El tiempo social: de Émile Durkheim a Marc Bloch

Hace ya unos tres años, y bajo la dirección de François Hartog,   se leyó una tesis doctoral en la EHESS titulada Le temps social : conceptions sociologiques du temps et représentations de l’histoire dans les sciences de l’homme en France (1901-1945), obra de Thomas Hirsch.  ese trabajo llega ahora a la imprenta con el rótulo de Le temps des sociétés. D’Émile Durkheim à Marc Bloch (Éditions EHESS).  Nos dice el editor:

“Entre el tiempo objetivo y cuantificable de la física y las vibraciones del tiempo de la conciencia interior, hay un tiempo “social”, un conjunto de representaciones colectivas que informan la conexión entre el tiempo de las personas. Este libro narra el viaje y las transformaciones de una idea formulada por primera vez en el cambio de siglo, entre el XIX y el XX,  y que marca los proyectos de fundación de las ciencias sociales en Francia entre 1901 y 1945.

Desde el estudio de los arunta de Australia a finales del siglo XIX al de la sociedad feudal occidental, desde la antigua China al Imperio azteca, desde la “mentalidad primitiva” a la memoria individual, las investigaciones sobre las experiencias sociales del tiempo permiten interrogarse de nuevo sobre el apogeo de las ciencias sociales, pues asignar un tiempo a las sociedades equivale a hacer de lo social el modo de explicación de los hombres y de la historia. Entre la filosofía, la sociología, la psicología, la etnología y la historia, esta investigación renueva la perspectiva de algunas de sus principales figuras: Émile Durkheim, Marcel Mauss, Lucien Lévy-Bruhl, Maurice Halbwachs, Marcel Granet, Lucien Febvre y Marc Bloch”.

Un resumen que podríamos completar con el que encabezaba en su día la presentación de la tesis doctoral aludida: “Aceleración,  presentismo, crisis  del futuro, auge de la memoria, fin de los grandes relatos: la transformación de nuestra relación con el tiempo se ha convertido en un objeto privilegiado de investigación por las diversas ciencias humanas y sociales, que se interrogan, bajo los nombres de posmodernidad o de modernidad tardía, sobre un verdadero cambio de época desde finales del 1970. Estos trabajos, por muy diferentes que sean, comparten el mismo punto de anclaje: por debajo o más allá del tiempo “objetivo”, tal como lo mide la física, y del tiempo de de la conciencia interior, explorado por la literatura y el psicoanálisis, hay  un tiempo social, es decir, un conjunto de representaciones colectivas, propias de tal o cual sociedad, que informan la relación de los individuos con el tiempo. En esta tesis se traza la historia de esta idea en Francia desde su primera formulación en las columnas de la Année sociologique, revista estándar de la sociología durkheimiana,  hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, con los escritos de Marc Bloch y Lucien Febvre.

Se trata, pues, de la historia de una idea, pero en tanto prisma para unir dos problemas principales de las ciencias humanas en la primera mitad del siglo XX: las maneras de concebir la historia y las formas de pensar a los hombres. Ya que eso conlleva un relativización del tiempo, la idea de tiempo social ilumina los efectos de la crisis del progreso que se despliega desde finales del siglo XIX: ¿cuáles son las consecuencias de la perturbación lanzada de esta manera unilineal sobre la forma de representar la historia, que hizo de Occidente la punta de lanza de la humanidad ? ¿Cómo pensar la historia cuando no está orientada a una finalidad? ¿De qué manera la Primera Guerra Mundial y el ascenso de los fascismos modifican formas de pensar acerca de la historia? En tanto es un símbolo del desarrollo del pensamiento social de los hombres, nos invita a seguir las vías por las que las ciencias humanas se han convertido en ciencias sociales: ¿cómo pensar entonces en la diversidad de los individuos?, ¿en qué medida están conformados por la sociedad a la que pertenecen?

Organizada de acuerdo con un principio de progresión a la vez cronológico y temático, la tesis se divide en tres partes, que corresponden a tres diferentes escalas de observación.

La primera, de espectro más amplio, acompaña a la idea del tiempo social desde su primera formulación teórica en 1901 hasta 1930. “El tiempo es un objeto de representaciones colectivas”, dice Henri Hubert en las columnas del Année sociologique en 1901 (…)

La segunda parte se centra en el período 1918-1944, estrechando el ángulo de visión para estudiar en detalle los tres autores que más han escrito sobre el tiempo desde un punto de vista sociológico – a saber, Lucien Lévy-Bruhl, Maurice Halbwachs y Marcel Granet. (…)

La tercera y última sección opera un nuevo cambio en el tiempo para centrarse en la década de 1930 y en la primera mitad de la de 1940, ampliando el foco, con énfasis en la transferencia de la idea de tiempo social hacia la etnología recientemente institucionalizada  y la historia. (…)”

En fin, como complemento, recomiendo una reciente reseña de  Christian Ruby o la entrevista que el autor concedió a France Culture.

Éditions de l’EHESS © 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *