Carlo Ginzburg y la “longue durée”

Entre los historiadores que gozan de una merecida jubilación, ninguno debe tener tanto ajetreo como Carlo Ginzburg, siempre de aquí para allá, requerido en múltiples púlpitos y dispuesto a acceder a esas propuestas con su variada sapiencia. Buena parte de este año que va terminando lo ha pasado en Francia (con otras múltiples escalas antes y después). A finales de marzo, intervino concluyendo el el Séminaire-colloque que Sanjay Subrahmanyam dedicó a “Régimes de circulation et construction du savoir, XVIe-XVIIIe siècles”. Más tarde, pasó el mes de mayo participando como invitado en el seminario que Roger Chartier dedica a “Écrit et cultures dans l’Europe moderne”, donde habló a lo largo de cuatro sucesivas sesiones sonre “La longue durée, à la loupe” (ambos, además, comparecieron en el programa radiofónico La Fabrique de l’Histoire).

college france-Ginzburg

Como colofoón a lo anterior, Ivan Jablonka le entrevista para laviedesidees, donde entre otras cosas aborda nuevamente el asunto de la longue durée. Preguntado por esta y por la paradoja de reclamarla en un mundo dominado por lo instantáneo y lo inmediato, responde:

ginzburg-2015

Parto de Braudel, obviamente. Intento resituar la noción de “larga duración” en su contexto, y trato de mostrar que hay un modelo más eficaz en mi opinión, que está conectado con Marc Bloch. Dicho esto, los historiadores siempre han trabajado con perspectivas en las que también contaba el acontecimiento. Tucídides estuvo implicado directamente en los acontecimientos; no se coloca en una perspectiva de larga duración, con la excepción de una sección de su obra vinculada a la noción de la arqueología. Esto es importante en el sentido de que, en la misma obra, pueden coexistir varias temporalidades.

El tiempo corto de la política siempre ha existido, pero es cierto que ahora hay medios de comunicación (pensemos en internet) que dan forma a nuestra existencia y nos permiten captar los acontecimientos al momento. Por otro lado, también nos permiten entrar en contacto con la información acumulada durante largo tiempo. La propia larga duración se puede captar en un segundo. Esto implica que el presente es siempre -cito a San Agustín- la dimensión a través del cual nos relacionamos con el pasado y el futuro. Esto no es nuevo, aunque los medios de comunicación e internet han dado una nueva dimensión existencial a este presente. Pero esto siempre ha estado ahí: San Agustín es un antepasado, pero también un contemporáneo. Este es un San Agustín que utiliza internet, lo que en el fondo no es tan paradójico!

Siempre percibimos el pasado, e incluso las sombras del futuro, a través del presente. Pero hay que reconocer que la presencia del instante se ha convertido en obsesión. Se trata de una puerta hacia otra cosa, y yo diría que la larga duración está más presente que nunca”.

Todo ello, la pregunta e incluso el seminario, está relacionado además con el número que la revista Annales (abril/junio) dedicó a “La longue durée en débat”, que en realidad abordaba la polémica sobre el volumen de and David Armitage y Jo Guldi, The History Manifesto. A este propósito hay que decir que la American Historical Review se había adelantado con su “AHR Exchange: On The History Manifesto“, que contenía críticas inusualmente duras de los colegas Deborah Cohen y Peter Mandler. Y semejante dureza es la que emplean en Annales los intervinientes: Lynn Hunt, Claudia Moatti, Francesca Trivellato, Claire Lemercier y Christian Lamouroux.

Pues bien, como ha señalado Ramses Delafontaine en una recomendable reseña para Lectures, el propio Ginzburg se refirió a ese volumen de Armitage y Guldi “durante sus recientes conferencias de mayo 2014 en el Collège de France. Señaló la confusión semántica entre la longue durée y el estudio de períodos más largos de tiempo en el trabajo de Armitage y Guldi. Y aunque agradeció a los autores del Manifesto que citaran su propio trabajo como una de las pocas buenas excepciones en microhistoria, Ginzburg invitó a Armitage y Guldi a considerar que la microhistoria podría ser la solución para las supuestas o reales crisis a las que los historiadores se enfrentan. Ginzburg continuó diciendo que la microhistoria podría ofrecer soluciones más convincentes para las generalizaciones históricas. Pero la cuestión no es acerca de escalas temporales largas o cortas: la pregunta es sobre la escala temporal apropiada. La elección de un periodo de tiempo adecuado para la investigación está determinada por las preguntas de la investigación y las fuentes disponibles. La dicotomía entre escalas temporales más largas o más cortas propuesta por Armitage y Guldi no tiene sentido, es decir, ¿dónde empiezan el corto o el largo plazo? Depende de la investigación. La verdadera forma holística de la historia es un estudio que combina explicación causal dialéctica y diacrónica de una manera braudeliana. (…)”

© laviedesidees.fr

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.