Sebastian Conrad: introducción a la historia global

Como ha ocurrido con los anteriores volúmenes de Sebastian Conrad, se publica en inglés  What Is Global History? (Princeton UP), una versión modificada de su obra Globalgeschichte. Eine Einführung (C.H. Beck, 2013).

Global History

El volumen empieza aludiendo a la provocativa frase de CA Bayly (El nacimiento del mundo moderno) según la cual “todos los historiadores son ahora historiadores globales”, para concluir que, en efecto, la historia global/mundial está actualmente en auge. Y de inmediato pasa a explicarnos las razones y sus variedades:

“Por encima de todo, el interés en los procesos globales aumentó significativamente después del final de la guerra fría, y luego otra vez tras el 11 de septiembre de 2001. A medida que la “globalización” se convirtió en la palabra clave actual, la necesidad de ir atrás en el tiempo y explorar los orígenes históricos del proceso apareció inmediatamente evidente. En muchos lugares, sobre todo en  sociedades de inmigrantes, la historia global es también una respuesta a los retos sociales y las demandas para crear una perspectiva nacional sobre el pasado más inclusiva, menos restrictiva. (…) Dentro de la academia, estas tendencias han reforzado la insatisfacción con el largo plazo y la tendencia generalizada de concebir las historias nacionales como la historia de espacios autónomos, discretos.

Además, la revolución de las comunicaciones desde la década de 1990 ha tenido un impacto importante en nuestras interpretaciones del pasado. Los historiadores – y sus lectores – están viajando y experimentando el mundo en una cantidad sin precedentes. (…)”

Pero, se pregunta Conrad, ¿por qué la historia global?

“La historia global nació de la impresión de que las herramientas que utilizan  los historiadores para analizar el pasado ya no son suficientes. La globalización ha supuesto un reto fundamental para las ciencias sociales y las narrativas dominantes de cambio social. las conexiones y las redes caracterizan el momento presente, que surgió a su vez de sistemas de interacción e intercambio. Pero en muchos aspectos, las ciencias sociales de hoy ya no son suficientemente capaces de formular preguntas y generar respuestas que ayuden a comprender la realidad de un mundo interconectado y globalizado.

En particular, dos “defectos de nacimiento” de las ciencias sociales y las humanidades modernas se interponen en el camino de una comprensión sistemática de los procesos globales. Ambos se remontan a la formación de las disciplinas académicas modernas en la Europa del siglo XIX. En primer lugar, la génesis de las ciencias sociales y las humanidades estaba ligada al Estado-nación. (…)

En segundo lugar, las disciplinas modernas eran profundamente eurocéntricas (…)

La historia global es un intento de hacer frente a estos retos y superar los dos defectos congénitos de las disciplinas modernas. Es, pues, un enfoque revisionista – incluso si se basa en predecesores con temas como la migración, el colonialismo y el comercio que durante mucho tiempo han sido de interés para los historiadores (…).”

Dicho lo cual, Conrad distingue tres variedades de historia global:

“En primer lugar, una manera de acercarse a la historia global es equipararla con una historia de todo. “La historia global, estrictamente entendida, es la historia de lo que sucede en todo el mundo”, escriben Felipe Fernández-Armesto y Benjamin Sacks, “en todo el planeta como un todo, tanto si se mira desde el nido de un cuervo cósmico, como con las ventajas de la inmensa distancia y el rango panóptico”.   Desde tal perspectiva omnívora, todo lo que le ha pasado a la Tierra es un ingrediente legítimo de la historia global.

En la práctica, esto ha llevado a estrategias muy diferentes.  Las versiones más destacadas son las obras de la síntesis a gran escala que tratan de captar la realidad global en un período específico. El siglo XIX, por ejemplo, ha encontrado varios biógrafos sofisticados, mientras que otros se contentan en un panorama global de un año en particular. Otros han ampliado el alcance y retratado milenios, si no la “historia del mundo” tout court. En el caso de la big history, la escala se expande aún más,  desde el Big Bang hasta el presente. Sea cual sea la escala, el modo general es idéntico: Lo “global” aquí se refiere a la amplitud planetaria.

De forma similar, determinados historiadores han optado por trazar una idea en particular o una formación histórica a través de las épocas y en todo el planeta. Ejemplos particularmente convincentes de este tipo de trabajo son los estudios sobre la historia global del imperio que trazan las formaciones imperiales y sus estrategias de gestión de la población desde la antigua Roma (o Tamerlán) hasta la actualidad.  Pero, en principio, cualquier objeto es lo suficientemente bueno y elegible para una biografía global. (…)

(…)

Un segundo paradigma en el campo se centra en el intercambio y conexiones. Esta es la forma más popular de investigación en los últimos años. La idea general es que no existe sociedad, nación o civilización en aislamiento. Desde los primeros tiempos de la vida humana en el planeta, esta se caracteriza por la movilidad y la interacción. Por tanto, estos movimientos son objeto privilegiado de una historia global entendida principalmente como historia de conexiones. Esta onsesión por la conectividad complementa, y corrige, lo que podríamos llamar la frugalidad de los marcos anteriores cuando el viaje intelectual se detenía más o menos  en las fronteras del Estado-nación, imperio o civilización.(…)

Ambas versiones de la historia global presentadas hasta ahora se aplican, en principio, a todos los lugares y a todos los tiempos. Esto difiere del tercero y más estrecho enfoque, que supone alguna forma de integración global. (…) se refiere a patrones de cambio que fueron regulares, sostenidos y por  tanto capaces de dar forma a las sociedades de manera profunda. Siempre lo ha sido el comercio transfronterizo, pero su funcionamiento e impacto dependía del grado de integración sistémica a escala mundial.

Esta es la dirección que han perseguido la mayoría de los estudios recientes más sofisticados . Tomemos como ejemplo el trabajo de Christopher Hill sobre la escritura de la historia en Francia, Estados Unidos y Japón a finales del siglo XIX. (…)”

En fin, dice Conrad: “La historia global es a la vez un objeto de estudio y una manera particular de ver la historia: es a la vez un proceso y una perspectiva, un tema y una metodología. Este personaje con cara de Jano se asemeja a otros campos/enfoques de la disciplina, como la historia social y la historia del género. En la práctica, las dos dimensiones suelen estar vinculadas, pero para fines heurísticos, podemos mantenerlas separadas. Generalmente, podemos diferenciar entre historia global como perspectiva de los historiadores, como perspectiva de los actores históricos y como  escala del propio proceso histórico”.

(…)

© Princeton University Press

Y para mayor aclaración, véase:  “All Things Transregional? in conversation with… Sebastian Conrad“.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.