Freud: un héroe con pies de barro

En pleno verano europeo, por si los calores propios de la estación no bastaran, ese caballero de mirada apacible que es  Frederick Crews decidió volver y lo hizo, como viene siendo habitual -sobre todo desde The Memory Wars: Freud’s Legacy in Dispute-, caldeando el ambiente con su Freud: The Making of an Illusion  (Metropolitan).

Dejemos claras las cosas desde el principio.  Hagámoslo con las palabras con las que David Aaronovitch empieza su reseña en The Times:

“El 30 de enero de 1661, Oliver Cromwell fue conducido por las calles de Londres hasta Tyburn. Allí fue ahorcado y, a última hora de la tarde, decapitado y su cabeza clavada en un poste elevado en las inmediaciones del Palacio de Westminster. Lo extraño del caso, por supuesto, fue que había muerto en 1658.  Si alguien piensa que este acto póstumo de venganza fue excesivo, debería leer la “biografía” de Freud de Frederick Crews”.

O bien podemos acudir a Lisa Appignanesi y a su valoración en la NYRB. Empieza de forma irónica,: “Frederick Crews tiene una lealtad de preocupante rareza en un académico literario. Sus ataques contra Sigmund Freud comenzaron a mediados de la década de 1970, con su reconversión pública y proclamada, abandonando la crítica literaria freudiana que practicaba por aquel entonces”.

Y continúa así, aclarando el contenido del volumen: “Las 746 páginas de la biografía de  Crews, Freud: The Making of a Illusion, que daña e hipnotiza por turnos, trata sobre el joven Freud y no aborda La interpretación de los sueños hasta la página 543, permitiendo unos breves vislumbres de la segunda parte de su vida. Marca el cenit de lo que se ha convertido en la cruzada de Crews `para poner fin al mito del psicoanálisis y de su creador´, despojando a Freud tanto de sus credenciales empiristas como de la imagen de `explorador solitario con corajuda perseverancia, brillantez deductiva y poder curativo´, una serie de atributos que Crews solo encuentra en el auto-retrato del propio Freud y en la biografía histórica de Ernest Jones (1953-1957)”.

Pero también en algunos otros que han venido después. Por ejemplo, hace algunos meses, el propio Crews hizo una reseña en la NYRB de la traducción del trabajo (en una senda defensiva) de Élisabeth Roudinesco (Sigmund Freud en son temps et dans le nôtre),  indicando cuán equivocada era su perspectiva y concluyendo que sus faltas y fallos se debían a una premisa desnortada:  “la respetabilidad de Freud debe ser preservada a toda costa.” A su entender, “ha de ser considerado una de las figuras más audaces de la historia del pensamiento, pues si bien este hombre realmente no descubrió nada, persuadió al mundo para que lo considerara un titán de la ciencia . Eso es profundamente interesante; el caballero burgués de Roudinesco no lo es”.

Y, en efecto, para que nadie se lleve a engaño, este es el paratexto editorial:

“Del maestro de los desmentidos sobre Freud, el libro que definitivamente pone fin al mito del psicoanálisis y de su creador.

Desde los años setenta, la reputación científica de Sigmund Freud ha ido cayendo en picado, pero persiste la idea de que algunas de sus contribuciones fueron descubrimientos visionarios de valor duradero. Ahora, recurriendo a archivos rara vez consultados, Frederick Crews ha reunido un gran número de evidencias que revelan un sorprendente y nuevo Freud: un hombre que se equivocó de manera trágica en sus tratos con los pacientes, que en realidad nunca curó a nadie, que promovía la cocaína como droga milagrosa capaz de curar una amplia gama de enfermedades  y que hizo avanzar su carrera mediante la falsificación de historias de casos y traicionando a los mentores que le habían ayudado a levantarla. La leyenda ha persistido, muestra Crews, gracias a la invención ficticia de Freud como un detective maestro de la psique, y más tarde a través de una campaña de censura y falsificación llevada a cabo por sus seguidores.

Un estudio biográfico monumental y una crítica fulminante, Freud: The Making of an Illusion, se erigirá en la última palabra sobre una de las figuras más significativas y controvertidas del siglo XX”.

En fin, la polémica está servida (y puede que también las ventas).

© 2017 Macmillan / Times Newspapers Limited  /  NYREV, Inc.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *