De cómo Gramsci no fue liberado

El historiador y periodista Giorgio Fabre, autor de larga y reconocida trayectoria, acaba de puvblicar Lo scambio. Come Gramsci non fu liberato (Sellerio). El editor informa de su contenido en los siguientes términos:

Lo scambio

«Es casi automático imaginar el encarcelamiento de Antonio Gramsci como una monótona década de aislamiento intransigente, a la vez que intelectualmente activa. Una condición animada solamente por el difícil y enrarecido contacto con el exterior y una participación muy controvertida en el debate político. A hacer incluso menos precisas ciertas representaciones que hoy nos acompañan ha contribuido la continua controversia sobre la culpa, la responsabilidad o la traición. Lo scambio es la precisa e impecable reconstrucción de Gramsci y de la detención de Gramsci y especialmente de los repetidos intentos por liberarlo (durante mucho tiempo ignorados o negados). Una reconstrucción que ayuda a una mejor caracterización de la verdadera imagen de un gran pensador y dirigente político, prisionero del fascismo y de tiempos terribles. El objetivo es aclarar las visiones míticas o, por el contrario, la dietrología conspirativa. Pero su objetivo no es la controversia, sino poder desentrañar la enmarañada madeja de acontecimientos que llevaron al final a «come Gramsci non fu liberato». Hubo unos cuantos intentos, operados desde diversas partes (Gramsci en primer lugar), llevados a cabo por diferentes agentes, con varios intermediarios y mediante negociaciones subterráneas que se entrecruzaron con asuntos diplomáticos y cuestiones de política internacional; todo lo cual se fue a pique debido a errores e ilusiones (del propio Gramsci en primer lugar), a la firme oposición de Mussolini, a la sustancial indiferencia de los poderes políticos (como el Vaticano y la Iglesia), y también por la convergencia de circunstancias hostiles, pequeños cálculos políticos contrarios, ingenuidad.   Y,  de hecho, a esta idéntica historia de una liberación fallida pertenecen vicisitudes que surgieron tardíamente décadas más tarde: sea la controversia historiográfica que se ha detenido en las primeras revelaciones sobre las negociaciones, sean  las pistas falsas, encubrimientos y falsificaciones con las que trataron de esconderse «secretos «embarazoso para diversas partes.

En cada uno de estos momentos, especialmente los poco conocidos o desconocidos, se aplica la lupa de Fabre: sobre interesantes piezas de las biografías de cada uno de los agentes y actores, algunos de ellos hasta ahora desconocidos, sobre todas las cartas que se intercambiaron, incluyendo notas aparentemente inofensivas o mensajes considerados indescifrables, sobre todas las coincidencias a primera vista irrelevantes, sobre muchos misterios, sobre ciertos comportamientos aparentemente inexplicables, medias admisiones, silencios. El resultado son páginas de historia investigada y  política llenas de sorprendentes intuiciones sobre uno de los casos políticos italianos más opacos. Su lectura es convincente incluso en el método: el trabajo interpretativo para descubrir nuevas fuentes de archivo y cruzarlas con otros datos».

Como complemento a lo anterior, recomiendo la reseña de Adriano Prosperi en La Reppublica («Quando Gramsci non fu liberato, storia politica di un fallimento»), que comienza y acaba del siguiente modo:

«Uno dice: Antonio Gramsci. Y ese nombre abre en nuestra mente un gran paisaje, al igual que ocurre con algunos otros nombres de la historia civil y la vida intelectual italiana. De Gramsci se lee y sobre Gramsci se reflexiona en todo el mundo. Y hay al menos una cosa que todo el mundo sabe: que, incluso encerrado en una prisión fascista e imposibilitado de actuar en la lucha política y los conflictos sociales de la Europa del siglo XX de la que fue uno de los protagonistas, se dedicó a elaborar una obra intelectual destinada al futuro (…). Hay un goteo de la devoción que ha transmitido la imagen de aquel joven con gafas,  con una gran cabeza embutida en unos hombros encorvados y aureolada con la corona del martirio. Imagen adecuada para un «líder santo que murió en la cárcel», como escribe con amarga ironía Giorgio Fabre en su nuevo y densísimo libro  (…); una obra importante que afronta con decisión y robusta investigación un tema actual en las discusiones  alrededor de la vida y obra de Gramsci:  los intentos por liberarlo de la prisión.

(…)

En el centro del libro está él, el hombre Gramsci, su estilo intelectual y político. La investigación sobre sus pensamientos y comportamiento en estos intentos revelan sus extraordinarias dotes: la paciencia, la lectura del mundo, el conocimiento de los hombres. Y por parte del historiador hay también, ni que decir tiene, un sentimiento de pérdida, un lamento de lo que la historia pudo haber sido y no fue: la posible historia de un Gramsci dejando Italia como hombre libre y regresando con la Liberación como grande y reconocido líder de la zzquierda comunista para actuar sobre la nueva realidad de nuestro país. Una historia que no ocurrió, una pérdida de la que nosotros, los italianos, somos todos víctimas».

© Sellerio Editore
© Gruppo Editoriale L’Espresso Spa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.