Jean-Claude Milner: releer el concepto de revolución

Si hay tema francés por excelencia este es el de su Revolución, en mayúscula. Así que no es de extrañar que cada cual proponga una nueva investigación académica o simplemente haga su lectura, como ocurre este año con el lingüista y filósofo francés Jean-Claude Milner. Aunque bien mirado nos propone eso y algo más, pues es el concepto mismo de revolución lo que se aborda en Relire la Révolution (Verdier).  En efecto, dice su editor:

relire_la_revolution

“Empezamos preguntándonos sobre la revolución.
La palabra viene del pasado, pero es el momento de retomarla a la luz del presente. Imposible no empezar con la Revolución Francesa. Imposible no continuar con la revolución soviética y la revolución china.
Excepto que debería despertar a las sonámbulas: si fueran revoluciones, la Revolución Francesa no lo sería. Si la Revolución Francesa es una revolución, entonces aquellas no lo son.
En tanto existen los derechos humanos; son derechos del cuerpo hablante. También hubo el terror. Por opuestas que sean estas dos memorias, cada una permite interpretar la otra.
La Revolución Francesa se sitúa en su intersección.
Por tanto, nos aproxima a la política real, algo que otros han sustituido por la realidad gris de la toma de posesión. Lo que vemos del siglo XXI está redefiniendo los derechos del cuerpo; la revolución, releída, nos permite entender lo que podemos esperar”.

Y así se inicia la introducción:

“Durante más de dos siglos, este nombre ha orientado los acontecimientos y organizado las representaciones. No sólo en Europa sino en el resto del mundo, marcó la división entre amigos y enemigos. A juicio de algunos, incluso las guerras mundiales pasaron a un segundo plano; acelerando retrasando la revolución, le estaban subordinadas. Estrictamente hablando, el nombre resume una creencia y un léxico; el uso afirmativo de la palabra revolución es ante todo creer en la revolución; creer en la revolución requiere del uso afirmativo de la palabra revolución. Más que una creencia entre otras, es la creencia de las creencias, la que hace posible todas las demás. Durante mucho tiempo, la Revolución Francesa ha ocupado la primera fila. Ha orientado los discursos, de los que le rendían homenaje o la rechazaban. Enconados adversarios o seguidores leales,  de Joseph de Maistre a Victor Hugo, de Taine a Jean-Paul Sartre, nadie se mantuvo indiferente en lengua francesa; en otros idiomas, la pasión se hizo más discreta, pero ha dejado muchas huellas. de este acontecimiento nació una Forma, una Idea, en definitiva: un Ideal. Dictó conductas y organizó visiones del mundo; se la llamaba La Revolución, con el artículo definido y ensingular; ha identificado acontecimientos en todo el mundo. En todas partes, los sujetos fueron movidos por la pasión, entre el amor y el odio, que tal ideal podía despertar. Muchas creencias determinan su calendario y su santoral; que no faltaron. Fija una cronología, donde el siglo XIX se inició con la Revolución Francesa; el siglo XX comenzó con la Revolución Soviética, la Primera Guerra Mundial es mera preparación; muchos relatos se inscribían ern parte en esta temporalidad. A mitad de siglo, la revolución china amplió el espacio donde el Ideal ejerció su empresa; el eje de la historia no pasaba ya por el Atlántico y el Mediterráneo; se desplazaba a Asia. El criptograma de las acciones humanas se descifraba mediante una clave que Mao resumió en un aforismo: “Los países quieren la independencia, las naciones quieren la liberación y sus gentes quieren revolución: ya se ha convertido en una tendencia irresistible de la historia … “. Quirenes querían ir contracorriente sólo podían lograrlo mediante la aceptación del modelo; como sucede a menudo, los contrarevolucionarios creían en la revolución más profundamente que los mismos revolucionarios”.

© Éditions Verdier


Un pensamiento sobre “Jean-Claude Milner: releer el concepto de revolución”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *