Fraude! Una historia americana, de Barnum a Madoff

Si hay algunos aspectos  que hemos de admirar de  los historiadores estadouninenses y de su mercado editorial -y son muchas las cosas que aprender-, uno de ellos es su facilidad para relacionar sus investigaciones con el rabioso presente. Si algo preocupa a la ciudadanía, siempre hay alguien dispuesto a historizarlo o a encagar a otro que lo haga. Y dado que algunas de las preocupaciones recientes tienen que ver con el fraude corporativo y la corrupción, no es de extrañar que aparezca un libro como Fraud: An American History from Barnum to Madoff (Princeton UP), del historiador de Duke Edward J. Balleisen. Veamos lo que señala el editor:

fraud

“Los Estados Unidos siempre ha demostrado ser un hogar acogedor para propagandistas, pícaros traficantes y estafadores descarados. El culto de la libertad empresarial ha complicado la tarea de distinguir el arte de vender con agresividad del engaño inaceptable, sobre todo en las fronteras de la innovación. Al mismo tiempo, las presiones competitivas a menudo han empujado empresas respetables a abrazar el engaño. Como resultado, el fraude ha sido una característica clave de los negocios estadounidenses desde sus inicios. En este ampio relato, Edward Balleisen traza la historia del fraude en los Estados Unidos -y la evolución de los esfuerzos para combatirlo-, desde la época P.T. Barnum a los tiempos de Charles Ponzi y Bernie Madoff.

Partiendo del mundo legal estadounidense del temprano siglo XIX,  aquel de “Comprador, cuidado!”,  este relato sin precedentes describe la lenta y poco sistemática construcción de las modernas instituciones reguladoras para proteger a los consumidores y a los inversores, desde la Gilded Age, pasando por el New Deal hasta la Great Society. Llega hasta la época más reciente de desregulación, lo que ha traído consigo una serie de fraudes costosos, incluyendo la crisis de ahorros y préstamos, escándalos contables corporativos, y la reciente debacle de la comercialización de hipotecas.

Al rastrear cómo los estadounidenses se han esforzado por fomentar una economía dinámica sin un nivel de fraude corrosivo, este libro nos recuerda que el capitalismo americano se basa en un incómodo fundamento de confianza social”.

Y así nos lo describe en la introducción:

“Los capítulos que siguen exploran la ambivalencia estadounidense sobre el engaño económico desde principios del siglo XIX hasta el presente. Desde los primeros años de la República Americana, el fraude ha planteado duraderos problemas comerciales, políticos y legales. Empresarios, inversionistas, consumidores, funcionarios electos, juristas, funcionarios públicos, abogados, contadores, periodistas y activistas sociales estadounidenses han tratado de resolver los dilemas sobre cómo lidiar con los problemas de la codificación comercial y financiera, y así sobre cómo fijar las características de los mercados capitalistas. ¿Cuánta libertad deben tener las empresas para intentar atraer a los inversionistas para que les cedan sus ahorros o para atraer a los consumidores a comprar sus bienes o servicios? ¿Qué tipo de reparación debería haber si las empresas superan los límites prevalecientes, aventurándose demasiado lejos en las expectativas de honestidad en sus aseveraciones y promesas? La cuestión perenne, ya sea mediante la aplicación del derecho consuetudinario, el establecimiento de normas oficiosas, reforma estatutaria o elaboración de reglas administrativas, ha sido la manera de diferenciar la argucia ilícita de la exageración entusiásta. Hacer esta distinción nunca ha sido fácil, ya sea para establecer una política general o para guiar la administración y la ejecución cotidianas, ya que plantea disputas contenciosas sobre la justicia económica y los límites apropiados de la libertad comercial.

Desde la consolidación de la independencia durante la Guerra de 1812, la regulación del fraude empresarial estadounidense ha pasado por cuatro fases. Después de los dos capítulos introductorios, las cuatro secciones restantes de este libro se enfrentan con cada una de estas eras distintivas de formulación de políticas y derecho. Para cada período, exploro las opiniones predominantes sobre la naturaleza del fraude y las amenazas que plantea a la comunidad, la aparición de nuevos modos de gobernanza reguladora para hacer frente a esas amenazas, los impactos de esas políticas y las críticas que provocaron, lo cual configuró las transiciones históricas de una era de formulación de políticas a la siguiente”.

Y así finaliza:

“Pronto excavaremos en las batallas norteamericanas contra la distorsión económica y las peores formas de estafa, desde la edad de P. T. Barnum, promotor inigualable de la farsa del siglo XIX, hasta Bernard Madoff, el mago de los fondos de cobertura posterior a 1990. A lo largo del camino, tendremos la oportunidad de explorar transformaciones fundamentales en las bases institucionales del capitalismo americano. Sin embargo, previamente merecen cierta consideración los marcos mentales del engaño en los mercados modernos. Los actores económicos, al menos en parte, tienen una “naturaleza propensa a errores, sugestionable y falible” . Una apreciación de estas vulnerabilidades cognitivas y de cómo algunas empresas las han aprovechado a través de la elasticidad comercial de la verdad y los más flagrantes fraudes, proporciona un contexto crucial para las luchas modernas para prevenir tales comportamientos o frustrar sus impactos corrosivos”.

© Copyright, Princeton University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *