de una inteligencia de abajo. Lo es en un nivel mucho más radical porque atañe a la concepción misma de la relación entre igualdad y desigualdad. Jacotot demuestra que la lógica explicativa es una lógica social, una forma en la cual el orden “desigualitario” se representa y se reproduce.

Los años en que se produjo la polémica en torno al método de Jacotot corresponden, en efecto, al momento en que se instaló en Europa un proyecto de orden social nuevo, basado en la demolición de la Revolución francesa.

-Es el momento preciso en que se quería terminar con la revolución. En que se pretendía pasar de la edad “crítica” de la deconstrucción de las trascendencias monárquicas y divinas a la edad “orgánica” de una sociedad que reposara en su propia razón inmanente. Es decir, una sociedad que armonizara sus fuerzas productivas, sus instituciones y sus creencias, y que las hiciera funcionar según un único régimen de racionalidad. Y ese paso de la edad crítica y revolucionaria a una edad orgánica exigía, ante todo, resolver la relación entre igualdad y desigualdad.

Ese proyecto no tiene, según usted, muchas diferencias con nuestras sociedades orgánicas actuales.

-El proyecto de sociedad orgánica moderna es un proyecto de mediaciones que establecen dos elementos esenciales entre lo de arriba y lo de abajo: un tejido mínimo de creencias comunes y posibilidades limitadas de desplazamiento entre los distintos niveles de riqueza y de poder.

Y el maestro ignorante es aquel que se sustrae a ese juego.

-Sí, en el acto de oponer la emancipación intelectual a la mecánica de la sociedad y de la institucionalización progresivas. Oponer la emancipación intelectual a la institucionalización de la instrucción del pueblo es afirmar que no hay etapas en la igualdad. Que esta es una, entera, o no es nada.

****

A los muchos interesados les gustará saber que la revista Cuadernos de Pedagogía Rosario dedicó un número a reflexionar sobre el volumen de Rancière con el título de “Libertad e igualdad en educación” (vol. 6, núm. 11, de 2003).

Representar el nazismo y la solución final

La Universidad Nacional de Quilmes, cuya labor editorial es merecedora de elogio, acaba de traducir el libro En torno a los límites de la representación. El nazismo y la solución final. Como algunos sabrán, se trata del conjunto de comunicaciones presentadas al coloquio que organizó Saul Friedlander en abril de 1990 en la UCLA. Escritores, historiadores y sociólogos se reunieron durante cuatro días para debatir sobre los límites y problemas de la representación, centrándose en particular en la solución final que supuso el Holocausto. Algunos de esos textos son muy conocidos, otros no tanto, pero todos resultan de interés, a pesar del retraso con el que han sido vertidos al castellano. Escriben: Saul Friedlander, Christopher R. Browning, Hayden White, Perry Anderson, Amos Funkenstein, Carlo Ginzburg, Martin Jay, Dominick LaCapra, Dan Diner, Eric L. Santner, Vincent P. Pecora, Sande Cohen, Mario Biagioli, Anton Kaes, Yael S. Feldman, John Felstiner, Sidra DeKoven Ezrahi, Peter Haidu y Berel Lang.

Así se expresa Friedlander, tal como recoge el suplemento Radar Libros:

“A pesar de la importancia que se les puede adjudicar a los ensayos posmodernos con aquello que escapa -al menos parcialmente- a las categorías históricas y artísticas de representación ya establecidas, es probable que a lo largo de esta introducción se haya hecho visible que la equivocación del posmodernismo en cuanto a la “realidad” y la “verdad” (en definitiva ése es su relativismo fundamental) se enfrenta a cualquier discurso sobre el nazismo y la Shoá con considerables dificultades. No puedo sino suscribir a las palabras ya citadas de Pierre Vidal-Naquet: “Estaba convencido de que todo había de pasar por lo que se dice; pero más allá de eso, o antes de eso, seguía habiendo algo irreductible, algo que para bien o para mal yo seguía llamando ‘la realidad’. Sin ella, ¿cómo podríamos distinguir entre ficción e historia?”. Y en efecto: ¿cómo no vamos a querer determinar la diferencia entre ficción e historia cuando se trata de acontecimientos extremos como la Shoá? El material documental en sí contiene la historia de incidentes minúsculos que parecen escapar a los abrumadores contornos de la catástrofe generalizada, pero que expresan, no obstante, ese excedente que no se deja poner en palabras, o dicho de otra manera, que arroja una extraordinaria incertidumbre en la mente del lector, más allá del significado último y la “concreción” absoluta de lo que se le informa. En este caso, justamente porque los sucesos son “minúsculos”, parece abrirse un vacío en torno de los hechos”.

Claude Lévi-Strauss y la Pléiade

ŒUVRES de Claude Lévi-Strauss. Prefacio de Vincent Debaene. Edición de Vincent Debaene, Frédéric Keck, Marie Mauzé y Martin Rueff. Gallimard, “Bibliothèque de la Pléiade”, 2.064 páginas, 64 € hasta el 30 de agosto, 71 € después. Con una tirada de 15 mil ejemplares.

La llegada del venerado etnógrafo a La Pléiade viene siendo uno de los acontecimientos de la temporada literaria francesa. Y lo es porque, como se afirma en Libération, “qu’un auteur «entre» de son vivant – l’anthropologue aura 100 ans le 28 novembre – dans cette prestigieuse bibliothèque, est rare”. Ahora bien, “la présence de Lévi-Strauss y semble pourtant naturelle, son travail étant déjà patrimoine mondial des sciences humaines”.

Le Figaro ha señalado que eso “confirme que l’ethnologue est moins un maître à penser qu’un savant que tout passionne”. Por esa misma razón, en Le Monde se preguntan si es “Un philosophe ? Un ethnologue, un anthropologue, un savant, un logicien, un détective ? Ou encore un bricoleur, un écrivain, un poète, un moraliste, un esthète, voire un sage ?”, para concluir: “Seule réponse possible : toutes ces figures ensemble se nomment Claude Lévi-Strauss”. En fin, como reconoce Marc Fumaroli en L’Express, nos hallamos ante toda una institución: “Nous avons bien besoin de sa présence pour garder intacts le sens français du style et celui de l’altitude de pensée”.

Digamos finalmente que, con el título de “Claude Lévi-Strauss, le penseur du siècle”, la revista Magazine Littéraire le dedica un especial (núm. 475, mayo) y que el diario italiano La Repubblica y el argentino Clarín acaban de publicar un inédito del maestro. Mañana se lo ofrezco a todos ustedes.

Herodoto y Michel de Certeau

La NYRB del 15 de mayo resulta, como de costumbre interesante. Para los amantes de la historia, y para quienes se complacen es saber cómo se escribe, hay un artículo del clasicista Peter Green sobre Herodoto, más bien sobre dos volúmenes del pasado año que lo muestran y analizan: The Landmark Herodotus: The Histories (Pantheon, 2007), editado por Robert B. Strassler e introducido por Rosalind Thomas y A Commentary on Herodotus, Books I–IV (OUP, 2007), a cargo de David Asheri, Alan Lloyd, y Aldo Corcella, editado por Oswyn Murray y Alfonso Moreno, con una contribución de Maria Brosius.

Green señala que esta presencia es un signo de los tiempos, del triunfo de Herodoto sobre Tucídides y de su eco en las corrientes historiográficas más recientes. El amplio uso de la antropología como herramienta de investigación sería sólo el caso más obvio. Las observaciones de Herodoto sobre diversas costumbres y culturas -que de hecho ocupan la mayor parte de la primera mitad de sus Historias, examinando las varias regiones del imperio persa – harían de él un antropólogo innovador. Los motivos personales (en oposición a lo abstracto) y la influencia de las mujeres en los asuntos oficiales están más escondidas. La nueva comprensión de la transmisión oral proporciona una respuesta satisfactoria a quienes despacharon sus anécdotas como meras disgresiones para agradar al público y vierte nueva luz sobre su fundada y cuidadosa distinción entre lo visto (opsis) y el rumor (akoê). Así, muchos de los persas, a pesar de pertenecer a ese Otro Bárbaro, desfilan con honor y dignidad en sus páginas, incluso durante la narrativa final de la invasión de Jerjes. Esa curiosidad insaciable y abierta a lo desconocido, incluyendo a sus enemigos (no demonizados), hizo que Plutarco le incluyera entre los filobárcaros, pero hoy juega a su favor (cf. Alan Griffiths y Sara Forsdyke, The Cambridge Companion to Herodotus, editado por C. Dewald y J. Marincola, CUP, 2006, págs. 134, 225).

Sin embargo, además de recuperar a Herodoto, tenemos la fortuna de que en ese mismo número Natalie Zemon Davis repase la vida y la obra de Michel de Certeau, retomando algunas de las afirmaciones que aparecen en el excelente volumen de entrevistas con Denis Crouzet (Pasión por la historia, PUV, 2006).

Poco cabe añadir, en todo caso que es una magnífica ocasión para acercarse a la obra de un pensador inclasificable que, no obstante, se declaró siempre historiador. Un escritor difícil atento a mirar las cosas desde dentro, desde los de abajo, desde la vida cotidiana, desde la perspectiva de las mujeres, etnografiando las relaciones humanas y las prácticas espirituales, etc. Un autor inclasificable atento al otro, alguien que acuñó el término “heterologías” (discursos sobre el otro) para describir las disciplinas con las que nos examinamos respecto a la otredad: la historia y la etnografía, por ejemplo. Ambas podrían ser ” ciencias del otro” si se enfrentaran a las asunciones a menudo desfiguradas que traemos a nuestra comprensión desde diversas épocas y diferentes lugares, pero parece que estemos condenados a separar el saber que produce ese discurso del cuerpo silenciado que lo nutre. Por eso escribió sobre las instituciones centralizadoras del pasado, para demostrar cómo se definieron, excluyendo voces y creencias divergentes o tragándoselas, es decir, haciendo legible (creando un espacio de lenguaje) lo que no puede comprender y excluye o violenta.

En fin, no es de extrañar que Zemon Davis, ferviente admiradora, le rinda un cumplido homenaje.

Premios de la SSPHS

The Society for Spanish and Portuguese Historical Studies  presentó semanas atrás  sus últimos galardones:

Best Dissertation in Iberian History (2005-07): GABRIEL PAQUETTE (Trinity College, University of Cambridge), Governance and Reform in the Spanish Atlantic World, c. 1760-1810 (University of Cambridge, 2006).

“Drawing upon a wide range of literature and archival material in Spain, Argentina, Chile, and Cuba, Paquette’s dissertation examines the theory of government reform during the late 18th century. Paquette argues that Spanish regalism, modified by ideas about good government and public happiness derived from emulation and rivalry with other European powers, led to an interesting amalgam of notions about the role of government. And he connects these ideas to government policies, especially with respect to the management and reform of the Americas, where “men-on-the-spot,” modified ideas and policies emanating from the metropolis, added their own, and helped shape Spanish reform in the age of the Enlightenment.”

2007 A.H. de Oliveira Marques Prize in Portuguese History: LORRAINE WHITE, “Strategic Geography and the Spanish Habsburg Monarchy’s Failure to Recover Portugal, 1640-1668”, The Journal of Military History, 71 (Abril 2007), págs. 373-409.

“One member of the prize committee described Lorraine White’s article on the geo-strategic factors in the military campaigns of the Portuguese Restoration, 1640-1668, as ‘well written, well-researched, well-analyzed’ and ‘compelling in its readability.’ The rest of the committee enthusiastically agrees. This article is a major contribution to understanding the success of the Portuguese struggle against Spain’s efforts to regain the kingdom. It should be required reading for all historians studying the Iberian Peninsula, 1640-1668.”

Añadamos que el profesor Paquette acaba de presentar un libro como colofón de su investigación: Enlightenment, Governance and Reform in Spain and its Empire 1759-1808 (Palgrave Macmillan)

Por cierto, se puede acceder de forma gratuita al SSPHS Bulletin y, además, podemos aprovechar para informarnos de su próximo evento: “The Call for Papers for the 40th Annual Conference of the Society for  Spanish and Portuguese Historical Studies (Kansas City, Missouri, April 2-5, 2009) is now posted on the SSPHS website”.

Persecución y exterminio de los judíos

A finales de enero, el rotativo Die Welt (y otros muchos en aquellos días) recogía la aparición de una obra magna. Se trata de una monumental empresa (16 tomos en total) que intenta estudiar aquella barbarie recopilando fuentes documentales primarias. El libro lleva por título Die Verfolgung und Ermordung der europäischen Juden durch das nationalsozialistische Deutschland 1933-1945 y esta inicial entrega responde a: Volume 1: Deutsches Reich 1933 – 1937 (Oldenbourg Verlag, München 2007).

La primera parte ha sido editada por Wolf Gruner, uno de los más reputados especialistas alemanes, y en sus 800 páginas contiene 320 documentos listados en riguroso orden cronológico, con una introducción que resume los antecedentes históricos desde el siglo XIX.

El proyecto, pues, sólo acaba de empezar y durará una década. Los impulsores han sido el organismo federal de archivos (Auftrag des Bundesarchivs), el Instituto de Historia Contemporánea de Münich y la Cátedra de Historia Moderna de Friburgo.  Como curiosidad, les diré que este primer volumen incluye varios índices finales, entre ellos uno de lugares. Pues bien, Spanien aparece citada en las páginas 272, 399, 417, 587, 589, 648, 701-706 y 712.

Historias de la China, con Jonathan Spence

Con la cercanía de los Juegos Olímpicos que han de celebrarse en la capital china, todo lo que acontece en aquel lejano país preocupa e interesa. Por supuesto, eso tiene su correlación textual, con aluvión de libros a la caza del ávido lector. The Guardian, por ejemplo, ha tenido a bien reseñar varios de esos volúmenes a la vez. Los de los periodistas Erik Durschmied (Beware the Dragon), Rebecca A. Fannin (Silicon Dragon) y Jonathan Fenby (The Dragon Throne), de los reputados especialistas John Chinnery (Treasures of China: The Glories of the Kingdom of the Dragon) y Kerry Brown (The Rise of the Dragon), del politólogo Harry Gelber (The Dragon and the Foreign Devils), del empresario Jack Perkowski (Managing the Dragon), y, por fin, del historiador Jonathan Spence (Return to Dragon Mountain).

Como recoge el comentarista británico, “nine types of dragon”, cada uno distinto del anterior, pero dragones al fin y al cabo, pues el destino ha querido que esos nueve autores coincidieran en incluir esa palabra en sus respectivos títulos. Desde luego, entre todos esos ejemplares destaca, visto desde nuestra perspectiva, el de Spence, uno de los mejores sinólogos que haya en todo el orbe académico y, además, un escritor con todas las letras, alguien que no sólo domina a la perfección el método de su disciplina sino que, además, sabe narrar maravillosamente. Por lo que parece, Return to Dragon Mountain no defrauda y está a la altura de sus anteriores obras. El único lastre, para los aquejados de presentismo mal entendido, es que estudia su siglo preferido, el XVII, centrándose en esta ocasión en la obra del historiador y ensayista Zhang Dai. Ahora bien, que nadie se lleve a engaño. Como señalaba Foreign Affairs: “Spence has done it again: taken what might seem a limited topic and, after analyzing it from multiple perspectives, arrived at grander conclusions”.

El volumen de Spence apareció a finales de 2007 y, desde entonces, ha recogido una catarata de parabienes, abanderados por el que le dedicó (ese conocido y ya mitico pseudónimo que responde al nombre de) Simon Leys en el NYRB:

“(…) Old-style historians used to focus on kings and great statesmen, on the deeds and words of the famous and the eminent, on wars, victories, and defeats, on crashes, crises, scandals, and miracles; only the most eloquent geniuses had access to the witness box in the court of History; the humble voices of the anonymous masses, the confused rumble of everyday life, were entirely lost to posterity.

Modern historians, on the contrary, are now attempting to redress this state of affairs by drawing information from more diverse sources and by allowing more space to what would previously have been deemed too ordinary and insignificant to deserve recording. Jonathan Spence’s impressive series of works are fairly even-handed in this respect, dealing in turn with an emperor and with obscure characters, with leading actors and with figurants muets. In his latest book, based on the life and writings of Zhang Dai (1597-1680?) he has chosen for his subject a more middling personality: a member of the gentry in one of China’s cultural centers (Shaoxing), a scholar, historian, and essayist-a distinguished author, though not exactly a major one, or an original thinker-who wrote many books (quite a number of which are now lost) and who led a very long life in a time of momentous and dramatic change.

Spence’s enterprise was particularly difficult, but his considerable scholarship enabled him to meet such a challenge. First, the social background of Zhang Dai already presented, in itself, a rich topic of study; his extended family clan was prominent for several generations on the politico-cultural stage of the empire and comprised a number of diverse and colorful figures. In contrast, paradoxically, Zhang’s own personality and psychology remain somewhat elusive. His writings-mostly historiography, but also family profiles, miscellaneous memoirs, and poetry-form a considerable mass, the exploration of which appears quite daunting, yet not always rewarding. However, the historical period which Spence invites us to consider through Zhang’s eyes is of exceptional interest, since the fall of the Ming (1644)-at the time, the greatest empire on Earth-intervened right in the middle of Zhang’s life.

(…)

Late Ming intellectuals strikingly resemble what eighteenth-century Europe will call libertins, both in the original sense of the word (free minds, pursuing their inquiries, unfettered by dogma, prejudice, or conformism) and in its derived meaning of libertine (suggesting sexual freedom: note, by the way, that pornographic fiction is cultivated in this same period with much verve; Chinese literary pornography, unlike its lugubrious Western equivalent, possesses artistry and a disarming sense of humor). The arts also flourish: calligraphy and painting reach new heights (as do other graphic arts, by no means “minor”: seal carving and woodprint). The very art of living in all its manifestations—architecture, gardens, furniture, gastronomy—achieves supreme elegance and sophistication.

However, the “brilliant” face of the dynasty cannot hide its dark side. In fact the two aspects are intimately related. In politics, Ming imperial despotism veered into a totalitarian terror that in scope, ferocity, and sheer duration would not be seen again before the twentieth century and the establishment of the Maoist regime.

And in this connection, it is remarkable to note that the first political dissenters—Wu Han and Deng Tuo—who dared to denounce Mao Zedong’s policies during the Fifties and early Sixties did this under the transparent guise of conducting studies in Ming history: they exposed the cruel irrationality of imperial despotism, they celebrated the integrity and courage of the Ming scholars who lost their lives for having criticized the emperor—and eventually they themselves were to pay the same price during the so-called “Cultural Revolution.

(…)”

N.B.: Por fortuna, parece que finalmente tendremos la oportunidad de que se traduzca una de sus obras maestras, un pequeño pero arrebatador volumen: The Question of Hu. La empresa corre a cargo de la editorial de la Universitat de València (PUV), cuyo trabajo viene siendo magnífico. Mientras tanto, por ejemplo, podemos consolarnos con La traición escrita o con El Palacio de la memoria de Matteo Ricci, ambos en Tusquets.

Historia de historias

Mencionábamos hace poco el volumen de Gordon S. Wood, señalando sus prevenciones hacia las nuevas escrituras de la historia. Indicábamos algunos de sus ejemplos, entre los cuales sobresalía Jill Lepore, una prolífica historiadora de la Harvard University (que este año nos mostrará sus pinitos como novelista). Pues bien, curiosidades del destino, Lepore se refiere a la obra de Wood en New Yorker, en un interesante y amplio artículo titulado “Just the Facts, Ma’am. Fake memoirs, factual fictions, and the history of history”. Lepore señala que, en efecto, en 1991 “the eminent American historian Gordon Wood, writing in The New York Review of Books, warned that if things were to keep on this way historians would soon “put themselves out of business.” Reviewing Simon Schama’s “Dead Certainties (Unwarranted Speculations)”-a history book in which Schama indulged in flights of fancy, fully disclosed as such-Wood wrote, “His violation of the conventions of history writing actually puts the integrity of the discipline of history at risk”. That review, along with twenty more (including one of a book of mine), appears in Wood’s new book”.

Pero Jill Lepore aprovecha para repasar otra novedad quizá más significativa, aunque en una onda parecida: A History of Histories: Epics, Chronicles, Romances and Inquiries from Herodotus and Thucydides to the Twentieth Century (Knopf ), volumen del que asegura es un “fascinating compendium”. Su autor es John Burrow, que no es ningún desconocido: profesor de historia intelectual en Sussex y de historia del pensamiento europeo en Oxford, recibe ahora sus réditos como docente en el Williams College de Massachusetts. Es autor de libros como Evolution and Society: a study in Victorian Social Theory (1966), el premiado A Liberal Descent: four Victorian Historians (1981), Gibbon (1984) o La crisis de la razón: el pensamiento europeo, 1848-1914 (Barcelona, Crítica, 2001), ademas de participar en volúmenes colectivos, como La política, ciencia noble: un estudio de la historia intelectual en el siglo XIX  (México, Fondo de Cultura Económica, 1987).

Lo cierto es que esta History of Histories ha recibido una excelente acogida en el mercado americano, no sólo por parte de Lepore. Véase, por ejemplo, la reseña de Adam Kirsch, crítico literario del New York Sun.

Ahora bien, ya sucedió lo mismo cuando se editó la versión británica a finales de 2007 en el sello Allen Lane, uno de los de la casa Penguin. Así lo atestiguan los comentarios del helenista Paul Cartledge en The Independent, de Felipe Fernández-Armesto en el Times o de Keith Thomas en The Guardian. Les dejo con este último, el más elogioso:

“An awareness that historical writing is as much a cultural activity as a developing science underpins John Burrow’s large and absorbing new book. Burrow is a leading authority on the intellectual history of the 18th and 19th centuries. Now in his retirement, he has ventured far beyond his usual territory in order to provide a survey of historical writing over the past two and a half thousand years. He makes things a little easier for himself by confining himself to historians in Europe and North America, and giving most attention to those who wrote in English or are available in translation. Even so, he has undertaken a herculean task which would have daunted most scholars. Inevitably there are some trivial slips on which the specialists will pounce. But he has turned his formidable assignment into a triumphant success. The result is a highly enjoyable book, based on a vast amount of reading, written with attractive simplicity, brimming with acute observations, and often very witty. Anyone who wants to know what historical writing has contributed to our culture should start here”.

Los últimos profesores

Un título provocativo, sin duda, el que ha escogido  Frank Donoghue para sostener que la deriva de la educación universitaria está amenazando algunos de sus valores fundamentales, en particular estaría eliminando al profesor tal como lo hemos conocido: The Last Professors. The Corporate University and the Fate of the Humanities (Fordham University press, 2008).

La radiografía se refiere al caso americano. Indica que menos del 30 por ciento de los profesores universitarios son fijos (vitalicios), lo cual dibujaría  un futuro en el que esta figura tendería a desaparecer. El destino del profesor, añade Donoghue, ha estado siempre unido a lo que denominamos las Humanidades.   De hecho, a su juicio, la fortaleza del sistema universitario americano  ha venido definida por la fuerza de esta rama y por el papel fundamental del profesor vitalicio, autónomo, que ejerce al tiempo de docente e investigador.   Con todo, ahora mismo prevalecería una nueva  lógica corporativa: las facultades han de ser gestionadas por la eficacia, la productividad y la ventaja competitiva;  ocasionales ejércitos de adjuntos y de estudiantes de tercer ciclo cubren la demanda de profesores.

Donoghue analiza los cambios estructurales  de la educación superior -el auge de los Colleges y de las Universidades con ánimo de lucro, la frenética lucha por el prestigio, la competencia feroz por los doctorados–   que amenazan la supervivencia de los profesores tal como los hemos conocido.

¿Qué le debe Europa al islam? (II)

Como ya habíamos anunciado hace unas semanas, el libro de Sylvain Gouguenheim no podía pasar desapercibido. Las afirmaciones contenidas ponen en cuestión algunas de las ideas que hemos dado por correctas en las útimas décadas, con derivaciones respecto a cómo se ha construido la idea de Europa y diversas implicaciones sobre nuestro modo de entendernos. Algunos lo advirtieron de inmediado. Por ejemplo, Le Figaro. Este rotativo, cuyos redactores defienden por lo general el orden de las cosas, acogió con agrado, incluso con entusiasmo, las ideas expuestas por Gouguenheim. Tomando el rábano por las hojas, relacionaban además su contenido con ciertas manifestaciones que Benedicto VI realizó en septiembre de 2006 en la localidad bávara de Ratisbona a propósito de la la pérdida de rumbo y valores del Occidente cristiano. En suma, señalaba Stéphane Boiron en el mencionado periódico: “Félicitons M. Gouguenheim de n’avoir pas craint de rappeler qu’il y eut bien un creuset chrétien médiéval, fruit des héritages d’Athènes et de Jérusalem. Alors que l’islam ne devait guère proposer son savoir aux Occidentaux, c’est bien cette rencontre, à laquelle on doit ajouter le legs romain, qui a créé, nous dit Benoît XVI, l’Europe et reste le fondement de ce que, à juste titre, on appelle l’Europe”.

En todo caso, los historiadores no estamos para ordenar ni para desordenar el mundo, sólo damos sentido a las acciones que nuestros antepasados vivieron. Y para ello sólo ponemos en juego nuestras competencias, nuestro método. De ahí que sea interesante leer a los pares, a los especialistas que han terciado sobre el asunto. Para ello nada mejor que ver el pequeño especial dedicado por Le Monde, que al poco de publicar el resumen de Gouguenheim recibió un manifiesto firmado por unos cuarenta académicos, encabezados por Hélène Bellosta (CNRS), con el significativo título de “Prendre de vieilles lunes pour des étoiles nouvelles, ou comment refaire aujourd’hui l’histoire des savoirs”. Allí se puede leer una dura recusatoria del autor y del periódico que le habría dado pábulo: “Il n’est aucun philosophe ou historien des sciences sérieux pour affirmer que “l’Europe doit ses savoirs à l’islam” ; la science en tant que telle se développe selon ses voies propres et ne doit pas plus à l’islam qu’au christianisme, au judaïsme ou à toute autre religion. En revanche, l’idée que l’Europe ne doit rien au monde arabe (ou arabo-islamique) et que la science moderne est héritière directe et unique de la science et de la philosophie grecques n’est pas nouvelle. Elle constitue même le lieu commun de la majorité des penseurs du XIXe siècle et du début du XXe siècle, tant philosophes qu’historiens des sciences, dont le compte rendu du Monde reprend tous les poncifs”.

Además de ese manifiesto, re recogen otras opiniones, como las del medievalista Alain de Libera (EPHE), que lo ventila diciendo que es un plaisant exercice d’histoire fiction, digno de los amateurs de croisades, dispuesto a la mobilisation huntingtonienne” del choque de civilizaciones.

Por si fuera poco, hay una reseña de dos destacados medievalistas, Gabriel Martinez-Gros, de la Universidad Paris-VIII, y Julien Loiseau, de la de Montpellier-III, muy poco favorecedora . Habría sobrevalorado el papel jugado por el mundo bizantido, confundiría el significado de los términos musulmán e islámico, religión y civilización (“Les chrétiens d’Orient ne sont certes pas musulmans, mais ils sont islamiques, en ce qu’ils sont partie prenante de la société de l’islam et étroitement intégrés au fonctionnement de l’Etat”) y habría apelado a compañías muy dudosas, como la de René Marchand (“Les fréquentations intellectuelles de Sylvain Gouguenheim sont pour le moins douteuses. Elles n’ont pas leur place dans un ouvrage prétendument sérieux, dans les collections d’une grande maison d’édition”). En fin, “le réquisitoire dressé par Sylvain Gouguenheim sort alors des chemins de l’historien, pour se perdre dans les ornières d’un propos dicté par la peur et l’esprit de repli”.

Por supuesto, el autor ha replicado en el mismo periódico, es de suponer que advertido de lo que se avecinaba, y lo ha hecho con enojo: “Je suis bouleversé par la virulence et la nature de ces attaques. On me prête des intentions que je n’ai pas”. El problema es, señala Gouguenheim, que la idea central se ha extrapolado, llevándola fueras de los cauces del debate histórico. Por ello, se ve obligado a afirmar que “je ne crois pas à la thèse du choc des civilisations: je dis seulement – ce qui n’a rien à voir – qu’au Moyen Age, les influences réciproques étaient difficiles pour de multiples raisons, et que nous n’avons pas pour cette époque de traces de dialogues telles qu’il en existe de nos jours”. Otra cosa bien distinta serían las lecturas que de ello se hayan extraído: “J’ai donné depuis cinq ans – époque où j’ai “découvert” Jacques de Venise – des extraits de mon livre à de multiples personnes. Je suis totalement ignorant de ce que les unes et les autres ont pu ensuite en faire. Je suis choqué qu’on fasse de moi un homme d’extrême droite alors que j’appartiens à une famille de résistants : depuis l’enfance, je n’ai pas cessé d’être fidèle à leurs valeurs”.

Como ven, la polémica ha sido tan virulenta, o al menos así la han sentido algunos, que Gouguenheim ha tenido que presentar sus credenciales. El ambiente parece enrarecido, con el CNRS, diversas Universidades y la ENS-LSH de Lyon por el medio.

La indolencia española

El azar ha querido que dos prestigiosas revistas,  American Historical Journal -núm. 113 de febrero, págs. 257–258-  y European History Quarterly, conincidan en eseñar un volumen de 2006: ‘Lazy, Improvident People’: Myth and Reality in the Writing of Spanish, de Ruth MacKay (Cornell University Press).

En el segundo caso, el encargado de la recensión es Henry Kamen (vol. 38, núm. 2, abril, págs. 337-338), que comienza con este párrafo:

“This is an unusually rich book, albeit at times a bit difficult to follow because it pursues complex trains of thought. MacKay examines the long-standing idea, maintained not only by prejudiced foreigners but also by both scholars and politicians, that Castilians were a lazy lot, responsible for their own backwardness and for the failures in their history. She finds that the idea, which has persisted in the writings of well-known historians of our own day, was in large measure propagated by eighteenth-century Spanish reformers who hoped to resolve defects in their society”.

Darnton y Perrot

Novedades de FCE

Tras haber presentado en 2006 El negocio de la Ilustración. Historia editorial de la Encyclopédie, 1775-1800, FCE nos obsequia con otro capítulo de la trilogía de Robert Darnton sobre el Antiguo Régimen francés: Los best sellers prohibidos en Francia antes de la revolución

¿Qué es lo que causa una revolución? ¿Por qué cambian los sistemas de valores? ¿Cómo influye la opinión pública en los acontecimientos?  Y  ¿qué leían los franceses en el siglo XVIII? Si la Revolución Francesa fue una revolución de ideas, ¿de dónde provenían esas ideas? No sólo de las obras clásicas de Rousseau y de Voltaire. Fueron más bien los Rousseaus du ruisseau [Rousseaus de alcantarilla] los que escribieron la literatura libertina que contribuyó a socavar los valores del Antiguo Régimen.  El volumen, además, incluye amplios fragmentos de tres de las más valiosas de estas obras: Thérèse filósofa, El año dos mil cuatrocientos cuarenta y Anécdotas sobre madame la condesa Du Barry

Michelle Perrot, Mi historia de las mujeres

Con el objeto de hacer visibles a las mujeres en el relato de la historia, M. Perrot indaga temas tales como las fuentes y las representaciones, el cuerpo, el alma, el trabajo y la profesión, las mujeres en la polis. Y lleva a cabo este recorrido con algunas preguntas constantes. ¿En qué cambian o cambiaron las relaciones entre los sexos a lo largo de estas fronteras? ¿Cómo evolucionó la diferencia entre los sexos? ¿A qué ritmo? ¿En torno a qué acontecimientos? ¿Cómo se modificó el reparto entre hombres y mujeres, sus identidades y su jerarquía?

La teoría francesa en América

Éste es el título con el que Stanley Fish revisa en el New York Times el volumen de François Cusset  French Theory: How Foucault, Derrida, Deleuze, & Co. Transformed the Intellectual Life of the United States (University of Minnesota Press). El volumen no es desconocido entre nosotros (French Theory, Melusina, Barcelona, 2005), pero siempre es interesante leer lo que dice Fish,  autor de un celebrado artículo titulado “¿Hay un texto en esta clase?” (Elias Palti, ed., Giro lingüístico e historia intelectual. Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 1998).

Dice Fish que en algún momento de la década de los Ochenta estaba escuchando la radio y oyó que alguien hablaba sobre la película de Clint Eastwood “Bronco Billy” (1980).  En el programa, el entrevistado señalaba que era un film interesante, en el que Eastwood deconstruía su imagen de “Harry el sucio”. Fish indica que aquélla fue la primera vez que se topó con ese verbo tan posmoderno.  Asi termina.

The result is the story Cusset tells about the past 40 years. A bunch of people threatening all kinds of subversion by means that couldn’t possibly produce it, and a bunch on the other side taking them at their word and waging cultural war. Not comedy, not tragedy, more like farce, but farce with consequences. Careers made and ruined, departments torn apart, writing programs turned into sensitivity seminars, political witch hunts, public opprobrium, ignorant media attacks, the whole ball of wax. Read it and laugh or read it and weep. I can hardly wait for the movie