La reina Victoria: toda una vida

No sé si convencerá a lectores y críticos, pero el tándem entre el escritor A.N .Wilson y la reina Victoria promete ser una de las sensaciones de la temporada británica. El volumen sale a finales de octubre y se titula: Victoria: A Life (Penguin).

Victoria

Y este es el paratexto editorial:

“Siendo tanto el más largo reinado de un monarca británico como el de una soberana a lo largo de la historia, la reina Victoria fue una figura de una profunda paradoja que ha desconcertado a los historiadores durante más de un siglo. Ahora, en esta biografía magistral, A.N .Wilson retoma los dichos habituales sobre su vida -que no fue más que una “pequeña mujer divertida con un sombrero” y que no hizo casi nada- para mostrar que en realidad  tuvo una intensa actividad involucrada en los asuntos de Estado, a pesar de esa fachada pública de inacción. Más allá de la estereotipada imagen de una viuda estirada, seria y de luto,  la completa inmersión de Wilson en innumerables cartas y diarios de Victoria revela un retrato cuidadosamente matizado de una monarca con inseguridades familiares, una figura pública renuente que aprendió a explotar la exhibición pública, una madre que odiaba el embarazo y sobre todo, una luminaria política que creó y controló la historia de su vida, sea cierta o no.

Victoria da vida a su sujeto en todos sus estados de ánimo y fases: la llamada “infancia miserable”, sus primeros años de inexperiencia política como peón para asesores y hombres de estado, su matrimonio apasionado con el príncipe Alberto y la incesante crítica pública, su famoso período de luto tras la temprana muerte de Alberto y, por último, las cautivadoras últimas décadas de su reinado como emperatriz de la India. Después de casi dos décadas como doliente y solitaria excéntrica, emergió  robusta y segura de sí misma, como una comleta imperialista que mezcló la realeza con la política exterior británica, como mascarón de proa de la dominación militar y económica mundial.

Wilson cuenta un relato de victoria contra todo pronóstico y ofrece el retrato de una mujer que luchó con los demonios y los superó, en gran medida por sí misma. A pesar de todo, llegó a encarnar la experiencia de la propia vida del pueblo británico. Para cientos de miles de personas en todo el mundo, la reina Victoria trascendió la autocracia. Se convirtió en el modelo para todas las futuras monarquías constitucionales, en una líder muy querida que reflejaba a lo largo del tiempo las propias experiencias de la gente, sus propios valores y su propio sentido del mundo. Con su vuelo dramático y su estilo novelesco, Victoria: A Life es una consumada obra de uno de nuestros más grandes biógrafos”.

Y, aunque la reseña es parca y otras más extensas vendrán, les recomiendo de momento la nota de Kathryn Hughes en The Guardian, dados los conocimientos y el criterio de esta historiadora.  Entre otras cosas, dice:

“… Victoria ha sido un imán para las relecturas biográficas en las once décadas transcurridas desde su muerte. Entre las mejores se incluyen la sorprendentemente tierna Queen Victoria de Lytton Strachey,  de 1921. y la todavía muy legible Victoria RI de Elizabeth Longford, de 1964. Luego, en la década de los noventa, los  académicos se apoderaron de la reina y el resultado fue una Victoria posestructuralista – todo fragmentos, lagunas y aristas. Ahora, veinte años después de la última gran oleada de interés biográfico, Wilson recoge los pedazos y recompone el rompecabezas de nuevo, creando con ello una Victoria para nuestros tiempos. Y,  lo que estos tiempos requieren, resulta ser una paneuropeísta apasionada…”.

En fin, la reina “se convirtió en nada menos que un símbolo de la propia Época, un recordatorio de las buenas intenciones del pasado y una advertencia sobre lo que podría suceder una vez que ella se hubiera ido y, con ella, el sueño de una Europa unida”.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.