Los académicos que se portan bien no llevan un blog

Hay en ocasiones cosas que sorprenden, decisiones que uno no acaba de ver claras. Como, por ejemplo, la que cuenta Carl Straumsheimen en “Is Blogging Unscholarly?”. No es que ho haya motivos razonables, es que no parecen adecuados. Dice así:

La blogosfera de ciencia política ha entrado en erupción protestando por la propuesta de la  International Studies Association de prohibir que los miembros ligados a su revista académica hagan precisamente eso –bloguear.

Randy Glasbergen
© Randy Glasbergen


“Ningún editor de cualquier revista de la ISA o miembro de algún consejo de redacción de una revista de la ISA puede crear o gestionar activamente un blog a menos que sea un blog oficial de la revista del editor o del consejo de redacción”, dice la propuesta . “Esta política requiere que todos los editores y miembros de los consejos de redacción adopten este apartado del Código de en a las exigencias de las revistas de la ISA. Todos los miembros del consejo editorial, sea el editor(es) responsable(s) o el consejo editorial, deben mantener una completa separación entre sus responsabilidades en las revistas y sus vínculos con un blog”.

El Consejo de Gobierno de la ISA, que consta de unos 50 miembros con derecho a voto,  debatirá la propuesta el día antes de la reunión anual de la asociación, que tendrá lugar en Toronto el 25 de marzo. En caso de que el Consejo adopte la propuesta, afectaría a cinco revistas: International Studies Quarterly, International Studies Review, International Studies Perspectives, Foreign Policy Analysis e International Political Sociology, así como en International Interactions, que dicha asociación copatrocina.

“Creo que es una propuesta muy extraño en 2014”, dijo Stephen M. Saideman, profesor de la Universidad de Carleton en Canadá y uno de los muchos académicos de este campo que han acometido contra la propuesta en los medios de comunicación social. “Yo lo habría esperado en el año 2006”.

Distintos universitarios, varios de ellos de fuera del ámbito de los estudios internacionales, dijeron que la propuesta es a la vez demasiado amplia y demasiado estrecha. Algunos señalaron que, tal como está escrita, sepodría interpreta que la propuesta incluye no solo al grupo de editores de cada revista, sino también a sus decenas de asesores y miembros del consejo (la International Political Sociology, por ejemplo, relaciona 118 miembros). Otros se cuestionan por qué se señalan los blogs y no otros medios sociales, como Facebook y Twitter.

Sin embargo, hay quien predice que la norma será rechazada. “No veo cómo pueda ser viable a largo plazo”, dijo Daniel W. Drezner, profesor de política internacional en la Universidad de Tufts. Drezner, que fue un prominente blogger en la década de 2000, se encontró el centro de un debate sobre los blogs académicos cuando fue rechazado para una plaza en la Universidad de Chicago en 2005. (Algunos se temían que la hubiera perdido por ser un blogger, pero consiguió otra plaza mejor sin renunciar a su blog). Sobre la norma, dijo “en el mejor de los casos es draconiana, y en el peor una violación de la libertad académica”.

Saideman dijo que presionará a los miembros del Consejo General en las semanas que quedan para la reunión anual. “Todavía hay un segmento de la academia que no utiliza los medios de comunicación social”, dijo. “Realmente no tienen idea de lo que hay ahí fuera. Las personas que están ahí fuera lo ven como algo horroroso, porque saben que es una manera se que la gente se pueda comunicar”.

Harvey Starr, profesor de la Universidad de Carolina del Sur, que es presidente de la asociación, dijo en un correo electrónico que la propuesta, de ser aprobada, fortalecería el Código de Conducta de la organización.

“A menudo, el tipo de “entorno profesional” que esperamos que nuestros miembros promuevan se ve desafiado por la naturaleza de las presentaciones e intercambios que ocurren a menudo en los blogs”, escribió Starr. “La política propuesta es una respuesta, no a los blogs en ​​sí, sino a los problemas que pueden surgir cuando la gente confunde los blogs personales de los editores de las revistas de la ISA con las políticas editoriales de estas. Esta propuesta trata de abordar esa posible confusión”.

Algunos profesores se preguntaban si la propuesta es una respuesta a una polémica del pasado verano en el blog The Duck of Minerva, cuando el colaborador Brian Rathbun escribió que las redes profesionales le hacían sentirse como “una puta fea con la que nadie  quería acostarse”. El blog fue creado por el profesor de la Universidad de Georgetown Daniel H. Nexon, que el otoño pasado se convirtió en editor del International Studies Quarterly. Nexon no quiso hacer comentarios para este artículo.

Starr dijo que la propuesta no es una respuesta a un incidente específico, “sino varias observaciones sobre la naturaleza de los comentarios en varios blogs que plantean interrogantes acerca de la responsabilidad profesional,  la dignidad y el respeto. La idea era crear una política antes de tener que responder a cualquier incidente ofensivo, individual o particular”.

La decisión de limitar los medios más informales de comunicación va en contra de un movimiento dentro de la disciplina de la ciencia política para repensar cómo los académicos pueden relacionarse con el público, dijo John Sides, profesor en la Universidad de George Washington. La American Political Science Association ha debatido durante años cómo comunicar estratégicamente el valor de la investigación de sus estudiosos, dijo -algo que se ha vuelto más urgente una vez que el Congreso votó impedir que la National Science Foundation financiara investigación en ciencia política no relacionada con la seguridad nacional o los intereses económicos. La financiación fue posteriormente restaurada.

“En la amplia comunidad de la ciencia política, probablemente sea más estímulante algo como los blogs”, dijo Sides. “No es la única forma de participación pública, pero es parte de ella. Decir a los editores que se mantenengan alejados parece ir en la dirección contraria”.

Sides, aunque no es especialista en estudios internacionales, es uno de los cinco colaboradores habituales de The Monkey Cage, un popular blog de ​​ciencia política que el año pasado se unió a The Washington Post. Con la audiencia proporcionada por la plataforma del Post, Sides señala que la ciencia política como disciplina debe crear más blogs, no cerrarlos.

“No creo que el discurso que se produce en los blogs sea necesariamente más problemático o más poco profesional que los discursos que los editores tendrán en otros contextos de su propia investigación”, dijo Sides. “Por supuesto, se podría pedir a los editores que mantuvieran un cierto grado de profesionalismo, incluso en su comunicación o escritura personal, pero … fijar una prohibición general de comunicación en un medio concreto… Creo que es tirar al niño con el agua de bañarlo.

 Copyright © Inside Higher Ed 2014

 


Un comentario sobre “Los académicos que se portan bien no llevan un blog”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.