Microhistoria de la Edad Moderna: el secuestro de niños

Aunque no sea este momento tan favorable a la microhistoria como antaño, arrastrada como otros campos por el impacto de lo global en sus muy variadas perspectivas, de vez en cuando aparecen volúmenes que rescatan esa escala y nos recuerdan su valor cognoscitivo. Es el caso, por ejemplo, de Cunegonde’s Kidnapping. A Story of Religious Conflict in the Age of Enlightenment (Yale UP), obra de Benjamin J. Kaplan.

Cunegonde's Kidnapping

El profesor Kaplan se aparta un poco de los perfiles habituales del blog, dedicado a la denominada época contemporánea, pues está especializado en la historia moderna de los Países Bajos (siglos XVI y XVII) y en la historia religiosa de la Europa de ese mismo período.   Su trabajos más conocidos son Calvinists and Libertines. Confession and Community in Utrecht 1578-1620, publicado en 1995 (OUP) y merecedor del Roland Bainton Prize, y Divided by Faith: Religious Conflict and the Practice of Toleration in Early Modern Europe,  publicado en 2007 por Harvard UP y premiado por la American Academy of Religion.  De ese volumen se puede encontrar en la red alguna reseña de interés, pero es cierto que su recepción entre nosotros ha sido escasa (como es de temer que vuelva o ocurrir; y no solamente aquí.  De hecho, de momento, solo se ha difundido la reseña de Alec Ryrie en THE).

En todo caso, he aquí el sugerente paratexto editorial de la nueva obra de Kaplan:

“En una remota aldea en la frontera holando-alemana, una joven mujer católica llamado Cunegunda intenta secuestrar un bebé para evitar que sea bautizado en una iglesia protestante. Cuando es detenida, sus paisanos católicos escenifican una incursión armada para liberarla. Estos dramáticos acontecimientos de 1762 desencadenaron un ciclo de violencia, iniciando una especie de guerra religiosa en el pueblo y sus alrededores. Contradiciendo nuestra comprensión actual, esta guerra estalló en el apogeo de la época ilustrada, famosa por su tolerancia religiosa.

Cunegonde’s Kidnapping relata con gran detalle la peripecia de este conflicto hasta ahora desconocido. Esbozando personajes, escenas y diálogos, directamente extraídos de un cuerpo de fuentes primarias excepcionales, se trata del primer estudio microhistórico sobre el conflicto religioso y la tolerancia en la Europa moderna. En él, Benjamin J. Kaplan explora los dilemas del matrimonio mixto y el carácter especial de la vida religiosa en una zona fronteriza, donde los disidentes religiosos gozaban de libertades únicas. También contradice las hipótesis sobre el impacto del pensamiento ilustrado y sugiere que, a nivel popular, en algunas partes de la Europa del siglo XVIII no se observó un `aumento de la tolerancia´ “.

En fin, el volumen reproduce algunos de los temas habituales en Kaplan, como el de la tolerancia religiosa y los matrimonios mixtos, cosas ambas que han pesado para la concesión de premios en sus anteriores trabajos, amén de la calidad de su investigación y de su escritura.

Por lo demás, el volumen empieza de forma magnífica, con un listado de ilustraciones, una relación de los personajes que van a aparecer y un mapa del lugar en el que se desarrollan los hechos. A ello sigue la introducción, que principia del siguiente modo:

“El sueño de todo historiador es descubrir un tesoro enterrado – encontrar, en los archivos y bibliotecas en los que escudriñamos montañas de papel, documentos desconocidos que traigan el pasado a la vida y cambien nuestra comprensión de él. Para nosotros,  son como pepitas de oro brillante, que deslumbran nuestros ojos con visiones de mundos pasados. Por lo general, tenemos que conformarnos con materiales que otros han explotado antes, de modo que hemos de extraerles nuevo valor, planteando nuevas preguntas y aplicando nuevos métodos. Pero una tarde, en el verano de 2008, tuve la suerte de hacerme rico. De entre todos los lugares posibles, ocurrió en el Archivo Nacional de Holanda en La Haya, cuyas colecciones probablemente han sido más cuidadosa y minuciosamente estudiadas y explotadas por generaciones de investigadores que los de cualquier otro archivo en los Países Bajos. Hoy en día, por supuesto, sus inventarios se pueden consultar de forma electrónica. Fue gracias a este avance tecnológico que fui capaz de buscar en centenares de sus colecciones, incluso en las más inverosímiles, buscando los casos de secuestros de niños.”

Pero es en las primeras páginas de la conclusión donde hallaremos la defensa de su perspectiva, de su escala. Se pregunta allí qué lecciones cabe extraer de ese hecho y se inquiere sobre cómo la microhistoria puede ayudarnos a comprender procesos más amplios (sobre Holanda, el setecientos europeo, el matrimonio mixto o la tolerancia religiosa). Dice Kaplan que cada género tiene sus limitaciones, algo en lo que la microhistoria no es una excepción. Se centra en cosas a pequeña escala y ello plantea problemas sobre su generalización. Además, trata asuntos recónditos de personas poco comunes; y ello nos hace pensar en su relevancia para las grandes narraciones con las que los historiadores explicamos el pasado. Asimismo, las microhistorias se basan en fuentes documentales excepcionales para revelar lo que otras no dicen, lo cual nos invita a aceptar como ciertas algunas cosas que no podemos corroborar. Los historiadores, en fin, han lidiado con esos asuntos metodológicos desde que la microhistoria apareciera en los setenta. “Al escribir este libro, he intentado compensar de algún modo las limitaciones del género,  utilizando una gran cantidad de fuentes materiales, además de los documetos del (…) juicio”, nos dice, aunque ello ya lo hicieron también los microhistoriadores que le precedieron.

En la correspondiente nota, citanto a Ginzburg, Levi y Grendi, el autor intenta, en ese sentido ya apuntado, defender la orientación microhistórica y, a la vez, ir más allá,  entendiendo que los clásicos no han resuelto el problema de la generalización.

En fin, absolutamente recomendable.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.