Margaret Mead, la madre de América

Casi se nos pasa, pero hace aproximadamente un año apareció un interesante volumen, de título preciso: Return from the Natives. How Margaret Mead Won the Second World War and Lost the Cold War (Yale UP), obra del historiador Peter Mandler.

Return-from-the-Natives

El antropólogo Chris Knight lo reseñó poco después en THE, alabando el libro y mostrándose un tanto apesadumbrado porque fuera un historiador quien hubiera materializado el empeño, de lo cual deducía algunas lagunas menores (que nosotros no observamos). Entre otras cosas, más o menos, apuntaba:

“Si usted ha oído hablar de alguna persona dedicada a la antropología, probablemente habrá oído hablar de Margaret Mead. El excelente retrato histórico de Peter Mandler rastrea la trayectoria de la “madre de América”, apelativo que se ganó abriéndose paso por los pasillos del poder durante la Segunda Guerra Mundial y después. Celebrada por su best seller de 1928 Coming of Age in Samoa [Adolescencia, sexo y cultura en Samoa], la gran idea de Mead era tomar los modelos del campo y llevárselos a casa empaquetados como lecciones para la vida de sus conciudadanos.

Pero no es una mera biografía. Mandler se centra casi tanto en Ruth Benedict, Gregory Bateson y Geoffrey Gorer -amantes influyentes de la heroína- como en la propia Mead.

(…)

Es una mirada a través del ojo de una cerradura sobre un punto de inflexión de la historia intelectual de EE.UU. Para la mayoría de los lectores, será una revelación. Pero Mandler no es antropólogo y se nota. Capturar el choque de los grandes paradigmas teóricos de aquellos tiempos, evidentemente no es su punto fuerte. No quiero que esto suene como una crítica: Mandler es un historiador consumado, y nos da una imagen muy matizada, persuasiva, equilibrada, de una de las pensadoras más importantes e influyentes del siglo XX. Queda para otra persona tirar de todos los hilos y presentar un panorama intelectualmente convincente”.

Pero, pero… Si el lector quiere un análisis más profundo y atrayente, recomiendo la reseña del joven Thomas Meaney (“The Swaddling Thesis”) en la LRB. Así empieza:

“En 1957, en una aldea remota en la costa sur de Bali, el joven antropólogo Clifford Geertz estaba viendo una ceremonia de cremación que discurría por una ladera cuando, de repente, la multitud se separó, `como en una película de DeMille’, y allí, apoyada en su bastón, apareció Margaret Mead. Ella estaba de camino a la India para ‘una Conferencia Mundial sobre algún tipo de problema mundial’, y había localizado a Geertz y a su esposa a pesar de sus `famosos malos tobillos’. ¿Desearían unirse a ella y a un tratant de arte javanés para la cena? Los Geertz pasaron una ‘extraña y hermosa´ noche  con Mead y su amigo en la playa de Sanur, mientras otros occidentales eran evacuados de Bali antes de que Sukarno nacionalizara la isla.

Los estudios de Geertz prestaron un aura académica a los proyectos imperiales de Estados Unidos en la década de 1960. Mead era una moralista pública que defendía una especie de antropología para salvar el mundo, una que quería armonizar todas las culturas. Su mensaje se había adaptado antaño a las necesidades del poder americano, pero, en el momento en que conoció a Geertz en Bali, ya había caído en desgracia. Aunque Mead y Geertz solo pudieron haberlo intuido débilmente, se pasaban la antorcha entre dos generaciones de antropólogos norteamericanos, de una científica social con ganas de poner su sello en la paz de la posguerra a otro mejor adaptado para la Guerra Fría.

(…)”.

En fin, la lástima es que Geertz apenas asome en el libro. Pero, ciertamente, esa es otra historia…


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Anaclet Pons (5 de marzo de 2014). Margaret Mead, la madre de América. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 21 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/mygz


Un comentario sobre “Margaret Mead, la madre de América”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.