T. Snyder: el Holocausto, como historia y advertencia

Entre los historiadores de mayor éxito en los últimos años está, sin duda, Timothy Snyder, que se ha beneficiado de la gran difusión de sus libros (sobresaliendo Tierras de sangre, polémicas al margen) y su relación con el malogrado Tony Judt (Pensar el siglo XX).  Ese renombre le ha servido para prodigarse en medios de distinto tipo, escribiendo profusamente. Fruto de esa incesante actividad han sido textos que no siempre mantienen el nivel alcanzado en otras ocasiones, o que no siempre concitan el mismo beneplácito. Es quizá lo que ocurre ahora con su más reciente obra: Black Earth: The Holocaust as History and Warning (Bodley Head).

 

Black Earth

Veamos el resumen editorial:

“Hemos acabado por ver el Holocausto como una fábrica de muerte, organizada por burócratas. Sin embargo, para cuando las cámaras de gas estuvieron  en funcionamiento más de un millón de judíoa europeos ya estaban muertos: tiroteados en fosas y barrancos. Habían sido asesinados en las zonas de muerte sin ley creadas por la guerra colonial alemana en el Este, muchas en la fértil tierra negra que los nazis creían que alimentarían al pueblo alemán.

Nos consuela creer que el Holocausto fue un evento único. Pero, como muestra Timothy Snyder, se nos pasan lecciones básicas de la historia del Holocausto, y algunas de nuestras creencias son alarmantemente cercanas al pánico ecológico que Hitler expresaba en la década de 1920. A medida que aumentan los desafíos ideológicos y ambientales para el orden mundial, nuestras sociedades podrían ser más vulnerables de lo que nos gustaría pensar.

Las Tierras se sangre de Timothy Snyder fue una aclamada exploración de lo ocurrido en el este de Europa entre 1933 y 1945, cuando los nazis y los soviéticos llevaron a  la muerte a unos 14 millones de personas. Black Earth es una exploración profunda de las ideas y los políticos que permitieron la peor de estas políticas, el exterminio nazi de los judíos. Su tratamiento pionero de este crimen sin precedentes hace el Holocausto inteligible y, por tanto,  aún más aterrador”.

Entre quienes aprecian las virtudes del libro se cuenta, sin duda, el historiador canadiense Michel Robert Marrus, buen conocedor de estos asuntos, tal como se puede ver en la reseña aparecida en el NYT.

Ahora bien, no todas se complacen con la lectura, o al menos hay varios comentaristas que inciden en sus puntos flacos. Es lo que señala Richard J. Evans en The Guardian, lamentando que, si bien la mayor parte del libro es una lectura atractiva y convincente, une argumentos históricos con panaceas ecológicas de un modo que no funciona muy bien (y que puede provocar titulares quizá excesivos). E igual o quizá más crítico se muestra Robert Gellately en THE, que carga contra lo mismo.

En fin, para mayores pormenores, remito a una entrevista con Snyder publicada en The Atlantic, o bien a los textos con los que el historiador ha ido presentando su nuevo estudio. Por ejemplo: “Hitler’s world may not be so far away” (The Guardian) o “Hitler’s World” (NYREV). Y, por supuesto, a no tardar aparece la versión castellana.

© 2015 The Random House Group

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.