La izquierda crítica: diálogo sobre el antifascismo, el PCI y la Italia republicana

A finales del pasado año, Editori Reuniti publicó el volumen titulado Dialogo sull’antifascismo, il PCI e l’Italia repubblicana, de los ya fallecidos Vittorio Foa y Aldo Natoli. Poco después, Alessandro Portelli reseñaba la novedad en las páginas de Il Manifesto. Veamos algunos párrafos de lo que expone Portelli:

Dialogo sull'antifascismo

En 1994, Vittorio Foa y Aldo Natoli, dos de las mayores figuras de la historia de la izquierda en Italia, se sentaron frente a una grabadora y comenzaron a hablar -o más bien, Vittorio Foa invitó a hablar a Natoli, acompañándole con el contrapunto de preguntas y comentarios nunca entrometidos, siempre reflexivos, en un diálogo entrelazado de cosas que compartían y que les separaban. Tenían, respectivamente, 84 y 81 años de edad, y desde hace mucho tiempo habían reorientado el compromiso político de toda una vida hacia la investigación histórica y el debate político, con resultados memorables, desde Geru­sa­lemme riman­data de Foa a Anti­gone e il prigioniero de Natoli, pero la conversación entre los dos no es un simple relato del pasado, sino un razonamiento a tumba abierta que ilumina las contradicciones del presente.

Como cualquier historia oral que se precie, esta conversación es un documento sobre el pasado, pero es sobre todo un documento del presente (…). Comienza con la infancia en Messina de Aldo Natoli y se esarrolla a través de toda su vida hasta el momento mismo de la entrevista, para darnos a entender muchas cosas acerca de la crisis moral antes que política que la izquierda atraviesaba entonces y  que ha ido empeorando hasta hoy.

(…)

Resulta de ello, entre otras cosas, una historia de la izquierda mucho más compleja, mucho más matizada y móvil de la que hemos contado muchas veces. Por ejemplo, sobre el pacto Hitler-Stalin de 1939, Natoli recuerda haberlo reclamado inicialmente como una necesidad inevitable -pero también recuerda los debates que condujeron a las dramáticas divisiones y enfrentamientos en el grupo romano, que lo dejarron aislado y en minoría, “en una situación de alguna manera rayana en la desesperación”, y dice que cambió de posición después de la partición de Polonia y después de que La Internacional llegara a decir que los nazis no eran el principal enemigo. Foa, a su vez, pensando en quién era entonces, insiste en la dimensión de la subjetividad, que está en la raíz de las decisiones políticas: “La impresión que tenía era que los comunistas, vosotros, con la aprobación del Pacto, no alardeábais de esta aprobación, es decir, que el antifascismo, profundo, era dominante en vuestro mundo. Me equivoco o no, según usted?”

Aquí me llama la atención ese “vosotros, los comunistas ” -más adelante  al hablar de la Resistencia, se convierte (…) en un “nosotros”. En este uso de los pronombres está toda la complicada historia de las relaciones dentro de la izquierda, que se expresa en la entrevista más adelante al hablar del 48 y el Frente Popular. Pero también hay rasgos de una diferencia ante la que, sin embargo, se escucha y se respeta: en lugar de acusar a los comunistas de complicidad con Hitler, Foa (entonces azio­ni­sta, luego socialista ) escarba bajo la superficie y le escucha. Y Natoli , “esto lo sentí profundamente. Así que en mi interior estaba convencido de que los acuerdos del Pacto no deberían repercutir en las directrices no sólo teóricas sino también prácticas en el movimiento comunista internacional”, que es el antifascismo.

La misma complejidad , la misma búsqueda en las razones y los males de la época, acompaña todo el relato de Natoli, de Salerno a Hungría, sin ocultar su consentimiento de vez en cuando con las elecciones del partido, y dando cuenta de cómo este consenso se hizo cada vez más difícil y cómo su relación con el partido se hizo también cada vez menos fácil. No hay epifanías, giros repentinos : es un proceso gradual de cambio, y no es un proceso sencillo -por ejemplo, Natoli no dudó en recordarle que defendió el golpe de Estado comunista en Praga, en 1948: “En este momento no es lo viera de una manera crítica, lo vi de una manera positiva, en ese momento yo era absolutamente leal al marco estratégico”. Lo explica por el clima de la Guerra Fría, con el auge del anticomunismo, que nos hace entender las razones de un error; pero no por eso niega haberse equivocado. Pero entonces estaba manteniendo su batalla más memorable, contra el “saqueo de Roma” en los años 50, prácticamente solo,  entre la indiferencia de la dirección nacional; o tomando distancia gradualmente de una línea de partido que no apreciaba la capacidad de renovación del capitalismo y vivía en la ilusión de su inminente colapso. Y, por supuesto, Hungría, cuando la distancia empieza a ser insalvable.

(…)

© 2014 il nuovo manifesto società coop. editrice



Citar este post
Anaclet Pons (2014, 17 marzo). La izquierda crítica: diálogo sobre el antifascismo, el PCI y la Italia republicana. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/myh4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.