El orden material del saber académico

El pasado 20 de mayo, en los Archives nationales (Pierrefitte-sur-Seine), se organizó un coloquio en torno a “Comment faire l’histoire des sciences sociales ?“. El taller tomaba como excusa la aparición de diversas obras sobre la historia de las ciencias sociales. De entre todas ellas y sus respectivos autores, nos detendremos aquí en el volumen de la historiadora, archivista y paleógrafa Françoise Waquet: L’ordre matériel du savoir. Comment les savants travaillent (XVIe-XXIe siècle), publicada por el CNRS.

l-ordre-materiel-du-savoir

Veamos en primer lugar el paratexto editorial:

“El artículo, el gráfico, la ficha, el cartel, el cuaderno de laboratorio, son algunas de las muchas herramientas de trabajo científico estudiadas en este libro, que ofrece una historia material de la  cultura erudita entre los siglos XVI y XXI. Se pone de manifiesto, de la medicina a la arqueología, de la geografía a la cirugía, lo que se nos escapa más allá de los resultados: la masa imponente de las herramientas disponibles, su diversidad, su constante aumento . Se añade a ello los recursos de los propios científicos, los de sus sentidos educados o amplificados por múltiples instrumentos. Las fascinantes configuraciones que estas herramientas y su empleo crean entre escritura, imagen, palabra, mirada y gesto revelan la naturaleza compuesta, multimedia y multisensorial del orden razonado del saber.

Explorar la ciencia en su materialidad arroja nueva luz sobre áreas enteras de la historia intelectual. Las herramientas de trabajo no son simples pormenores de las ideas. Están estrechamente involucrados en el conocimiento, entre la objetividad científica y los elementos tomados de la experiencia de los sentidos. Un ensayo de antropología de los saberes que proporciona una mirada original sobre la cotidianeidad de la ciencia”.

Dicho esto, el volumen ha tenido una buena recepción, por tratarse de un libro que aborda un tema conocido desde una óptica diversa, pues no es un compendio de las teorías que han ido desplegando (o explican el funcionamiento de) las ciencias sociales, sino desde las herramientas que han empleado sus pracicantes. Y, como ejemplo, de esa acogida, veamos algunos párrafos de la reseña de Christian Ruby para nonfiction:

“(…)

Desde un punto de vista conceptual, el reto de este trabajo -que cruza ampliamente el espacio científico: astronomía, biología, matemáticas, ciencias sociales, medicina, … – está muy bien indicado en las primeras páginas: explorar una cultura (la cultura erudita) en su materialidad, en su dimensión no-conceptual si se quiere, a pesar de que, precisamente, no yerra separando espíritu y herramienta. La autora pretende desarrollar una “ecología del conocimiento”.

(…) El enfoque consiste en la voluntad de inventariar, describir, analizar. Además, “explorar la historia material de la cultura erudita  supone una relectura de esa misma cultura”. Rápidamente nos convencemos.

El punto de partida: una mirada a la mesa de algunos estudiosos. Fotografías bien conocidas muestran el despacho de Gaston Bachelard en 1961. Libros, dossiers, saturación máximao, mejor dicho, una leonera. El aspecto más curioso es sin duda la acumulación. La ciencia en marcha no soporta la suciedad, pero convive bien con el desorden (aparente). ¿Cómo desentrañar estas masas de objetos (de trabajo)? La autora consulta al respecto archivos de todo tipo para captar una regla de la organización: oral (incluidos los tribunales y las cartas), escrituras (extractos, fichas, libros, manuscritos), impresos (libros, pero también libros sobre libros (bibliografías), periódicos), imágenes, así como objetos y otros instrumentos. La observación de las prácticas de trabajo científico conduce a la autora a muchos nombres (de Bachelard, ya citado, a Farabeuf, pasando por los biólogos y los arqueólogos hasta Claude Lévi-Strauss, que tiene el honor de cubrir las primeras páginas del libro). Las enumeraciones son abundantes pero descubren una materialidad de la investigación generalmente poco considerada, y sin la cual los científicos no habrían podido producir, avanzar y transferir conocimientos.

Luego, la autora se centra en los propios productos (intelectuales) de la investigación: el seminario, la ficha, la revista, la gráfica. Es cierto que la autora se cuida de señalar que no habla de todo, cosa que  tendría poco sentido. Pero por encima de todo toma estas cuestiones de una manera particular: toma las prácticas de los usuarios cuando inventan esta o aquella herramienta, conformándola y adaptándola  a las necesidades. Fijémonos, por ejemplo, en el seminario: la forma se habría inventado a finales del siglo XVII y su historia tiene origen en el mundo germánico (1695, luego 1737). Los estudiosos que viajaron a través del Rin quedaron impresionados por esta institución. Aunque las definiciones de seminario varían (trabajo, privilegiados y conferencia que complementa el curso). El seminario tendrá lugar en casa del profesor antes de que lo adopten las autoridades públicas. Curiosamente el primer seminario destacable (1737) fue diseñado para capacitar a los enseñantes para reemplazar a los clérigos en las escuelas. Fuera del área germánica, el seminario no siempre fue una institución ricamente dotada, con locales, biblioteca y otros recursos. En Francia, la institución es más tardía y plantea un problema nominal: el seminario recuerda demasiado a la Iglesia, así que se preferirá inicialmente conferencias. El mismo tipo de análisis se desarrolla en este capítulo acerca de las fichas  (que toca muy de cerca a la organización del trabajo intelectual), necesarias para ahorrar tiempo, energía y dinero. Obligan a reducir las notas y organizan la materia intelectual.

En este conocimiento material-intelectual, hay un elemento absolutamente crucial cuya importancia no suele destacarse, probablemente debido a que requiere tocar la creencia en un dualismo alma-cuerpo – incluso a otras razones mencionadas en el libro-, en el que el pensamiento y la investigación se concentran en una sola alma, un cuerpo desencarnado, por tanto. Y, sin embargo, el investigador tiene un cuerpo: actitudes, posturas, sentado o de pie, y otras “técnicas del cuerpo”, como conceptualizaba Marcel Mauss. (…)

(…)

Un último punto a mencionar: el lugar de la conversación como técnica de investigación científica. Las conversaciones de estudiosos en las academias son formas sencillas de aprender más plenamente, más rápidamente que leyendo libros. Las conversaciones permiten la aparición de puntos sensibles, una atención más precisa. Los frutos que uno recoge de la conversación no tienen precio. Es sorprendente, en este sentido,  no ver citados los comentarios de otros investigadores sobre el tema de la conversación (Marc Fumaroli, Benedetta Craveri,…).

Desde una perspectiva más amplia, es evidente que esta investigación -centrada en el mundo del trabajo científico y la diversidad de sus herramientas intelectuales- no sólo permite el inventario que se nos presenta, sino que induce a una reflexión sobre la invención en la ciencia, en los laboratorios, en los lugares del conocimiento, en las aulas, en las salas de conferencias, sobre el terreno… Nos muestra explícitamente que los científicos se aventuran siempre en los márgenes del conocimiento, mientras inventan instrumentos nuevos para construir nuevos objetos con nuevos métodos” .

Copyright: nonfiction.fr / Creative Commons (CC)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.