Identidad: las raíces históricas

Uno de los historiadores italianos más prolíficos e interesantes continúa siendo Adriano Prosperi, emérito de Historia Moderna en la célebre Scuola Normale Superiore di Pisa. Sirva de ejemplo que este pasado año ha publicado dos libros, bien diferentes.  Por un lado,  La vocazione. Storie di Gesuiti tra Cinquecento e Seicento, que ha aparecido en su sello habitual, Einaudi. Por otro, el muy breve  Identità. L’altra faccia della storia, que ha impreso Laterza, volumen al que hoy nos dedicamos. Como siempre, vamos con la presentación editorial:

identita

“¿ Qué es lo que revela la implacable propagación de la retórica identitaria? El hecho de que en nuestro tiempo, mientras los bienes y objetos se globalizan, los seres humanos se tribalizan. Fabricar identidades sirve hoy principalmente para esto, para levantar una barrera de tradiciones y religiones que nos proteja a “nosotros” de los “otros”, haciendo caso omiso a la dimensión del cambio a la que ninguna historia es inmune.

La “barbarie” la encontramos a cara descubierta o escondida bajo sinónimos. Entre ellos está disfrutando de un éxito creciente el de “identidad”. Y al lado de la “identidad”,  “raíces”, pero también “etnicidad”, con los antepasados “nación” y “nacionalidad”. Son palabras que se han convertido en habituales en nuestro idioma, pero que pueden convertirse en piedras porque, como todo lo que sieve para diferenciarse y para tomar conciencia de una separación, contiene una violenta potencial lista para justificar la agresiones civiles y las guerras. Y es tras estas palabras que vemos ponerse en pie individuos colectivos a los cuales se supone una diversidad natural y no asimilable. Si, como escribiera Saul Bellow, la identidad de un ser humano es la definida por la trayectoria de su vida, por extensión la identidad de un pueblo o de una sociedad humana sería su historia. Pero ninguna definición, por aguda y elegante que sea, puede impedirnos advertir que tras esta palabra, aparentemente tan simple e inofensiva, está el eco sordo de las olas de la historia y las relaciones de fuerza que han retomado intensamente su antiguo trabajo:  arrojar a la orilla  diferentes pueblos y personas, cuando no eliminarlos abismándolos en el fondo marino”.

Y así empieza la introducción:

“La emergencia de una palabra como “identidad”, no sólo en el lenguaje de uso cotidiano, sino también en la discusión política y en la cultura escrita, así como su retorno obsesivo en los más diferentes contextos, es un síntoma semejante a la del dolor en una parte del cuerpo: se nota que hay un problema emergente y no resuelto en la cultura y en la sociedad. Y si el problema existe, tenemos que tomárnoslo en serio. Debemos resistir la tentación de exorcizarlo con un rechazo preliminar o refugiándonos en cada momento en la indecibilidad y singularidad  de la propia identidad individual o remitiendo a los muchos hilos que tejen la tela de la que se compone todo ser humano”.

En todo caso, recomiendo la lectura de la reseña titulada “Adriano Prosperi, le ombre dell’identità e la caverna del potere“, de Lelio Demichelis (Alfabeta2).

© Copyright Editori Laterza


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *