Bernard Bailyn: a veces, un arte. Ensayos sobre la historia

Aunque quizá para los más jóvenes no sea un referente habitual, los que acarrean ya ciertos años de oficio y, en especial, los que se han preocupado por la historia norteamericana se habrán tropezado en más de una ocasión con la figura de Bernard Bailyn (1922). Desde luego, entre los colegas de aquella parte del Continente es una suerte de gloria nacional, timbre que se ha ganado a pulso.  Profesor emérito de la Universidad de Harvard, donde fundó y dirigió durante quince años el International Seminar on the History of the Atlantic World, su trayectoria está jalonada con los premios Pulitzer y Bancroft en 1968 por su celebrado The Ideological Origins of the American Revolution [Tecnos, 2012]; el National Book Award de 1975 por The Ordeal of Thomas Hutchinson; y de nuevo con el Pulitzer de 1987 por Voyagers to the West (incluso fue finalista en 2013 con The Barbarous Years, siendo batido por el Embers of War de Fredrik Logevall).

Expuesto lo anterior, no extrañará que su último volumen, Sometimes an Art. Nine Essays on History (Knopf), haya sido contemplado como una especie de terstamento académico y que, como tal, haya recibido toda suerte de parabienes y se encamine a convertirse en un texto de lectura recomendada entre los aspirantes al oficio de historiador, al menos por aquellos lares.

Sometimes an Art

Este es parte del paratexto del editor:

“El pasado siempre ha sido difícil de atrapar: ¿Cómo podemos entender a personas cuyos mundos eran completamente diferentes de los nuestros, sin imponer nuestras propias normas y retrospectiva? ¿Qué cosas deseaban entonces, cuando los resultados eran inciertos? ¿Cómo podemos recuperar esas incertidumbres? ¿Qué tipo de imaginación entra en la escritura de una historia transformadora? ¿Existen tendencias latentes que caracterizan los tipos de historia que ahora escribimos? ¿Cómo de única fue América del Norte entre las periferias lejanas del temprano imperio británico?

Como argumenta Bernard Bailyn en esta elegante y bien informada colección de ensayos, la historia siempre combina aproximaciones basadas en datos incompletos con la imaginación empática, entretejiendo hilos de conocimiento en una narración que también explica. Este es un trabajo estimulante y perspicaz  construido con la sabiduría y la perspectiva de una carrera que abarca más de cinco décadas -un libro que será de interés para cualquier persona interesada en la historia”.

Dicho esto, uno pude repasar la reseña de Jack Schwartz en The Daily Beast, la de David M. Shribman en el Boston Globe o, en especial, la de Gordon S. Wood en The Weekly Standard. Pero, de entre todas las reacciones, recomiendo la suerte de entrevista que se contiene en el excelente blog The Junto, a cargo de Eric Herschthal. Precisamente de esta bitácora entresacamos unas cuantas frases:

junto

(…)

El título del libro, explica, “proviene de [mi] creencia de que la historia es a veces un arte, siempre un oficio y nunca una ciencia, aunque la ciencia puede profundizar en nuestra comprensión del pasado”. Y añade: “Tanteamos toda la verdad de lo que ha sucedido, que nunca se puede alcanzar plenamente, y nos conformamos con la mejor aproximación que podamos ofrecer”.

(…) Todos los ensayos tienen alguna relación con lo que ha escrito antes, ya sea revisando, añadiendo o sintetizando argumentos pasados.

Bailyn reconoce sin reparos que las investigaciones recientes le han llevado a modificar sus puntos de vista. “Sabemos mucho más ahora que en la década de 1960”, cuando escribió Ideological Origins, dice. Sin embargo, defiende su interpretación global, y dice que la mayoría de los estudiosos también aprecian lo que lograron los Fundadores. El trabajo más reciente ha “creado complicaciones por lo que respecta a cómo hablamos de las vidas [de los Fundadores] , pero aún somos conscientes de lo que lograron”.

Algunos pueden leer la nueva colección de ensayos como una respuesta implícita a otros críticos. Poco después de la publicación de oIdeological Origins, Bailyn escribió  The Ordeal of Thomas Hutchinson (1974), que ofrece una visión muy compasiva del último gobernador real de Massachusetts. A pesar de ganar el National Book Award, algunos estudiosos argumentaron que en la empatía de Bailyn hacia Hutchinson se insinuaba una velada defensa del presidente Nixon (y de los conservadores en general), que era poco paciente con los actos de desobediencia civil de aquella era.

En el ensayo que revisita Thomas Hutchinson rápidamente descarta esa crítica, repitiendo lo expresado en la introducción original del libro: le pareció desconcertante el odio vitriólico de los Patriots hacia Hutchinson, y por tanto valía la pena explorarlo. (…)

“Todavía me gusta el libro, que fue escrito con un poco de emoción”, me indica Bailyn. Se rió cuando le pregunté por los viejos ataques políticos al libro, y ha dicho en otra parte que ni siquiera es una persona muy política. Sin embargo, si acepta una crítica a The Ordeal, es que su enfoque se  limita solo a las trece colonias e Inglaterra. (…)

Bailyn está aludiendo aquí a su última contribución a la historia de América. Desde la década de 1990 (y posiblemente mucho antes) ha encabezado la historia atlántica , sobre todo con el recientemente desaparecido seminario en Harvard. Varios ensayos de la nueva colección reflejan su compromiso con ese enfoque. (…)

La ironía es que, a pesar del impacto de la historia atlántica en el estudio de la historia americana temprana, muchos de sus practicantes la utilizan hoy en día para desafiar los mismos temas que Bailyn se ha pasado la vida desarrollando. Utilizan un marco atlántico para desmentir, no para ensalzar, las ideas sobre la creación de  América que ven como irremediablemente excepcional, empezando por la expansión de la libertad. Por ejemplo, si se toman al pie de la letra los datos demográficos, casi el doble de africanos que de europeos -1.7 millones frente a 1 millón- se vieron obligados a emigrar a la Norteamérica británica entre 1600 y 1776. Proporcionalmente, entonces, el tema dominante de la temprana historia americana debe ser el la expansión de la esclavitud, no el de la libertad.

Barbarous Years

El nuevo libro de Bailyn sugiere que es consciente de este argumento; los números demográficos provienen del libro mismo. Por otra parte, el proyecto más ambicioso de Bailyn, aún sin terminar, es en parte afrontar estas verdades más oscuras. The Barbarous Years cubre los primeros años de la colonización británica entre 1607 y 1675, y es solo el segundo volumen de una prevista trilogía. (El primero,  Voyagers to the West (1986), que ganó otro premio Pulitzer, se centraba en los colonos Inglés y escoceso-irlandeses que emigraron en masa en vísperas de la Revolución Americana). Lo que queda es un volumen para los años comprendidos entre 1675 y 1760, cuando estaba en su apogeo el comercio de esclavos africanos hacia las colonias británicas .

Cuando le pregunté cuándo podría acabar el volumen, admitió con una sonrisa: “No sé si voy a tener tiempo”, y luego agregó: “pero trataría sobre todo de la esclavitud. No todo sería sobre la esclavitud, pero sería un tema importante”.

The Junto. Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.