¿A quién sirven las políticas de la memoria?

En efecto, Sarah Gensburgery Sandrine Lefranc se preguntan À quoi servent les politiques de mémoire ? en su reciente libro (Presses de Sciences Po). Sociólogas y politólogas del CNRS, ambas están especializadas en la relación entre la memoria y la política . Han publicado textos como Mémoire vive. Chroniques d’un quartier. Bataclan 2015-2016 (Sarah Gensburger, Anamosa, 2017) y Mobilisations de victimes (Sandrine Lefranc y Lilian Mathieu, PUR, 2009). Además, encabezan un blog vecino, del que más tarde hablaremos.

De momento, veamos la presentación editorial:

“Olvidar el pasado es condenarse a repetirlo. Desde fines de los años noventa, esta idea ha inspirado el desarrollo masivo de la política de memoria en todo el mundo: los museos, los monumentos, los memoriales, la educación cívica y las instituciones son responsables de escribir la historia, de decir el bien y el mal, para permitir a los ciudadanos y gobernantes construir sociedades pacíficas.
Pero estas políticas no han cumplido sus objetivos. No han sido capaces de frenar el auge del populismo ni de impedir una acción política violenta.

Para entender las razones de este fracaso y arrojar luz sobre el debate público, los autores vuelven a las fuentes mismas de la política de memoria y se preguntan, sin concesión ni postura partidista: ¿de dónde vienen? ¿Qué hacen realmente? ¿Para qué se utilizan? ¿Cómo hacerlas efectivos?”

Ese blog vecino que anunciábamos -y que tiene menos vida de la deseable-,  lleva por título “MEMORY: WHAT FOR? Peut-on seulement tirer les leçons du passé ?”  y aclara algunas de las cuestiones que el volumen aborda. Este es su propósito:

“Las leyes “conmemorativas”, los proyectos museísticos -como la Maison d’histoire de France- y otras formas de representación pública del pasado no han dejado de suscitar controversias en Francia y en otros lugares del pasado en las últimas décadas. Estos debates, a veces intensos, nunca han socavado la esperanza de que colectivamente podamos extraer “lecciones del pasado”. Por el contrario, las ciencias de la gestión de los legados de las violencias políticas (dictadura, guerra civil, genocidio) han experimentado un fuerte crecimiento, pasando rápidamente de las universidades a las políticas públicas nacionales e internacionales, como la llamada “justicia transicional”.

La evocación del pasado pasa por instruir a los ignorantes, por supuesto, pero también por apaciguar a las víctimas, animar a los culpables al reconocimiento de los hechos, reconciliar  las sociedades. Más “conmemoraciones” y “transmisión” se supone que tienen el propósito de armar a los individuos, sensibilizados de este modo, para que puedan rechazar la discriminación, la intolerancia y la violencia presentes. El pasado tendría “lecciones” que darnos. Muy pocos son los que cuestionan la idea de que traer el pasado al presente – a través de una ley, una escuela, un museo o una institución especializada – tenga efectos en el público.

Este sitio web tiene la ambición de cuestionar esta evidencia. Se trata de cuestionar tal creencia, junto con otras opiniones comúnmente expresadas sobre la función social del recuerdo público del pasado en las sociedades contemporáneas. Estos clichés pueden expresarse en forma de preguntas ahora familiares, que el sitio se tomará seriamente para demostrar que están mal planteadas:

“¿Están nuestras sociedades enfermas” de su pasado? ”
“¿No debemos olvidar para no repetir los errores del pasado? ”
“¿Tiene el pasado alguna lección que darnos? ”
“¿Puede el recuerdo del pasado ayudar a construir un ciudadano ilustrado, rechazando el paso al acto violento? ”
“Después de una guerra, ¿podemos reconstruir una sociedad, reescribir su” contrato social “? “.

El objetivo de este sitio, concebido como lugar de difusión del conocimiento, no es, sin embargo, sólo, ni siquiera primordialmente, denunciar estos clichés como tales. Es mucho más relevante para nosotros tratar de entender por qué y cómo se han convertido en verdades en las ciencias sociales casi tanto como en los medios de comunicación y en las políticas públicas, pero también proponer explicaciones alternativas .

Si estos clichés se han asentado es porque aseguran, permitiendo por ejemplo evadir el carácter ordinario de la violencia, y simplifican el razonamiento. Pero también se debe a que se sirven de posiciones políticas y en parte justifican títulos y funciones profesionales, incluidos los de muchos de los contribuyentes de este sitio.

Si bien, digamos, tanto  la politización de los “problemas de memoria” como el desarrollo de oficios en estas áreas son perfectamente legítimos, no es menos cierto que han dado lugar a una proliferación de discursos vacíos, infundados, mal construidos, en los medios de comunicación, en el espacio y en las políticas públicas, incluso en el ámbito educativo y científico. De hecho, hemos observado en nuestras áreas específicas que las políticas de memoria, o cualquier otra forma de movilización relacionada con el pasado, conllevan convicciones que son en gran medida invalidadas por las ciencias sociales. Este sitio quiere dibujar, de la manera más simple posible, las consecuencias de lo que las ciencias sociales saben sobre la relación de nuestras sociedades con el pasado violento. Quiere proporcionar las respuestas claras que la investigación en ciencias sociales da a muchas de estas preguntas, aunque poco planteadas.

Este sitio web espera establecer la conexión entre el mundo de la investigación sobre la “memoria” y el público en general, o al menos quienes se dirigen a él habitualmente: periodistas, responsables de asociaciones culturales, instituciones o personal político, etc. . Por tanto, este sitio está completamente anclado en las ciencias sociales, en el sentido de que estamos convencidos de que las políticas de “memoria” no pueden analizarse independientemente de las prácticas sociales comunes. Este sitio es, por tanto, un sitio científico, exigente y selectivo. Pero quiere ser accesible para todos, al hablar un lenguaje riguroso, preciso y simple, y hacer las preguntas clave: ¿quién? ¿qué? ¿cuándo?¿por qué ? y, sobre todo, ¿cómo … la política de la memoria?”

©2017 Presses de Sciences Po / Hypothèses – ISSN: 2494-1646


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *