Diseños de destrucción. la fabricación de monumentos en el siglo XX

En tiempos de memoria y de víctimas, no estará de más recuperar uno de los libros aparecidos a finales del pasado año: Designs of Destruction: The Making of Monuments in the Twentieth Century (Chicago UP), de Lucia Allais,  historiadora de la arquitectura en Princeton.

“El siglo XX fue el más destructivo de la historia humana, pero de sus vastos paisajes de ruinas nació un nuevo tipo de arquitectura: el monumento cultural. A raíz de la Primera Guerra Mundial, surgió un movimiento internacional que tenía como objetivo proteger los monumentos arquitectónicos en gran número e independientemente del estilo, con la esperanza de no solo protegerlos de futuros conflictos, sino también de hacerlos dignos de protección contra formas más cotidianas de destrucción. Este movimiento fue motivado tanto por el idealismo esperanzador como por una creencia pragmática en la burocracia. Un grupo en evolución, que incluía a arquitectos, intelectuales, historiadores del arte, arqueólogos, curadores y abogados, surgió de la nueva diplomacia de la Liga de las Naciones. Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, se afilió al Gobierno Militar Aliado, y finalmente fue absorbida por la ONU como UNESCO. En la década de 1970, esta organización había comenzado a otorgar el estatus de Patrimonio Mundial a un registro global de sitios importantes, desde edificios a puentes, de santuarios a centros urbanos, de ruinas a colosos.

Examinando episodios clave en la historia de este esfuerzo de preservación  -incluidos proyectos para el Partenón, para la Catedral de St-Lô, los templos de Abu Simbel y los Bamyian Buddahs-, Lucia Allais demuestra cómo el grupo desplegó la noción de cultura para moldear la arquitectura sitios, y cómo la arquitectura a su vez dio forma a la idea misma de la cultura global. Más que la historia de un canon emergente, Designs of Destruction enfatiza cómo el proyecto técnico de garantizar la longevidad de varios edificios hizo que la preservación se estableciera al establecer un conjunto transnacional de códigos, valores y prácticas. Sin embargo, a medida que las geografías monumentales de naciones enteras se convirtieron en parte de los planes de supervivencia, Allais también lo demuestra, esto ayudó, paradójicamente, a integrar tecnologías de destrucción, desde bombas hasta excavadoras, hasta el gobierno cultural. Así, Designs of Destruction no solo ofrece una narrativa fascinante de la diplomacia cultural, basada en extensos hallazgos de archivo; también aporta un nuevo capítulo importante en la historia intelectual de la modernidad al mostrar las múltiples formas en que la forma arquitectónica se encarga de concretar ideas e ideales abstractos, incluso en su destrucción”.

Así empieza la introducción:

“En 1937, el historiador estadounidense Lewis Mumford declaró “la muerte del monumento“, en un feroz intento de resolver una cuestión que había desconcertado a arquitectos y críticos durante casi una década: ¿podría un monumento ser moderno? Mumford respondió que no, y señaló monumentos que se habían construido en Europa y América del Norte desde mediados del siglo XIX. Con sus zócalos escalonados y columnatas tipo cinta, estos edificios “aspiraban a lo augusto y lo monumental”, pero en realidad se aferraban a una misión arquitectónica de una era pasada, al culto a la muerte o a la personalidad, sin ningún “toque en ellos del espíritu moderno”.  En un ensayo que se ha convertido en un clásico de la literatura arquitectónica del siglo XX, Mumford tejió una elaborada metáfora orgánica, donde los monumentos vacíos y ubicuos estaban muertos en un inmenso organismo mundial que luchaba por superar sus fases iniciales. La construcción de más mojones de este tipo, advirtió, fue un intento equivocado de “supervivencia” de la civilización. Para Mumford y otros, el monumento simplemente parecía un tipo de edificio obsoleto, fijo en una era de movilidad, permanente en un momento de cambio tecnológico y singular en una edad democrática. “La idea misma de un monumento moderno”, concluyó Mumford, “es una contradicción en los términos”.

Este libro trata sobre un fenómeno arquitectónico que demostró que la afirmación de Mumford estaba equivocada, alterando cada suposición en la que basó su línea dura entre el monumento y la modernidad. El principal de ellos fue la suposición de que los nuevos monumentos se construirían desde cero. Pensemos en edificios que hoy cuentan como monumentos.

Los hay de nueva construcción, como el Memorial a los judíos asesinados de Europa, una cuadrícula ondulada de bloques de hormigón diseñada por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman en Berlín en 2005 para conmemorar el Holocausto. Pero también hay otros ya hechos, como la Maison des Esclaves, una casa de esclavos del siglo XVIII en Gorée, Senegal, donde el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, realizó una visita de estado en 2013. O el antiguo anfiteatro romano de Palmira, en Siria, un  espacio semicircular donde una organización yihadísta filmó decapitaciones después de destruir un arco cercano en 2015, y donde el ejército ruso que entonces ocupaba la región celebró un concierto triunfante. El hecho de que estos tres últimos (casa, teatro, arco) hayan existido de alguna forma durante cientos o miles de años no significa que tampoco sean modernos. Contienen un alto porcentaje de metal, resina epoxídica, asfalto y hormigón. Adquieren más importancia cada vez que un líder político se detiene allí. Los miles de visitantes anuales que atraen no están motivados por un culto a la muerte o a la personalidad, sino por un culto al patrimonio arquitectónico en sí mismo, que está totalmente enredado con la política local y global contemporánea. Según los estándares contradictorios que Mumford estableció, estos son monumentos modernos: su trabajo es la supervivencia y su supervivencia requiere precisamente los tipos de “técnicas” que él identificó como motores de la vida moderna.

(…)

Este libro, entonces, aborda el notable regreso del monumento al escenario mundial, siguiendo un movimiento de internacionalistas que se movilizaron, a mediados del siglo XX, para diseñar la supervivencia de una gran variedad de monumentos arquitectónicos. Estos fueron burócratas, intelectuales, historiadores del arte, arqueólogos, curadores, abogados y arquitectos. Ellos profesaron un credo espiritual no menos elevado que el de Mumford, y también afirmaron actuar con un diagnóstico convincente de los impulsos más profundos de la civilización occidental. Pero en lugar de esperar una renovación orgánica del ambiente construido, se dispusieron a mitigar su inminente eliminación mediante la activación de un canal generalizado de poder moderno: la organización burocrática. Si la destrucción era sistémica, la supervivencia arquitectónica también debería racionalizarse a través de la administración, el papeleo y la pragmática. Así, este movimiento buscó primero una plataforma en la “nueva diplomacia” de la Sociedad de Naciones, una institución creada en 1919 para regularizar y burocratizar las relaciones internacionales. Comenzando como un pequeño comité en Ginebra y extendiéndose cada vez más, trabajaron para transformar miles de objetos que alguna vez se conocieron como “monumentos artísticos o históricos” -desde edificios a puentes, desde santuarios a centros urbanos, desde a ruinas a colosos-  en una nueva clase de marcador internacional, designado como sitio “cultural” y más tarde como “patrimonio mundial”. La supervivencia de los monumentos, como lo define este libro, es la suerte de diseño internacional por comité que inventaron.

(…)

©  University of Chicago Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.