La revolución sentimental y el final de la Ilustración

Rachel Hewitt, escritora  e historiadora de la literatura, regresa de nuevo a las librerías tras el éxito obtenido con su anterior Map of a Nation: A Biography of the Ordnance Survey (2010). En esta ocasión, cambia de registro y nos ofrece A Revolution of Feeling: The Decade that Forged the Modern Mind (Granta). Veamos el paratexto editorial:

“En la década de 1790, Gran Bretaña sufrió lo que el político Edmund Burke llamó “la más importante de todas las revoluciones … una revolución en los sentimientos”. Inspirados por la Revolución Francesa, los radicales británicos inventaron nuevos mundos políticos para consagrar emociones y relaciones humanas más saludables y productivas. Las esperanzas más desenfrenadas de la Ilustración se encuentran en los proyectos utópicos de esos optimistas, incluidos el joven poeta Samuel Taylor Coleridge, los filósofos William Godwin y Mary Wollstonecraft, el médico Thomas Beddoes y el primer fotógrafo Thomas Wedgwood, que buscaban reformar el sexo, la educación, el comercio, la política y la medicina al liberar el deseo de las restricciones represivas.

Pero a mediados de la década, el viento había cambiado. La Revolución Francesa descendió hasta el sangriento Terror y el gobierno británico anuló las actividades políticas radicales. En el espacio de una década, el optimismo febril dio paso a una sombría desilusión y cambió la forma en que pensamos acerca de la necesidad y el anhelo humanos.

A Revolution of Feeling es una descripción vívida y absorbente del final dramático de la Ilustración, el comienzo de un paisaje emocional preocupado por la culpa, el pecado, el fracaso, la resignación y la represión, y los orígenes de nuestro enfoque contemporáneo del sentimiento y del deseo. Sobre todo, es la historia del coste humano del cambio político, de hombres y mujeres consignados al “lado equivocado de la historia”. Pero a pesar de que sus propuestas revolucionarias colapsaron, ese fracaso resultó en su propia revolución cultural, una revolución de los sentimientos, cuyas réplicas se sienten hasta el día de hoy”.

Lo anterior se puede completar con el texto que la autora publicó en The Guardian, del cual extraemos unos párrafos:

“En noviembre de 1804, una mujer de 31 años llamada Anna Beddoes escribió a un amigo cercano, el ingeniero Davies Giddy. Giddy era estudiante del marido de Anna, el médico Thomas Beddoes; tanto Giddy como Anna mantuvieron una larga  correspondencia  que se conserva en la Cornwall Record Office. Los archivos revelan a dos personas atrapadas en un período de cambios políticos y culturales dramáticos y profundamente perturbadores. En 1804, Giddy estaba sufriendo, en sus propias palabras, por “letargo mental o moral” y había comenzado a amenazar con “robarles” a sus amigos y familiares de su “sociedad … para siempre”. Estaba expresando un sincero deseo de “eutanasia”, para alivio de su angustia emocional. Anna estaba horrorizada. “Dígame”, insistió, “¡cómo podría desear estar sin sentir!” Sin sentir, él ya no sería “moralmente invulnerable”.

La conversación fue entre dos personas a ambos lados de un abismo cultural. Para Anna, aún animada por el optimismo del siglo XVIII, las pasiones eran guías que permitían a los individuos comportarse de una manera moral y sociable. Pero a principios del siglo XIX, esa creencia optimista y todo el vocabulario de “las pasiones” fueron desplazados por nuevas ideas y un nuevo léxico sobre la “emoción”. Para el corresponsal de Anna, sombrío, atormentado por la culpa, suicida, esto sonaba como la sensación de que su profunda tristeza no tenía un propósito mayor. Giddy pronto recurrió a los remedios farmacéuticos en su búsqueda del olvido emocional.

Como revela la conversación de Beddoes y Giddy, cada comunidad, en cada período histórico o región geográfica, tiene sus propias ideas sobre la emoción: qué es, cómo funciona en la mente y el cuerpo, para qué sirve y cómo se gestiona mejor. Las ideas y creencias que entretenemos sobre nuestras propias emociones y las de las personas que nos rodean no son innatas. No venimos al mundo preparados con un diccionario de emociones, con una etiqueta asignada a un conjunto preciso de síntomas fisiológicos y cambios psicológicos. Muchos de nosotros aprendemos sobre nuestras propias fluctuaciones emocionales -cómo llamarlas; cómo tratar con ellas-  a través de los ojos de quienes nos rodean”.

© 2017 Granta Books | Guardian News and Media Limited


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *