El concepto de ciudadanía en perspectiva histórica

El profresor Frederick Cooper, autor entre otros textos, del imprescindible Imperios -escrito con Jane Burbank-,  acaba de publicar Citizenship, Inequality, and Difference. Historical Perspectives (Princeton UP), volumen aparecido dentro de las apreciadas Lawrence Stone Lectures.

Según nos dice el editor, “Citizenship, Inequality, and Difference ofrece una visión  concisa y amplia de la compleja evolución  de la ciudadanía, desde la Roma antigua hasta el presente. Los líderes y pensadores políticos aún debaten, como lo hicieron en la Roma republicana, si la presunta equivalencia de los ciudadanos es compatible con la diversidad cultural y la desigualdad económica. Frederick Cooper presenta la ciudadanía como “reclamación” [claim-making]: la afirmación de los derechos en una entidad política. Lo que deban ser esos derechos y a quién deben aplicarse han sido durante mucho tiempo temas de debate y movilización política, mientras que el tipo de entidad política en la que se han formulado tales reclamaciones y contrademandas ha variado en el tiempo y en el espacio.

Las ideas de ciudadanía se formaron primero en el contexto de los imperios. La relación de la ciudadanía con la “nación” y el “imperio” se debatió acaloradamente tras las revoluciones en Francia y en las Américas, y las reclamaciones de “ciudadanía imperial” continuaron haciéndose a mediados del siglo XX. Cooper examina las luchas por la ciudadanía en los imperios español, francés, británico, otomano, ruso, soviético y estadounidense,  explicando la reconfiguración de las cuestiones de ciudadanía tras el colapso de los imperios en África y la India. Explora la tensión actual entre las concepciones individualista y social de la ciudadanía, así como entre la ciudadanía como noción excluyente y las concepciones flexibles y multinacionales de la misma.

Citizenship, Inequality, and Difference es una reflexión,  históricamente fundamentada,  sobre algunos de los problemas más importantes a los que que se han enfrentado las sociedades humanas en el pasado y en el presente”.

Además de ese presentación, el editor nos ofrece en su blog una entrevista con Cooper, donde nos dice entre otras cosas:

“En gran parte de mi carrera profesional, me ha gustado cambiar las distancias focales: hacer una investigación basada en archivos sobre un tema bien delimitado y escribir sobre cuestiones generales de historia y teoría en las ciencias sociales. Mi libro de Princeton Citizenship between Empire and Nation: Remaking France and French Africa, 1945-1960  entra en la primera categoría y el presente libro, junto con Empires in World History:  Power and the Politics of Difference, en coautoría con Jane Burbank, entra en el segundo. Citizenship, Inequality, and Difference comenzó como una serie de conferencias, y al convertirlas en libro traté de mantener el sentido de una reflexión ampliada sobre un tema que es tanto una preocupación de la política actual como un tema de interés histórico. Escribir en géneros tan diferentes ayuda a evitar las trampas de cualquiera de los dos. La inmersión en los pormenores de las situaciones históricas ayuda a centrarse no solo en el conocimiento limitado en que se basan las generalizaciones, sino también en las incertidumbres y contingencias con las que las personas vivían. La tentación suele ser comenzar un relato histórica por su final, ver cómo llegamos a donde estamos, escribir sobre caminos no tomados y callejones sin salida. Entrar en el meollo de la investigación histórica nos permite reconstruir las esperanzas, las desesperanzas, las posibilidades y las limitaciones con las que se hizo la historia. Al mismo tiempo, la inmersión en lo particular puede enmascarar la gran escala espacial y temporal en la que operan los actores importantes. Avanzar y retroceder entre la investigación de archivo y las reflexiones teóricas, entre pequeñas y grandes escalas de tiempo y espacio, mientras se siguen conexiones con sus extensiones y sus límites y se observan continuidades y cambios evolutivos, así como momentos de transformación radical, me parece una forma de explorar las posibilidades y limitaciones de la escritura de la historia”.

Finalmente, podemos también leer la Introducción, de la que entresacamos unos párrafos

“(…)

La historia de la ciudadanía es mucho más amplia que la del Estado-nación. La genealogía del concepto  y de sus ramificaciones en Europa datan de la ciudad-Estado griega y del Imperio Romano. Implica pertenecer a una comunidad política,   expectativas de que el grupo brinde protección contra personas ajenas e instituciones judiciales para regular las relaciones entre los miembros. Sin embargo, sus implicaciones para la participación en las decisiones políticas fueron variables y, a menudo, contestadas. Tanto  el vocabulario con el que se conceptualizó la ciudadanía como  los debates sobre su significado han afectado a las  consideraciones sobre la ciudadanía desde entonces. Los romanos, a diferencia de las ciudades-Estado griegas, vieron la posible concesión de la ciudadanía como una forma de vincular a las personas con el imperio en expansión. Para algunos historiadores del Imperio Romano, ninguna otra política, antes o después, “ha sido tan amplia que pudiera  pretender abarcar a todo el mundo o intentar crear una forma de ciudadanía universal que estuviese abierta a todos los llegados”. Pero las posibilidades de una ciudadanía inclusiva han seguido reapareciendo.

A raíz de la derrota de Francia en la Segunda Guerra Mundial, se elegió una  asamblea  para redactar una  constitución para una nueva república francesa, En aquel momento, sus miembros debatieron si continuar con la práctica de la centuria anterior y seleccionar partes de sus territorios de ultramar o  dar una renovada legitimidad al imperio farncés extendiendo esos derechos a todos los habitantes de los territorios franceses en Asia, África y el Pacífico. Varios participantes en estos debates evocaron el edicto del emperador romano Caracalla, quien en el año 212 DC extendió la ciudadanía romana a todos los que fueran hombres y libres.  Para unos, la ciudadanía imperial – y esta frase se usó- haría de Francia una potencia grande e inclusiva, reconociendo  la definitiva igualdad de todos los pueblos en su seno sin exigir que renunciaran a lo que algunos denominaban sus “civilizaciones locales”.  Sus oponentes se mofaron  de la idea de un nuevo edicto de Caracalla, una aseveración aparentemente anacrónica y pretenciosa en un mundo en el que las distinciones de poder, cultura y raza eran fundamentales e, insistían, legítimas. Predominaron en 1946 los defensores del edicto de Caracalla, y la constitución de la República Francesa de la posguerra proclamó que los habitantes de los territorios de ultramar tenían los derechos de ciudadanía. La plantilla de Roma para la ciudadanía como inclusión en un imperio y la comprensión de Francia de la ciudadanía como la soberanía del “pueblo” estaban vinculadas de una manera tal que  una perspectiva convencionalmente nacional  sobre la historia lo ensombrece.

La ciudadanía imperial era un concepto que podía capturar la imaginación política de africanos y europeos a mediados del siglo XX. Los imperios, que incorporaban a varias poblaciones mediante la violencia y otros métodos, habían sido durante mucho tiempo una unidad fundamental de la pertenencia política. Los imperios eran tanto integradores como desiguales. En los años de posguerra,  líderes políticos como los del África occidental francesa exploraron alternativas como las federaciones, que seguirían siendo integradoras y diferentes, pero que se serían más equitativas. Otros pueblos se veían a sí mismos como miembros de colectividades -como árabes, judíos, negros, eslavos, etc.-, dispersos por todo el mundo con diferentes relaciones con territorios específicos. Al final, la descolonización terminó creando Estados-nación; el número de unidades políticas pasó de alrededor de 50 en 1945 a casi 200 hoy. La división de los Estados del mundo en  ciudadanías separadas fue considerada tan normal en el último medio siglo que las concepciones alternativas quedaron relegadas durante un tiempo.

Si los derechos de expresión y protección contra la autoridad arbitraria estarían protegidos, o si se tendría la oportunidad de conseguir un nivel de vida decente o la protección social que se suponía que era esperable  en Europa y América del Norte, dependía de si los Estados concretos  miraban realmente por sus ciudadanos. En gran parte del mundo, este evidentemente no ha sido el caso. Por  tanto, activistas y académicos han tenido que afrontar la cuestión de dónde pueden y deben estar localizados los derechos y la ciudadanía. La ciudadanía en un Estado-nación, en sí misma, no garantizaba la protección de los derechos de las personas ni aseguraba una respuesta satisfactoria a la complejidad de su sentido de pertenencia.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.