Un pueblo fiero y furioso: la violencia en Gran Bretaña

El asunto de la violencia está siempre de actualidad, bien sea por el modo en que se continúa ejerciendo o bien porque subraya determinados procesos históricos de primera magnitud.  Más allá del elemento central que en la historiografía continental ocupa el Holocausto, los colegas anglosajones llevan años analizando el rastro (decreciente) de esas prácticas de agresividad, desafuero, arbitrariedad, tropelía, abuso, desorden, desmán, brutalidad, atropello, exceso, ferocidad, monstruosidad, vandalismo, furia, crueldad, cólera, rabia, furor y violencia.  De ello dan prueba, además de inumerables artículos,  volúmenes señalados como el de Julius R. Ruff (Violence in Early Modern Europe 1500–1800), el editado por Stuart Carroll (Cultures of Violence. Interpersonal Violence in Historical Perspective), los de Jonathan Davies (como Aspects of Violence in Renaissance Europe) u otros más recientes, entre los que destaca el de Richard Bessel (Violence: A Modern Obsession) y, finalmente, el recién aparecido A Fiery & Furious People A History of Violence in England (Penguin), de James Sharpe,.  De él nos ocupamos, acudiendo al resumen que ofrece el editor (aunque el navegante curioso hallará reseñas por doquier):

a-fiery-furious-people

“Desde la trágica historia de Mary Clifford, cuya muerte a manos de su patrón escandalizó al Londres georgiano, a una relación de las actividades violentas de los pandillertos (scuttling gangs) del Manchester victoriano, pasando por un retrato del carácter de aquel caballero obsesionado por el duelo de nombre Sir John Reresby, A Fiery & Furious People explora el lado brutal de la vida nacional en toda su variedad. Y a medida que repasa la letanía de asaltos, asesinatos y disturbios que salpimentan nuestra historia, también traza los sutiles cambios que han tenido lugar tanto en la naturaleza de la violencia como en las actitudes de la gente hacia ella. ¿Por qué, por ejemplo, golpear a la esposa podía ser legal y simultáneamente estar mal visto que los infractores reincidentes acabaran eludiendo ser zambullidos en el estanque del pueblo? ¿Cuando surgió el primer asesino en serie en los anales del crimen inglés? ¿Cómo pudo el fútbol ser considerado en un determinado momento   como un pasatiempo estridente que debía ser prohibido, y pasar a ser un deporte respetable que debía ser alentado? ¿Qué dio lugar a tipos particulares de criminal violento -forajidos medievales, salteadores georgianos, estranguladores victorianos- y qué hizo que fueran disminuyendo y al final desaparecieran?

De principio a fin, el profesor James Sharpe emplea una sorprendente y amplia gama de materiales – registros judiciales y panfletos sobre asesinatos, baladas populares y novelas, sermones y películas- para trazar imágenes nítidas de los criminales de la nación y del sistema penal desde la época medieval hasta la actualidad. Transmite una fuerte sensación de lo que sería estar envuelto en, digamos, una pelea callejera en el Oxford medieval o en una batalla durante la guerra civil inglesa. Y también trata de responder a tal vez la pregunta más fascinante y fundamental de todas: ¿es un país que ha experimentado no sólo la agresión constante a escala individual, sino también la Revuelta Campesina, la revueltas de Gordon, las protestas contra los impuestos y los disturbios urbanos del verano de 2011 naturalmente propenso a la violencia o estamos, de hecho, convirtiéndonos gradualmente en una nación más apacible?”

© 1995 – 2016 Penguin Books Ltd.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *