El significado de la bilioteca: una historia cultural

Hace unos años, la Universidad de St. Andrews decidió conmemorar el cuarto centenario de la fundación de su histórica Biblioteca King James, que se cumplía en 2012.  Así que, entre 2009 y 2013 se programó un largo ciclo de conferencias sobre el significado de las bibliotecas en el tiempo y el espacio. El resultado aparece ahora en formato libresco, con el título de The Meaning of the Library: A Cultural History (Princeton UP), volumen editado por la bibliotecaria de aquella institución escosesa, Alice Crawford.

The Meaning of the Library

El asunto no carece de referentes, como la propia editora reconoce en el proemio del libro. Tenemos, por supuesto, The Cambridge History of Libraries in Britain and Ireland, editado por Peter Hoare, al que siguen un largo etcétera:  el volumen ilustrado de James W. P. Campbell titulado The Library: A World History (UCP, 2013); History of Libraries in the Western World (1995), de Michael H. Harris;   Enrichment: A History of the Public Library in the United States in the Twentieth Century (1998), de Martin Lowell;  Library: An Unquiet History (2003), de Matthew Battles; Books on Fire: The Tumultuous Story of the World’s Great Libraries (2007), de Lucien X. Polastron;  The Library: An Illustrated History (2009), de James Murray; los diversos volúmenes  de History of the Library in Western Civilisation (Brill), de Konstantinos Sp. Staikos y los de A Companion to the History of the Book in the Blackwell Companions to Literature and Culture (Wiley), de Simon Eliot y Jonathan Rose. A algunos de ellos y otros ya nos hemos referido en otro lugar.

Dicho lo cual, pasamos a la presentación editorial:

“Desde los tiempos de griegos y romanos hasta la era digital, la biblioteca ha seguido siendo central para el conocimiento, el estudio y la imaginación. Generosamente ilustrado, The Meaning of the Library examina esta institución clave de la cultura occidental. Rastreando lo que la biblioteca ha supuesto desde su inicio, examinando cómo su significado ha cambiado y ponderando su importancia en el siglo XXI, los diversos contribuyentes -incluyendo al bibliotecario del Congreso y al exdirector ejecutivo de la HathiTrust- presentan una historia cultural de la biblioteca.

Ya sea disfrutando de una descripción  de la Biblioteca de Alejandría o con un vistazo a las elegantes bibliotecas del ferrocarril de la Inglaterra del siglo XIX, los lectores encontrarán un repaso centelleante de la biblioteca a través del tiempo. Aqu, además, aparecen las bibliotecas imaginarias de la ficción, la poesía y el cine, desde los cuentos de Sherezade a El nombre de la rosa y más allá. En una informativa introducción, Alice Crawford establece la finalidad y el alcance del libro, mientras un grupo internacional de académicos, bibliotecarios, escritores y críticos ofrecen vivas perspectivas sobre la biblioteca a través de sus campos. Ebntre los participantes se incluyen David Allan, James Billington, Robert Crawford, Robert Darnton, Stephen Enniss, Richard Gameson, Edith Hall, Laura Marcus, Andrew Pettegree, John Sutherland, Marina Warner, y John Wilkin.

Volumen de referencia, The Meaning of the Library aborda la importancia de la biblioteca -física y virtual- en el pasado y en el presente, y será de interés para lectores, bibliotecarios y todos los que estén interesados ​​en el patrimonio y legado permanente de esta institución vital”.

Además, el lector interesado puede acceder a la introducción, donde Alice Crawford dice, entre otras cosas:

“(…)

Vamos a las bibliotecas quizá porque amamos contarnos relatos a nosotros mismos y nos sentimos atraídos por los lugares donde se celebran esos relatos. Lo que encontramos en las bibliotecas nos ayuda a dar forma a las cosas y a hacer que la vida parezca coherente. “Por muy grande que sea la confusión de nuestros tiempos y de información en nuestras mentes, las cosas todavía pueden reunirse en un libro”, dice James H. Billington. Conformadas y ordenadas por sus estantes y catálogos, las bibliotecas, al igual que los libros que contienen, ofrecen el orden que anhelamos y en en el  que nos retiramos en busca de la comodidad, la confirmación y la tranquilidad de que en algún lugar hay un significado a todo. Nos gustan sus signos silenciosos, sus estantes sólidos, sus filas apretadas de material de lectura, sus confortables asientos -sus cafeterías si las tienen. En St. Andrews amamos las paredes paneladas de roble y los estantes altos con contraventanas de nuestra histórica Biblioteca King James y disfrutamos viendo a las nuevas generaciones de estudiantes encontrar allí fresco placer cada año.

Estos ensayos se asoman a muchas bibliotecas y ofrecen diversos significados . Quizá, a la postre, la definición más simple pueda ser la mejor. “Hagas lo que hagas en la vida”, dice el bibliotecario del Congreso, “no dejes de experimentar el simple placer de estar a solas con un buen libro en un día lluvioso”.  “Un lugar para leer”,  ese puede ser ,un significado suficiente para cualquier biblioteca.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press.



Citar este post
Anaclet Pons (2015, 30 septiembre). El significado de la bilioteca: una historia cultural. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/myku

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.