El archivo del mundo. Cuando Napoleón confiscó la historia

Maria Pia Donato, profesora de la Universidada de Cagliari y buena conocedora de la historia francesa, acaba de publicar este año un interesante volumen titulado L’archivio del mondo. Quando Napoleone confiscò la storia (Laterza), volumen que completa y centra su contribución al reciente número que sobre el particular ha editado el Journal of Early Modern History. Así se nos presenta este libro:

“A principios del siglo XIX, Napoleón conquistó Europa. Y mientras el imperio se extendía hasta el Vístula y el Danubio, fue tomando forma el proyecto de transferir a París los archivos más importantes de los países anexados y de los Estados satélites: un Archivo del Mundo que, bajo la estrella de Bonaparte, reuniría los testimonios escritos de la civilización. París se convertiría en la capital de la historia.

Una empresa gigantesca de confiscación de los archivos se inició en 1809 en toda Europa. Decenas de funcionarios, hombres de letras, gendarmes y  operarios fueron movilizados. Con la Restauración, los documentos retomaron (casi todos)  el camino de regreso, para sellar el nuevo orden que surgió del Congreso de Viena y de la Europa naciente de las naciones.

Este libro cuenta una empresa titánica, quizás el intento más loco de Napoleón y de un imperio en busca de raíces. Un gran sueño que surgió de la conciencia de que quien posee los archivos, posee la Historia. Y quien posee la historia, controla la visión del futuro.

Una empresa que hoy, en el mundo digital, puede parecer una curiosidad para ser relegada a un pasado muy remoto en el que las guerras se hicieron para poseer documentos y pergaminos.

En realidad, no es así. El robo de documentos sigue siendo una forma de dictadura, de conflicto étnico y confesional. Más aún: poseer información, gobernar la narrativa histórica es una cuestión más abierta que nunca”.

Y este es el breve párrafo que el editor nos ofrece sobre su contenido, extraído del segundo capítulo:

“El 10 de enero, pues, Napoleón ordenó “mandar al general Miollis que guardara todos los archivos de la Santa Sede y los enviara a Francia bajo buena custodia”.

A continuación, entre el 23 y 24 de enero, y  de acuerdo con “la orden, venida de París, de que todos los papeles y documentos de las congregaciones y tribunales eclesiásticos, incluidos  los archivos particulares,  existentes en el Vaticano, así como los archivos secretos de la Santa Sede, todo tiene que transportarse en cajas a Reims”, se repitió la operación, mucho más voluminosa: ahora se dirige a toda la documentación histórica de la Iglesia,  desde la más remota, no sólo los escritos recientes.

Cuán lejana debía parecer, en esos días fríos y agitados, la celebración de sólo cuatro años antes en Notre Dame, cuando Pío VII había entregado la corona forjada a imitación de la de Carlomagno a Napoleón, el hombre de la vuelta al orden, el del regreso de Francia al seno de la Iglesia, que como primer cónsul había hecho posible el acuerdo y se comprometió a llevar la fe católica al centro de la vida ciudadana.

Incluso entonces, en realidad, no faltaron los malentendidos y precisamente lo sagrado, con el ceremonial revisado para no aludir a la sumisión del poder político a los religiosos, los había manifestado. Después de todo, el concordato y las leyes orgánicas de 1802, que reconocían la pluralidad religiosa y sometían la vida eclesial al control del Estado, no habían negado la herencia revolucionaria. Es cierto que Napoleón había sanado el cisma de hecho, había recompuesto el episcopado, reorganizado el culto, pero a pesar de esto, la relación entre el nuevo Carlomagno y el sucesor de Pedro no había tardado en deteriorarse. Esta fue una evolución en parte inherente a la dimensión imperial asumida por Francia y en los incesantes cambios en el tablero de ajedrez internacional, en parte vinculado a la política eclesiástica tras las esperanzas y los malentendidos de principios de siglo. Tres campañas militares, cambios dinásticos, revueltas populares en nombre de la fe, el bloqueo del comercio naval y la guerra irreductible contra Inglaterra llevaron a esa noche romana de miedo y violencia”.

© Copyright Editori Laterza


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.